De todos los agentes que intervienen en los procesos de apoyo a la creación de empresas, es sabida la importancia que tiene la maduración de la idea empresarial antes de llevar a la práctica la empresa.

A veces es difícil transmitir la idea de que elaborar un plan de empresa no es perder el tiempo: ese tiempo que se emplea antes de lanzarse a la vida real es la mejor inversión (y la más barata) que se puede realizar cuando se quiere
emprender. En esta fase, podemos cambiarlo todo, absolutamente todo, incluso la idea.

Esta “Guía Práctica para Emprender” presenta ejemplos de planes de empresa. La idea de esta guía no es ofrecer una “plantilla” para calcar proyectos, ni presentar ideas y casos para copiarlos, sino quitar el miedo a la hora de realizar el plan de empresa, mostrando ejemplos de planes de empresa acabados.

Las actividades escogidas no pretenden tampoco servir de modelo o ejemplo a seguir; son sencillos casos de empresas que pudieran ponerse en práctica, que no pretenden en modo alguno, influenciar a ninguna emprendedora.

Esperamos que las emprendedoras que se encuentran en el momento crucial de elaborar su plan de empresa, encuentren en esta guía práctica una ayuda adicional para el empujón final.


Descarga la Guía práctica para emprender aquí

Fuente: Banco Mundial de la Mujer – www.bancomujer.org