Emprender, siempre me ha sonado bien, a comenzar, iniciar. Atreverse, arriesgar. Aprender, conocer. Y a cambiar para mejorar y a la acción de buscar….

Hace unos días me llegó dos veces  un correo electrónico , no sé de que trataba, ni tan siquiera sé si lo leí pues ya apenas los abro, aunque son de mis contactos y la mayoría interesantes, con imágenes y textos trascendentales, brillantes, no consigo ponerme al día con ellos aunque me encanta se acuerden de mí…Repetía unas frases de un libro, que aunque no he leído, no me es desconocido, creo haberlo ojeado, pues visualicé  hasta la imagen de la cubierta y pronto compraré. Decía algo “ sobre la búsqueda incierta de las personas y que solo los niños saben a ciencia cierta lo que buscan”

La verdad es que nos pasamos la vida entretenidos buscando cosas: una profesión, una casa, un empleo, estatus social, poder, conocimiento etc  creyendo que todo ello nos dará el bienestar y la felicidad. En algún momento nuestra inteligencia emocional nos advierte que no es así y emprendemos otros caminos menos materiales que nos hagan encontrarnos con nosotros mismos: practicamos  deporte, viajamos, disfrutamos de la naturaleza, la espiritualidad.etc…

Decía El principito que “ lo esencial es invisible a los ojos” . De todos es sabido, aunque no sea expresado,  que lo trascendente es lo que siente nuestro corazón.

Y si buscáramos, emprendiéramos la búsqueda del amor. Si mejorásemos nuestra vida con el placer de conocer, de compartir. Y si arriesgásemos en encontrar, primero en uno mismo y después en el otro como necesidad vital para una estabilidad emocional.

Si pasáramos a la acción, ayudando a nuestro destino, cambiando nuestra vida y dándonos la oportunidad de encontrar a alguien que nos quiera y a quien querer. Siendo valientes y buscando el refugio de nuestro corazón que ansia encontrar refugio.

El terreno sentimental  siempre ha estado en crisis, pero hoy está de moda hablar de otro tipo de carencias que son invisibles al corazón.

Creo que existen dichos populares sabios como el que dice que “ el amor no se busca sino que se encuentra” pero creo por mi experiencia personal y profesional que hay que ayudar a encontrarlo,   como todo en la vida. Por que no buscamos lo que realmente necesitamos?

La vida es solo amor.

Ángela San Martín

Dto de Expansión de Unicis ( Gabinetes de amistad y Pareja)

www.unicis.es

www.unicis.com