Cada vez es mayor la conciencia medioambiental y económica dentro de la mente del consumidor, abriendo las puertas para nuevas alternativas energéticas más limpias y rentables para el hogar.

Aunque algunos afirman que el gas seguirá siendo la fuente energética de mayor consumo, la combustión de biomasa abre su camino como una alternativa más limpia y 100% natural, garantizando su continuo abastecimiento acompañado de una buena gestión forestal, una de sus mayores ventajas es que es una materia prima abundante y presente en todas las localidades. Esto presenta una nueva oportunidad de negocio.

Este buen aprovechamiento de recursos locales aporta valor ambiental y económico en las regiones. Desarrollo una independencia energética además de crear nuevas oportunidades laborales.

La eficacia energética no es útil sino está acompañada de ahorro de dinero. Es importante que el consumidor pueda palpar este ahorro en su bolsillo para que incentive más el consumo y producción del mismo como alternativa energética.

Si bien el costo inicial de los aparatos es alto comparado con los de gas, el costo beneficio a largo plazo del combustible es mucho mayor. Pues el mercado dispone de pellets naturales como los huesos de aceituna, cáscaras de almendra o serrín. Lo que hace no solo más económico su producción sino también su transporte. Comprar una caldera biomasa se trata de una inversión porque el dinero se recupera en la factura.

Potenciales Clientes de la Biomasa

Los compradores potenciales se encuentran entre aquellos clientes que ya cuenta con una estufa de carbón y por ideología no quiere relacionarse con el gas o petróleo, también aquellos que despiertan su conciencia ambiental e incluso los que solo se preocupan por su bolsillo.

Para que el consumidor pierda el miedo a la biomasa, primero deben generarse varios incentivos, empezando por un mayor apoyo de parte de los gobiernos en busca de nuevas alternativas ecológicas y al alcance del bolsillo. Lo bueno de la biomasa es que no se requiere de una tecnología muy avanzada, puesto que se obtiene de manera simple en un entorno natural, es una materia prima abundante y se consigue en todas partes.

Empezar un negocio en esta arena no es muy complicado, el combustible abunda por doquier. Sin duda, es un área que despertará el interés de inversionistas y emprendedores, así como de ambientalistas en pro de un futuro más limpio y sostenible.

Jhon E. Bueno – http://www.sincal.es/