Aprovechar la libertad de la tecnología para poder trabajar y por lo tanto vivir en cualquier parte del mundo es una de las mejores sensaciones. El trabajo en la oficina no es para todos. Cada vez más y más gente decide dejar de un lado la oficina tradicional y recurre a trabajar de manera remota desde diferentes lugares. Algo que hace unos años era inviable.

Generalmente se tiende a pensar que para poder embarcarse en una aventura como esta se necesita tener formación suficientemente fuerte como para poder encontrar trabajo en cualquier parte del mundo. Se ve a los nómadas digitales como afortunados que no tienen problemas de dinero, ¿por qué viajar es caro verdad? Ni mucho menos. Irse de vacaciones es caro, pero viajar no lo es, basta con saber dónde buscar para poder vivir con unos 400 500 euros al mes. ¿No te lo crees? Sara Lopez, española que el pasado agosto se mudó a Dinamarca a cursar sus estudios universitarios y como consecuencia de eso, con tan solo 18 años, encontró un trabajo como freelancer. Sara nos cuenta su experiencia.

Mi experiencia y cambio de estilo de vida comenzó el verano de 2013. Con 14 años recién cumplidos la suerte llamo a mi puerta y conocí a una maravillosa mujer que, aunque yo no lo sabía, iba a cambiar mi vida. Aunque vivía en estados Unidos pasaba sus inviernos en mi ciudad natal, Valladolid.

Si de una cosa estaba orgullosa era de sus tres bisnietas, de las que no paraba de hablar y contar historietas. A raíz de hablar y hablar de ellas, acabe pasando tres veranos consecutivos con ellas y su familia en Chicago.

Esta experiencia me ayudo a crecer como persona y a desenvolverme y adaptarme a diferentes culturas con gente diferente a mí.

Antes de estos viajes me atemorizaba ir al extranjero sola, dejar mi zona de confort tanto tiempo, lo veía imposible, pero una vez que tienes la oportunidad de vivir aventuras como estas no puedes parar.

Es por eso que con cada viaje tenía más claro que al acabar el bachillerato quería irme al extranjero a cursar mis estudios Universitarios.

Estados Unidos era mi sueño, lo veía como una oportunidad única que no podía desperdiciar. Sabía que era difícil, y que no todo el mundo lo consigue, porque como todos sabemos, estudiar en estados unidos si no eres americano no es camino de rosas.

No me iba a rendir tan fácilmente sin siquiera intentarlo, eso no iba conmigo. En diciembre de 2015 empecé a luchar por mi sueño, me vi con 3 exámenes en menos de dos semanas en tres ciudades diferentes. El papeleo de solicitudes era enorme, y el agobio que yo tenía encima más aún.

Una vez acabó diciembre solo quedaba esperar la respuesta de las universidades, que por desgracia no resulto muy positiva.

Como sabía que Estados Unidos era algo muy difícil de conseguir tenía echado el ojo a varios países escandinavos, y más en concreto a Dinamarca. ¿Pero por qué Dinamarca? Muy sencillo, desde hace tres años consecutivos Dinamarca ha estado entre los tres países con mejor sistema educativo. La educación es totalmente práctica y a diferencia del sistema español, no se requiere aprender cosas que no están relacionadas con tu área de estudio. Además, según la ONU en su informe sobre la felicidad mundial, Dinamarca es el país más feliz del mundo después de Noruega.

Así pues, en marzo de 2016 me embarqué en esta aventura tras matricularse en Via Univeristy (Horsens) para estudiar Ingeniería informática.

Ahora bien, vivir en el extranjero puede ser duro, y salir fuera de la zona de confort es difícil. Sin embargo, mi principal motivación para embarcarme en esta maravillosa aventura fue pensar en cómo esta podía beneficiar mi futuro, tanto en el ámbito académico como en el personal.

Y así fue como hoy, nueve meses más tarde estoy “traviajando” por el mundo, con una vida nueva, afrontándola de otra manera, con la mente más abierta, con un interés por lo novedoso y un espíritu aventurero.

Gracias a esto me centre en crecer como persona, centrarme en mi futuro, en lo que iba a beneficiarme. En definitiva, iba a invertir en mi futuro, quería encontrar un trabajo que me abriese nuevos campos y me ayudase a ampliar mis conocimientos.

Encontrar un trabajo en Jutlandia central no es nada fácil, se podría decir que es un verdadero reto y por desgracia no todo el mundo logra encontrarlo. En general a la hora de encontrar trabajo saber danés es una gran ventaja. También hay trabajos ofrecidos por empresas internacionales en los que se requiere únicamente inglés, pero hay que estar ojo avizor porque vuelan. La mayoría de los estudiantes se decantan con trabajos en almacenes en los turnos de noche o de día, no tienen un horario fijo y están pendientes de una llamada para saber cuándo les tocará trabajar, se podría decir que el horario es una lotería. Los trabajos en almacenes son más populares entre los chicos, aunque también hay algunas chicas que se animan. Otro de los trabajos más populares es de Au Pair, limpiando o repartiendo periódicos a las 4 de la mañana.

Sin duda veía esta idea como algo imposible, normalmente las empresas buscan gente con estudios sólidos, gente con experiencia. Y lo que yo buscaba, un trabajo que me permitiese viajar y trabajar al mismo tiempo era complicado y casi inviable.

Un día la suerte llamo a mi puerta. Encontré un cartel en la universidad que decía: “Se requieren estudiantes españoles.” Fue algo totalmente inesperado, jamás me imaginé que iba a trabajar usando mi lengua materna en Dinamarca.

El trabajo consistía en marketing digital para una empresa danesa de accesorios masculinos, Trendhim. Básicamente tenía que ayudar con traducciones y marketing para el mercado español trabajando como country marketing manager.

Ser country marketing manager trae consigo una serie de beneficios, como es ser un nómada digital. Al ser un trabajo que requiere únicamente un ordenador y una conexión wifi se puede hacer desde cualquier parte del mundo, y siendo viajar una de mis aficiones favoritas decidí embarcarme en esta aventura.

Sin embargo, no es necesario viajar por el mundo para ser un nómada digital, el hecho de no sentirse atado a una oficina ya te convierte en un freelancer. Yo misma paso la mayor parte de mi tiempo en Dinamarca, debido a mis estudios universitarios. Pero cada tres meses aproximadamente suelo hacer una escapada por Europa. Y afortunadamente mi trabajo no me lo impide, ya que mi ordenador y el wifi me permiten hacer de cualquier lugar mi oficina.

Hoy en día, tras ocho meses en este cargo he trabajado desde seis países (Dinamarca, España, Alemania, Bélgica, Austria y Gran Bretaña), cuando estaba enferma en casa, cuando tenía que ir a visitar a mi familia a España, e incluso cuando me apetecía hacer alguna escapa con mis amigos. Lo único que necesito es mi ordenador y una conexión wifi.

En definitiva, si eres de los que les encanta viajar y estás pensando en ser un freelancer mi consejo sería estar lo más preparado posible antes de tomar una decisión tan importante como este si se quiere mantener un buen estilo de vida. A la hora de irse al extranjero hay que tener en cuenta muchos factores, por ejemplo: el tiempo, si de verdad necesitas un cambio en tu vida, la facilidad de encontrar apartamentos y la calidad de vida.

Siempre se puede emprender esta aventura sin tener ni la menor idea de lo que se está haciendo y aprender con el paso del tiempo. Sin embargo, es mucho más fácil tener un punto de apoyo hasta que tu negocio como freelancer empiece a funcionar con éxito.

Se podría decir que ser un nómada digital es como vivir en un sueño con los ojos abiertos, trabajar haciendo lo que más te gusta, viajar. Si quieres obtener más información o conocerme un poco más, no dudes en leer mi blog.

Sara Lopez