Montar un negocio online ha supuesto una excelente oportunidad para todas aquellas personas con espíritu emprendedor. Y es que, en líneas generales, este modelo de empresa requiere de una inversión inicial muy inferior a la necesaria para poner en funcionamiento una tradicional, lo cual se debe a la ausencia de gastos en alquiler de locales, en personal, etc. Sin embargo, esto no quiere decir que las tiendas virtuales no tengan sus propias reglas y precisen de cuidar con especial mimo determinados detalles.

La idea de montar un comercio online es, a primera vista, bastante sencilla y atractiva, pero la realidad es que esconde muchos secretos. Algunos de los más importantes tienen que ver con el servicio post-venta y, en concreto, con el apartado de la logística, acerca del cual vamos a hacer versar el resto del artículo.

¿Por qué cuidar la logística es tan importante?

Para responder a esta cuestión hay que tener en cuenta que, gracias a ella, los productos que se comercializan a través de un portal online pueden llegar hasta el usuario que los compra. En primer lugar habría que citar las reservas de stock, las cuales deben estar contenidas en un almacén adecuado. En este sentido, la compra naves logísticas, debido a las buenas condiciones económicas en las que se pueden encontrar actualmente, son una excelente opción.

Sin embargo, si el comercio electrónico en cuestión no es demasiado grande o, simplemente, no tiene necesidad de permitir acceder a un gran número de productos, la opción de compartir el almacén con otros empresarios es sumamente interesante para reducir costes que, posteriormente, puedan redundar en ofrecer unos precios más competitivos a los clientes.

Debes tener en cuenta que, en estos momentos, debido a las campañas de envío gratuito que han seguido prácticamente todas las empresas que operan por Internet, aplicar tarifas por esta cuestión es un hándicap muy importante. Y es que, por un lado, los clientes van a preferir siempre a aquellos ecommerces que no les obligan a pagarlos, curiosamente, aunque el precio final sea ligeramente superior.

Otro aspecto importante que se debe encuadrar dentro del apartado de la logística es el que hace referencia a los plazos de entrega. Hay que tener en cuenta, en este sentido, que si en la web se dice que el producto será enviado en 24, 48 o 72 horas, por ejemplo, hay que cumplirlo. Sin embargo, para conseguirlo es imprescindible tener una nave que actúe de almacén y tener contratado un servicio de mensajería determinado.

En definitiva, la logística juega un papel clave en el devenir de todos los negocios online que existen en Internet. Por ello, si tú también quieres montar uno, antes de embarcarte y ponerlo en marcha, asegúrate de tenerlo todo bien atado.