Si hace unos años alguien nos hubiera dicho que las mujeres ocuparían altos cargos en las empresas y que incluso montarían sus propios negocios, muchos (desgraciadamente) se hubieran reído de este hecho.

Nadie jamás hubiera imaginado que el papel de la mujer en la empresa se convertiría en algo tan importante para el éxito de las organizaciones.

Y es que además de que muchas mujeres hayan tenido el valor de montar su propio negocio, muchas de ellas no han dejado su trabajo actual hasta comprobar si el nuevo negocio iba a funcionar.

Por lo que además de ser trabajadoras, madres, hijas, amas de casa, esposas, también son emprendedoras.

El gran reto para ella no es emprender, sino encontrar el equilibrio entre su vida personal y profesional y transformar todo los pensamientos negativos en positivos para convertirse en una emprendedora de éxito y acabar con el prejuicio aquel que considera a la mujer el sexo débil.

Veamos algunos secretos que ayudan a la mujer a encontrar ese equilibrio y a sentirse triunfadora:

1. Mente positiva

A veces nos cuesta ver lo positivo de cada cosa y nos centramos en el lado más negativo. El problema es que los pensamientos negativos no son nada buenos, provocan insatisfacción y nos impiden ser felices.
Por eso, debemos cambiar esos malos pensamientos en positivos e ir generando más confianza en una misma. Así iremos tomando consciencia de que somos capaces de hacer más de lo que imaginamos.

2. Organizada

Una buena empresaria debe priorizar las tareas pendientes que tiene en su día a día y dedicar más tiempo a aquellas más importantes. Así, evitará dedicar tiempo a una cosa que no merece tanto su atención y centrarse en otra que sí lo requiere.

Deberá hacer un balance e incluir dentro de esa lista a su familia, cuidado personal, pareja, desarrollo personal y profesional.

Un detalle importante para gestionar su día correctamente será aprender a delegar funciones de forma eficaz. Y para ello, deberá confiar en los demás y ejercer como una buena líder.

3. Controladora de sus emociones

Cuando inicias un negocio, hay muchas adversidades a las que hacer frente y, por tanto, es muy importante que sepamos controlar nuestros impulsos y tomar decisiones. Es recomendable mantener la calma, ser paciente y centrar nuestra mirada en conseguir los objetivos propuestos, potenciando nuestras capacidades de liderazgo y persuasión.

4. Establece un plan de negocios

Es el mapa que nos guiará a subir peldaños en nuestra andadura empresarial. La elaboración de un plan de negocios nos ayudará a identificar a nuestros competidores, a saber cómo es el mercado, cual es nuestro público objetivo, e incluso nos permitirá conocer cuáles son nuestras debilidades y fortalezas.

Por otro lado, es necesario tener la mente fuerte, porque si a la primera de cambio fallamos y no sale como esperábamos, debemos tener fuerza suficiente para seguir adelante. No debemos rendirnos y hay que seguir intentándolo, si de verdad creemos en ello.

5. Inconformista

Un persona conformista, que no tiene inquietudes ni deseo de experimentar cosas nuevas para seguir creciendo, no llegará muy lejos.

Ante un mercado competitivo y dinámico, aquella que no ofrezca productos o servicios de calidad, creativos e innovadores, no se diferenciará de la multitud, ni ofrecerá una propuesta de valor diferente.

6. Actualizada de las nuevas tendencias

Estar informada de las últimas tendencias, conocer las herramientas que utilizan tu competencia o invertir en formación profesional será clave para seguir creciendo en tu negocio.

Así que te aconsejo que leas libros especializados de tu sector, asistas a networking para hablar con expertos que puedan aconsejarte y guiarte, acudas a conferencias y charlas de tu ciudad que organizan las cámaras de comercio y otras entidades como esta. Exprime al máximo estos eventos para relacionarte y crear nuevos lazos profesionales.

7. Alejada de gente tóxica

Identifica a las personas tóxicas de tu vida y aléjalas lo máximo que puedas. Una persona tóxica a tu lado puede afectar negativamente a tu negocio y a tu vida, distrayéndote y provocándote estrés. Así que cuanto antes las elimines, mejor, más te centrarás en lo que realmente te preocupa, que es tu negocio.

Edith Gómez – www.gananci.com