¿Sabías que tu relación con el dinero afecta a todas tus demás relaciones? Tu relación con Dios, contigo misma, con tu familia, e incluso tu relación con los bienes materiales.
La mayoría de las mujeres no saben que su manera particular de relacionarse con el dinero se reflejará en el trato que tendrán con todas estas otras áreas importantes de sus vidas. Por eso tienden a dejar al dinero en un compartimento aparte y no le dan la importancia que tiene.
Esto provoca conflictos internos con el dinero que resultan en angustia, baja auto estima, sentimientos de culpa y depresión.
En la práctica, puedes saber que necesitas sanar tu relación con el dinero si el dinero controla tu vida. Esto se puede manifestar de miles de maneras diferentes, como por ejemplo:
• Tienes bajos ingresos.
• Siempre te falta.
• Te endeudas fácilmente.
• Gastas en cosas innecesarias.
• Das más allá de tus posibilidades.
• Discutes frecuentemente sobre dinero.
• El dinero es la razón por la cual no te atreves a hacer lo que te apasiona.
• Etc.
¿Cómo puedes revertir esta situación y tomar el control sobre tu dinero?
1. Debes permitirte hacerlo
Tu historia del dinero comenzó a escribirse en tu infancia. Tu familia, tu cultura y tu entorno te impregnaron de mensajes que formaron patrones de pensamiento –o paradigmas—que rigen tu vida hoy.
Estos paradigmas son tremendamente limitantes y poco flexibles.
Lo bueno es que –a diferencia de lo que muchos creen– no son difíciles de cambiar.
Si tú no te has dado el permiso de estar en control de tu dinero hasta hoy, solo debes cambiar tus patrones mentales. Cambia el “no debo”, “no puedo”, “no sé cómo” por frases que te devuelven el poder sobre tu situación: “¡Debo, puedo y me prepararé para lograrlo!”
2. Busca cambiar desde adentro hacia afuera
Lo primero que muchas mujeres hacen cuando toman la decisión de tomar el control de su dinero, de una vez por todas, son cambios externos: intentan ahorrar, tratan de gastar menos, buscan nuevas fuentes de ingreso, etc.
Todo eso está bien, pero probablemente no tendrá un mayor impacto en tu situación financiera si no vas a la raíz del problema.
Tienes que conocer cómo tu personalidad particular se relaciona con el dinero y cuáles son tus debilidades personales con el dinero, aquellas que siempre te van a perjudicar cuando tomes decisiones financieras.
Por ejemplo, una mujer que tiene una personalidad más aventurera tenderá a ser demasiado arriesgada con su dinero. En cambio, una mujer más servicial gastará todo lo que tiene en las necesidades de los demás.
3. Fortalece tus áreas débiles.
Una vez que estés consciente de tus áreas débiles sabrás cuáles son los “puntos ciegos” en tus finanzas y podrás tomar las medidas necesarias para que tus debilidades no te saboteen. También podrás aprender cómo sacarle mucho más partido a tus fortalezas.
En resumen, a pesar de que te parezca un gran desafío volver a tomar el control sobre tu dinero, ¡no es difícil de lograr! Si eres consistente en aplicar estos tres puntos, podrás cambiar tu situación financiera actual y vivir con más holgura y más tranquilidad.
¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.