Saltar al contenido principal

3 Tips que te ayudarán a evitar el autosabotaje

Mi definición de autosabotaje es la siguiente:

Es un mecanismo mental por el que nos engañamos a nosotras/os mismas/os, justificando actos que en realidad nos perjudican, pero que evitan que nos enfrentemos a algo que nos incomoda, respecto a la consecución de objetivos marcados, aunque así dejemos de obtener los resultados deseados.

La mente del ser humano es un arma de doble filo. Por una parte nos ayuda a encontrar los recursos necesarios para vivir, pero por otra parte es el lugar donde el ego quiere dominar nuestras vidas, impidiendo que actuemos desde la intuición o el corazón, a la hora de conseguir nuestras metas. A veces nos hace procrastinar, posponiendo las tareas indefinidamente debido a algún miedo.

Hoy te traigo 3 tips que me parecen importantes a la hora de evitar el autosabotaje, para impedir que te engañes a ti misma/o.

Ten claros tus objetivos

Cuanto mayor sea la claridad con la que marques tus objetivos, mayor será la facilidad con que alcances los resultados deseados. Además deja de lado el perfeccionismo, ya que es uno de los principales enemigos de la acción.

Siempre que dejamos de hacer algo es porque ganamos algo con ello. Por ejemplo, si dejo la dieta gano a cambio poder comer dulces… Es importante que identifiques qué ganas, para que así puedas entender que vas a perder más de lo que ganas con el autosabotaje, y dejes de ponerte excusas.

Conecta con tu meta

Hazte responsable de la decisión que tomas al marcarte una nueva meta, comprometiéndote a creer en ti y estando segura de que alcanzarás los resultados deseados para evitar el miedo. Habla contigo diciéndote aquello que te motive para poder llegar a tu meta sin autosabotaje.

Al decidir tu meta, debes ser consciente de tus limitaciones, pero tratando de ser muy objetiva/o, ya que corres el riesgo de autolimitaciones indebidas. Vigila también si tienes falta de autoestima, ya que muchas veces es el origen el autosabotaje.

Deja de procrastinar evitando el autosabotaje

Procrastinar es un anglicismo referido a posponer acciones de forma inconsciente, debido generalmente a algún miedo (a no saber, a no poder, al éxito, al fracaso…). Aunque nos aleja de nuestros objetivos y nos impide obtener resultados, no somos capaces de romper esta forma de autosabotaje, y esto nos lleva a sentirnos mal con nosotras/os mismas/os.

Para dejar de procrastinar es necesario entender qué está pasando. Volviendo al ejemplo de la dieta, si tu meta es bajar 5 kilos y antes de empezar o a mitad de camino empiezas a saltarte la dieta, deberías pensar qué ganas con procrastinar. Si tu respuesta es “no es el momento” o “es que no tengo fuerza de voluntad” no lo solucionarás. Necesitas conectar con la ilusión que te hacía conseguir tus objetivos, visualizar los resultados, y comparar esto con lo que ganas al saltarte la dieta. Seguro que los resultados deseados tendrán mucha más fuerza y podrás avanzar hacia tus objetivos, entrando en acción.

Marca tus objetivos con claridad y elimina el miedo, para poder alcanzar los resultados que esperabas evitando el autosabotaje. Conecta con tu meta para conseguirlo, siendo consciente de tus limitaciones reales, y evitando procrastinar.

“El éxito no es definitivo, el fracaso no es fatídico. Lo que cuenta es el valor para continuar”. Winston Churchill

Comparte tu opinión sobre el artículo más abajo donde dice “Deja un Comentario”, como siempre me encantará leerlo y contestarte. Cuéntanos cuando has sufrido autosabotaje, por qué motivos, y cuales son los obstáculos que te has encontrado para salir de él.

Marta Morón – www.mujerlider.es

Felicidad, ¿quizás no llega debido a tu autosabotaje?

Colours
Camdiluv ♥ / Foter / CC BY-SA

 El ser humano busca la felicidad desde que tiene uso de razón. Pero la felicidad es un concepto tan efímero que cada persona tiene un concepto diferente de su significado. Además, nuestros miedos y culpas hacen que entre en juego el autosabotaje, que aún dificulta más la tarea soñada, evitando la armonia interna.

 

Hoy hablamos de cómo alcanzar la felicidad, evitando el autosabotaje inconsciente que nos pone trabas para alcanzarla, y teniendo claro qué es la felicidad para mí, y cual es el mejor camino para llegar a ella.

Evita el autosabotaje 

Ya escribí un artículo con 3 tips para evitar el autosabotaje, en el que te recomendaba tener muy claros tus objetivos, conectar con tu meta, y dejar de procrastinar. Ten claro que no eres un bicho raro porque a veces caigas en el autosabotaje, todas las personas pasamos por ahí en muchos momentos de nuestras vidas.

Pero el autosabotaje se puede evitar, ese es el mensaje positivo que me gustaría que tengas claro. Como todo, se puede entrenar para estar alerta cuando aparece, y tomar las medidas necesarias para alejarlo de nuestra mente. Naturalmente, requiere de entrenamiento durante un tiempo, antes de que lo interioricemos y salga automático.

Cómo alcanzar la felicidad 

La felicidad es un estado emocional que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado propicia paz interior, un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que estimula a conquistar nuevas metas. Se define como una condición interna de satisfacción y alegría que ayuda a muchas personas.

Cuando el miedo al éxito, el miedo al fracaso, otros miedos o la pereza nos impiden dar los pasos necesarios para alcanzar nuestra meta deseada, se produce una insatisfacción que nos aleja de la felicidad. El problema es que no relacionamos directamente esa insatisfacción con aquello que nos frenó, y por ese motivo no rectificamos inmediatamente para alcanzar la felicidad deseada.

Ponte en marcha hacia la felicidad

En la filosofía oriental, la felicidad se concibe como una cualidad producto de un estado de armonia interna que se manifiesta como un sentimiento de bienestar que perdura en el tiempo y no como un estado de ánimo de origen pasajero, como generalmente se la define en occidente.

Muchas veces confundida con la alegría de carácter emocional y efímero, la felicidad perdura en el tiempo y se identifica como una cualidad, tal y como ser alto, fuerte o inteligente una persona es feliz. Mientras que la alegría se concibe como un estado de satisfacción, la felicidad se considera un estado de armonia interna.

Según la concepción occidental de felicidad, evitar el autosabotaje que nos impide dar los pasos que nos acerquen a la felicidad es el camino para llegar a ella. Según la concepción oriental de felicidad, la armonia interna es el camino. Yo personalmente me inclino más hacia la concepción oriental, aunque hay muchas más y todas son válidas. Encuentra tu propio camino a la felicidad, y da los pasos necesarios para llegar a ella.

‎»La felicidad se alcanza cuando, lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonia» Gandhi.

__________________

Sobre la autora:

Marta Morón, directora de “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y http://www.mujerlider.es, te ayuda para que te conviertas en una Mujer (u hombre) Líder de tu vida. Si quieres emprender; llevar tu negocio al siguiente nivel; redefinir tu plan de carrera; fortalecer tu liderazgo y tu gestión de personal; mejorar tu gestión del tiempo y tu conciliación; incrementar tu productividad y tus resultados; buscar salidas a tu situación de tránsito profesional; reforzar tu toma de decisiones; y mejorar tu comunicación; suscríbete a su Boletín valorado en 97€ anuales.

Es tuyo GRATIS si te inscribes en www.martamoron.com. Sin spam y privacidad garantizada. Además, sólo por suscribirte tendrás de REGALO acceso al vídeo “Autoestima para tu Liderazgo”, y a solicitar tu “Sesión Estratégica Gratuita”, que te ayudará a conocer donde te encuentras profesionalmente y cómo avanzar hacia donde quieres llegar. Todos los meses Marta regala entre sus suscriptoras(es) 7 sesiones gratuitas.

3 formas de autosabotaje de las que no se habla mucho (y se debería)

¿Eres consciente de la importancia y el efecto que tienen lo que piensas y las normas mentales que te impones en tus resultados? Hace tiempo hablé de los cuatro tipos de autosabotaje más frecuentes y ahora quiero añadir tres tipos más que no se mencionan mucho pero por mi experiencia y la de mis clientes tienen también mucha importancia. Ya sabes que para cambiar y mejorar lo primero es ser consciente de lo que pasa, así que sigue leyendo a ver si te identificas con alguno.

1. Pensar que dejar las cosas a medias es fracasar

Esto es algo muy frecuente, especialmente si eres perfeccionista. Dejar las cosas a medias te hace sentir fatal, culpable, desorganizada, inmadura… Aunque estemos hablando de simplemente dejar un libro a medias. Por desgracia, eso hace que inviertas tiempo y dinero en cosas que, en realidad, no quieres hacer y en el fondo te perjudica. Si hablamos de un libro o una película la cosa no tiene tanta repercusión, pero si hablamos de tus estudios, tu negocio o de algún proyecto importante, sí.

Es importante que valores tu tiempo y tus gustos, no tienes por qué obligarte a acabar algo que sabes que no te gusta nada. Eso sí, no hay que confundir esto con la falta de persistencia, claro. Una cosa es dejar algo a medias porque requiere un esfuerzo y otra muy diferente saber que no es lo quieres, que no vas a cambiar de opinión y seguir ciegamente malgastando tiempo, energía y dinero cuando podrías estar haciendo algo que sí quieres hacer.

¿Qué puedes hacer entonces si te identificas con esto? Para evitar la sensación de haber fracasado y el sentimiento de culpa puedes hacer dos cosas:

  • Crearte unas normas o un sistema para decidir de antemano hasta donde aguantas. Por ejemplo, si eres de las que sufre al dejar un libro a medias aunque no te esté gustando nada, puedes proponerte como límite un número de hojas o de capítulos, “le doy cien hojas y si veo que no, a por otro, que hay muchos libros y poco tiempo”. Lo mismo con alguna película, aquí la trampa es el dinero, “es que como he pagado la entrada pues ya me quedo.” O sea que no solo has pagado sino que además estás perdiendo el tiempo, ¡aprovéchalo para hacer otra cosa! Un gran ejemplo me lo dió mi hermana: se apuntó a un curso de ingles y después de la primera clase decidió dejar de ir. Lo 1º que le dijeron fue “pero qué haces, si ya lo has pagado, ve y ya está.” Pero como decía ella, he ido y he visto que no es lo que quiero, que el nivel es demasiado básico y no lo voy a aprovechar, entonces para qué voy a perder ademas del dinero ya invertido, mi tiempo? Eso lo dice todo.

  • Deshacerte de lo que te hace sentir culpable. Te daré un ejemplo de una cliente, empezó a estudiar derecho, le gustaba pero se dio cuenta de que en el fondo no era lo que quería, así que lo dejó. Cada vez que ve los libros se siente fatal, aunque nunca se ha arrepentido y es consciente de que si hubiera seguido ese tiempo no lo tendría ahora libre. Solución que ella misma se dio, regalar los libros y no tenerlos a la vista. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Opción alternativa: si ves que estos métodos no te ayudan decide acabar lo que empezaste, pero sin quejarte y como una decisión consciente y quítatelo ya de la cabeza.

2. Rechazar o negar algo que es importante para ti (pero que en cierta manera te da vergüenza).

Es fundamental que te seas fiel a ti misma y te aceptes como eres, incluyendo esas pequeñas cosas que te dan algo de vergüenza. Esto es especialmente importante cuando hablamos de las cosas que te motivan a hacer algo o de tus principales valores. Muchas veces tenemos la creencia de que tus valores o motivos para hacer algo tienen que ser completamente altruistas y si no es así, es que eres una egoísta o una mala persona. Y acabas haciendo elecciones que no te hacen sentir realizada porque en el fondo no es lo quieres.

Un ejemplo puede ser el no reconocer que  uno de tus motivadores o valores es el dinero, porque temes quedar mal y preferirías que fuera el servicio a los demás, por ejemplo. O bien, como lo hablaba hace poco con una cliente, negar la importancia que tiene para ti el estatus, el ser reconocida profesionalmente. Negar algo que para ti es importante solo te perjudica, es importante aceptar las cosas y darles el valor y la importancia que se merecen solo porque para ti son importantes. Te daré un ejemplo personal, una de las cosas que más me costó al cambiar de profesión fue el cambio de estatus, no es igual hoy en día decir que eres científica y especializada en genética (admiración y aprecio) que decir que eres coach (eh?? Ah, sí, ahora hay muchos). Me costó mucho y no he sido consciente de la importancia que tiene para mi el reconocimiento profesional hasta que realicé el cambio. Al principio me sentía culpable por importarme algo tan “superficial”, ya no, para mi es importante, sí, ¿y qué? (es bueno saberlo por si vuelvo a cambiar de profesión, ja,ja).

No hay nada malo en querer ganar un buen sueldo, en querer tener una vida con lujos, en querer que tu profesión sea reconocida socialmente. Acepta lo que quieres, lo que te motiva y tomarás decisiones más acertadas y te sentirás mucho más satisfecha con tus logros.

3. Asociar el dinero con maldad.

Sobre este tema se puede escribir hasta la saciedad y no acabar nunca. El dinero es un tema espinoso para muchas personas porque desde pequeña puede que lo asocies con cosas negativas o con escasez. “El dinero no crece en los árboles”, “Nadie se hace rico trabajando honradamente”, “El dinero se te sube a la cabeza”, “La gente con dinero no tiene principios” y un largo etcétera.

El problema de este tipo de creencias, como pasa siempre, es que te mantienen estancada en actitudes que sabotean tu éxito de forma inconsciente. Tu puede que te digas que quieres ganar dinero, pero si en el fondo piensas que el dinero te hace mala persona, te aseguro que te quedarás como estás.

Es un tema en el que merece mucho la pena trabajar para cambiar creencias y liberarte de envidias, sentimientos de culpa o gastos compulsivos. Hay que tener una cosa clara el dinero es un número, es un papel, es neutro. El dinero no es bueno ni malo, las personas sí lo somos. Hace tiempo aprendí algo que me llegó hondo, el dinero amplifica lo que eres. Si ya eres una mala persona (y te aseguro que hay muchas malas personas con poco dinero, ya tienes una creencia desmitificada) con más dinero serás peor. Pero, si eres una buena persona, honesta, generosa, imagínate lo que podrías hacer con más dinero, a toda la gente a la que podrías ayudar.

No te dejes vencer por ese tipo de creencias y cámbialas por otras que te beneficien más. El dinero te permite ayudar a más gente, eso es un hecho. Y sí, hay personas con mucho dinero generosas, honradas y trabajadoras. Se me viene a la mente mi propia mentora, para que tengas un ejemplo real. Mujer honesta, muy trabajadora que ahora vive como una reina pero hasta hace poco no, y ha conseguido lo que quería trabajando y arriesgándose.

Uno encuentra lo que busca, eso ya lo sabes, te desafío a que encuentres pruebas de que con el dinero se pueden hacer cosas buenas y seguir siendo una buena persona y que se puede ser honrado también.

¿Qué me dices? ¿Cuál de estos tres te impacta más a ti?
 

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, establecerse por su cuenta o redirigir su carrera. Si buscas claridad, motivación, acción y resultados, recibe su boletín gratis en www.aidabaida.com.

¿Te boicoteas profesionalmente?

 

¿Estás boicoteando tu carrera profesional subconscientemente? Ya he hablado otras veces de los distintos tipos de autosabotaje y de cómo, en general, son una consecuencia de tus miedos: al éxito, al fracaso, a las críticas, a no estar a la altura, etc.

Pero hoy quiero hablarte de otra razón por la que puedes estar boicoteando tu trayectoria profesional: la INSATISFACCIÓN.

La insatisfacción es un estado peligroso que puede dar lugar a consecuencias no deseables para tu carrera. A formas de sabotaje drásticas como rechazar puestos de mayor responsabilidad o dejar tu trabajo de la noche a la mañana. En resumen, puede acabar con tu carrera profesional de forma prematura.

Puede que lleves un tiempo sintiendo que te falta algo, que no tienes desafíos ni motivación para ir a trabajar,que no recibes tanto como das, que parece que nadie cuenta contigo y que tus habilidades y talentos no salen a la luz. Puede que incluso te estés planteando hacer algo respecto, y sabes que yo siempre te animo a que cambies todo aquello que no te gusta, pero en este caso tienes que asegurarte de algo antes…

Antes de llegar a este punto de estancamiento y desesperación que te puede llevar a decisiones poco acertadas profesionalmente es muy importante que determines qué es lo que te produce la insatisfacción. En muchos casos será efectivamente que el trabajo no es lo que quieres, y entonces sí, sería hora de planificar el cambio (o de mejorar la situación si no puedes permitirte dejarlo). Pero también hay ocasiones en las que lo que falla no es el trabajo, como tú crees, y abandonarlo no solucionaría el problema, más bien al contrario.

Por eso es importante que te hagas estas preguntas:

  1. ¿Qué necesitas para sentirte satisfecha y plena?
  1. ¿Es diversión, sentirte valorada, hacer algo que tenga importancia,…? ¿Qué genera tu insatisfacción, qué te falta?
  2. ¿Estás segura de que es tu trabajo el responsable de esa carencia? A lo mejor proviene de otra área de tu vida y sería más efectivo cambiar otras cosas, enfocarte en tus aficiones, tus amigos o en tu desarrollo personal o espiritual. Recuerda que tu trabajo no tiene por qué suplir todas tus necesidades, puedes complementar lo que te falte con otra área de tu vida.
  1. ¿Qué es lo que quieres profesionalmente?
  1. No lo que deberías, no lo que te aconsejan, no lo que parece una buena oportunidad, ¿qué es lo que tú quieres? Porque si estás en un trabajo que no es lo que realmente quieres, por muy bueno que sea el sueldo o las condiciones, por mucho que los que te rodean piensen que tienes mucha suerte y que no tienes derecho a quejarte, tienes un problema. Porque cuando lo que haces no es lo que en el fondo quieres hay una división interna que hace que no te esfuerces en conseguir los objetivos que te propones porque, en realidad, no son lo que tú quieres… Así que aunque a veces es difícil separar lo que realmente quieres de la marea de opiniones externas es fundamental que lo hagas.

Responde a esas tres preguntas con sinceridad y entonces sí, estarás lista para decidir si realmente quieres dejar tu trabajo o si es otro aspecto de tu vida el que necesita el cambio.

Aida Baida Gil, coach de la profesional, trabaja con mujeres profesionales que quieren ganar seguridad en si mismas, decidir el siguiente paso a dar y conseguir el éxito profesional sin sacrificar la satisfacción personal. Visita www.coachdelaprofesional.com para mas información.