Ha sucedido en los mejores negocios del Internet: se elabora un producto con esmero y pasión, se hacen todos los preparativos, se programa el lanzamiento y luego…nada.

O demasiado poco.

Demasiado pocos clientes. Demasiado pocas ventas y demasiado pocos ingresos.

Si has pasado por eso, sabrás que es una situación extremadamente frustrante. Especialmente si hiciste una gran inversión de dinero en el tema y esperaste obtener cierto monto como retribución, no solo de tus esfuerzos, sino de tus gastos.

He visto a muchos emprendedores con un excelente potencial, que han hecho todo bien: se prepararon, invirtieron en su educación e hicieron todo lo que estaba a su alcance para que resultara, pero aun así, no lograron los resultados que esperaron.

Yo soy una de ellos. Hoy mismo compartí con una de mis alumnas de coaching que, hace 4 años, cuando comencé con mi negocio en Internet:

1. Estuve posteando en mi foro por 8 meses, sin que alguien me responda. (Esto sí que es frustrante!)

2. Mis primeras video conferencias tenían apenas 10 a 15 asistentes.

3. Nadie respondía a mis boletines semanales.

4. Me demoré 6 meses entre el lanzamiento de mi primer sitio de membresía y el registro de mi primer miembro.

Y trabajaba como burro.

Sin embargo, aprendí estas importantes lecciones que estoy compartiendo contigo hoy:

¿Qué hacer cuando no obtienes los resultados que esperabas?

1. No te rindas.

Es la primicia de todo emprendimiento exitoso. Vas a cometer errores, vas a tener altos y bajos, cifras rojas y cifras azules, pero no habrás fracasado hasta que dejaste de intentar.

2. Lo obvio: Analiza tus resultados y aprende de tus errores.

Pregúntate:

a. ¿Hiciste un buen estudio de mercado antes de elaborar tu producto?

b. Tu producto, ¿suplía la necesidad más candente de tu mercado?

c. ¿Lo dirigiste hacia el mercado correcto al publicitarlo?

d. Ese mercado, ¿tenía poder adquisitivo?

e. Evalúa tu estrategia de publicidad:

¿Hiciste suficiente publicidad?
¿Usaste los medios indicados que son frecuentados por tus clientes?
Tu mensaje de publicidad, ¿demostró claramente la transformación que tú le ofrecías a tu cliente?

f. Evalúa tu precio. ¿Cobraste mucho?

3. Lo no tan obvio: No te desanimes y sigue adelante.

Quizás este sea el punto más difícil.

¿Quién quiere emprender un proyecto nuevo si estás frustrado con los resultados de tu esfuerzo reciente?

Ánimo. Hay varias cosas que puedes hacer:

a. Guarda tu corazón.

Primeramente, no lo tomes en forma personal. No dejes de valorar lo que tú puedes entregar. No dudes de tu capacidad de poder ayudar a muchos.

Recuerda que el mensaje en sí no lo es todo. Tienes que aprender cómo alcanzar a las personas que quieres ayudar.

Hay sistemas efectivos para lograrlo. Solamente tienes que aprender cómo usarlos.

b. Ten paciencia.

El éxito en un negocio, especialmente en el Internet, adonde tienes que ganarte la confianza de tus seguidores, no sucede de la noche a la mañana. Puedes comenzar haciendo todo bien e igual no tener buenos resultados, simplemente porque nadie te conoce.

c. Busca ayuda.

Nadie nace sabiendo y, a la mayoría de nosotros,  nunca nos enseñaron a ser buenos empresarios. Aprendemos a tropezones.

Pero puedes ahorrarte muchos errores, dinero y dolores de cabeza al dejarte asesorar por alguien quien ya ha llegado donde tú quieres llegar.

Si deseas saber más sobre el modelo de membresía, te invito a  inscribirte en mi video curso gratuito http://TuSitioDeMembresia.com «Gana más dinero, ayuda a miles de personas y vive tu estilo de vida con tu propio sitio de membresía.»

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://tusitiodemembresia.com«>Tu Sitio De Membresia</a>

tusitiodemembresia@gmail.com