Saltar al contenido principal

Cómo mejorar tus competencias con el Coaching empresarial

Durante el pasado siglo, las empresas se basaban en la productividad. La economía del siglo XXI sin embargo, está basada en los seres humanos que conforman la empresa, ya que entiende que son quienes generan esa productividad a través de sus competencias, y lo hacen en función de su grado de satisfacción con el puesto y con la empresa.

Tanto si hablamos de ti como empresaria/o, o como directiva/o, debes tenerlo en cuenta. Es aquí donde puede ayudarte una/un coach, para que, a través de tus competencias personales incluido tu liderazgo, así como las de tu equipo, podáis alcanzar la tan ansiada productividad.

Qué son las competencias en el ámbito de la Empresa

“Competencia es una actuación integral para identificar, interpretar, argumentar y resolver problemas del contexto con idoneidad y compromiso ético, articulando el saber ser, el saber hacer, y el saber conocer.” (García Fraile, 2009; Tobón, 2010).

Las competencias son la interacción armoniosa de las habilidades, conocimientos, valores, motivaciones, rasgos de personalidad y aptitudes propias de cada persona, que determinan y predicen el comportamiento que conduce a la consecución de los resultados u objetivos a alcanzar en la empresa.

Mejora de competencias con el Coaching para Directivas/os

Siendo las competencias el conjunto de habilidades, valores, motivaciones, rasgos de personalidad, etc. de la persona, es tu responsabilidad que las tuyas sean las óptimas para desarrollar tu desempeño en la empresa, y para el liderazgo de tu equipo.

Es ahí donde una/un coach tiene mucho que aportar, ya que una/un coach ejecutivo te ayudará a crecer profesionalmente, desarrollando aquellas competencias que favorezcan tu labor, beneficiándoos a ti y a la empresa a través de tu transformación.

Mejora de competencias con el Coaching para Empresarias/os

Además de todo lo mencionado respecto al Coaching para directivas/os, en el caso de las empresarias/os esto se magnifica, ya que hay que sumar una mayor implicación, y la presión que sentimos al tener la responsabilidad final de la empresa, incluso si estás tú sola/o, y del liderazgo de todo el personal del equipo.

Ten en cuenta que las competencias deben estar siempre en proceso de cambio, adaptándose continuamente a las nuevas exigencias del negocio, y que debes implantar la gestión por competencias en tu empresa, involucrando al personal.
(Puedes leer más sobre Coaching empresarial y ejecutivo pinchando aquí.)

Tu productividad y la de tu equipo dependen fundamentalmente de las competencias profesionales de todos en el ámbito de la empresa. Con la ayuda de una/un coach lograrás adquirir aquellas competencias necesarias para el desarrollo óptimo de tus funciones
en la empresa, y de tu liderazgo. Recurre al Coaching para crecer.

“Para depositar su confianza en sus líderes, las personas necesitan pruebas de su competencia. Tienen que sentir que sus líderes merecen su confianza en virtud de su carácter y competencias profesionales”. Warren Bennis

Marta Morón – www.mujerlider.es

Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales.

Las solteras y las empresas buscan lo mismo

¿Qué buscan las empresas?

He leído libros, consultado webs y blogs, uno de los últimos posts que me ha inspirado, lo encontré en Entreagentes y nos habla sobre el desajuste de competencias, entre lo que el mercado laboral pide y la formación de los candidatos.

Y la respuesta siempre estuvo delante de mis narices, la empresas buscan “un buen partido”, el príncipe azul de toda la vida.

Comencemos por lo más sencillo, buena presencia y educación. Aunque en algunas empresas actualmente no es necesario vestir demasiado formal, lo clásico sigue vendiendo, sobre todo cuando aún te encuentras al otro lado de la puerta. La amabilidad y una sonrisa perfecta, pueden abrirte muchas puertas. Ser tu mejor tu, siempre ayuda, no solo nos fijamos en gente con un aspecto impecable, sino también en personas que parezcan saludables, las empresas también, no son un ente abstracto, las constituyen personas.

Una vez pasado este filtro llega por ejemplo, el tema de las competencias lingüísticas, mínimo bilingüe en Castellano e Inglés. Hasta las profesoras de guardería que trabajan con bebés de 3 meses es recomendable que sepan inglés. Y no, el mundo no se ha vuelvo loco, es que o te subes al tren o te dejan atrás.

Otros idiomas muy reconocidos podrían ser el alemán o el francés, claramente hablar chino o idiomas muy poco hablados, también te abre infinidad de puertas.

Definitivamente las solteras siempre elegirían a un hombre que habla idiomas antes que a uno que no.

Sinceridad, lealtad, confidencialidad, muchos de los valores ideales para la persona con la que queremos compartir nuestra vida también lo son para una persona a la que queremos contratar, por eso y porque la entrevista de trabajo te la hace una persona, debemos transmitir confianza, responsabilidad, en resumen rezumar integridad por todos nuestros poros.

Estar a la última, es muy importante a la hora de que te elijan, la formación constante, conocer que esta pasando ahí fuera es imprescindible. Uno de los sectores en auge es mundo digital, como se suele decir no es el futuro sino el presente y están naciendo un montón de perfiles nuevos muy demandados. Claro que para encajar primero hay que formarse y practicar.

Un buen día, Google now me presento, casi como por arte de magia la nueva iniciativa de Google junto con otras instituciones como IAB, EOI o la Universidad Complutense de Madrid el proyecto Actívate, que ya comenzó en 2014 pero que seguirá desarrollándose en 2015. Es una plataforma de cursos Mooc, en E-commerce, desarrollo de apps, analítica web… Yo ya he completado mi primer curso en Marketing Digital. ¿Y tu a que esperas?

Patricia Núñez López

Crear Oportunidades – Confianza para Emprender

Una manera de crear oportunidades

Los tiempos están cambiando casi ya no existe el trabajo para toda la vida, este es el momento para poder ver la oportunidad de futuro y plantearnos hacer cosas diferentes siendo consciente de nuestras habilidades y competencias.

Algunas personas dudamos antes iniciar un negocio, no por falta de ideas o planes de negocio bien estructurados e incluso en ocasiones financiación disponible, sino porque tenemos miedos: al fracaso (a equivocarnos), nos importa mucho el que dirán de nosotros, a nadie nos gusta que nos señalen como el/la fracasado(a) o que digan no puedes, a nadie nos gusta cometer errores o peor aun que piensen que somos el error o sentirnos rechazado porque no hicimos lo que otros esperaban que hiciéramos, o el miedo a que nos digan no queremos lo que nos ofreces, miedo a fallarles a nuestros seres más queridos que confían en nosotros, etc.

Hemos acumulado tanta información mental, imágenes, sentimientos y emociones y vemos desde nuestra percepción limitada de alguien exitoso siempre fue así. La realidad en otros países como en Estado Unidos, al emprendedor “fracasado” se le mira con respeto y aceptación supongo porque piensan que tiene experiencia, alguien que empezó difícilmente volverá a tropezar con la misma piedra, porque lleva consigo el espíritu emprendedor dispuesto a arriesgarse y en el camino ha obtenido una experiencia que le coloca en un escalón de subida hacia el éxito.

Una manera de demostrarte a ti mismo de que tu puedes, que eres capaz de emprender y es haciéndolo, dando los pasos uno detrás de otro, levantándote si te caes como cuando fuimos bebes, para aprender a caminar tuvimos que empezar con un paso, otro y otro nuestras madres nos protegían tanto que intentaban evitar que cayéramos pero caíamos; para aprender a caminar siempre terminamos en el suelo en muchos momentos que caminábamos hacia nuestra independencia de caminar solos para toda la vida. Es esa imagen que viene a mi memoria cuando uno quiere comenzar algo nuevo, salir de la zona de confort, para atrevernos, aun cuando caemos y duela, levantarnos enseguida para a encontrar el camino que nos libere.

Confiar aun teniendo la incerteza de no saber exactamente lo que pasará. Confía en ti, en la vida, en los demás, pase lo que pase siempre será lo mejor tanto si fracasas” o como si tienes buenos resultados te llevan a experimentar algo diferente y a crear oportunidades como el caso de unos emprendedores que montaron su empresa, no tenían idea de todos los obstáculos con los que se encontrarían, no pudieron evitar la caída de la empresa, pero aprendieron y vieron que dentro del barco que se hundía había otra oportunidad de negocio esperando, se lanzaron a esa nueva experiencia con el bagaje aprendido y ahora están en muchos países del mundo. Si fracasas sabrás el que no hacer y si triunfas felicidades Cualquiera de los dos resultados nos llevarán a un resultado positivo.

«Si damos un paso otros seguirán, están esperando de ti y de mi para hacerlo»

Pongamos nuestras ideas en acción y demuéstrate que tú puedes. La confianza es un motor económico generador de riqueza empresarial y personal. Busca un círculo de amigos que te inyecten de energía positiva y te animen a realizar tus proyectos, sueños; convertirlos en realidad y en oportunidad.

Tener confianza en uno mismo es un estado mental, de creer que realmente sirves, puedes y vales. Cuanto más te lo creas más cosas serás capaz de conseguir. No es suficiente con ser consiente de las habilidades y competencias sino la confianza que tienes en ti mismo.

Preguntas para reflexionar

¿Cuáles son mis habilidades y competencias?

¿A que le tengo miedo?

¿Por qué pienso que no puedo?

¿Qué es lo que me limita?

“Nuestra gloria más grande no consiste en no haberse caído nunca, sino en haberse levantado después de cada caída”, Confucio

Silvia Fernández Capcha

Formadora para Emprendedores

Talento,  Liderazgo e Innovación