Saltar al contenido principal

¿A veces pones en duda tu capacidad de ayudar a tus clientes?

¿Pones en duda tu capacidad de impactar la vida de otras personas, porque tú misma aún tienes tanto por resolver en tu propia vida?

¡Bienvenida al club! Le sucede a la mayoría de las mujeres emprendedoras que son coaches, consultoras, terapeutas o profesionales independientes.

Tienen ese enorme deseo de ayudar a otros, pero no se sienten 100% calificadas, porque aún están lidiando con tantos temas inconclusos en sus propias vidas.

“¿Quién te crees tú, para hacer esto?”, es la voz interior que las atormenta y las lleva a retraerse cuando –por el contrario- deberían avanzar con osadía y determinación para reclamar valientemente el lugar que Dios tiene para ellas.

¡Yo no tendría mi negocio ni estaría escribiendo esto si hubiera hecho caso a esa voz! Mi vida estaba lejos de ser perfecta cuando comencé con mi negocio hace siete años, ¡y aún tengo mucho que aprender!

Lo que me ayudó mucho es lo que me enseñó una de mis queridas mentoras:
“Un coach de fútbol no es experto en jugar fútbol, es experto en ayudar a otros a jugar fútbol.”

Es cierto que los años te dan experiencia y eso te da la capacidad de ayudar de mejor manera a tus clientes, ¡pero nunca vas a ser perfecta!

Es algo que aprendí al educar en casa a nuestros cuatro hijos. Al principio me abrumé, porque pensé que tenía que ser una erudita en todos los ramos del colegio, y eso para los diferentes niveles de cursos. ¡Imposible!

Dios me mostró que no tenía que saberlo todo. Solo tenía que estar uno o dos pasos más adelantada que mis hijos. ¡Simple!

Eso me alivianó tanto la tarea, porque comprendí que mi rol como la líder de ellos iba tanto más allá que el aportar mis conocimientos y experiencias.

1. Entregas inspiración.
Solamente al posicionarte como líder, ya estás motivando a otros que se van a identificar con tu mensaje, ya que ellos también creen lo mismo que tú, pero no se atrevieron a abrir la boca. ¡Este mundo necesita a líderes como tú, que hablen y digan lo que hay que decir!
2. Estás delante de ellos.
Siempre sabrás “algo” más que tus seguidores. Mis hijos no sabían que yo, todas las noches, sacaba mis libros de “homeschooling” americanos, para preparar el siguiente día de actividades con ellos, ¡ya que no tenía la menor idea qué iba a hacer con ellos! ¿Adivina qué? Ellos aprendieron de maravilla con este método.
3. Creas un espacio.
Como líder, tú creas un espacio para que otros puedan crecer. Puede ser un curso, un taller, o un programa. Aunque estés recién comenzando, solo este hecho va a permitir que otros crezcan, y tú vas a ser la que marcó la diferencia en sus vidas.
Si tú te sientes llamada a ser un agente de cambio en este mundo y quieres liderar a otros hacia una poderosa transformación en sus vidas, pero no te has atrevido a hacerlo porque no te sientes preparada, te tengo buenas noticias:
¡Ya estás preparada hoy!

Para sentirte íntegra contigo misma y con los demás, poniendo en práctica lo que predicas, no necesitas ser perfecta. Solo necesitas estar dispuesta a tomar tu posición como la agente de cambio que eres, y a trabajar en tu misión con ahínco y pasión. ¿Cómo puedes empezar hoy mismo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo podrás diseñar un modelo de negocio simple y lucrativo que te permitirá ayudar a un gran número de personas mientras generas los ingresos de tus sueños.

Bettina Langerfeldt

Superación personal – El temor a la grandeza

A la mayoría de las personas les da miedo ser grandes.

 

Sueñan con desenlaces felices y son movidas hasta las lágrimas cuando escuchan historias de héroes que dieron su vida por una causa. O ven una película de un don nadie que salió del anonimato para convertirse en el personaje clave que salva la situación.

 

Quieren ser como ellos, pero hay algo que los detiene.

 

Creo que una de las razones por las cuales algunas personas nunca alcanzan su verdadero potencial es por la manera en que se ven a ellas mismas.

 

Algunos lo llaman baja autoestima o falta de confianza en uno mismo.

 

Yo creo que simplemente no se atreven a creer en la grandeza que Dios ha puesto en cada uno de nosotros.

 

En su discurso inaugural como presidente de Sudáfrica, Nelson Mandela dijo:

 

«Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados.
Nuestro miedo más profundo es que somos inconmensurablemente poderosos.
Lo que nos asusta es nuestra luz, no nuestra oscuridad.
Nos preguntamos: ¿quién soy yo para ser brillante, encantador, talentoso y fabuloso?
En realidad, ¿quién eres para no serlo?
Eres una criatura de Dios.
Jugar a ser insignificante no le sirve al mundo. No hay nada inspirador en encogerse para que los demás no se sientan inseguros a tu alrededor.
Hemos nacido para dejar de manifiesto la gloria de Dios que hay dentro de nosotros.
Que no está sólo en algunos, sino en cada uno de nosotros.
Y, al dejar que nuestra propia luz brille, inconscientemente les damos permiso a otros para que hagan lo mismo.
Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia, automáticamente, libera a otros.»

(Nelson Mandela. Discurso inaugural, 1994.)

 

A la mayoría de las personas les cuesta pensar que son capaces de lograr más. Sin embargo, no les es tan difícil sentirse ineptos e insuficientemente preparados para enfrentar nuevos desafíos.

¿Por qué?

 

¿Humildad o baja autoestima?

 

Muchas veces éste sentimiento se confunde con humildad, un rasgo de carácter que se nombra como virtud en la Biblia.

 

Pero, en realidad, es una pobre percepción de uno mismo, una baja autoestima.

 

¿Sabía usted que la palabra «auotestima» o «confianza en uno mismo» no se encuentra en la Biblia?

¿Será porque esta buscando su estima en el lugar equivocado?

 

Cuando no se puede imaginar que usted posee la capacidad de perseguir aquellos sueños que Dios puso en su corazón, es porque se esta enfocando en sus limitaciones. Se esta juzgando de acuerdo a la percepción de usted mismo y la de otros.

 

Cuando la percepción de usted mismo es muy baja, lo llamamos falta de autoestima.

 

En cambio, la humildad está basada en obediencia a Dios y confía plenamente en Él, Su poder y Su provisión.

 

No tiene que ver con no creerse capaz de alcanzar grandes logros. Tiene mucho que ver con creer en un gran Dios que sí es capaz de transformar nuestras vidas.

 

Libere su verdadero potencial

 

David fue muy humilde cuando mató a Goliat, a pesar de que su acto heroico se podría interpretar como un intento de auto exaltación. Sin embargo, su verdadera motivación fue la de glorificar a Dios.

 

De la misma manera, cuando dejamos de enfocarnos en nuestras debilidades y comenzamos a ver nuestros talentos y habilidades únicos como una herramienta que Dios nos ha dado para cumplir con un propósito que es más grande que nosotros, las cosas cambian.

 

No tendremos miedo de enfrentar a los gigantes, porque ya no se trata de nosotros. Es entonces que nuestro verdadero potencial va a comenzar a florecer y podremos alcanzar aquellas cosas que aparentemente son imposibles de lograr.

¡Y usted también puede descubrir como lograr sus metas! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book inspirador gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñarles a sus hijos (y a Ud.) a pensar diferente para poder armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que la realización personal no sea solo un sueño para usted.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com