El cloud computing, es una de las innovaciones más populares que nos ha regalado el internet en los últimos años. A través del referido modelo de prestación de servicios tecnológicos, los usuarios podemos utilizar un importante número de aplicaciones que permiten incrementar la velocidad y eficiencia a través de la cual nos relacionamos con el internet. Desde comunicarnos con sistemas de redes o servidores externos, hasta la posibilidad de almacenar múltiple información en la nube, son sólo algunas de las herramientas que disponemos al usar el cloud computing. Una de las mayores ventajas que ofrece el cloud computing, es la posibilidad de tener la información en cualquier momento disponible, siendo necesario sólo una conexión a internet. Para los emprendedores, resulta una fabulosa alternativa, ya que permite, disponer de un conglomerado de aplicaciones y capacidad de almacenamiento a muy bajo costo, lo que puede traducirse en una mejora en la velocidad y alcance de los proyectos que decidimos emprender.
Cuando pensamos en cloud computing probablemente nos imaginamos las prestaciones de almacenamiento de la nube, pero es importante destacar que es mucho más que eso. El cloud computing encierra potencialidades que permiten elevar el nivel de los servicios o productos que ofrecemos, al presentar aplicaciones o herramientas que simplifican nuestras actividades. Por ejemplo, la posibilidad de almacenar información de cualquier naturaleza y poder acceder a ella de forma permanente y remota. Aplicaciones como Google Drive, Dropbox o One Drive, permiten que conservemos data relevante de nuestros proyectos de emprendimiento, garantizando seguridad y  acceso desde nuestro perfil con la respectiva clave de ingreso.
Los recursos de almacenamiento son tan variados como potentes, todo dependerá de nuestros requerimientos o necesidades. El cloud computing nos permite ahorrar recursos financieros en hardware de almacenaje, -como discos duros externos o pen drives-, que tienen la limitación de una memoria física o caché específica, que una vez alcanzada, nos obliga a suprimir datos o archivos para liberar espacio. El cloud computing, o nube, no sólo brinda capacidades de almacenamiento elevadas, sino también, permite que incrementemos su capacidad inicial, por costes que resultan verdaderamente atractivos.
La sencillez de la interfaz de los cloud computing disponibles y la simplicidad para su accesibilidad, son otro punto favorable para la elección de su uso. Para emprendedoras dinámicas y que buscan soluciones prácticas, resulta una muy buena alternativa. Otro aspecto que ya hemos comentado, pero que conviene reiterar, es que el cloud computing es un medio de almacenamiento de costes razonables, por lo que nos garantizará que nuestro presupuesto para hardware de almacenamiento, sea menor y mucho más óptimo. Más información sobre cloud computing.