Saltar al contenido principal

Perfección o excelencia? De qué lado deseás estar?

  • Sos de los que busca constantemente que las cosas estén perfectas?
  • Sentís continuamente la sensación de insatisfacción, por no llegar a hacer las cosas como pensas que deberías hacerlas?
  • Estas pendiente de los resultados en función de un parámetro de exigencia con el que no siempre te sentís bien?

Hoy quiero hablarte de la perfección y sus diferencias con la excelencia. Porque no solo no son sinónimos sino que además, en función de la mirada que tengas sobre ambos conceptos, tendrás (o no) la capacidad de disfrutar y de reconocer los logros obtenidos. ¿Me seguís?

Si te sentiste identificado con alguna de las preguntas que te hice en el primer párrafo, probablemente seas una persona exigente y te resulte difícil encontrar el disfrute en el recorrido, en el “hacer”, ya que te encontrás gran parte de tu tiempo mirando lo que todavía falta, lo que no salió como esperabas, lo que no cumplió tus expectativas (que por cierto, seguramente, suelen ser más altas de lo que  es factible de lograr).

La exigencia es hermana de la  rigidez, de lo estructurado, de lo inflexible. Y la búsqueda constante de perfección tiene la mirada puesta en una sola manera de hacer las cosas, en un solo parámetro. A partir de éste, se evalúa si los resultados son correctos o incorrectos, de acuerdo solamente a esa medida. De esta forma, no se contemplan las diferentes realidades y posibilidades de concretar un proyecto. Así como tampoco  cabe la opción del disfrute, del placer, de la mirada puesta en el recorrido, en el camino que implica llegar a una meta o lograr un objetivo.

Es decir, detrás de la búsqueda de perfección lo que aparece es un nivel  de exigencia que no se ajusta a las opciones individuales o a las realidades particulares. Se nos “impone” una única forma de obtener resultados y vamos en búsqueda de eso, sin detenernos probablemente a observar lo que nos pasa ni a escuchar lo que realmente deseamos. Que agobiante suena esto, no?

En el fondo, lo que suele haber detrás de altos niveles de exigencia y búsquedas constantes de la perfección, es una gran inseguridad y poca confianza en sí mismo. Esto termina llevándonos a “creer” o sentir que cuando alcancemos la perfección anhelada nos sentiremos fuertes y seguros. Lamento desilusionarte pero tengo que aclararte que nada más lejos de esto! Aferrarse a resultados no genera seguridad, sino que por el contrario alimenta la desconfianza, la inestabilidad emocional y la dependencia. Todos estos, enemigos de una autoestima consolidada y fortalecida.

Pasemos ahora entonces, a revisar de qué se trata la excelencia.

La excelencia, por el contrario, acepta la imperfección, la incompletud, acepta el crecimiento y toma los errores y desaciertos como todo aquello que nos permite crecer, cambiar, modificar y evolucionar.

Se llega a la excelencia luego de un proceso, un recorrido que implica aprender, experimentar, equivocarse, probar, modificar y sobretodo aceptar. Registrar todo lo que no se puede modificar y todo lo que sí se puede cambiar.

La búsqueda de la excelencia admite las diferentes realidades y por ende las diferentes opciones para llegar a lograr lo que se desea. La excelencia asume un trabajo constante, fruto de una actitud distinta frente a los propios proyectos. Esta actitud implica un registro de las necesidades y deseos individuales y no se ajusta a parámetros estandarizados.

Entonces, a partir de aquí, la manera de realizar el camino que nos lleva al logro de nuestros proyectos, va a contemplar al error como algo positivo y capitalizable (nos amigamos con los errores y los transformamos en aprendizaje).Y a su vez, exprimirá la creatividad y la innovación como potenciales vías de desarrollo y crecimiento, más allá del temor a “correrse de lo conocido” o como comúnmente decimos “salir de la zona de confort”.

Como veras, hay una amplia diferencia entre el “ser exigente y buscar la perfección” y el “buscar la excelencia siendo flexible y seguro de sí mismo”. ¿Con cual de ambas posturas te sentis identificado? O sea, ¿en cual te reconoces?

Recordá que la excelencia tiene como misión  dejar huella,  trascender,  salir del propio ombligo así como de las formas o de la apariencia para generar algo en el otro. Y puedo garantizarte que es sumamente  gratificante sentir y saber que lo haces, repercute positivamente en los demás. Y que cada día se puede brindar una cuota más de excelencia mediante el crecimiento y la evolución personal.

Contame qué te ha parecido el articulo y compartí tus opiniones con nosotros.

Un fuerte abrazo!

Maria Noel

Querés dejar de paralizarte cada vez que deseas lograr algo y por fin concretar tus metas? ¿Queres saber las claves principales para vencer tus miedos y todos tus obstáculos y así lograr todo lo que te proponés?
Para continuar trabajando en el logro de tus metas te invito a que te descargues ahora el ebook: “Como desarrollar tu proyecto de vida y cumplir tus sueños más ambiciosos”.
Descargate gratis esta guía aquí:
http://www.marianoellucano.com/guia-como-desarrollar-tus-proyectos-de-vida/

Preparado para ir por tus metas?

Tres herramientas para dejar de dar vueltas y empezar a accionar en pos de tus metas

  • ¿Estás cansado de dar vueltas y vueltas sin llegar a ningún lugar?
  • ¿Te propusiste empezar muchas veces y terminaste abandonando en el camino?
  • ¿Sentís que la motivación te abandono hace rato o que tal vez nunca la tuviste?

Dejá atrás todo lo que te mantiene inactivo, desapegate de las excusas, las justificaciones y leé ya cuales son las tres herramientas que te recomiendo incluyas en tu plan de acción.

Atrás quedaron los tiempos del: no sé, no puedo, todavía no, tengo miedo, a los otros no les va a gustar y argumentaciones similares. El único responsable de que tus metas se cumplan sos vos. Claramente en un contexto determinado y ante determinadas situaciones, es decir, hay muchas variables que te son ajenas (como por ejemplo el momento socio, cultural, político y económico del país en el que estás viviendo). Pero teniendo en cuenta eso que no podés controlar, a partir de ahí, las decisiones que tomes o no tomes van a ser exclusivamente responsabilidad tuya.

¿Y qué es entonces lo que necesitás tener en cuenta para dejar de postergarte y empezar a acercarte a tus metas?

Tres herramientas para dejar de dar vueltas y empezar a accionar en pos de tus metas:

  • Actitud: Permitite soñar, fantasear y visualizar lo que deseas hacer y adonde querés llegar. Seleccióná aquello que te identifica, te representa, aquello que te moviliza y te hace sentir bien. Imagínate lográndolo y definí que pasos tendrías que realizar para alcanzar esas metas. Que tu deseo sea más fuerte que cualquier excusa y tus acciones más poderosas que cualquier obstáculo.
  • Motivación: Rodeate de personas que hayan concretado sus proyectos, que sean exitosas, que se sientan plenas y realizadas. Leé, formate, preguntá, investigá. No estás solo en este camino de querer superarte y siempre la buena compañía (no solo me refiero a personas sino también a libros, películas, obras de teatro, el arte en general) son inspiradores y nutritivas. Generá un entorno que te sea motivacional y alimente tus ganas de accionar.
  • Planificación: Proponete objetivos concretos, tangibles, realistas que puedas lograr en un corto y un mediano plazo. Establecer metas lógicas hace que efectivamente las alcances y esto mismo es lo que te inspira y motiva a continuar. Por el contrario, establecer objetivos casi ideales solo generan frustración y esa agobiante sensación de nunca llegar a lograr lo que anhelas.

En resumen, la fórmula para lograr que dejes de postergarte y boicotearte es:

ACTITUD + MOTIVACIÓN + PLANIFICACIÓN

¿Qué te parece? ¿Estás dispuesto a dar el primer paso en pos de concretar tus sueños?

Me encantaría leer tus comentarios. ¡Y desde ya te estoy muy agradecida por compartir tu opinión!

Un fuerte abrazo,

Maria Noel Lucano

Pra continuar trabajando en el logro de tus metas te invito a que te descargues el ebook: “Como desarrollar tu proyecto de vida y cumplir tus sueños más ambiciosos”?
http://www.marianoellucano.com/guia-como-desarrollar-tus-proyectos-de-vida/
¡¡Descargátelo ahora!! ¡¡No te lo pierdas!!

Descubre cómo superar el miedo a no ser suficiente

¿Has oído hablar de la ‘atelofobia’? Se trata del miedo extremo a no ser suficientemente buenas/os, a ser imperfectas/os en lo que hacemos tanto en la vida laboral como en la vida personal. Este miedo que suele darse en personas muy inteligentes y que es más frecuente en las mujeres, te convierte en ‘tu mayor crítico’ ya que más allá de buscar la excelencia, te lleva a la obsesión, llegando a crear problemas incluso para las relaciones con los demás bajando tu autoestima. Si te reconoces en esta clase de perfeccionismo, lucha por salir de ahí hasta que consigas superar el miedo a no ser suficiente.

Cómo superar el miedo a no ser suficiente en tu vida laboral

¿Sabías que el mayor miedo de las mujeres, que es inconsciente, es a nuestro propio brillo? Sí querida amiga, como lo oyes. Estamos aterrorizadas ante la idea de llamar la atención, de sobresalir y que las miradas se fijen en nosotras. Nos asusta la idea de sentirnos juzgadas, y por ese motivo tratamos inconscientemente de pasar desapercibidas, lo que nos lleva a no invertir en nuestra Formación, en Mentoría… Naturalmente eso frena el éxito profesional y nos lleva al bloqueo.

Si a eso le sumamos el perfeccionismo extremo que impide a muchas mujeres tener una buena autoestima debido a la autocrítica feroz, se corre el riesgo de caer en el miedo permanente a no ser/hacer/tener suficiente. Trabaja tu autoestima saliendo del perfeccionismo y entendiendo que una vez que haces algo poniendo todo de tu parte, debes quedarte tranquila y entender que nadie es perfecto y que tú no tienes la obligación de serlo.

Cómo superar el miedo a no ser suficiente en tu vida personal

Una de las características habituales de las personas con problemas para superar el miedo a no ser suficiente es la negación de lo que están sufriendo. Actúan de cara a los demás como si todo fuera muy bien y ellas fueran felices. Pero no lo son, en realidad sufren un altísimo nivel de estrés producido por el miedo a no ser perfectas y el continuo auto-reproche que les lleva a estar siempre tensas.

Ten siempre presente que ni tu labor como madre, hija, hermana, amiga, compañera, ni tus tareas domésticas necesitan de tu perfección. Relájate, nunca te exijas más de lo que exigirías a otra persona, reconoce lo que haces bien y felicítate. Al igual que te decía en el apartado anterior respecto a tu vida laboral, trabaja tu autoestima también en tu vida personal. Incluso si no eras consciente de cómo tu autoreproche baja tu autoestima, esfuérzate en aceptarte tal como eres, necesitas superar el miedo a no ser suficiente para ser feliz.

Trabaja para superar el miedo a no ser suficiente que afecta a tantas mujeres inteligentes y muy aptas. Este miedo afecta tanto a la vida laboral como a la vida personal, produciendo un gran bloqueo que impide disfrutar de nuestros logros debido al alto grado de autoexigencia, bajando también nuestra autoestima. Recuerda que no necesitas ser la mejor en todo, ni compararte con nadie. Es mucho más sano y reconfortante compararte contigo misma e irte superando ‘a tu ritmo’.

“No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo” Epicteto de Frigia

Marta Morón- http://www.mujerlider.es

 Deja de dar vueltas y empezar a accionar en pos de tus metas con estas tres poderosas herramientas

  • ¿Estás cansado de dar vueltas y vueltas sin llegar a ningún lugar?
  • ¿Te propusiste empezar muchas veces y terminaste abandonando en el camino?
  • ¿Sentís que la motivación te abandono hace rato o que tal vez nunca la tuviste?

Dejá atrás todo lo que te mantiene inactivo, desapegate de las excusas, las justificaciones y leé ya cuales son las tres herramientas que te recomiendo incluyas en tu plan de acción.

Atrás quedaron los tiempos del: no sé, no puedo, todavía no, tengo miedo, a los otros no les va a gustar y argumentaciones similares. El único responsable de que tus metas se cumplan sos vos. Claramente en un contexto determinado y ante determinadas situaciones, es decir, hay muchas variables que te son ajenas (como por ejemplo el momento socio, cultural, político y económico del país en el que estás viviendo). Pero teniendo en cuenta eso que no podés controlar, a partir de ahí, las decisiones que tomes o no tomes van a ser exclusivamente responsabilidad tuya.

¿Y qué es entonces lo que necesitás tener en cuenta para dejar de postergarte y empezar a acercarte a tus metas?

Tres herramientas para dejar de dar vueltas y empezar a accionar en pos de tus metas:

  • Actitud:Permitite soñar, fantasear y visualizar lo que deseas hacer y adonde querés llegar. Seleccióná aquello que te identifica, te representa, aquello que te moviliza y te hace sentir bien. Imagínate lográndolo y definí que pasos tendrías que realizar para alcanzar esas metas. Que tu deseo sea más fuerte que cualquier excusa y tus acciones más poderosas que cualquier obstáculo.
  • Motivación:Rodeate de personas que hayan concretado sus proyectos, que sean exitosas, que se sientan plenas y realizadas. Leé, formate, preguntá, investigá. No estás solo en este camino de querer superarte y siempre la buena compañía (no solo me refiero a personas sino también a libros, películas, obras de teatro, el arte en general) son inspiradores y nutritivas. Generá un entorno que te sea motivacional y alimente tus ganas de accionar.
  • Planificación:Proponete objetivos concretos, tangibles, realistas que puedas lograr en un corto y un mediano plazo. Establecer metas lógicas hace que efectivamente las alcances y esto mismo es lo que te inspira y motiva a continuar. Por el contrario, establecer objetivos casi ideales solo generan frustración y esa agobiante sensación de nunca llegar a lograr lo que anhelas.

En resumen, la fórmula para lograr que dejes de postergarte y boicotearte es:

ACTITUD + MOTIVACIÓN + PLANIFICACIÓN
¿Qué te parece? ¿Estás dispuesto a dar el primer paso en pos de concretar tus sueños?

Me encantaría leer tus comentarios. ¡Y desde ya te estoy muy agradecida por compartir tu opinión!

Un fuerte abrazo,

Maria Noel Lucanohttp://www.marianoellucano.com

Más allá de la autoestima

Eres maravillosa, única y especial.

¿Lo sabías?

¿Lo crees realmente?

¿De qué forma te hablas a ti misma?

¿Haces pequeñas acciones solamente para ti?

Te lo pregunto porque a mí a veces se me olvida… ¡sí! Me olvido de mí y me pierdo entre las tareas diarias, las palabras de las personas que me rodean o de las cosas que me pasan. Me olvido de prestar atención a lo que me digo a mi misma en cada momento… como nadie oye lo que me digo creo que no tiene demasiada importancia, pero si la tiene y mucho.

Nadie nos enseña a amarnos, a decir que no, a poner límites, a elegir, a ponernos en primer lugar, simplemente lo vamos aprendiendo, imitando a los que nos rodean y recogiendo información mientras crecemos.

Se ha confundido durante mucho tiempo que amarse es sinónimo de egoísmo. Tal vez hayas oído cosas parecidas a “poner primero al otro antes que a ti”, ya sabes esto de “poner la mejilla y luego, por si fuera poco, la otra…”, ¿verdad?…resuena en el aire. Si no ponemos a otro primero entonces aparece la culpa: Enemiga incansable de la autoestima.

La culpa aparece cuando creemos que le estamos haciendo daño a alguien. Lo que creo que “ese alguien” somos nosotros mismos, nos volvemos inseguros, dependientes emocionales, desconfiados y sin darnos cuenta vamos caminando en dirección contraria al amor…simplemente porque no nos permitimos el primer lugar y elegir con libertad lo que en verdad nos encantaría hacer o decir.

Con el tiempo aprendí a quererme de verdad, sin culpas, sin juicios ni dudas. Aprendí que detrás de todo lo que hacía o no hacía, detrás de todo lo que había aprendido sobre mi misma, de mis palabras, de mis relaciones, detrás de mis estudios, mi nombre, mi cuerpo, detrás de todo eso, existe una verdad incuestionable:

Cada uno de nosotros somos una expresión maravillosa de una energía superior. Esta energía habita en cada corazón. Está compuesta de paz, de amor y sabiduría. Es una energía capaz de crear y creer en los sueños.

Hay un lugar en ti donde hay perfecta paz. Hay un lugar en ti en el que nada es imposible. Hay un lugar en ti donde mora la fortaleza de Dios”.

Un curso de Milagros (L-47,7:4-6)

Ahora me gustaría compartir 7 pequeñas acciones que puedes realizar para aumentar el amor por ti misma:

  1. Deja de criticarte. Deja de pensar en lo mal que has hecho las cosas o que podrías haber tomado mejores decisiones. Piensa en todo lo que has logrado hasta el día de hoy. Piensa en que pase lo que pase estarás bien, piensa que vales muchísimo, piensa que sí puedes y que puedes conseguirlo.

  2. Da siempre lo mejor de ti. Piensa en tus talentos, en lo que haces bien. No sientas más presiones, deja de compararte o querer agradar. Eres maravillosa así como eres. Y si! Siempre podemos mejorar pero por nosotras mismas no para alguien más.

  3. Deja de asustarte a ti misma. Solemos hacer de un pequeño problema un monstruo enorme. Pensar en que algo malo va a suceder disminuye tu frecuencia vibratoria y ahuyenta tu gran poder de creación y manifestación. Respira profundamente, el amor vive dentro de ti.

  4. Sé amable contigo misma. Sé paciente, esto también pasará y todo ocurre en el momento perfecto. La paciencia es la fe absoluta de que conseguirás todo aquello que te propongas.

  5. No guardes rencor en tu corazón. Perdona y déjalo ir. Libera tu espíritu

  6. Esta bien cometer errores. No te castigues por cometer un error. Si estás dispuesto a utilizarlo para aprender y crecer, entonces te servirá como un escalón hacia la realización total en tu vida.

  7. Eres merecedora de todo lo bueno. Aquí y ahora. Disfruta de cada día, respira plenamente y abre los brazos a tu vida.

Existe un mundo infinito de posibilidades ahí fuera. Levanta la vista por favor. Ámate y ama tu vida, y sino te gusta algo de ella, simplemente…descubre qué es y cámbialo por otra cosa que te encante.

Te envío un abrazo de luz y miles de bendiciones,

Gracias

Natalia Ignaccolo

Terapeuta Emocional y Espiritual

www.nataliaignaccolo.com

Cómo superar el miedo al fracaso frente al cambio

El cambio nos asusta, es normal porque nos saca de nuestra ‘zona de confort’ y nuestra mente teme perder el control. Pero que sea normal porque le pasa a todo el mundo no quiere decir que no haya nada que podamos hacer. Es nuestra obligación esforzarnos para superar el miedo al fracaso que nos impide vivir la vida que queremos y que además nos merecemos, ya sea en nuestra vida personal, vida laboral o en el emprendimiento. Acabemos con el miedo.

El Cambio en la vida personal

Hay infinidad de temas importantes en nuestra vida personal que pueden inclinarnos al cambio, como por ejemplo cambiar de casa, de ciudad, de país, vivir con alguien, separarse de alguien, tener un hijo, comprar una casa, repartir una herencia, y un largo etcétera que, cuando hablamos de cosas importantes, pueden tener un gran efecto en nuestro futuro.

El miedo al fracaso es siempre fruto de tu falta de confianza en ti misma/o, y va a tener consecuencias sea cual sea el cambio. Cuando sientas ese miedo, piensa en qué te llevó a tomar esa decisión. Si eres una persona sensata, seguro que estudiaste las ventajas e inconvenientes y valoraste los efectos que tu decisión podría tener en tu vida. Si a pesar de tu valoración te inclinaste por el cambio, ¡confía en tu propio criterio! En la vida no hay nada seguro, acepta el riesgo.

El Cambio en la vida laboral

Tanto si vas a cambiar de posición dentro de la empresa en la que trabajas como si vas a hacer un cambio a otra empresa, estarás planteándote cómo te irá en el nuevo puesto, qué tal lo harás, cómo te valorarán en la empresa en tu nueva posición, etc. Todas estas preguntas son normales, el problema es vivirlas desde el miedo al fracaso, porque te limitan. Y no sólo eso, cuando funcionamos desde el miedo estamos mermadas/os y por lo tanto más cerca de fallar al no desarrollar todo nuestro potencial.

Como ya te comentaba en mi artículo “Cómo tomar una decisión laboral que afecta a tu familia” debes desmitificar el miedo al fracaso, nos han inculcado que fracasar es lo peor del mundo cuando en realidad forma parte del proceso de aprendizaje. También en la vida laboral ese miedo al fracaso es fruto de tu falta de confianza en ti misma/o, y va a tener un efecto nefasto en tu adaptación al nuevo puesto. Cuando sientas ese miedo, conecta con momentos de éxito en anteriores puestos, con felicitaciones de tus superiores, con la satisfacción que sentiste al ver un trabajo bien hecho o una entrega a tiempo de algo complicado, etc.

El Cambio hacia el emprendimiento

Cuando el cambio es hacia el emprendimiento, el miedo al fracaso es aún mayor. Y el entorno no ayuda. Cuando decidí dejar mi puesto de Manager en una multinacional importante en la que tenía muy buen sueldo y estatus, casi nadie lo entendió. Y la gente que nos quiere opina, lo que incrementa nuestro miedo debido a la presión que ejercen que, aunque nunca es con mala intención, sí que llega a perjudicarnos seriamente.

Cuando sientas que el miedo al fracaso te acecha, conecta con la ilusión que sientes por lo nuevo, con todas las razones que te han empujado a tomar la decisión de inclinarte por el emprendimiento como trabajar en lo que te apasiona, tomar tus propias decisiones, no depender de nadie, no tener techo de ingresos, decidir tu propio horario, y un largo etcétera que seguro tienes en la cabeza y que te inclinaron a tomar tu decisión.

Cuando tengas que hacer un cambio ya sea en tu vida personal o en tu vida laboral, elimina el miedo al fracaso. Desmitifícalo aceptándolo como parte del aprendizaje, y confiando en ti. Cuando aceptas el cambio en tu vida personal, en el trabajo o hacia el emprendimiento, has tenido que sopesar los pros y los contras que supondrá dicho cambio, así que confía en tu criterio y emplea tu energía en prevenir problemas en lugar de malgastarla en un miedo absurdo que no te aporta nada pero sí te aleja de tu meta.

“Sólo cuando dejamos de temer, comenzamos a vivir” Dorothy Thompson

Autora: Marta Morón – www.mujerlider.es

Incrementa tu frecuencia de abundancia y has más dinero

Quiero compartir contigo una historia personal. Hace unos meses atrás, hacer dinero como una nueva coach era difícil. Sentía que no lo merecía, que estaba mal cobrar por mis servicios.

Algo que he aprendido es que toda está en tus vibras y energía. Cuando trabajas en eso y tienes una frecuencia de abundancia bien alineada con tus DESEOS y tu VALOR, todo llega con mayor rapidez y en poco tiempo estarás viviendo la vida de tus SUEÑOS y siendo más espiritual que nunca.

Quiero compartir contigo algunos pasos que puedes empezar a seguir HOY para incrementar tu frecuencia de abundancia y así poder hacer más dinero: Ten claro tus deseos. Muy claros. Y ten claro el PORQUÉ:

1. Empieza a tomar acción. No importa cuán pequeña pueda parecer la acción. Pequeñas acciones empezarán a abrirte puertas donde antes solo había paredes.
2. Siéntete bien durante el proceso. A veces tendemos a ODIAR el camino que nos lleva hacia nuestros deseos pero la realidad es que tenemos que enamorarnos de nuestro propio camino.
3. Reprogramar tus creencias. Este es el más importante, porqué aunque debes empezar tomando acción hacía tus sueños si tus creencias no están alineadas con estas acciones, no llegaras a ningún lado.

Aquí hay algunas de las afirmaciones y creencias que uso y AMO:
 TENGO más que suficiente dinero para cumplir mis deseos.
 PUEDO tenerlo todo.
 YO SOY abundante
 YO SOY suficientemente bueno
 YO SOY increíble con el dinero
 Yo sé que hay más que suficiente dinero
 Yo creo y sé que el dinero es un recurso renovable.
 Yo puedo tener lo que quiero en este momento
 Yo creo que puedo hacerlo
 Yo Soy un millonario espiritual

Te recomiendo decir estas afirmaciones con mucha emoción y convicción cada mañana. Te ayudará a reprogramar tu mente.

Recuerda: ¡No hay nada que no puedas SER, HACER o TENER! Si lo deseas es posible para ti.

Sindrome de burn out o “estar quemado”

De que se trata, como detectarlo y qué hacer para evitarlo?
• Te ha pasado, en alguna ocasión, sentirte agotado, agobiado y/o desbordado, inclusive haciendo aquello que te gusta y que disfrutas al hacerlo?.
• Recuerdas haberte percibido emocionalmente cansado, al borde del estrés y sin capacidad para continuar con tus tareas como lo hacías hasta entonces?.
Probablemente has estado padeciendo alguna vez, del síndrome de Burn Out y no te hayas dado cuenta de las dimensiones de este malestar.
Este síndrome, al que también se lo denomina como síndrome de “estar quemado” se trata de un agotamiento emocional que se genera por un desgaste personal, a consecuencia de situaciones creadas por el tipo de tarea demandante. Esto suele ser ajeno al estilo de dirección (me refiero a las personas que trabajan bajo las directivas de otro u otros) y a la conducta que manifieste la persona frente a sus superiores.
Generalmente suele presentarse en personas altamente motivadas hacia su trabajo y con gran vocación de servicio y donde más se advierte es en ocupaciones relacionadas con la asistencia y el cuidado de personas así como en puestos donde se tiene gente a cargo.
Aparece como fruto de la discrepancia entre los ideales individuales y la realidad de la vida ocupacional diaria.
Cuáles son sus características principales?
• La despersonalización
• La desensibilización emocional
• La disminución de la capacidad de iniciativa
• La sensación del bajo logro personal
• La irritabilidad
• El cinismo
• La intolerancia en el trato
• Los olvidos, accidentes, equivocaciones
• La falta de concentración
Te has sentido identificado/a con algunos de estos rasgos?
De ser así, presta atención a los consejos que te doy, tanto para abordarlo como para prevenirlo:
• Organiza el tiempo y las actividades para descansar y destinar momentos al ocio.
• No dejes pasar los problemas, conversa sobre lo que sucede. Patear la pelota para adelante no es abordar el malestar, sino que implica postergarlo y generalmente esto suele ir en aumento con consecuencias en tu salud física y emocional,
• Cambia aquellos hábitos que te perjudican (en cuanto a la alimentación, al descanso y a rodearte con gente negativa que te quita energía y te impide focalizarte en cuestiones saludables).
• Realiza diariamente ejercicios de estiramiento, aunque sea unos 20 minutos al día. Esto mejorara tus posturas y te quitara contracturas y dolores musculares.
• Practica deportes, ya que además del beneficio físico y emocional que implica, te permite conectarte recreativamente con otras personas y compartir objetivos placenteros en común
• Evita infusiones y bebidas cola, o al menos reduce y regula el consumo de estos.
Lic. María Noel Lucano
www.mnlconsultora.com

Simplifica tu vida

Tu vida merece toda tu atención. Toda tu alegría y todas tus sonrisas.

Simplificar tu vida es vivir con paz interior. Solemos pensar en demasiadas cosas que nos alejan de la paz interior, a veces, cosas que ni siquiera podemos resolver, cosas que no están bajo nuestro control, que dependen de alguien más y nos quedamos atrapadas, sin darnos cuenta, en la “espera”. Esperar que la otra persona se dé cuenta y cambie la situación que tanto dolor nos causa.

Pero tú siempre puedes hacer algo para cambiar lo que te ocurre, pequeños actos llenos de amor que te acerquen a un estado interior de plenitud desde el cual puedas ver con claridad el camino que deseas seguir.

Si tan solo te detuvieras unos minutos al comenzar tu día y te preguntarás:

¿Qué es importante para mi hoy? ¿Qué es lo verdaderamente importante? ¿Qué puedo hacer para que mi día sea bonito? ¿Qué elijo hacer que me aporte paz interior y felicidad?

Seguramente tu corazón te respondería con las cosas que realmente son importantes para ti y para dar pasos en la misma dirección de una vida plena y feliz.

Tu mente necesita organización, no puedes pensar todo el día en tantas cosas, sobretodo las que bajan tu energía y dejan tus ganas de hacer algo diferente por los suelos. Si no organizas tu mente no habrá sitio para la paz interior y estoy segura que quieres invitarla a tu casa y no permitir que se vaya, ¿verdad?

Para vivir con paz interior es importante:

1- Ser consciente de lo que piensas, deja de pensar por inercia. Los pensamientos no son gratuitos, cada uno de ellos determinan los resultados que obtienes en tu vida. Elige solo los que te aportan bienestar.

2- Disfruta de este día “al máximo”. Haz lo importante, lo que sea realmente una prioridad. Disfrutar es detenerte en las pequeñas cosas que te regala la vida. Encuentra tus pequeñas cosas y siente la felicidad recorriendo tu interior.

3- Sé tu misma. No hagas nada que no tengas ganas de hacer, y si no te queda más remedio busca el lado bueno y apóyate en ello para hacerlo con amor.

4- No hagas nada por agradar a nadie, es imposible agradar a todas las personas. Decide desde el amor y todo saldrá bien. Al principio puede resultar incómodo pero esto es normal, es el primer paso de cualquier decisión que implique hacer algo diferente.

5-Recuerda: sé siempre tu mejor versión. Yo merezco tu mejor versión y tú te mereces la mía.

6- Los problemas son retos. Determina realmente cual es el problema y piensa posible soluciones. Elige una y hazlo ya. La solución depende únicamente de ti, siempre puedes hacer algo para mejorar la situación en la que te encuentras.

7- Por favor, ríe. Diviértete, baila, abre los brazos a la vida y permítete recibir todo lo mejor. Te lo mereces!

Deseo con amor que comiences a simplificar tu vida y a disfrutar de ella,

Un abrazo enorme de luz!

Natalia Ignaccolo – www.nataliaignaccolo.com

¿Te sientes atada por los demás? 4 cosas que puedes hacer al respecto

Una de las razones más frecuentes es esa creencia de que eres el pilar de todo y que sin ti las cosas no funcionarían. Por supuesto, no es cuestión de subestimar tu papel en tu familia o profesión pero, ¿qué has conseguido hasta ahora con esa actitud? Esto es algo muy común en las mujeres, no lo vamos a negar, pero hay que tener cuidado, que no te obceques tanto con estar para todo y para todos y que un día te des cuenta que tu no has hecho nada realmente significativo para ti. Y eso sólo lo puedes decir tu. Entonces, ¿qué puedes hacer al respecto?

Leer más