Saltar al contenido principal

6 Pasos que te ayudarán a tomar una decisión con seguridad

Son muchas las personas que me escriben porque tienen problemas para la toma de decisiones. Y es normal, nos han educado para que no fallemos al tomar decisiones, no está permitido cometer errores y eso nos impide avanzar si no sentimos seguridad. No fallar nunca es imposible, y de ahí que haya tanta gente que se queda bloqueada por el miedo cuando tiene que tomar una decisión.

Hoy te traigo 6 pasos para que cuando tengas que tomar una decisión, puedas hacerlo con seguridad y sin miedo al error.

Qué es tomar una decisión

La toma de decisiones es el proceso mediante el cual se realiza una elección entre las opciones o formas para resolver diferentes situaciones de la vida en diferentes contextos: a nivel laboral, familiar, sentimental, empresarial. Tomar decisiones consiste, básicamente, en elegir una opción entre las disponibles, a los efectos de resolver un problema actual o potencial.

La toma de decisiones a nivel individual se caracteriza por el hecho de que una persona haga uso de su razonamiento y pensamiento para elegir una solución a un problema o cuestión que se le presente en la vida.

Como te decía en mi artículo “Estrategias para superar el miedo al fracaso”, el miedo tiene un efecto paralizante que nos impide actuar. En lugar de permitir que el miedo te paralice, actúa.

6 Pasos para tomar tu decisión con seguridad y sin miedo al error

  1. Identificar y analizar
    Una vez identificado el problema o motivo de la decisión con objetividad, debemos preguntarnos qué queremos conseguir, donde queremos llegar.
  2. Identificar los criterios de decisión
    Ver qué aspectos son relevantes, de qué depende la decisión a tomar.
    ¡Ojo!, es habitual decidir de forma inconsciente desde la experiencia personal.
  3. Definir la prioridad para atender el problema
    Basado en el impacto y en la urgencia. El impacto describe la vulnerabilidad, y la urgencia el tiempo para evitar o al menos reducir este impacto.
  4. Generar las opciones de solución
    Cuantas más opciones se tengan, más probable será encontrar una que resulte satisfactoria. Es necesaria una cuota importante de creatividad.
  5. Evaluar las opciones
    Hacemos un estudio de cada una de las posibles soluciones viendo ventajas y desventajas, respecto a los criterios de decisión y comparando entre ellas.
  6. Elegir la mejor opción
    Aquella que según la evaluación tendrá mejores resultados, satisfará mejor el objetivo buscado, y generará el mejor equilibrio posible entre distintas metas.

Después de poner en marcha la decisión

Es necesario evaluar si está teniendo el resultado esperado. Si no es así, ver si es pronto para evaluar, o si hay que repetir el proceso de 6 pasos.

Aunque nunca podemos tener la absoluta seguridad en la toma de decisiones, no podemos posponer o dejar de tomar una decisión por miedo al error. Hay que aprender a desdramatizar. Si después de aplicar los 6 pasos no aciertas a la primera, no te culpes, no te desanimes y vuelve a comenzar.

“Cada vez que tengo que tomar una decisión, lo hago y me olvido de ella.”  Harry Truman

Sobre la autora: Marta Morón, directora de “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y http://www.mujerlider.es, te ayuda para que te conviertas en una Mujer (u hombre) Líder de tu vida.

Cómo tomar una decisión laboral que afecta a tu familia

Te ha pasado alguna vez que la duda y los miedos te han  paralizado en la toma de decisiones laborales que afectaban a tu familia? Porque una cosa es  decidir algo que sólo me afecta a mi, y otra muy distinta tomar una decisión que implique un cambio, cuando afectará a mis seres más queridos.

Hoy veremos cuales son nuestros mayores miedos en la toma de decisiones, y cómo actuar cuando la duda nos impide tomarlas.

Los miedos más frecuentes frente a estas decisiones

Las decisiones más importantes que se refieren al mundo laboral suelen ser: pedir o aceptar un ascenso, cambio de puesto, cambio de empresa, emprender, volver a trabajar, y pedir una excedencia. En cualquiera de estos casos, los miedos se repiten:

  • miedo al fracaso
  • miedo al éxito
  • miedo a arrepentirme
  • miedo al impacto económico

Miedo al fracaso

El sistema capitalista en el que vivimos es muy competitivo, y esto hace que se vea el fracaso como ‘lo peor’ que te puede pasar. Sin embargo, es errando como aprendemos, el ser humano ya desde la infancia crece y se desarrolla a base de errar. Desdramatiza el fracaso entendiendo que es la única forma de avanzar en la vida, y piensa en lo que aportarás a tu familia si sale bien, y que siempre podrás rectificar si no aciertas a la primera.

Miedo al éxito

Entre las mujeres con responsabilidades profesionales, y te hablo con convicción ya que todas mis clientes lo son, este es probablemente el mayor miedo que sufrimos. Se trata de un miedo inconsciente que nos cuesta reconocer, pero que si lo piensas tiene sentido, ya que la maternidad lleva asociada la preocupación de dedicar tanto tiempo a nuestra vida laboral que eso nos impida estar con nuestra familia todo lo que deseamos. Incluso para quienes no tienen hijos puede suponer un problema porque sienten no tener tiempo para sí mismas/os o sus parejas.

Miedo a arrepentirme

Pues sí querida amiga, siempre va a existir la posibilidad de que no aciertes a la primera. Aún así, con el paso del tiempo duele más arrepentirse de no haberlo intentado que de no haber acertado. Porque si no aciertas, ya te has demostrado que te atreves, y siempre podrás tomar la decisión de volver a cambiar, mientras que si ni siquiera lo intentas, sentirás frustración el resto de tu vida.

Miedo al impacto económico

Este miedo nos acompaña en todos los cambios, porque culturalmente nos han educado buscando la seguridad. Pero los tiempos han cambiado, y la seguridad laboral ha dejado de existir. Aquellos puestos de trabajo que eran para toda la vida ya no existen ni siquiera trabajando para el Estado. ¿Quién te asegura que si no te mueves tu puesto está asegurado? Siempre que sea posible y especialmente cuando tu decisión sea emprender, trata de compaginar temporalmente tu antiguo puesto con tu emprendimiento, hasta que vayas teniendo ingresos como para pedir reducción de jornada, y finalmente da el salto definitivo cuando tus ingresos te permitan sobrevivir.

Cuando nuestra decisión laboral afecta a nuestra familia, es inevitable tener mayores miedos que cuando sólo nos afecta a nosotras/os mismas/os. Sé consciente de ello y háblalo con tu pareja para que tu toma de decisiones tenga más puntos de vista y también por respeto a esa persona. Pero ten presente que la decisión final tiene que ser sólo tuya, después de haber sopesado pros y contras con objetividad. Y no olvides que si tú estás feliz, tu familia estará mucho mejor que si estás frustrada porque nunca te atreviste al cambio.

“Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones. Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar, incluso sin tener la seguridad o certeza de que estás decidiendo correctamente.” Paulo Coelho

 _________________

Marta Morón, directora de “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y http://www.mujerlider.es, te ayuda para que te conviertas en una Mujer (u hombre) Líder de tu vida. Autor Marta Morón

7 Respuestas a como deshacerte del bloqueo

A todas/os nos pasa que a veces nos sentimos bloqueadas/os a la hora de tomar una decisión o de dar el siguiente paso. Es una incómoda situación que nos paraliza, no nos permite avanzar con soltura hacia nuestra meta. Ya sea por falta de motivación, por ser una importante decisión, o por miedo a no obtener los resultados esperados, el bloqueo siempre se rompe entrando en acción.

Hoy te traigo 7 tácticas que te ayudarán a eliminar el bloqueo, dependiendo de las diferentes causas que lo provocan.

1.- Has perdido la motivación

Empezaste tu camino con alegría y motivación, pero en algún punto del camino las perdiste. Sucede cuando no estamos suficientemente enfocadas/os en nuestro objetivo y eso nos lleva al bloqueo. La solución pasa por volver al punto de partida, recuerda cómo sentías y vivías tu objetivo con alegría y motivación, conecta con esas dos sensaciones. Una vez que las tengas regresa y sigue tu camino, estando más atenta/o para no volver a perderlas.

2.- Se trata de una importante decisión

Sientes que el siguiente paso es decisivo para tu futuro y la responsabilidad te puede por miedo a cometer un error garrafal. La solución para eliminar el bloqueo está en relativizar, entender que el éxito nunca está garantizado, y que es inevitable equivocarse a veces, sin que esto sea el fin del mundo. Es errando como aprendemos y crecemos.

3.- Te has quedado estancada

Ya has hecho parte del camino, pero de pronto no sabes por donde seguir. La confusión se apodera de ti, y cuanto más espacio le das, más estancada te sientes hasta llegar al bloqueo. Es el momento de salir, cambiar de aires. Ve a dar una vuelta, haz ejercicio, aprovecha para ir a comprar aquello que necesitas, etc. Sin autorreproches, despeja tu mente y trata de ver donde estás y donde quieres llegar, piensa qué resultados quieres obtener con una mirada nueva, trata de verlo desde fuera. Si esto no es suficiente, unas vacaciones para despejarte romperán el bloqueo.

4.- Te paraliza el miedo

No es más valiente quien no tiene miedo, sino quien a pesar de él, es capaz de levantarse y avanzar. En mi artículo “Estrategias para superar el miedo al fracaso” te hablaba de cuestionar tu miedo, de vencer el miedo poniéndote en acción, y de aprender de aquellos que ya han alcanzado el éxito. Una de las claves es aprender a vivir con que las cosas no te salgan a la primera, y tener siempre presente tu ‘porqué’.

5.- Crees que ya lo has probado todo

Nunca es cierto. Siempre hay alguna otra forma de afrontar una meta o un problema, siempre podremos darle otro enfoque o trabajarlo desde otro lugar. Si no puedes hacerlo sola/o, pide ayuda. Piensa en una persona objetiva que conozcas, y cuéntale lo que te pasa. Seguro que entre las dos encontraréis nuevas formas. Si aún así no sales del bloqueo, busca una/un coach.

6.- Has cambiado de opinión

Rectificar es de sabios. Cuando sientas que la meta que te marcaste ya no te sirve o ha dejado de satisfacerte, analízalo para estar segura de que no es algo pasajero. Si finalmente decides cambiar de meta, no te sientas mal. En tu entorno quizás piensen que debes seguir, por el tiempo que ya has invertido, pero si lo tienes claro mantén tu decisión. Dales las gracias por preocuparse por ti, pero sigue adelante con tus planes sin dar cabida a sus miedos. Serás tú quien viva con los resultados.

7.- Te faltan nuevos retos

El ser humano necesita probarse y motivarse continuamente. Cuando alcances tu meta, debes marcarte otras nuevas para tener motivación, si no la vida no tiene color. Plantéate cual podría ser tu nueva meta, escribe en un papel cuales podrían ser, evalúa el esfuerzo y la satisfacción de conseguirlas, y elige la que más se adapte a tu situación actual.

Cuando sientas un bloqueo, ya sea porque has perdido la motivación, te impone tomar una importante decisión, te sientes estancada, te paraliza el miedo, crees que ya lo has probado todo, has cambiado de opinión, o te faltan nuevos retos; vuelve al punto de partida y conéctate a tu meta, relativiza, cambia de aires, piensa qué resultados quieres obtener, asume que las cosas no te salgan a la primera, ten siempre presente tu ‘porqué’, prueba nuevos enfoques, analiza si cambiar de meta, márcate nuevas metas si es necesario, y sobre todo, ponte en acción para salir del bloqueo.

“No es deshonor no alcanzar una cosa, sino cesar de poner los medios”. Séneca

_______________________________________________________

Sobre la autora:
Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Hace más de diez años decidió dar un giro a su carrera de empresariales, basada en experiencias de Manager y Financial Controller en multinacionales como McKinsey y Linklaters, para ayudar a otras mujeres a organizar su Plan de Carrera o Emprender, y a transformar sus vidas.

Desde entonces, Marta ha ampliado su formación estudiando Coaching con PNL en el Instituto de Potencial Humano, acreditado por la ICF-International Coaching Federation, así como en otros centros pioneros del coaching y el desarrollo personal. También es dos veces emprendedora. Actualmente, además de tener su consultoría “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y su portal http://www.mujerlider.es, también es profesora de Desarrollo Personal y Profesional, Miembro Honorífico de Worldwide Branding Who is Who, y colabora con diferentes ONGs. Con su formación y conocimiento laboral, ha ayudado a numerosas mujeres a orientar su vida hacia los retos personales y profesionales que desean conseguir.

Suscríbete a su Boletín. Es tuyo GRATIS si te inscribes en www.martamoron.com. Sin spam y privacidad garantizada. Además, sólo por suscribirte tendrás de REGALO acceso al vídeo “Autoestima para tu Liderazgo”, y a solicitar tu “Sesión Estratégica Gratuita”, que te ayudará a conocer donde te encuentras profesionalmente, y cómo avanzar hacia dónde quieres llegar. Todos los meses Marta regala sesiones entre sus suscriptoras(es).