Lidiar con la alta competencia y saberse adaptar a las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental para que un abogado o asesor llegue a nuevos clientes y pueda ampliar su negocio

Esta será la pregunta del millón que muchos profesionales se hagan cada día. ¿Dónde está el secreto para ganar clientes? En unos años duros, en los que a la debilidad económica se le ha sumado una alta competencia y la revolución tecnológica que todo lo cambia, hacer que un negocio crezca es una tarea compleja. Pero no imposible.

No es ningún secreto que, entre tanta oferta de abogados y asesores, hay que saber destacar entre la competencia, hacerse no solo visible (que ya es complicado) sino también atractivo. Ofrecer ese valor añadido que haga al cliente decantarse por tu servicio y no por el del bufete de al lado. Pero, ¿cómo? Sigue leyendo.

Evidentemente la calidad decide. Ser un abogado que gana casos dentro de tu especialidad hará que tu nombre circule, que seas recomendado, y que más gente decida acudir a ti. Si formas parte de un bufete o estás pensando crear uno, es mejor contar con pocos profesionales que sean buenos, a tener muchos del montón. Capta el talento y sedúcelo, trabaja junto a compañeros brillantes, o vincula tu nombre al de profesionales con una reputación creciente. Esto hará que tú destaques entre la multitud, aunque tus honorarios sean superiores al de tus rivales. Porque no lo olvides, la calidad también se paga, y el cliente sabe en la mayoría de los casos que lo barato le saldrá caro.

Pero tus triunfos no deben ser a costa de todo. Cada vez más, los profesionales que respetan la ética y tienen unos valores arraigados e identificables (de nuevo, no vale con serlo, sino que también hay que parecerlo) son mejor valorados por los consumidores, y estos están dispuestos a pagar un poco más por ello.

Tu presencia en Internet es determinante. Innova.

El rápido mundo digital exige cambio. Las empresas que no han sabido adaptarse al cliente del siglo XXI son las que peor lo han pasado, e igual sucede en el ámbito del derecho. Si el mundo cambia, tienes que aprender a cambiar con él. Y no solo eso, no solo vale con adaptarse, sino aprovechar las ventajas que te ofrece Internet para sacar partido. ¿Cómo?

Lo primero que debes hacer es cuidar tu imagen corporativa. Actualmente un cliente, salvo los de mayor edad, busca en la web lo que necesita, cualquier cosa, y por supuesto también al que será su abogado o asesor. Si tu negocio no tiene siquiera página web, no está presente en las redes sociales, estás en desventaja. Actualmente las vías de feedback con los potenciales clientes son inmensas, por eso tienes que abrir una forma de que ellos se puedan comunicar contigo, de que vean qué es lo que ofreces.

Para ello puedes contratar a un experto en redes. O puedes estudiar qué es lo que hace la competencia y copiar su modelo, aunque de esta forma siempre irás detrás de ellos. Dedica tiempo a pensar qué es lo que a ti te gustaría encontrar si fueras cliente, y hazlo posible a través de tu web.

Internet cada vez copa más cuota de mercado, y si no sabes aprovecharlo no ganarás clientes. Existen en España plataformas digitales que han revolucionado el mundo del derecho a través de la innovación, y ahí también tienes tu opción. Un profesional de este ámbito debe conocer espacios como Easyoffer, donde los clientes encuentran fácilmente a sus abogados y asesores gracias a Internet. Explora esta posibilidad.

Pon al cliente en el centro

Esta es otra máxima que debes seguir. No olvides que es el cliente a quien te debes, por lo que debes hacer todo lo posible para que este se sienta a gusto, protegido, y que pueda confiar plenamente en ti.

Además de aportarle conocimiento, y de poner tu calidad a su servicio, debes esforzarte en comunicar bien a tu cliente qué es lo que haces, cómo va su caso, qué opciones tiene y cuáles son las más recomendables. Habrá personas que constantemente te estén llamando preocupadas, otras serán más independientes y apenas sabrán de ti. Pero tú, como profesional que quieres hacer crecer tu negocio, debes siempre estar pensando en el cliente.

Si es así, importará menos que ganes o que pierdas, porque el cliente se sentirá satisfecho con tu dedicación y con el trato que le has dado, y hablará bien de ti, incluso volverá a contratar tus servicios.

Y no olvides que ese trato personal requiere dedicación, esfuerzo, y también tiempo. Si asumes más casos de los que eres capaz de gestionar (otro aspecto clave, la organización) seguramente en el corto plazo ganes más dinero, pero si echas la vista un poco más adelante esos clientes acabarán insatisfechos y darán mala publicidad sobre tu trabajo.

No esperes en tu despacho, busca clientes

Otra de las consecuencias de la crisis actual es que, y no importa cuál sea tu oficio, tendrás que sacar al mejor vendedor que lleves dentro de ti. Convencer a alguien de que eres su mejor opción, cuando esa persona seguramente quiera ajustar su presupuesto y tenga a su disposición decenas de despachos, requerirá de tu mejor actitud.

Buscar clientes y captarlos es un arte, pero recuerda que eres capaz de ello. Y no, no hay que llamar a cada persona que salga retratada en el Boletín Oficial, sino que hay que saber estar presente en los lugares importantes y que así te puedas dar a conocer, acercándote al potencial cliente.

Una buena opción para ello es, por ejemplo, abrir en tu web un espacio de consultas. Son muchas, muchísimas, las personas que buscan a través de Internet la solución a sus problemas, y que teclean en los buscadores a la espera de encontrar respuestas a su situación legal. Si llegan a ti, y les das una respuesta convincente, tendrás buena parte del trabajo ganado y esa persona contratará tus servicios.

Y no solo en tu web. Existen foros de derecho, muchos medios de comunicación cuenta con abogados o asesores para realizar chats en los que los clientes pueden resolver dudas, y hay muchos congresos, físicos y virtuales, en los que un abogado o asesor puede dejar su marca y hacerse así visible. Traza una pequeña estrategia de marketing y aprovéchalo.
No existe una fórmula mágica para hacer que tu negocio prospere. Pero puedes seguir estos consejos, y crear los tuyos propios, para estar más cerca de aumentar tu cartera de clientes. Y recuerda que plataformas como Easyoffer te serán de gran ayuda para brillar entre tu competencia y llegar a personas que de otra forma sería imposible.

Angie Busato – www.easyoffer.es