Trabajar en Red: Además de atender a los clientes por teléfono, en salas de reuniones de la empresa, o desde detrás de la mesa de nuestro despacho, hay que salir afuera y relacionarse. Y lo podemos hacer en persona y a través de internet.

El objetivo siempre es relacionarnos con personas que de alguna manera nos puedan servir de contacto-sinapsis-transferencia de contacto- para colaboraciones futuras o nuevas oportunidades profesionales. Es decir: el contacto establecido en una acción de networking nos facilita directa o indirectamente una relación en la que todos ganamos.

Aunque trabajemos en plantilla para un tercero  nunca se sabe cuándo necesitaremos tirar de nuestros contactos. Y más en los tiempos que corren…

Medios off-line y on-line en los que hacer networking:

· En eventos organizados por nuestras asociaciones, colegios profesionales, empresas y organismos públicos

· En las ferias profesionales

· En cursos externos de formación

· En redes sociales, el llamado networking 2.0: linkedIn, twitter, Facebook, Google+, xing, etc.

· En foros profesionales por internet, blogs

Reglas básicas para ejercer un buen networking:

· Ser auténtico, no engañar. Si queremos que confíen en nosotros debemos presentarnos tal y como somos. Ya lo dice el refrán: “se pilla antes a un mentiroso que a un cojo”. Y si nos pillan mintiendo, nuestra reputación se esfuma en milésimas de segundo, y para mucho tiempo.

· Escuchar, estar atento a lo que nos dice el otro, respetar sus tiempos. Empatía.

· Presentarnos de manera amable. Se utiliza mucho el elevator speech (o elevator pitch). Sí, sí, un término anglosajón, cómo no. El discurso  que daríamos a un desconocido para presentarnos en lo que dura el viaje en un ascensor.

· Si estamos en un encuentro personal, llevaremos nuestras tarjetas de visita. Deben poder localizarnos enseguida.

· A partir del primer encuentro personal: dar las gracias por email y conectarnos en las redes profesionales que ya compartimos, para continuar por estos medios relacionándonos.

· Dar antes que recibir: es como una cadena circular de favores. Es la regla básica e imprescindible para el buen networking. Aquí no aplicamos con la misma persona el quid pro quo, si no que en esa interacción de redes entre todos los conectados atenderemos y nos atenderán.

Los profesionales-autónomos, empleados, emprendedores-  todos se ponen las pilas: están en redes sociales, aplican con buen criterio sus colaboraciones en foros profesionales, revistas de su sector, comentan en blogs.

¿Y salen a la calle a acudir a sesiones específicas de networking?

Por supuesto: al final, lo que cuenta es conocer a tu interlocutor, y qué mejor manera que hacerlo en persona.

Autor: Elia García Saura

www.about.me/elia_garciasaura