Si has emprendido un negocio propio, estoy segura de que, a parte de los motivos profesionales, te mueven grandes inquietudes personales, como, por ejemplo:

Ser más libre, afrontar retos y superarte, crear algo con sentido para ti, realizarte, construir tu propio estilo de vida…

Bien, nos educaron para ser complacientes y buscar la aprobación de otros. Sin darnos cuenta, en ese camino, fuimos renunciando a nosotras mismas. Fuimos dejando de escuchar nuestra voz interna porque estábamos demasiado distraídas atendiendo los miles de instrucciones procedentes del exterior.

Esto tuvo repercusiones en todas las áreas de nuestra vida, que se traducen todas ellas en una honda insatisfacción.

No es distinto para el área profesional.

No me negarás que esa insatisfacción profesional tiene mucho que ver con el motivo de tu emprendimiento.

Te decidiste a crear algo que tuviera mucho más que ver contigo, y de alguna manera, poder ser quién eres a través de tu proyecto.

En definitiva, querías recuperarte a ti misma y escuchar tu voz en el área profesional.

Ahora bien, te habrás dado cuenta del montón de decisiones que tienes que tomar tu sola ahora que tienes tu propio negocio.

Lo que pretendo con este post, es que aproveches la gran oportunidad de ser tu propia jefa, para tomar todas esas decisiones estando alineada con lo que de verdad deseas hacer en el mundo.

En definitiva, que no caigas en el antiguo error de intentar complacer a otros y convertir tu proyecto en otra prisión como lo era tu antiguo trabajo.

Mi propósito es enseñarte a comunicarte con total sinceridad contigo misma, desactivando condicionamientos y creencias limitantes.

Lo que pretendo, sobre todo, es que tus decisiones relevantes sigan tu propia voz esta vez, y la de nadie más.

Para ello, voy a proponerte unas cuantas claves que te harán reflexionar y empezar a discernir el camino que eliges tomar.

Empecemos:

Clave 1: Averigua tus motivos

Descubre los “para qués” más profundos de tu proyecto. ¿Qué te llevó a hacerlo?

Descubre sus verdaderos cimientos y no te distraigas con cosas urgentes, pero menos importantes. Esto te ayudará a no distraerte con nimiedades del día a día y respetar siempre tus máximas prioridades.

Clave 2: Honestidad implacable contigo misma

Ten el coraje de contarte toda la verdad y nada más que la verdad. No hace falta que se lo compartas con nadie, pero a ti misma cuéntate las cosas como son, sin mentiras ni “medias verdades”.

Con esto también me refiero a que afronte aquellas cosas en las que prefieres no pensar porque no sabes cómo resolver o porque te hacen sentir mal.

Toma una actitud de afrontarlo absolutamente todo, sin excusas. El autoengaño es la mejor manera para no encontrar soluciones reales y no avanzar a buen ritmo.

Clave 3: Responsabilízate

Si aprendes a contarte toda la verdad, no podrás evitar distinguir lo que está en tu mano de lo que no.

Cuando detectes cosas que están en tu mano cambiar, deja de poner excusas, y buscar culpables fuera.

Cuando agarres de verdad tu responsabilidad, te resultará mucho más fácil tomar las decisiones que correspondan para arreglar las cosas.

Clave 4: Sé consecuente

Muy en línea con la anterior, esta clave se basa en asumir las consecuencias de tus actos.

Hazlo antes, después y durante de cada decisión. Adelántate a los hechos y ten en cuenta antes de tomar tus decisiones para que lo tengas todo en cuenta.

Pero si aparecen consecuencias con las que no contabas, asume la responsabilidad también, deja de buscar culpables, resuélvelo y aprende de ello.

Clave 5: Comprométete

Recuerda tus motivos y tu responsabilidad sobre tu vida y toma la firma determinación de perseverar a pesar de los obstáculos; de aprender con cada dificultad y salir reforzada de cada caída.

La clave de esto es un firme compromiso con tu proyecto y contigo.

Clave 6: Ten el coraje de ser libre

Aprende a pensar, hablar y actuar fuera de la norma. Experimenta, prueba y busca tu propio lugar en el mundo. Inventa tu propia historia.

No te limites a seguir los pasos de otros. Sigue tu intuición, busca satisfacer tus anhelos más profundos.

Permítete equivocarte hasta que encuentres aquello que te satisface.

Clave 7: Expande tus límites

También muy relacionado con lo anterior; ve más allá de lo establecido, de aquello con lo que te sientes cómoda; más allá de lo que has experimentado antes.

Hazlo si tienes un motivo, pero también por el mero hecho de demostrarte que puedes superarte.

Clave 8: Conviértete en tu mayor aliada

Aprende a dialogar contigo amablemente, a dejar de presionarte por todo. Deja atrás la autoexigencia, no te convierte en alguien más eficaz, más bien al contrario.

Conviértete en tu mejor amiga; la que te anima a seguir adelante, pero también la que no se culpa ni se martiriza si las cosas no salen.

Esto te dará una paz y una confianza que se traducirán en fortaleza para afrontar todo lo necesario.

Cave 9: Sigue creciendo siempre

Aunque consideres que has alcanzado grandes logros, evita acomodarte. No olvides crecer y aprender siempre por el simple placer de hacerlo.

Sin agobios y disfrutado del proceso, pero siempre creciendo, pues hay muchas cimas que conquistar y mucho poder en ti que descubrir.

En conclusión:

Lógicamente este es un buen encuadre para situarte, para tener siempre presente tus prioridades y evitar desviarte demasiado de tu camino.

Sólo es un principio y puedes entrenarte mucho más en este método y seguir afinando tu técnica para empoderarte cada vez más.

¿No es eso lo que quieres?

Sé que la teoría es más fácil que su aplicación práctica, pero también sé que es posible recuperar cada vez más el poder que te pertenece.

Puedes seguir avanzando en esta dirección. Conóceme un poco más.

Cristina Hortal, Experta en Desarrollo Personal, y apasionada del arte de crecer por dentro. Formada en Coaching, PNL e Inteligencia Emocional y autora de tres libros de superación. Centro mi trabajo en la toma de decisiones conscientes y valientes que te conduzcan a una vida más libre y plena. Visita mi web y descárgate mi ebook gratuito para descubrir tu mayor saboteador a la hora de tomar decisiones.