La acción puede que no siempre traiga la felicidad

pero no hay felicidad sin acción.

Benjamin Disraeli

El primer paso para lograr cambios positivos y reales que perduren en el tiempo, es determinar qué es lo que quieres lograr en la vida, qué te gustaría ser, dónde quieres estar o adónde quieres llegar. Hazte estas preguntas ¿qué es lo que quiero alcanzar en la vida? ¿mis metas y objetivos van de la mano con mis sueños?.

Para ayudarte a responder esta pregunta es recomendable que lo hagas en un estado de calma y serenidad mental y emocional. Si tienes práctica meditando o haciendo ejercicios de relajación, hazlos.

El siguiente paso es establecer cuáles son tus fortalezas y de qué manera las mismas te puedes ayudar a alcanzar tus metas a corto y a largo plazo, así como cuáles son tus carencias y cómo puedes trabajar en ellas para superarlas.

Una vez que hayas definido lo que quieres lograr, cuáles son tus fortalezas y tus carencias, comienza a crear tu plan de acción. Selecciona el día y márcalo en tu calendario y escribe:

«Hoy (escribe la fecha) YO (escribe tu nombre) comienzo una nueva vida. HOY (repite la fecha)es el primer día del resto de mi vida, de una vida llena de logros y sueños cumplidos. HOY, YO (escribe nuevamente la fecha y tu nombre), estoy comenzando a diseñar mi futuro».

Es muy importante que tomes 100% de responsabilidad de tí mismo, que te comprometas contigo mismo. Pregúntate si de verdad deseas alcanzar esa meta ya que este es uno de los ingredientes principales para poder llegar alto.

Es importante que a medida que vayas trabajando en tu plan de acción, vayas midiendo tus logros, evaluándolos y decidiendo cuáles son los pasos siguientes que vas a dar.

Por el hecho de que hayas escogido un determinado plan de acción, no significa que si sientes que no es el correcto o no estás logrando los pautado, no puedes modificarlo. Evalúa lo que no está bien, y cámbialo, modifica la meta si sientes que es necesario.

Cómo escribir una meta

Existen 3 simples reglas para que una meta sea realizable.

1. Expresarla en positivo.

Por ejemplo: Supongamos que tu meta sea que quieres adelgazar. Escribe «Quiero adelgazar». No escribas lo que lo te gusta. Visualìzate a ti misma atractiva, luciendo como te gustarìa. Elimina de tus pensamientos la palabra «no».

2. Que sea especìfica.

Cuando expreses lo que quieres lograr, mientras màs detalles agregues, más fácil te será visualizarla. Qué quieres lograr y cuándo lo lograrás, dónde, y si es posible con quién lo lograrás. Esto te dará más chance de hacerla realidad.

3. Tener la certeza de que la lograrás.

Tener la certeza de que lograrás tu meta, sentir, creer que eres capaz de alcanzar lo que te propongas, es un ingrediente indispensable para conseguir lo que te propongas en la vida. La meta debes visualizarla, olerla, saborearla, ser capaz de tocarla, concebirla con todos tus sentidos, impregnarla en todo tu Ser, mentalmente, emocionalmente, espiritualmente para luego traerla a la manifestación.

Déjame mostrarte algunos ejemplos sobre cómo expresar una meta.

«Quiero abrir mi negocio» : Está expresada en positivo pero sin la certeza de que soy capaz de lograrlo.

«Voy a abrir mi negocio»: Está expresada en positivo y yo se que lo voy a lograr.

«Voy a abrir mi negocio de comida en Barcelona el 1ro. de Octubre del 2011»: Está expresada en positivo y es especìfica.

Piensa en GRANDE

Haces el mismo esfuerzo visualizándote logrando algo pequeño que algo grande. En otras palabras, si puedes poner toda tu intención mental y emocional, si puedes verte a tí mismo abriendo cadenas de restaurantes nacional e internacionalmente, por qué visualizarte solamente abriendo un pequeño restaurant en tu barrio?. Esta puede ser tu primera meta, pero no pierdas la oportunidad de llevar esa meta a su màxima expresión.

Por último celebra!!! celebra!!!

El «Gusto» de la vida no es llegar a donde quieres llegar, porque una vez que estés allí, no querrás vivir por mucho tiempo en tu zona de confort, ¿verdad?, en realidad vivir es disfrutar del «proceso» de llegar a la cima, que cada meta lograda sea de inmensa alegría para ti, y que te de ánimo para seguir al próximo peldáño y de allí al próximo. Por esto, cada vez que veas lograda una meta, por muy pequeña que sea !celebra! sal con tus amigas, págate un día en un Spa, lo que más satisfacción te de… hazlo!! mereces recompensarte por tus logros!!

Lo próximo que te invito a hacer es ponte en movimiento, siéntate a escribir, define lo que quieres lograr y manos a la acción!!

Si este artículo te es de utilidad, puedes bajar el e book de mi sitio web, el cual es gratis y contiene información ampliada sobre el tema.

Y… no te olvides de darme tus comentarios ..

Contigo y para tí

Dalia Diago – bienestaryproposito.com

Life Coach & Master Spirit Life Coach

«Trabajando contigo para alcanzar la cima»

Trabajo con jóvenes adultos ayudándolos a identificar sus fortalezas para alcanzar sus sueños, metas y objetivos