Saltar al contenido principal

Como emprendedora, ¿Cómo consigo financiación para mi futuro negocio?

Una situación que se repite con frecuencia por parte de emprendedoras y emprendedores es la de ponerse a buscar financiación para llevar a cabo sus proyectos empresariales.

Es algo normal , la mayoría de los que queremos emprender no tenemos el dinero que hace falta para hacerlo pues la creación de empresas suele implicar un gran desembolso económico.

Para hacer las cosas más fáciles a los futuros emprendedores en este articulo pretendo dar a conocer algunas de las fórmulas de financiación para los que queremos emprender.

Decir también que yo misma fui emprendedora en su día de ahí que escriba artículos como este en donde explico las opciones de financiación.

Encontrar financiación cuando lo que se pretende es crear un negocio no es fácil, hay que saber donde buscar y lo que es más difícil como hacer la tramitación.

Pedir un préstamo como emprendedor no es difícil, lo complicado es conseguir que la financiera o entidad correspondiente nos apruebe la operación.

Lo principal en mi opinión es no centrarse en una única opción para conseguir la financiación que necesitamos.

Existen decenas de opciones para poder financiar nuestro futuro negocio.

Cada una de estas opciones es mejor o peor según como se mire pero todas ellas serán igualmente validas.

No debemos de caer en lo simple y recomendar unas opciones por encima de otras pues estaríamos cometiendo un error.

Lo haríamos porque según la necesidad de cada emprendedor una opción puede ser mejor que otra.

Como aspecto positivo de nuestro mercado financiero diré que a pesar de la situación de crisis financiera seguimos teniendo alternativas a la banca.

Porque lo que no vamos a hacer aquí es hablar acerca de los préstamos bancarios para emprendedores al ser una opción poco realista.

Más todavía si no hay avales de por medio, en estos casos acudir al banco no es para nada una buena opción.

El problema de las entidades bancarias es que siguen centradas en ofrecer un mismo tipo de préstamo para emprendedores no saliéndose nunca de esta base.

Generalmente piden avales y por si fuera poco exigen ver la viabilidad del negocio.

Y seamos claros, no en todos los negocios se puede demostrar la viabilidad de la empresa con la documentación aportada.

Hay ciertos tipos de proyectos empresariales en donde poder cuantificar o hacer previsiones futuras resulta realmente complicado.

Por ejemplo, en negocios muy innovadores es imposible prever el resultado que podemos tener.

Lo es porque puede tener una aceptación muy buena por parte de los clientes y ser un éxito hasta directamente pasar desapercibido o no ser del agrado de los demás.

En ese sentido también habría que diferenciar dos tipos de emprendedoras, están las que crean negocios innovadores en donde es difícil por no decir imposible encontrar empresas similares y luego tenemos a aquellas que crean negocios «tradicionales».

Según el tipo de negocio que tengamos en mente se podría recomendar una opción u otra.

¿Tipos de empresas a las que acudir en caso de necesitar financiación para nuestro negocio?

❶Empresas de capital riesgo: Empezaré con esta opción pues la considero como una de las mejores que hay en el mercado actualmente.

La tengo muy bien considerada ya que se trata de una financiación sin coste, es decir, no devenga intereses como a cambio si pasa en los préstamos.

Con esta financiación lo que conseguimos es la entrada de inversores profesionales también llamados como «business angels» los cuales compran parte de nuestra empresa o idea.

Los inversores de capital riesgo pueden entrar en varias fases, en este caso hablamos del capital semilla pues es cuando entran sin que el negocio haya sido creado todavía.

Aquí de momento lo único que tiene el emprendedor/a es su idea empresarial, nada más.

Como te puedes imaginar desde el punto de vista de quien invierte es una inversión arriesgada.

Para el emprendedor es perfecto, aporta su trabajo a cambio del socio capitalista que necesita.

Es importante que seáis conscientes que con la entrada del capital riesgo podéis perder el control de vuestra empresa pues lo que hacen es comprar parte de vuestro negocio.

Lo habitual es que compren como mínimo el 50% del negocio, es raro verlos como socios minoritarios.

Su idea es ayudar al negocio a crecer aportando tanto dinero como experiencia, contactos… para al cabo de unos años vender las acciones del negocio a un mayor precio.

Cuando venden las acciones las suelen vender al otro socio, es decir, al emprendedor original.

Por tanto es una opción perfecta para hacer crecer nuestro negocio sin tener que realizar nosotros mismos el desembolso económico.

Si el negocio al final resulta en un fracaso económicamente no habremos perdido nada, solo tiempo.

❷Entidades publicas dedicadas a conceder dinero a emprendedores: Una alternativa a considerar la cual tiene similitudes con el capital riesgo.

Se podría decir que los préstamos participativos (siendo eso lo que hacen las financieras públicas) son una cosa intermedia entre un préstamo tradicional y el capital social que pone un inversor o socio.

Este tipo de financiación suele estar subvencionada en tipos de interés( es más barata) y ademas es mucho más flexible.

Se suele adaptar a la situación financiera de la empresa.

Si el negocio va mal la financiera o entidad publica no pide el pago de sus cuotas, si va bien por el contrario las cobra y ademas a un mayor porcentaje.

Esa es la gran ventaja de entidades como Enisa (financiera pública) siendo una opción ideal para emprendedores.

Como inconveniente tenemos que señalar que al igual que todo lo del sector publico el capital esta muy limitado.

Por tanto son muchos los que todos los años intentan acceder a esta financiación y son pocos los que lo consiguen.

❸ Crowfounding: Es una de las alternativas de financiación para emprendedores de las que más se esta hablando en los últimos años.

Su presencia todavía no es alta pero ya se empieza a notar.

Son plataformas de financiación formadas por cientos o miles de inversores particulares los cuales aportan pequeñas cantidades de dinero para con ello financiar la creación de empresas.

De las opciones vistas hasta ahora es la más complicada, primero por los pocos inversores que hay aquí dentro y en consecuencia por el poco capital del que disponen.

En el Crowfounding muchos de los inversores invierten con la idea de ayudar más que como negocio.
Por ejemplo, una emprendedora presenta una idea de negocio para crear una pastelería innovadora (vende pasteles temáticos, graciosos..en lugar de ser la típica pastelería)

Necesita 20 000€ y los consigue gracias a la inversión de 20 inversores invirtiendo 2000€ cada uno.

¿Crees que un inversor que invierte solo 2000€ tiene muchas expectativas en cuanto a rentabilidad?

Hemos puesto este ejemplo pero lo habitual es que intervengan mayor numero de inversores por inversión.

❹ Financieras particulares fuera del sistema bancario: Al igual que hay una banca tradicional también hay una banca particular.

Al igual que el sector bancario estas financieras lo que realizan son préstamos a emprendedores, empresas y demás.

Con una diferencia, estas financieras suelen ser más flexibles a la hora de conceder estos préstamos pero a cambio son créditos más caros.

Tenerlo en cuenta siempre, un préstamo particular siempre sera más caro que uno bancario.

No es una mala opción pues con esta vía los emprendedores/as pueden conseguir financiación aun cuando el resto les dice no (por supuesto no todas las operaciones son viables)

Para situaciones financieras complejas por ejemplo es de todas la mejor opción.

❺Subvenciones y ayudas: Los emprendedores tenemos ayudas para la creación de empresas pues hay un interés por parte del gobierno en crear los mismos.

Si ademas somos emprendedoras estas ayudas son mayores (discriminación positiva) con lo que es algo a tener muy en cuenta.

En caso de querer conocer estas subvenciones lo mejor que podéis hacer es estar al tanto del BOE (Boletín oficial) pues es ahí donde se publican.

Bueno, de momento creo que eso es todo.

Es verdad que hay otras opciones de financiación para emprendedores pero estas serian en mi opinión las principales y por tanto las más tramitadas.

Para otros artículos explicamos como hacer la tramitación así como la documentación que hace falta presentar.

Este articulo ha sido escrito por Carmen Fernandez Y Maxi Parreño, Marketing en Grupo Avanza www.prestamos-rapidos.es

Entregar la vivienda en pago de la hipoteca.

En nuestro país la situación es diferente ya que el titular de una deuda hipotecaria se compromete a devolver el dinero con sus bienes presentes y futuros.

El procedimiento normalmente una vez iniciada la ejecución hipotecaria termina en una subasta donde la vivienda saldrá a un precio inferior a la tasación inicial y el titular de la hipoteca deberá devolver al banco la diferencia entre la deuda inicial y el precio de subasta de la vivienda, perdiendo la casa pero quedando todavía deuda.

Hoy en día con la actual crisis económica, el desplome del precio de la vivienda a consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria, la situación es alarmante para muchas familias, que han visto como muchos de sus miembros se han quedado en desempleo y no pueden afrontar el pago de la hipoteca.

Un grupo de asociaciones y sindicatos ha promovido una iniciativa legislativa popular para modificar la ley hipotecaria y hacer posible la dación de la vivienda en pago de la deuda hipotecaria. Incluso por parte de un sector de la judicatura se han dictado Sentencias recogiendo la posibilidad de hacer factible la dación en pago, acogiendo el clamor social al respecto e intentando aportar soluciones a esta situación.

La dación en pago no es una figura nueva en nuestro Derecho. Está contemplada en el artículo 140 de la Ley Hipotecaria, pero depende de la buena voluntad de las entidades si no existe un acuerdo específico suscrito previamente en el contrato del préstamo.

Para que la banca tenga la obligación de eximir al deudor del pago de la totalidad de su deuda si entrega su casa, se exigen cambios en la normativa actual, reformas que muchos expertos desaconsejan en este el momento. Cualquier cambio regulatorio en este sentido tendría consecuencias sobre la estructura financiera de la banca en España.

Desde 2007, los procedimientos de ejecuciones hipotecarias suman más de 250.000, debido en gran parte a que la banca concedió créditos sin garantías y por encima del valor de la vivienda. Pero, tal y como apuntan los expertos, no toda la responsabilidad debe recaer sobre las entidades, ya que los compradores de viviendas debieron ser conscientes y responsables de las deudas que adquirían. No obstante, la crisis y el paro han agravado los problemas a la hora de hacer frente a los pagos y desde varios sectores se reclaman soluciones.

En contra de generalizar la dación en pago  la mayoría de expertos indican que con carácter retroactivo no es el mejor momento para modificar la figura de la dación en pago en Ley Hipotecaria, ya que supondría cambiar el reglamento sobre contratos ya firmados en el pasado y en hipotecas que ahora están vigentes generariía una ran inseguridad jurídica.

Sin embargo si sería viable modificar la norma pero para las hipotecas nuevas. A pesar de que en este caso se incrementarían los riesgos de impago para las entidades financieras, ello los bancos lo tendrían que repercutir en sus clientes a la hora de conceder préstamos. Con lo cual, aunque a corto plazo se encarecería y se restringiría el crédito, a largo plazo las hipotecas serían menos arriesgadas y se evitarían nuevas crisis y más embargos.

Por su parte, la Asociación Española de Banca asegura que «las entidades bancarias son conscientes de que muchas familias tienen problemas para afrontar el pago de su hipoteca a causa de la crisis económica. Por ello, tratan siempre de agotar las posibles vías de solución cuando su cliente se encuentra en una situación delicada y solo utilizan la ejecución del inmueble como último recurso». Sin embargo ello depende muchas veces de la política bancaria de cada entidad, ya que son conocidos casos en que el banco ha ido a una ejecución hipotecaria con deudas minúsculas y otros bancos que han agotado todas las vías negociadoras.

No obstante la Asociación Española de Banca indica que «no hay que olvidar que las entidades de crédito tienen la obligación de ejercer la acción de cobro puesto que deben responder ante los depositantes que les han confiado su dinero y ante sus accionistas». Por ello, no creen que la solución sea la entrega de la vivienda en pago de la deuda.

Los notarios de Cataluña apuestan por fomentar la dación en pago, aunque especifican que, en ningún caso, sería obligatoria y tampoco tendría carácter retroactivo.

Entre las propuestas de los notarios se encuentran establecer un procedimiento concursal para particulares que sea realmente útil para las familias, así como regular más y mejor el sistema de tasaciones, al considerar que ésta ha sido una de las fisuras del sistema actual. Además, creen preciso recurrir más a menudo al procedimiento notarial de ejecución extrajudicial, pactando expresamente en la escritura de constitución de una hipoteca la venta extrajudicial del bien hipotecado en el caso de falta de cumplimiento de la obligación garantizada, de modo que la venta extrajudicial se realiza por medio de notario, evitando acudir a los juzgados, lo que supone un coste económico superior e incrementa el tiempo necesario para culminar el proceso, dado el actual colapso del sistema judicial.

Todo ello pasaría también por una modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil, la Ley Hipotecaria, y una moderación de los intereses de demora, que actualmente superan en muchos casos el 20%, para ajustarlos a porcentajes más similares a los intereses de mercado. Una mejor regulación de la insolvencia de los particulares, para favorecer la negociación con los bancos y evitar la liquidación. Por otra parte que se contemple por la legislación un trato especial para la vivienda familiar, de modo que queden especialmente protegidas aquellas que son la única propiedad y donde convive el núcleo familiar.

Mª Dolores Ortiz (Abogada)

www.masqueabogados.com

Y vuelta otra vez a lo mismo… La larga espera para cobrar un seguro

Es curioso que en principio cuando se formaliza un préstamo hipotecario, personal, et,. una práctica muy habitual por parte de la entidad bancaria a la hora de concederlo sea la sugerencia o incluso la “obligación” de la contratación de un seguro de vida y curiosamente que dicho seguro esté contratado con la compañía aseguradora que la propia entidad bancaria designe.

Hay que indicar que no existe ninguna legislación que exija a la hora de formalizar un préstamo la constitución de un seguro de vida, al igual que tampoco se puede imponer por parte del Banco la entidad aseguradora. El Banco de España así lo reconoce,

En el caso de concertar el  seguro de vida la verdadera razón para contratarlo sería dar una seguridad a su familia en el supuesto que se produjera el hecho causante del mismo, ya que es incierto que el seguro sea obligado.

Las excusas que suelen poner los bancos a la hora de formalizarlo son que te van a ofrecer mejores condiciones si vinculas un seguro que te venden ellos o que el seguro te  lo “imponen” incluso llegando a decirte el empleado de la sucursal al cliente que es obligatorio; o una de dos: te están mintiendo o bien ellos mismos creen que es obligatorio debido al desconocimiento del tema, creen ciegamente que el Banco no miente

En todo caso en el supuesto de decidirse por contratar un seguro vinculado a un préstamo, el prestatario tiene derecho a designar a la entidad aseguradora de mutuo acuerdo con la parte prestamista, en este sentido el artículo 40 del Real Decreto Ley 6/2000, de 23 de junio, de medidas urgentes de intensificación de la competencia en mercados de bienes y servicios indica expresamente:

“Las entidades de crédito y las demás entidades financieras deberán hacer constar expresamente en los folletos informativos previos a la formalización de los préstamos garantizados con hipoteca inmobiliaria destinados a la adquisición de viviendas que suscriban con personas físicas el derecho que asiste al prestatario para designar, de mutuo acuerdo con la parte prestamista, la persona o entidad que vaya a llevar a cabo la tasación del inmueble objeto de la hipoteca, la que se vaya a encargar de la gestión administrativa de la operación, así como la entidad aseguradora que, en su caso, vaya a cubrir las contingencias que la entidad prestamista exija para la formalización del préstamo. En cuanto a la designación del Notario ante quien se vaya a otorgar la correspondiente escritura pública, se estará a lo dispuesto en la legislación notarial, debiéndose hacer constar expresamente esta circunstancia en el mismo folleto.

El incumplimiento de la obligación a la que se refiere el párrafo anterior se considerará infracción a lo preceptuado en el párrafo segundo del artículo 48 de la Ley 26/1988, de 29 de julio, de Disciplina e Intervención de Entidades de Crédito, y se sancionará conforme a lo dispuesto en su Título I.”

Es importantísimo leer antes de firmar todos los documentos, o bien dárselos a una persona de confianza que entienda para que los lea, normalmente a un profesional, abogado que pueda asesoraros. La “letra pequeña” es muy importante entenderla y conocerla, tomaros vuestro tiempo.

El banco tiene la obligación de información al cliente y de que sea una información transparente, y el cliente a pedir los documentos que sean necesarios, así lo exigen las buenas prácticas bancarias y así está estipulado por el mismo Banco de España  http://www.bde.es/webbde/es/

Si además una vez contratado el seguro se produce el hecho causante del mismo la compañía aseguradora tiene que cumplir con su parte e indemnizar al beneficiario del seguro en la cantidad correspondiente, normalmente la pelea con el Banco y la aseguradora suele ser agotadora, ya que parece una carrera de obstáculos casi insalvables, poniendo pegas y barreras por todos los lados.

Es curioso que a la hora de formalizar el préstamo casi venía implícito el seguro y casi “ni lo notas”, porque de facto estaba impuesto sin darte cuenta, y sin embargo a la hora de cobrar el importe del mismo todo son un: “falta esto o lo otro”, o intentan acogerse a las cláusulas de exoneración del pago, aún no teniendo muchas veces la razón de su parte.

En estos supuestos recomendamos que ante este callejón sin salida y para poder ver una luz al final se acuda a un despacho de abogados donde el profesional intentará lidiar con la compañía aseguradora velando por sus intereses, que deberían haber estado protegidos desde el principio.

Autora: Dolores Ortiz
Abogada
www.masqueabogados.com