Como abogada de familia (argentina) a veces los hombres me acusan de feminista por lo que escribo. Este artículo demuestra que no siempre las mujeres tenemos razón y que nuestra actitud ante el divorcio puede condicionar la actitud de nuestros hijos frente al padre.