Grandes problemas se están presentando desde que los padres cesan en la PATRIA POTESTAD respecto a sus hijos a los 18 años y sin embargo deben PROPORCIONARLES ALIMENTOS hasta los 21.
Si los hijos vivieran solos (cosa poco frecuente a esa edad), ambos padres deberían pagarle la cuota AL HIJO DIRECTAMENTE (siempre y cuando el ingreso propio del hijo no lo hiciera innecesario).
Pero suele suceder que el hijo vive CON LA MADRE.
De acuerdo a la ley, el padre TIENE QUE PAGARLE AL HIJO LA CUOTA ALIMENTARIA, porque la madre ya no tiene la patria potestad. Tampoco tiene “la tenencia”, porque no se trata de un menor. Sin embargo, el hijo sigue viviendo con ella.
Hubiera sido loable que el legislador previera que en caso que el hijo continuara viviendo con uno de sus progenitores, los alimentos se le abonen al que vive con el joven.
En los divorcios consensuales es habitual que los ex cónyuges establezcan cómo van a dividir los bienes, cuánto van a pagar de alimentos, etc.
Los jueces están rechazando los convenios de alimentos suscriptos por los padres y citan a ratificarlo al hijo, que debe presentarse POR DERECHO PROPIO y con abogado, para aceptar o rechazar lo que sus padre acordaron.
Los chicos no quieren saber nada con ir a Tribunales y prefieren que de esos temas se ocupen los padres, no ellos. He visto que las mujeres se presentan en Tribunales con un poder otorgado por el hijo para que pacte ella misma la cuota, en nombre y representación del hijo.
Imagino otra hipótesis: que el hijo cobre en forma directa los alimentos que le abona el padre, pero no se los entregue a la madre. Que ésta se haga cargo de todos los gastos SOLA y luego tenga que demandar el reintegro del 50 % de esos gastos.
A quién se los tendría que demandar? Al padre del hijo?
No, él pagó lo que tenía que pagar al muchachito.
Tendría que demandar al hijo para que aporte su parte proporcional de gastos en la luz, el gas, el alquiler, internet, celular, colegio o facultad, medicina prepaga? 

Algunos fallos están autorizando a la madre le reclame al padre colaboración económica, pero – convengamos – tal como está la ley actualmente, conspira con la buena relación paterno-materno-filial.

Mirta Núñez
Abogada – Psicóloga Social
Coach Personal y Profesional
www.mirta-nunez.com.ar