A lo largo del curso descubrirás cuáles son las claves para organizar la gestión y gobernanza de una empresa familiar en donde hay que distinguir los aspectos fundamentales de la familia, el negocio y la propiedad asociados.
En las empresas familiares, los roles entre los miembros de la familia, los accionistas y los miembros de la gerencia pueden superponerse. En estos casos, la ausencia de fronteras y estructuras claras que delimiten las relaciones entre los actores pueden llevar a la confusión e incluso al surgimiento de conflictos que pongan en juego el bienestar familiar y empresarial.
Para contar con una empresa familiar sólida, confiable y que perdure en el tiempo, es importante establecer y formalizar las estructuras y procesos de gobernanza que regulen estas relaciones y apoyen su sostenibilidad.
De este modo, el modelo de los tres círculos que se propone facilita dicha gestión y ayuda a los empresarios a llevar a cabo esta tarea para que su empresa familiar sea un éxito independientemente de cuál sea su estructura de propiedad, volumen de negocio o relación familiar.