Los aspectos de la vida en los que mayor influencia ejerce el hecho de emprender son: el tiempo libre, la confianza en uno mismo, y la satisfacción personal

Volvemos sobre el Barómetro de emprendimiento de éxito en España, de MIT Techonology Review en español, la revista publicada por la empresa de consultoría e innovación Opinno, en el que se ha analizado algo tan evidente como el cambio que supone en la vida del emprendedor la creación de una empresa, de su empresa.

El impacto más inmediato es una reducción de su tiempo libre, pero también ve incrementada su satisfacción personal. Se pregunta el estudio de MIT Technology Review, entre otras cosas, qué facetas son las que el emprendedor tiene que sacrificar para llevar adelante su carrera. Los aspectos de la vida del emprendedor en los que mayor influencia ejerce el hecho de emprender, según los entrevistados son: el tiempo libre, la confianza en uno mismo, y la satisfacción personal. “Evidentemente, el efecto en el primero de los elementos es negativo, mientras que el efecto en los otros dos es positivo” dice el Barómetro.

En el caso del tiempo libre, un 72% de los entrevistados consideran que el emprendimiento ha tenido un impacto negativo, en el sentido de que ha reducido significativamente el tiempo de que disponen fuera de su actividad profesional.

La carga de trabajo es superior a la de ocupaciones previas y el emprendedor afirma que dispone de un menor tiempo para dedicar a amigos y familia. En muchos casos aclaran que en trabajos anteriores, por ejemplo, en grandes multinacionales, también contaban con una carga de responsabilidades que les exigía una gran dedicación. En el caso del emprendimiento, es el peso de la responsabilidad sobre la marcha del proyecto el que hace más difícil de soportar ese ritmo. No obstante, precisamente esa circunstancia es la que acaba proporcionando en una mayor satisfacción personal.

El documento recoge el caso concreto de Talal Benjelloun, co-fundador de Glamping Hub, que ofrece un servicio de reservas de glamping (palabra que surge de unir ‘camping’ y ‘glamur’) por todo el mundo y que afirma que su vida ha cambiado notablemente. “No es fácil sacrificar el tiempo libre, te conviertes en el antisocial que no hace más que trabajar en el proyecto y acabas dejando a un lado los ratos de ocio y los fines de semana”, explica. O, como expone Tom Horsey, de Crazy4Media, empresa de marketing online y móvil: “Emprender es un trabajo de 24 horas al día, 365 días al año”.

Sin embargo, hay casos que no consideran que el emprendimiento haya impactado negativamente sobre su tiempo libre. Piensa así Stefan Götz, fundador de Biobam Bioinformatics, empresa biotecnológica, quien afirma que ya como investigador trabajaba tanto como podía, por lo que no ha notado un cambio significativo tras iniciar su proyecto. Otros, reconocen que cuentan con menos tiempo pero valoran la posibilidad de administrarlo libremente. Para Gloria Eisman, fundadora de Lightbee, que desarrolla tecnología emergente para la comunicación por luz visible, “tienes más trabajo, aunque también permite que tengas flexibilidad y puedas organizar tu tiempo, aunque sea poco”.

El 90% de los emprendedores entrevistados afirma que el hecho de emprender ha afectado positivamente a la confianza que tienen en sí mismos. Enfrentarse con éxito a una serie de retos aporta al emprendedor la convicción en sus propias capacidades. Además, el reconocimiento externo que reciben muchos emprendedores genera un refuerzo positivo en la forma en que los emprendedores se ven a sí mismos a través de los demás. “La sensación de marcar tu propia estrategia de lo que quieres realizar, y lograrlo, es impagable”, afirma Juan Carlos García Chillón, fundador de Alatel que presta servicios IT y desarrollo de software,en relación a esa confianza que genera el superar los obstáculos para alcanzar sus metas, lo que hace que los sacrificios merezcan la pena.

Otro aspecto importante que destaca el Barómetro de MIT Techonology Review es la relación entre la familia del emprendedor y la nueva empresa. “Además del aspecto emocional, a menudo el capital inicial para lanzar el proyecto proviene de los fondos personales y familiares. Por tanto, la disposición de la familia a la hora de apoyar o no la aventura emprendedora, puede llegar a constituir una variable crítica para su desarrollo”. Como explica Javier Cocheteux, fundador de Nidits, empresa de compra y envío instantáneo de productos de primera necesidad, una de las principales consecuencias de emprender es disponer de menos tiempo para la familia, por lo que la falta de apoyo se traduce en una mayor dificultad para atravesar los obstáculos y los altibajos a los que el emprendedor se enfrenta a lo largo del trayecto.

Entre los entrevistados por MIT, prácticamente el 100% afirmó sentirse apoyado por su familia. Muchos, incluso llevaron a cabo el proyecto de la mano de alguno de sus familiares, y los resultados apuntan a que el mayor apoyo viene de los cónyuges e hijos. Dicen los autores del Barómetro que es crucial el apoyo de la pareja porque, en definitiva, acaba tratándose de la persona que comparte en mayor medida los sacrificios a los que se enfrenta el emprendedor y añaden que, en algunos casos, las familias manifiestan oposición ante la decisión de emprender. “La principal preocupación es el riesgo de emprender, frente a la seguridad de un trabajo estable por cuenta ajena. Sin embargo, a medida que avanza el proyecto la gran mayoría acaba apoyando la decisión al ver que esta decisión resulta en una mayor satisfacción para el emprendedor”.

Via | El periodista digital