Saltar al contenido principal

7 datos para terminar con las mentiras en tu negocio en Internet

¿Te has estado mintiendo a ti mismo?

A lo mejor me dirás: “Vaya pregunta, Bettina, ¡por supuesto que no!

Te mostraré que hay formas muy sigilosas de no ser 100% transparente contigo mismo y con los demás que te podrían estar perjudicando a ti y a tu negocio en Internet hoy.

Muchas veces no es intencional, pero sucede más de lo que pensamos y es hora de parar con eso.

Esta falta de honestidad puede aparecer en forma de:

Compromisos que se dejan para mañana.
Cambios implementados que te permiten librarte de algo que ya no quieres hacer.
Incumplimiento de promesas hechas, por muy pequeñas que sean.
Rendición ante las circunstancias.
Procrastinar y excusas para no hacer las cosas que sabes que debes hacer.
Mentiras “blancas” que te salvan el pellejo momentáneamente.

El fenómeno de falta de honestidad se menciona demasiado poco como una posible causa de negocios mediocres. Sin embargo, yo creo que es una de las principales razones por las cuales muchos negocios no prosperan.

El problema de esta falta de transparencia es que a veces está tan bien encubierta por las mismas personas que no las reconocen como tales. Es una especie de auto engaño que les está costando mucho, tanto en su negocio como en su vida personal.

¿Cómo puedes evitar el auto engaño y la mentira en tu vida?

7 datos para terminar con las mentiras en tu negocio:

1. Acepta tu culpa.
Lo primero que debes hacer es reconocer el problema y tomar la determinación de ser brutalmente honesto contigo mismo, aunque duela. Recuerda siempre que lo estás haciendo para el bien tuyo, de tu negocio y de tus seres queridos.

2. Haz lo que dijiste que ibas a hacer.
Si te comprometiste a hacer algo, simplemente hazlo, independientemente de que se lo hayas prometido a otra persona o a ti mismo.

3. Respeta los tiempos acordados.
Si prometiste tener algo listo en cierto plazo de tiempo, cumple con tu palabra, al menos que tengas una emergencia real en tu vida. Es más importante que seas íntegro y cumplas con tu palabra que posponer lo prometido para priorizar otra cosa.

4. Entrega lo mejor de ti.
Si el trato fue hacer algo de determinada forma, no cambies las condiciones a mitad de camino, porque se te ocurrió hacerlo diferente o porque perdiste las ganas de hacerlo bien.

5. Toma tus decisiones.
Si eres indeciso estás abusando de ti mismo. Tu sabes lo que debes hacer, solo tienes miedo de tomar el riesgo. Mide tu riesgo, toma una decisión y sigue adelante. Un error cometido es menos grave que una acción que nunca se tomó.

6. No te engañes al buscar el equilibrio para tu vida.
Recientemente estuve en una reunión de  mujeres empresarias. Varias de ellas no querían crecer muy rápido en su negocio, ya que tenían miedo de que su negocio predominara en sus vidas e iban a perder el balance que tenían entre todos sus quehaceres y responsabilidades.

Aquí hay un gran engaño. Hacer menos no es equivalente a una vida equilibrada. Arma un buen equipo, delega lo que odias hacer y dedícate a lo que te apasiona. Luego disfruta de tus logros. Ese es el verdadero balance.

7. No disfraces el ser barato con ser austero. Sé generoso, vístete bien, entrega buenas propinas, sé bueno contigo mismo e invierte en tu persona.

La construcción de un negocio sólido requiere de mucha “sangre, sudor y lágrimas”. No dificultes tu camino aún más mintiéndote a ti  mismo y a los demás. Sé brutalmente honesto contigo mismo y verás que el éxito vendrá por tu camino.

Para obtener más ayuda acerca de como establecer tu negocio en casa, visita http://EducaciónParaElExito.com, donde podrás descargar gratuitamente un ebook que contiene 10 datos importantes para establecer un negocio propio que puedes compartir con toda su familia.
De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades cómo adquirir una visión para su vida, cómo ponerse metas y después perseguir la educación específica para poder alcanzarlas.

Por Bettina Langerfeldt
<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>
educacionparaelexito@gmail.com

 

Su mentalidad: El principal obstáculo que lo esta frenando hoy

¿Quisiera conocer cual es el obstáculo número uno que esta entre su vida actual y la vida que usted añora vivir?

No es la falta de dinero, ni de tiempo, ni de educación.

El problema número uno es…

¡Su mentalidad!

Aunque duela escucharlo, sus patrones de pensamiento son los que rigen su vida.

Por ejemplo, si una persona tiene una percepción negativa de su vida, sus creencias van a ser malas. Si cree mal, va a pensar mal. Si piensa mal, va a tomar malas decisiones y, por ende, va a actuar mal. Si actúa mal en forma regular, su vida va a ser un desastre.

Suena lógico, ¿verdad?

En la Biblia dice claramente: «Cual es el pensamiento en el corazón de un hombre, tal es él.» (Proverbios 23:7)

Por eso un cambio externo siempre va a tener que ser precedido por un cambio interno.

Aún así, la tendencia nuestra es la de tratar de cambiar las cosas por fuera primero. En el área de las finanzas también es así.

Si queremos mejorar nuestra situación financiera, buscamos más trabajo en vez de lidiar con nuestra mentalidad de escasez.

No somos atrevidos a la hora de emprender, porque no confrontamos nuestros temores. Tomamos decisiones pequeñas, porque no pensamos en grande.

Y así sucesivamente.

Las más grandes batallas en nuestra vida se lidian en la mente y también es ahí donde nos rendimos o ganamos nuestras mayores victorias.

Lo bueno es que podemos cambiar nuestra mentalidad. Usted no tiene que seguir pensando como piensa por el resto de su vida. Puede comenzar hoy con la firme determinación de cambiar sus patrones mentales para así poder vivir los cambios en su situación financiera que tanto añora tener.

¿Cómo se hace?

A continuación le nombro dos poderosas preguntas que se puede hacer que le ayudarán a transformar su negativismo en una mentalidad que no pone en duda el triunfo.

1. ¿Cuál es la historia que esta viviendo?

Muchas personas viven una historia de su pasado. Sufrieron algún maltrato o injusticia e inconscientemente determinaron que eso iba a determinar lo que son. Eso pasa especialmente en el caso de una gran desilusión causada por un ser querido muy cercano.

En vez de recordar constantemente esa herida y permitir que ella determine la historia de dolor y de derrota que va a vivir, es mucho mejor perdonar.

Perdonar no es olvidar. Es tomar la firme decisión de que ese dolor ya no va a ser un obstáculo en su vida.

2. ¿A quién esta escuchando?

Es lo que Dios le preguntó a Adán cuando éste cayó en pecado. Él escuchó un mensaje que torció la verdad que estaba gobernando su vida.

De la misma manera, si usted se pone a escuchar las noticias equivocadas, el resultado para su vida puede ser fatal.

Y las noticias malas son gratuitas. ¡Somos bombardeados con ellas 24 horas al día!

Por eso hay que hacer un esfuerzo consciente de contrapesar lo negativo con las buenas noticias.

Yo personalmente no veo noticias. Me entero de lo que esta sucediendo en el mundo mirando la página principal de un diario al día. Sin embargo, invierto mucho tiempo en escuchar y aprender de la Biblia, donde encuentro las buenas noticias que diariamente me dicen que Dios me ama, que desea el bien para mí, que Cristo ya ganó la victoria por mí y que Dios no crea fracasos.

Son aquellas verdades las que me permiten filtrar toda la información negativa que diariamente trata de invadir mi mente.

Por algo dice así en la Biblia:

«Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne;

Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas;

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo.» (2. Corintios 10:3-5)

Cualquier pensamiento adverso que usted reciba, deséchelo inmediatamente y reemplácelo con un pensamiento favorable.

Y nunca olvide: ¡Dios esta a su favor, no en su contra!

¿Cansado? ¿Abrumado? ¿Frustrado? ¡Nosotros le queremos ayudar! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a usted) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la libertad financiera no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Los 2 ingredientes poco conocidos de la receta para encontrar el negocio en Internet ideal para usted

A la hora de hacer un negocio en Internet, uno de los principales objetivos es, aparte de que genere abundantes ingresos, que también sea en un área que le agrade a su dueño, ¿verdad?

Sin embargo, esto no siempre es fácil de encontrar. Muchos suscriptores en Educación Para El Éxito me preguntan a diario cómo pueden encontrar un nicho para su negocio que sea lucrativo, pero que, al mismo tiempo, les guste a ellos.

¿Cómo encontrar un negocio que es satisfactorio en estos dos aspectos?

La respuesta tradicional a ésta pregunta se encuentra en los libros más populares sobre orientación vocacional:

Según estas guías, generalmente es necesario:

1. Hacer una evaluación personal

2. Definir lo que uno desea hacer con su vida

3. Encontrar una ocupación que se ajusta a la pasión y la personalidad de uno

En resumen, consideran que el trabajo ideal para cada persona se encuentra al definir los rasgos de personalidad y los intereses de las personas.

Si bien estoy de acuerdo con éste planteamiento—y lo he pregonado entre mis seguidores—creo que es incompleto.

Hay varios aspectos más que hay que tomar en cuenta a la hora de definir el nicho de su negocio en Internet.

Se ha demostrado que la satisfacción en una ocupación no necesariamente tiene que ver con nuestra personalidad o con nuestras pasiones.

Según estudios realizados por Edward Deci y Richard Ryan, autores del SDT (Self-Determination Theory), hay que suplir 3 necesidades psicológicas del ser humano para que trabaje en forma feliz y motivada:

1. Autonomía: el control sobre nuestro tiempo

2. Competencia: tener un nivel de maestría que nos hace sentirnos útil en el servicio hacia los demás

3. Éxito en las relaciones humanas: Sentir una conexión con otros; la necesidad de dar y de recibir.

De los estudios de Deci y Ryan, se pueden concluir dos ingredientes claves que casi no se mencionan a la hora de aconsejar a otros sobre su vocación:

1. El beneficio de ser experto en un tema

2. Administrar sus habilidades de tal modo que le permiten alcanzar un estilo de vida que le da autonomía.

Ingrediente clave # 1: El beneficio de ser experto en un tema

Trabajar correctamente puede llevar a una mayor satisfacción que encontrar el trabajo correcto para uno.

Esto debería ser un gran alivio para aquellas personas que no sienten una pasión marcada en un área o tienen varios intereses y no saben a cual de ellos dedicarse.

Hay que tomar en cuenta que muchas personas son felices con lo que hacen, porque llegaron a un nivel de maestría que les brinda la satisfacción que necesitan en una de las áreas psicológicas más importantes: la competencia.

El punto es que no necesariamente le debe apasionar lo que hace. Pero siempre debe tratar de llegar a un nivel de maestría que lo destaca del resto.

La persona que solo toma en cuenta su pasión al buscar una ocupación, puede quedar frustrada. Es sabido que un buen negocio es aquél que sabe suplir las necesidades del cliente con excelencia. El hecho de llevar una pasión a un contexto de negocio lleva implícito que se deben satisfacer las demandas de los clientes y que éstas no siempre van a estar de acuerdo con la oferta, o la pasión, del empresario.

Entonces, ¿se tendrá que dedicar de por vida a una ocupación que no le apasiona?

No, en definitiva. Y es aquí donde llegamos al segundo ingrediente clave de la receta para encontrar la ocupación ideal para su vida:

Ingrediente clave # 2: Administrar sus habilidades de tal modo que le permiten alcanzar un estilo de vida que le da autonomía

Su ocupación tiene que brindarle la libertad de poder nutrir sus relaciones humanas, dentro y fuera del trabajo, y de poder dedicarse a lo que le apasiona, dentro o fuera del trabajo.

Uno de los más grandes errores que un ser humano puede cometer en el área de elegir su profesión no es el de equivocarse en el nicho, sino el de permitir que su ocupación invada todo el resto de las áreas de su vida.

Típicamente, una persona que es exitosa en su trabajo comienza a ser promovida. Esto lleva obligatoriamente a más dinero, más trabajo y…menos libertad.

El resultado final es una vida dedicada a una ocupación que puede ser apasionante, pero no suple las 3 áreas psicológicas que su trabajo le debería brindar. Una persona cuya vida gira alrededor de su trabajo puede ser competente, pero el exceso de trabajo le quita autonomía, porque se ha transformado en un esclavo de su negocio. Además esta esclavización tiene un efecto negativo sobre sus relaciones humanas.

En conclusión:

Para encontrar el nicho ideal para su negocio en Internet, es aconsejable tomar en cuenta los intereses y la personalidad de cada persona, pero además debe considerar áreas de conocimiento en los cuales se ha destacado o se podrá destacar.

Adicionalmente, es importante diseñar un modelo de negocio que le permita vivir el estilo de vida que le gusta y que no sea esclavizante ni afecte su relación con los demás en forma negativa.

Descubra como poder generar un ingreso por el Internet. Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a usted) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la libertad financiera no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Superación personal – El temor a la grandeza

A la mayoría de las personas les da miedo ser grandes.

 

Sueñan con desenlaces felices y son movidas hasta las lágrimas cuando escuchan historias de héroes que dieron su vida por una causa. O ven una película de un don nadie que salió del anonimato para convertirse en el personaje clave que salva la situación.

 

Quieren ser como ellos, pero hay algo que los detiene.

 

Creo que una de las razones por las cuales algunas personas nunca alcanzan su verdadero potencial es por la manera en que se ven a ellas mismas.

 

Algunos lo llaman baja autoestima o falta de confianza en uno mismo.

 

Yo creo que simplemente no se atreven a creer en la grandeza que Dios ha puesto en cada uno de nosotros.

 

En su discurso inaugural como presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela dijo:

 

«Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es que somos inconmensurablemente poderosos.
Lo que nos asusta es nuestra luz, no nuestra oscuridad.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, encantador, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres para no serlo?
Eres una criatura de Dios.
Jugar a ser insignificante no le sirve al mundo. No hay nada inspirador en encogerse para que los demás no se sientan inseguros a tu alrededor.
Hemos nacido para dejar de manifiesto la gloria de Dios que hay dentro de nosotros.
Que no está sólo en algunos, sino en cada uno de nosotros.
Y, al dejar que nuestra propia luz brille, inconscientemente les damos permiso a otros para que hagan lo mismo.
Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia, automáticamente, libera a otros.»

(Nelson Mandela. Discurso inaugural, 1994.)

 

A la mayoría de las personas les cuesta pensar que son capaces de lograr más. Sin embargo, no les es tan difícil sentirse ineptos e insuficientemente preparados para enfrentar nuevos desafíos.

¿Por qué?

 

¿Humildad o baja autoestima?

 

Muchas veces éste sentimiento se confunde con humildad, un rasgo de carácter que se nombra como virtud en la Biblia.

 

Pero, en realidad, es una pobre percepción de uno mismo, una baja autoestima.

 

¿Sabía usted que la palabra «auotestima» o «confianza en uno mismo» no se encuentra en la Biblia?

¿Será porque esta buscando su estima en el lugar equivocado?

 

Cuando no se puede imaginar que usted posee la capacidad de perseguir aquellos sueños que Dios puso en su corazón, es porque se esta enfocando en sus limitaciones. Se esta juzgando de acuerdo a la percepción de usted mismo y la de otros.

 

Cuando la percepción de usted mismo es muy baja, lo llamamos falta de autoestima.

 

En cambio, la humildad está basada en obediencia a Dios y confía plenamente en Él, Su poder y Su provisión.

 

No tiene que ver con no creerse capaz de alcanzar grandes logros. Tiene mucho que ver con creer en un gran Dios que sí es capaz de transformar nuestras vidas.

 

Libere su verdadero potencial

 

David fue muy humilde cuando mató a Goliat, a pesar de que su acto heroico se podría interpretar como un intento de auto exaltación. Sin embargo, su verdadera motivación fue la de glorificar a Dios.

 

De la misma manera, cuando dejamos de enfocarnos en nuestras debilidades y comenzamos a ver nuestros talentos y habilidades únicos como una herramienta que Dios nos ha dado para cumplir con un propósito que es más grande que nosotros, las cosas cambian.

 

No tendremos miedo de enfrentar a los gigantes, porque ya no se trata de nosotros. Es entonces que nuestro verdadero potencial va a comenzar a florecer y podremos alcanzar aquellas cosas que aparentemente son imposibles de lograr.

¡Y usted también puede descubrir como lograr sus metas! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book inspirador gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñarles a sus hijos (y a Ud.) a pensar diferente para poder armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la realización personal no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

La procrastinación – ¿Que pasa con AHORA? Lo que usted se pierde al no tomar acción

La procrastinación se define como «el arte de postergar las tareas necesarias.» Según Wikipedia, se trata de un trastorno del comportamiento:

«Es el sentido de ansiedad generado ante una tarea pendiente de concluir. El acto que se pospone puede ser percibido como abrumador, desafiante, inquietante, peligroso, difícil, tedioso o aburrido, es decir, estresante, por lo cual se autojustifica posponerlo a un futuro idealizado, en que lo importante es supeditado a lo urgente.»

Yo lo veo a diario. Cuando ofrezco mis productos y servicios en Educación Para El Éxito, una de las respuestas que más me asombra de las personas es cuando dicen: «¡Me parece excelente, lo tomaré la próxima vez!»

¿Y si no hay próxima vez?

¿Por qué no ahora?

Hay miles de excusas, muchas de ellas incluso pueden ser muy válidas, pero siguen siendo excusas.

  • Falta de dinero

  • Falta de tiempo

  • No estoy listo

  • No estoy seguro

  • No es el mejor momento

El verdadero problema de estas personas es el miedo de tomar el paso y de tener que comenzar a conquistar terrenos desconocidos. Saben que les esperan luchas y nuevos desafíos. Saben que será mucho trabajo y que posiblemente costará «sangre, sudor y lágrimas.»

Sin embargo, al mismo tiempo, añoran con todo su corazón haber llegado ahí. Leen con detención sobre el éxito de otras personas y luego piensan como será cuando ellos lo logren…si es que lo logran.

El posponer tomar una acción que usted sabe que debe tomar, solo alargará el tiempo en el cual usted se demorará en alcanzar sus metas. ¡Sálgase de su zona de confort!

¿Qué le dice que el día de mañana va a tener más dinero, más tiempo, que va a estar listo o seguro de lo que quiere hacer?

Lo más probable es que se encuentre en exactamente el mismo lugar donde esta hoy, ¡sin haber progresado un centímetro!

La verdad es que nunca va a llegar el momento oportuno para emprender en algo. Si espera las condiciones perfectas, va a esperar toda su vida.

Además las buenas oportunidades no siempre se repiten. Ese curso que necesita tomar, esa consultoría que necesita contratar, no necesariamente esté disponible en el día de mañana.

Puede ser que sea LA oportunidad que tenga. Puede ser que sea el paso que usted necesitaba para definir su nicho en la web, atraer más clientes, tener más éxito en sus ventas, alcanzar mayores niveles de ingresos, en fin: avanzar hacia ese gran sueño que Dios puso en su corazón.

Es verdad que a veces hay cursos o servicios que nos desilusionan, porque esperábamos más. Pero, de cada cosa que uno aprende, uno puede aprovechar algo.

A veces es solo una frase que dijo el expositor que le abrirá los ojos y lo iluminará para seguir adelante con nuevas ideas y nuevo ímpetu.

A mí me pasó hace poco. Estaba en un llamado con una coach y ella de repente dijo: «Yo planifico y luego hago que las cosas sucedan.»

Seguramente esa frase no fue importante para los demás asistentes, pero yo necesitaba escucharla. Había estado planificando un evento para Educación Para El Éxito y necesitaba un empujón para llevarlo a la práctica.

Así estoy constantemente: conectada con personas que me inspiran y me ayudan a avanzar.

A veces es un curso y otras veces son sesiones privadas de coaching.

Como sea, pago mucho dinero por ello. Lo veo como una inversión en mi misma. Para mí, el conocimiento adquirido es como una pepita de oro que me propulsará al siguiente nivel.

Cuando me enseñan algo, lo implemento, cuando escucho algo nuevo, lo hago. A veces me queda como poncho lo que me sugieren hacer, pero lo implemento lo mejor que puedo, lo investigo, lo busco, lo persigo hasta que lo consigo.

Ha habido veces que he reinvertido todo lo que gano en un curso o en un coach. No me importa, porque sé que ganaré más al seguir sus consejos e indicaciones. Ya he aprendido que es la única forma de crecer y de desarrollar mi negocio para el éxito.

No siempre es fácil y a veces es extremadamente tentador dejar las cosas para más adelante.

Pero sé que, mientras permito esta fuerza que me impulsa hacia adelante, habrá progreso, a pesar de los errores, la falta de tiempo, la falta de dinero, mis inseguridades y todos los contratiempos que son absolutamente normales en un emprendimiento.

Aprenda a actuar a pesar de ellos y ¡repentinamente se encontrará en un emocionante viaje hacia un destino que jamás se imaginó que iba a ser factible para usted!

¡Y usted también puede descubrir como lograr sus metas! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book inspirador gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñarles a sus hijos (y a Ud.) a pensar diferente para poder armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la realización personal no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

¿Inseguridad en su negocio en Internet? – El engaño de la duda y cómo resguardarse de su obra destructiva

Sucede todo el tiempo. Una persona decide tomar el paso de armar un negocio en Internet. Se educa, se esfuerza y trabaja con entusiasmo en su nuevo proyecto. Hace todo lo que sabe hacer bien y esta empeñada en lograr el éxito.

Hasta que, un día, la duda se asoma y nace esa pequeña disyuntiva: «¿Esto va a resultar?»

Sin saberlo, el emprendedor incipiente ha incursionado en un área altamente peligrosa que probablemente sea una de las razones primordiales de fracaso de los negocios online.

Antes del agotamiento, del desaliento y de la inseguridad que inevitablemente llevarán al abandono de un proyecto, siempre hay una duda. Una pequeña puerta que se abre y que permite considerar la posibilidad de un fracaso.

La peligrosa naturaleza de la duda

La duda se diferencia de la incredulidad. Una persona que no cree en la factibilidad de un negocio en la web se preguntará: «¿Será posible?»

Esa pregunta nace de la ignorancia, y la ignorancia tiene remedio. Solo es cosa de informarse y de adquirir los conocimientos necesarios sobre un tema para darse cuenta de que sí es posible.

Una persona que duda, en cambio, desecha una verdad que ya había aceptado y cuestiona su validez.

Según Wikipedia: «La duda puede proyectarse en los campos de la decisión y la acción, o afectar únicamente a la creencia, a la fe o a la validez de un conocimiento. Si le antecede una «verdad» convencionalmente aceptada, la duda implica inseguridad en la validez de ésta.»

Eso es justamente el gran peligro de la duda. Nos hace cuestionar verdades que hemos aceptado en algún momento. Nos lleva a vacilar y a desconfiar.

Según la Biblia, una persona que titubea de esta manera es inconstante y no obtendrá frutos por sus esfuerzos:

«El que duda es semejante a la onda de la mar, que es movida del viento, y echada de una parte a otra. No piense pues el tal hombre que recibirá ninguna cosa del Señor. El hombre de doble ánimo es inconstante en todos sus caminos.» (Santiago 1:6-8)

Esta persona tiene su fe dañada. Lo que alguna vez fue seguro y confiable, ya no lo es. Lo que lo llenaba de entusiasmo, porque prometía ser la respuesta que buscaba, perdió su atractivo y se convirtió en una carga agobiante.

En este estado mental, cualquier cosa puede suceder. Solo basta un pequeño inconveniente, una pequeña gota que hace rebalsar el vaso, y todo el negocio, los esfuerzos del pasado y los logros obtenidos se desecharán en un santiamén.

¿Qué hacer para resguardarse de la duda?

1. Tómese el tiempo necesario para adquirir una visión para su negocio

La mayoría de las personas tienen una vaga visión de lo que quieren lograr al iniciar con un negocio en Internet. Llenos de entusiasmo, se lanzan a realizar su proyecto sin saber exactamente donde quieren llegar. Van planificando y avanzando de acuerdo a sus circunstancias actuales. Piensan «de adelante para atrás.»

La visión para un negocio debe hacerse «de atrás para adelante». Es decir, hay que tener una meta que esta mucho más allá de nuestras posibilidades actuales y luego hay que diseñar un plan para alcanzarlas.

Una vez que se tiene una visión, es necesario anotarla, para poder leerla en los momentos difíciles.

2. Alimente su fe

Muchas veces las personas son negligentes con la parte espiritual de su vida, porque no la pueden ver. Toman decisiones de acuerdo a sus sentidos naturales y su razonamiento humano, sin considerar que hay una dimensión mucho más importante sin la cual sus proyectos jamás alcanzarán su máximo potencial.

Aunque no esté consciente de esto, usted es un ser espiritual. No fue creado para sobrellevar los desafíos de su vida sin Dios. Él es una fuente inagotable de sabiduría, fortaleza y paz y convertirá sus limitados planes humanos en proyectos divinos que formarán parte de Su propósito para su vida.

Acérquese a su Creador y conozca cual es Su plan para usted. Concebirá un sueño en su corazón que nada ni nadie le podrá quitar.

3. Proteja su mente

«Lo que un hombre piensa, tal es el.» (Proverbios 23:7)

Sus patrones mentales van a regir su vida. Si usted cree mal, va a pensar mal y va a tomar malas decisiones.

Recuerde que la duda nos hace desechar verdades que ya hemos aceptado. Por eso es tan importante proteger nuestra mente una vez que hemos adoptado patrones de pensamiento positivos.

Diariamente somos bombardeados con mensajes negativos que nos hacen dudar de todas las cosas buenas que estamos esperando vivir. Para no sucumbir ante estos, tiene que estar alerta para poder filtrar aquellos mensajes dañinos que lo llevarán a considerar un posible mal desenlace para su negocio en Internet.

¿Cansado? ¿Abrumado? ¿Frustrado? ¡Afile su hacha con nosotros! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a usted) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias usar ésta herramienta revolucionaria—su computador—con éxito.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Autor Bettina Langerfeldt

Para todas aquellas personas emprendedoras que tienen un gran sueño y aún no han logrado alcanzarlo

El pasado fin de semana nuestros hijos nos enseñaron una lección importante. Fue una sorpresa maravillosa. Nos invitaron a un hotel hermoso con aguas termales que queda en medio de los bosques nativos del sur de Chile para regalarnos un día a solas para los dos.

Para qué decir que me conmovieron hasta las lágrimas. Las instrucciones fueron: ¡Disfruten, descansen y afilen sus hachas!

¿Afilar nuestras hachas?

Se sonrieron ante nuestra cara de pregunta y nos pidieron que escucháramos un mensaje que tenían grabado en su ipod, camino al hotel.

El mensaje se llama «Reality Check» de Erwin Mc Manus (www.mosaic.org)

Fue tan fuerte el impacto del mensaje en mí, que resolví compartirlo con todas aquellas personas emprendedoras que están allí, luchando para alcanzar sus metas, fiel a su causa, con sus lenguas afuera y con la determinación de no aflojar jamás.

La persistencia sin duda es una gran virtud y un ingrediente esencial para alcanzar el éxito, pero hay momentos en los cuales debemos hacer un paréntesis para volver a ver el bosque y no los árboles.

La rutina nos atrapa

Es verdad: con las obligaciones y los esfuerzos del día a día hay un desgaste físico, espiritual y emocional enorme. Muchas veces ignoramos esto y seguimos trabajando arduamente en nuestros proyectos con el afán de lograr nuestros objetivos.

El problema es que caemos en un estado rutinario de efectuar las mismas acciones vez tras vez, nos cansamos y logramos cada vez menos resultados. Es como tratar de derribar un árbol con un hacha sin filo. Pegas con toda tu fuerza y avanzas demasiado poco.

No es un problema de falta de visión. Muchas personas tienen una meta clara y saben donde quieren llegar, pero la están tratando de alcanzar de la manera equivocada.

Lo mismo sucede con sus habilidades y talentos. Todos tenemos una combinación de dones y fortalezas que podemos explotar para el bien nuestro y para aportar a la vida de los demás.

El problema es que estos talentos son como diamantes en bruto que deben ser pulidos para que se manifiesten con todo su potencial. Eso requiere un tiempo en el cual debemos apartarnos de nuestras tareas para desarrollarlos mejor y para educarnos.

«Algún día las cosas van a cambiar»

Sin embargo, muy pocos lo hacen. Lamentablemente el ser humano bajo estas condiciones muchas veces elige simplemente seguir con la esperanza de que algún día las cosas van a cambiar.

No cambiarán. Hace falta parar, alejarse, recapitular, analizar, descansar y retomar la visión inicial.

Sé que no es tan fácil. Nuestras rutinas tienen ese poder de atraparnos y de darnos una falsa seguridad. Pensamos: «Al menos estoy haciendo algo.»

Salirse de la rutina y no seguir en el proyecto casi siempre va acompañado de ese gusto amargo de no estar involucrados en una actividad productiva. Nos sentimos inseguros, abandonados y preocupados, porque aparentemente estamos estancados.

Una historia reveladora

Por eso el concepto de afilar el hacha es tan importante. Quizás la siguiente historia le va a ayudar a entender su relevancia:

Dos hombres determinan hacer una competencia en la cual deben lograr derribar un árbol en el menor tiempo posible. Ambos se lanzan a la obra, llenos de energía y convencidos de que el premio pronto estará en sus manos.

Al blandir sus hachas, vuelan las astillas y los espectadores miran con asombro como el corte en ambos árboles se va profundizando con cada hachazo.

De repente uno de los dos competidores se detiene. El público queda sorprendido al observar que saca una pequeña lima de su bolsillo y comienza a afilar su hacha con toda calma.

Su oponente está feliz. Sigue golpeando con aún mayor fuerza su árbol y muy pronto el corte que está haciendo llega a ser tan grande que su victoria parece ser evidente.

Hasta el momento en el cual el hombre que afiló su hacha vuelve al trabajo. Un, dos y tres. Con solo un par de golpes acertados su árbol comienza a crujir y, ante la sorpresa de todos los espectadores, se derrumba a los pies del hombre sabio, quien supo lo importante que era contar con una herramienta en óptimas condiciones.

Nuestros hijos nos enseñaron una gran lección ese día. Pasamos un hermoso día muy agradecidos, disfrutando del regalo que con tanto cariño nos hicieron. Meditamos sobre nuestros sueños, nos animamos mutuamente en nuestros proyectos y planes y refrescamos la visión para nuestras vidas.

Lo animo a hacer lo mismo. Tómese un tiempo para agradecer, descansar, disfrutar, educarse y recordar los sueños que Dios ha puesto en su corazón.

¿Cansado? ¿Abrumado? ¿Frustrado? ¡Afile su hacha con nosotros!

Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a usted) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la libertad financiera no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

educacionparaelexito@gmail.com

El espíritu emprendedor – ¿Está a punto de rendirse?

El éxito en un negocio o en la vida de una persona es un tema que atrae las miradas de todos. Nos encanta escuchar historias de éxito y estudiar la vida de personas que lo han logrado para poder emular sus vidas con la esperanza de obtener resultados similares.

En cambio, las historias de fracaso son menos atractivas.

Aquellos que nunca alcanzaron sus objetivos y que nunca cruzaron la línea de la meta habitualmente no figuran en la primera plana de las noticias. Simplemente pasan al olvido y nadie se acuerda de sus esfuerzos infructuosos.

Sin embargo, podemos aprender mucho de ellos. Vale la pena tomarse el tiempo para estudiar los pasos que toman antes de fracasar en su empresa, para que no le pase lo mismo.

La principal razón por la cual los emprendimientos fracasan es porque sus gestores deciden abandonarlo. Son personas que, en algún momento, pierden la esperanza de alcanzar el éxito con su proyecto.

Se sabe poco de ellos. Por eso quiero escribir acerca de los que NO ganan. Quiero exponer el ciclo de acción de aquellas personas que se rinden y deciden no seguir con un proyecto de negocio que han comenzado, ya que demuestran un patrón de conducta del cual podemos aprender muchísimo.

Hay que diferenciar las dos maneras de abandonar un emprendimiento

1) Rendirse.

2) Retirarse de algo que no tiene frutos y que puede incluso producir daños y pérdidas.

Éste artículo expondrá los pensamientos y los patrones de conducta del primer grupo: aquellos que abandonan un proyecto potencialmente bueno, porque se rinden y deciden no seguir luchando.

Sucede todo el tiempo. El mundo de los negocios es duro e hiriente. Las cosas simplemente no siempre resultan como uno se las imagina. Alguien en quien se confió se va, el producto maravilloso que se acaba de lanzar no tiene venta, el servicio que se entregó con esmero no es valorado y solo produce quejas, etc. La lista de desilusiones es interminable. Francamente, puede ser bastante abrumador.

Hay que hacer un esfuerzo diariamente de tomar un respiro, de no tomar las cosas tan personalmente y de seguir andando. Uno no puede darse el lujo de ser demasiado sensible frente a las constantes desilusiones de un proyecto de negocio.

Es lo que hacen los ganadores. Ellos emprenden, fracasan, lloran y patalean, aprenden y luego siguen emprendiendo. Cualquier persona exitosa ha seguido ésta misma fórmula.

Los perdedores y cómo fracasan

El modus operandi de los que se rinden, en cambio, es mucho más interesante. Se puede aprender mucho de ellos, ya que son bastante creativos en su acto de rendirse. Lo más interesante es que siempre siguen un mismo patrón:

  1. Duda

  2. Temor al fracaso

  3. Culpa

  4. Imaginarse lo que va a pasar

  5. Estar abrumado

  6. Acción: rendirse

  7. Alivio

Es muy útil estudiar ésta secuencia para poder reconocerla cuando el agobio se acerca sigilosamente en la vida de un emprendedor. Así podrá reconocer los síntomas y tomar acción antes de que se produzca el fatal desenlace de tirar la toalla para liberarse de las presiones temporales que un negocio puede ocasionar.

Algunos datos claves para no rendirse jamás

1) Tenga una visión clara de lo que desea alcanzar. Es menos probable que usted abandone su visión y sus sueños si usted tiene su visión a mano, en forma escrita. Aprenda cómo adquirir una visión para su negocio y léala constantemente para tenerla presente en los momentos difíciles.

2) Ponga los pies en la tierra. Tener un negocio es simple, pero no es fácil. Como bien dijo Thomas Edison: «El éxito es 1% inspiración y 99% transpiración.» Nadie se ganó el Oscar, una medalla olímpica o el premio Nobel por hacer las cosas a medias. No se engañe en éste punto, el éxito no se alcanza sin trabajar duramente.

3) Busque buenos consejeros. Es importante rodearse de personas que no le permitirán rendirse. Escucha a aquellos «veteranos de la guerra» que ya han luchado sus batallas y que alcanzaron el éxito a pesar de las dificultades. Le animarán a seguir andando cuando las cosas se ven mal.

4) Preocupación por los demás y amor por lo que hace. Su emprendimiento no se trata solo de usted. Tiene un propósito mucho más grande. Dios le entregó sus talentos y sus habilidades para que pueda impactar a muchas vidas con ellos. No deje de preocuparse de los demás y valore lo que usted puede entregarles.

5) Tenga fe. La fe en Dios ve lo invisible, cree lo increíble y logra lo imposible. Cuando no hay nada más, Dios todavía está en Su trono y Su plan perfecto para su vida sigue vigente.

Rendirse no es una opción. ¡Nos vemos en la meta!

 

 

 

 

 Bettina Langerfeldt

¿Se siente agobiado por los desafíos de su emprendimiento, tratando de mantener su negocio, las finanzas y todas las demás obligaciones en marcha sin perder la cabeza? No es imposible de lograr…¡Nosotros queremos ayudarle! Visite http://EducacionParaElExito.com y forme parte de nuestra comunidad que está descubriendo nuevas alternativas para hacerle frente a las crecientes exigencias del mundo de hoy.