Saltar al contenido principal

¿Cómo hacer un plan para ahorrar dinero?

Si necesitas dinero para alcanzar una meta específica, pero se te hace muy difícil ahorrar, entonces estás en el lugar correcto.

Ya sea si deseas salir de viaje, necesitas pagar tu maestría, quieres comprarte un auto o cual sea tu objetivo, es importante hacer un plan de ahorro para poder cumplirlo.

En esta infografía te comentamos algunas pautas para que puedas hacer un plan de ahorros. En primer lugar es importante que definas ese objetivo por el cual deseas ahorrar, sea cuál sea, hay que tenerlo claro, pues será tu motivación para continuar con el plan de ahorros.

Una vez que tu objetivo ha sido fijado, podrás calcular cuánto tienes que ahorrar y por cuanto tiempo para alcanzarlo. Esto lo lograrás calculando todos tus gastos mensuales, armando un presupuesto y buscando nuevas maneras de poder ahorrar dinero.

Reducir tus gastos diarios, separar el dinero ni bien lo recibas y cualquier tipo de ahorro es importante para poder cumplir tu meta.

Las compras por impulso son el principal enemigo del ahorro, cada vez que estés a punto de comprar algo piénsalo dos veces.

Además, si no crees tener los ingresos suficientes para generar ahorro, no te preocupes, todos podemos ahorrar, solo debes cambiar algunas costumbres. No comas en la calle, reduce el tiempo de tus baños, no tomes taxis y con otras cambios como estos lograrás ver un ahorro al fin del mes.

Sigue las indicaciones de la infografía y comienza a ahorrar para lograr tus objetivos desde hoy.

Autor: Ximena Olivos

Cinco pasos claves para hablar con éxito sobre tú dinero

Una vez tras otra veo como mujeres empresarias muy capaces, que se esmeran en servir bien a sus clientes, sabotean todos sus esfuerzos para establecer una buena situación económica a la hora de conversar sobre dinero con sus clientes, sus socios, sus proveedores, incluso sus parejas.
Trabajan horas en posicionarse como experta, tener una excelente página web y en ofrecer buenos productos y servicios. Sin embargo, tienen una constante fuga de dinero de la cual muchas veces ni siquiera están conscientes, porque no saben cómo conducir conversaciones sobre el dinero con éxito.
Si a ti te pasa esto y no le has dado importancia, ¡piénsalo bien! El desenlace de tus conversaciones sobre finanzas determinará tú futuro financiero personal y profesional.
Solo en el ámbito de tu negocio, tú habilidad de hablar sobre dinero es determinante para:
• Exponer tus honorarios con confianza y seguridad, a la hora de vender tus servicios o conocimientos.
• Mantener un flujo de caja constante, por ejemplo, al hablar con clientes para que se pongan al día con sus pagos.
• Encontrar una solución idónea para no perder clientes que quieren salirse de tus programas.
• Reaccionar correctamente cuando te piden un descuento.
• Demarcar tus límites con firmeza y gracia cuando tus clientes te piden más de lo que estaba incluido en el programa o servicio que compraron.
¡Y la lista sigue y sigue!
Son innumerables las situaciones en las cuales la mujer empresaria tiene que asumir su posición de liderazgo y hablar sobre el tema del dinero con autoridad–pero, al mismo tiempo, con sabiduría y gracia femenina—para defender los intereses suyos y de su negocio, sin tener que sentirse culpable ni menoscabada en el área de las finanzas.
Si tú deseas no solo generar más ingresos, sino también incrementar tu patrimonio mientras entregas lo mejor de ti, sin sentirte pasada a llevar, ¡aquí tienes 5 pasos para tomar el control de tus conversaciones sobre el dinero!

Los 5 pasos claves de las conversaciones exitosas sobre el dinero:

1. Prepárate mentalmente:
Las mujeres tienden a evadir conversaciones sobre el dinero, porque tienen miedo de reclamar sus derechos y no quieren herir a nadie. Prefieren mil veces dejar la situación como está y soportar las consecuencias, aunque signifique generar pérdidas para sus negocios o sus finanzas personales.

Le haces un mal favor a ti y a las demás personas al no aclarar situaciones delicadas que, a la larga, van a perjudicar a ambas partes. Aunque el tema sea difícil, las personas apreciarán tu franqueza y claridad cuando tomas el toro por las astas y determinas solucionar cualquier malentendido sobre dinero de inmediato.

2. Declara de qué quieres hablar.
Comienza tus diálogos sobre el dinero diciendo claramente, desde un comienzo, cuál el asunto que quieres aclarar.

Esto es válido tanto para las ventas que hagas, como, por ejemplo, al ofrecer tus sesiones de coaching, como también para solucionar temas conflictivos sobre el dinero que surgen en tu negocio o en tu vida personal.

Siempre sé muy clara en plantear de qué quieres hablar: “Quiero hablar sobre…”

3. Expone el objetivo de la conversación.
Asegúrate de que la otra persona sepa perfectamente lo que quieres lograr en la conversación para ambas partes.

Por ejemplo: “Quiero llegar a un acuerdo sobre…”

4. Toma el liderazgo de la conversación.
Una vez que quedó claro cuál es el tema y cuál es tu intención, posiciónate como la líder de la conversación y explica cómo quieres que la conversación fluya.

Por ejemplo, puedes decir algo como: “Me gustaría escuchar tu opinión y luego te comparto la mía…”

5. Logra un acuerdo.
Antes de seguir hablando, es importante obtener el acuerdo de la otra parte. Esto te posicionará a ti como la persona que tiene el control de la conversación.

Simplemente pregunta: “¿Estás de acuerdo con esto?”

Desde un comienzo plantea claramente tu deseo de llegar a un acuerdo que será de mayor beneficio para ambas partes.

Las personas quieren ser reconocidas, escuchadas y comprendidas. Tómate el tiempo necesario al principio de la conversación para escuchar sus opiniones.

Te ayudará a ver el problema desde su perspectiva y podrás comprender mucho mejor por qué actuaron de determinada manera. Aunque no estés de acuerdo con su manera de pensar, podrás resolver el problema de mejor manera, sin perder tu postura y claridad al respecto.

¿Quieres aprender cómo conducir todas tus conversaciones sobre dinero con éxito? Descarga gratuitamente mi guía práctica “Cómo Hablar Sobre Dinero Con Confianza y Seguridad” en este enlace: www.ProsperidadConProposito.com

Bettina Langerfeldt

Incrementa tu frecuencia de abundancia y has más dinero

Quiero compartir contigo una historia personal. Hace unos meses atrás, hacer dinero como una nueva coach era difícil. Sentía que no lo merecía, que estaba mal cobrar por mis servicios.

Algo que he aprendido es que toda está en tus vibras y energía. Cuando trabajas en eso y tienes una frecuencia de abundancia bien alineada con tus DESEOS y tu VALOR, todo llega con mayor rapidez y en poco tiempo estarás viviendo la vida de tus SUEÑOS y siendo más espiritual que nunca.

Quiero compartir contigo algunos pasos que puedes empezar a seguir HOY para incrementar tu frecuencia de abundancia y así poder hacer más dinero: Ten claro tus deseos. Muy claros. Y ten claro el PORQUÉ:

1. Empieza a tomar acción. No importa cuán pequeña pueda parecer la acción. Pequeñas acciones empezarán a abrirte puertas donde antes solo había paredes.
2. Siéntete bien durante el proceso. A veces tendemos a ODIAR el camino que nos lleva hacia nuestros deseos pero la realidad es que tenemos que enamorarnos de nuestro propio camino.
3. Reprogramar tus creencias. Este es el más importante, porqué aunque debes empezar tomando acción hacía tus sueños si tus creencias no están alineadas con estas acciones, no llegaras a ningún lado.

Aquí hay algunas de las afirmaciones y creencias que uso y AMO:
 TENGO más que suficiente dinero para cumplir mis deseos.
 PUEDO tenerlo todo.
 YO SOY abundante
 YO SOY suficientemente bueno
 YO SOY increíble con el dinero
 Yo sé que hay más que suficiente dinero
 Yo creo y sé que el dinero es un recurso renovable.
 Yo puedo tener lo que quiero en este momento
 Yo creo que puedo hacerlo
 Yo Soy un millonario espiritual

Te recomiendo decir estas afirmaciones con mucha emoción y convicción cada mañana. Te ayudará a reprogramar tu mente.

Recuerda: ¡No hay nada que no puedas SER, HACER o TENER! Si lo deseas es posible para ti.

¡Si quieres crecer, tienes que salir!

Nuevamente estuve de viaje, para participar en una de las conferencias de capacitación a las que asisto regularmente, desde que me inicié en la web.
La mayoría de estas conferencias implican un viaje de más de 24 horas, una gran inversión… ¡y un paso gigante fuera de mi zona de confort!
A pesar de que ya llevo muchos años en esto, cada vez que me toca viajar por mi negocio, hay una serie de “tentáculos” que me dificultan la partida y con los cuales siempre tengo que volver a negociar:
• La incomodidad de viajar sola a un país lejano, con todos los riesgos que esto implica.
• El sentimiento de culpa por dejar a mi familia atrás.
• La inevitable pregunta: “¿Valdrá la pena hacer este gran esfuerzo?”
He aprendido a contestar rápidamente esta última pregunta, porque sé que, cada vez que me salgo de mi pequeña zona de seguridad y de confort, detrás de mi computador, ¡el crecimiento que experimento yo, mi negocio y mis ingresos es exponencial!
Por eso quiero animarte hoy a dar un paso de fe y a buscar una oportunidad para salir de tu rutina y sumergirte en un ambiente en el cual serás edificada, instruida e inspirada.
Puede ser una conferencia de capacitación, un “meetup” de emprendedoras o simplemente un taller o una charla pública que tú misma das frente a un grupo de personas, sobre tu tema.
Verás que el efecto de este paso es muy potente. Aparte de salir y refrescarte y disfrutar del contacto con otras mujeres emprendedoras como tú, verás que, rápidamente, descubrirás otros grandes beneficios insospechados que jamás experimentarías si te quedaras tranquilamente en tu casa, pensando que cambiarías el mundo desde ese lugar:
1. Muchos más contactos de mejor calidad:
No hay nada mejor que el contacto personal. Y eso es válido tanto para conexiones con posibles colaboraciones y alianzas estratégicas como también para el contacto más cercano con posibles clientes. Yo he visto que es mil veces más fácil producir ese “click” mágico que te conecta con otros cuando lo haces cara a cara, y no por Skype, email o por teléfono.
2. Capacitación más efectiva:
Es bueno hacer cursos online y educarte con material descargable, pero es algo muy diferente cuando ves a tus mentores en vivo, ¡modelando delante de tus ojos cómo se hace! Te será mucho más fácil implementar lo que aprendes, no sólo porque viste cómo se hace, sino también porque habrás visto con tus propios ojos lo fácil que es.
3. Inspiración desbordante:
Cuando tú te sumerges en un ambiente en el cual las demás personas están vibrando con lo mismo que tú, se produce una sinergia que te va a edificar por dentro. ¡Y esto pasa mucho más allá de un simple sentimiento rico! Saldrás de ese lugar llena de nuevas ideas, con mucha más claridad y con la certeza de que, si otras ya lo han logrado, ¡tú también podrás!
Trata de planificar al menos una asistencia mensual a alguna reunión presencial sobre tu tema, ya sea dictado por otros o por ti. Verás que crearás un “momentum” de crecimiento en ti y en tu negocio que va a dar un vuelco radical a todo lo que estás haciendo.
Se te abrirán puertas que antes estaban firmemente cerradas, ¡y esto se reflejará directamente en tu nivel de satisfacción personal y en tu cuenta bancaria!
¿Quieres aprender cómo conducir todas tus conversaciones sobre dinero con éxito? Descarga gratuitamente mi guía práctica “Cómo Hablar Sobre Dinero Con Confianza y Seguridad” en este enlace: www.ProsperidadConProposito.com

Cómo salir de los círculos viciosos con el dinero.

No hay duda que todo en nuestra vida parte de nuestro desarrollo personal y sobre todo el tener menos o más dinero. Entérate aquí cómo.
A más desarrollo personal más progreso económico a menos desarrollo menos progreso económico o sea menos dinero.
Los Círculos Viciosos:
Somos una unidad: Cuerpo, mente, emoción y espíritu todo lo que sucede en cada una de esas partes de nuestro ser repercute en las otras.
Por ej.: Sí estás pensando: ¡qué mal estoy! ¡ mi economía va de mal en peor!, ¡no logro salir de mis deudas! . Entonces tendrás un sentimiento de molestia constante, de desánimo, tu cuerpo muy probablemente se enferme o simplemente no contarás con la energía necesaria ni la claridad mental para salir adelante.
A través de todo esto lo más probable es que ingreses a los llamados círculos viciosos en los que te sientes mal por lo tanto tus resultados son muy deficientes y esto te lleva a más malestar y a su vez esto a peores resultados y así hasta el infinito.
Los Círculos Virtuosos:
Sí la realidad te reporta que tienes problemas económicos, quizá también físicos y hasta relacionales; para salir de esto el camino sería buscar ayuda para cambiar primero tu estructura mental y emocional, buscar una mejoría en ella y al hacerlo lo más probable es que tus pensamientos cambien y también tus emociones y puedas ingresar en los llamados Círculos Virtuosos : Te sientes bien al cambiar tus pensamientos y sentimientos , tu energía es mayor y esto hace que tus resultados mejoren entonces te sientes más bien y eso atrae mejores resultados y eso te hace sentir aún mejor y así hasta el infinito.

Los Caminos:
Para ingresar en círculos virtuosos se necesitan técnicas que trabajen integralmente, es decir que lleguen a todas las partes de nuestro ser, que causen en nosotros una verdadera transformación.

Para empezar a cambiar tus patrones mentales y emocionales inscribirte gratis a mi curso: “Empodérate vence el miedo a emprender, obtén Seguridad, Claridad y Fuerza” Haz clic: http://emprendeconpasionyexito.com/

Tres pasos claves para volver a tomar el control de tu dinero

¿Sabías que tu relación con el dinero afecta a todas tus demás relaciones? Tu relación con Dios, contigo misma, con tu familia, e incluso tu relación con los bienes materiales.
La mayoría de las mujeres no saben que su manera particular de relacionarse con el dinero se reflejará en el trato que tendrán con todas estas otras áreas importantes de sus vidas. Por eso tienden a dejar al dinero en un compartimento aparte y no le dan la importancia que tiene.
Esto provoca conflictos internos con el dinero que resultan en angustia, baja auto estima, sentimientos de culpa y depresión.
En la práctica, puedes saber que necesitas sanar tu relación con el dinero si el dinero controla tu vida. Esto se puede manifestar de miles de maneras diferentes, como por ejemplo:
• Tienes bajos ingresos.
• Siempre te falta.
• Te endeudas fácilmente.
• Gastas en cosas innecesarias.
• Das más allá de tus posibilidades.
• Discutes frecuentemente sobre dinero.
• El dinero es la razón por la cual no te atreves a hacer lo que te apasiona.
• Etc.
¿Cómo puedes revertir esta situación y tomar el control sobre tu dinero?
1. Debes permitirte hacerlo
Tu historia del dinero comenzó a escribirse en tu infancia. Tu familia, tu cultura y tu entorno te impregnaron de mensajes que formaron patrones de pensamiento –o paradigmas—que rigen tu vida hoy.
Estos paradigmas son tremendamente limitantes y poco flexibles.
Lo bueno es que –a diferencia de lo que muchos creen– no son difíciles de cambiar.
Si tú no te has dado el permiso de estar en control de tu dinero hasta hoy, solo debes cambiar tus patrones mentales. Cambia el “no debo”, “no puedo”, “no sé cómo” por frases que te devuelven el poder sobre tu situación: “¡Debo, puedo y me prepararé para lograrlo!”
2. Busca cambiar desde adentro hacia afuera
Lo primero que muchas mujeres hacen cuando toman la decisión de tomar el control de su dinero, de una vez por todas, son cambios externos: intentan ahorrar, tratan de gastar menos, buscan nuevas fuentes de ingreso, etc.
Todo eso está bien, pero probablemente no tendrá un mayor impacto en tu situación financiera si no vas a la raíz del problema.
Tienes que conocer cómo tu personalidad particular se relaciona con el dinero y cuáles son tus debilidades personales con el dinero, aquellas que siempre te van a perjudicar cuando tomes decisiones financieras.
Por ejemplo, una mujer que tiene una personalidad más aventurera tenderá a ser demasiado arriesgada con su dinero. En cambio, una mujer más servicial gastará todo lo que tiene en las necesidades de los demás.
3. Fortalece tus áreas débiles.
Una vez que estés consciente de tus áreas débiles sabrás cuáles son los “puntos ciegos” en tus finanzas y podrás tomar las medidas necesarias para que tus debilidades no te saboteen. También podrás aprender cómo sacarle mucho más partido a tus fortalezas.
En resumen, a pesar de que te parezca un gran desafío volver a tomar el control sobre tu dinero, ¡no es difícil de lograr! Si eres consistente en aplicar estos tres puntos, podrás cambiar tu situación financiera actual y vivir con más holgura y más tranquilidad.
¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.

¿Qué es un Oráculo?

Un Oráculo es un medio a través del cual un ser humano intenta comunicarse con las voces de los Dioses, del Espíritu, o la voz de su propio Ser Superior o maestro interno, a través de elementos simbólicos que son interpretados por un mensajero con dones y talentos para ese oficio o fin.

El cometido del oráculo es ayudar a la persona a que se conozca a sí misma yconecte con sus propias energías sanadoras y fuerzas de luz.

Un poco de Historia

1. En Grecia, el Oráculo era una respuesta que daba una deidad por medio de sacerdotes, o de la Pitia o Pitonisa griega y romana, o la Sibila, o incluso a través de interpretaciones de señales físicas (tintineo de campanillas, por ejemplo), o de interpretaciones de símbolos sobre piedras, como las Runas, o símbolos sobre cartas, como el Tarot, o de sacrificios de animales. Por extensión, se llama oráculo al propio lugar en que se hace la consulta y se recibe la respuesta (el oráculo). Existen varios de estos lugares, que fueron muy importantes en la Antigüedad, la mayoría pertenecientes al mundo griego. Los romanos asimilaron y heredaron los oráculos griegos, creando además los suyos propios como aquel de la Sibila de Cumas.

Los principales Oráculos del mundo griego fueron:

Oráculo de Delfos en Grecia, en la falda del monte Parnaso. El santuario del dios Apolo fue desde muy antiguo un importante centro de culto. El oráculo se recibía a través de una mujer que se llamaban pitia o pitonisa, en estado de éxtasis frenético.
Oráculo de Dódona en Epiro, Grecia. El recinto sagrado se hallaba en las montañas, al sur del lago Pamboris. El oráculo estaba situado en un roble sagrado.
Oráculo de Olimpia en la ciudad griega de Olimpia, en Elis, en el Peloponeso oriental. Era famoso el santuario de Zeus.
Oráculo de Delos, isla griega situada en el mar Egeo y considerada por los antiguos como el centro de todas ellas.
Oráculo egipcio: Los más importantes fueron los de Heliópolis y Abidos. Las consultas se hacían mediante una persona que llevaba escritas las preguntas y las depositaba en el santuario y de igual forma recibía las respuestas. También era muy importante el oráculo del dios Amón-Ra en el oasis egipcio deSiwa, en el desierto de Libia. En el año 331 a. C., Alejandro Magno hizo una peregrinación al citado oráculo para confirmar su ascendencia divino.
Oráculo hebreo, el nombre con que se cooce al oráculo en la Tora hebrea es GORAL, su plural es Goralot. Goral es lo que mal se tradujo en la Tora en otros idiomas como “Lotería”. Existieron diferentes Goralot entre los Hebreos, uno de ellos fue el Urim y los Thummin a través del sumo sacerdote, Gadol HaKohen. El Oraculo del Pectoral de 12 Piedras Preciosas, se dice en la tradición Cabalística, que este destelleaba luces y hacia sonidos al dar su respuesta. Existe en la actualidad el Goral Ahitofel, este consta de 117 casillas que corresponden a 117 Angeles que hablan a través de este Oraculo Hebreo Kabalistico, este usa una serie de invocaciones a Dios y sus Angeles, para pedir una respuesta a lo Divino.
Oráculo de Isaías, 7, 14. En el Antiguo Testamento se habla de oráculo para designar la parte del santuario donde Yahveh hablaba a Moisés y al Sumo Sacerdote, como en el Éxodo cap. 25 y 30 en que se dice: «la voz del Señor se dejaba oír por encima del Arca».
Oráculos de Fenicia, asociados con las deidades Baalzebub (Belcebú) y Baalim.
Los oráculos también fueron habituales en toda Babilonia y Caldea. En Babilonia y Asiria, Samar y Abad, los encargados de comunicarse con los dioses para predecir el futuro de los pueblos eran los bele-beri (señores de la adivinación).
Oráculos yoruba, estos están compuestos por tres sistemas: el primero se trabaja con cocos y es denominado biagué, el segundo es denominado diloggun y trabaja con caracoles, y el tercero y más extenso y completo es el denominado oráculo de Ifá, el cual trabajan los babalawos a través del orishá Orulá, quienes trabajan con un instrumento que tiene cadena con cocos llamado okpele o los ikines que son semillas de kola. En estricto sentido, no es coco (agbon),lo que utiliza el sistema Yoruba Tradicional en la adivinación más elemental, sino Nuez de Kola (Obi Abata), de 4 válvulas, el siguiente Oráculo efectivamente utiliza 16 caracoles y se llama Eerindinlogun, y por último el Opele también se construye con semillas de Irvingia Gabonensis, así como material de pescado Aro (pez-gato).

Expecialista en Tarot del Amor — Resuelve tus dudas ,Visame www.nuevavidencia.com

Cómo hacer la difícil transición de un empleo a un negocio online

Assorted computer mice - MfK Bern
Foter / CC BY-SA

Muchas personas se emocionan cuando yo les planteo la posibilidad de generar ingresos a través de su computador.

Tal como me pasó hace 5 años atrás, la idea de poder quedarse en casa y generar dinero trabajando en el computador sigue atrayendo a miles de personas.

Pareciera ser un estilo de vida ideal: nadie te manda, tienes horarios flexibles, puedes trabajar desde cualquier parte del mundo haciendo lo que te apasiona y, si eres madre como yo, puedes quedarte en casa con tus hijos.

Pero, ¿cómo se logra?

Muchos ya se han dado cuenta de que no es cuestión de tomar un par de cursos y listo. Larga es la lista de negocios en la web instantáneos que se iniciaron con  mucho entusiasmo, solo para quedar abandonados unos meses después.

Evidentemente, no es tan fácil hacer una transición de un empleo tradicional a un negocio en Internet sólido que provee los ingresos necesarios para vivir y, ojalá, mucho más que eso. Es bueno soñar con poder hacer cambios en tu vida, pero debes mantener los pies en la tierra.

Yo creo que el error radica en que la mayoría de las personas no saben que hay todo un proceso de transición entre la vida como empleado y la vida como empresario de la web.

Dicho proceso no se logra de la noche a la mañana. Implica pasar por varias fases de desarrollo que, al igual que la maduración de un ser humano, van desde la infancia hasta la adultez.

Fase N°1 o de infancia de un negocio en Internet:

Al comienzo, hay un gran entusiasmo y una gran visión. Ambos son elementos positivos si van acoplados a la disposición de cambiar la mentalidad, buscar la educación idónea, de cometer errores y de perseverar en los momentos difíciles.

En esta etapa, el empresario es el único empleado de su negocio e intenta hacer todo por su cuenta. Aún tiene una mentalidad de empleado, por lo cual tiende a seguir cambiando horas por dólares.

No es necesario decir que en esta etapa fracasan la gran mayoría de los negocios en Internet. Muchos empresarios incipientes caen en el auto empleo, se transforman en esclavos de su negocio y se agotan, se frustran y luego abandonan el proyecto.

Sin embargo, si es perseverante en seguir educándose y en buscar un buen asesoramiento, podrá hacer el salto a la segunda etapa:

Fase N°2 o de la adolescencia de un negocio en Internet:

El nuevo empresario de la web ya solventó los primero obstáculos de su emprendimiento y está buscando darle la solidez necesaria a su negocio para que pueda perdurar en el tiempo.
Se da cuenta que esto no sucederá al menos que busque ayuda y comience a formar un equipo que le ayudará a llevar su negocio al próximo nivel:

Fase N° 3 o de adultez de un negocio en Internet:

El empresario ha logrado encontrar su lugar en el negocio. Ya no hace todo por su cuenta, sino tiene un equipo bien formado que trabaja en las tareas rutinarias. El dueño del negocio está dedicado al constante desarrollo de proyectos nuevos que llevarán a un crecimiento mayor de la empresa.

Como ves, la clave está en dejar de pensar como un empleado que intenta de estar involucrado en todos los aspectos del negocio. El empresario debe transformarse en un líder visionario de un equipo de personas que reúne las condiciones necesarias para poder llevar el negocio mucho más lejos de lo que él podría hacer por sí solo.

Un negocio en Internet, como cualquier otro negocio offline, pasa por estas 3 fases de desarrollo, al menos que el empresario ya tenga experiencia previa en el área de los negocios offline.

Yo diría que el proceso completo se demora entre 3 a 5 años.

Si te desanimé con esta fría verdad, lo lamento. Prefiero que sepas ahora lo que te espera al iniciar tu negocio online, a que te desilusiones a mitad de camino, porque resultó ser mucho más difícil de lo que esperabas.

Si alguien te dijo que era fácil, te mintió.

Como todas las cosas en la vida que verdaderamente valen la pena, armar un negocio en Internet sólido y sustentable no es un proyecto fácil ni rápido, pero es factible de lograr si tú estás dispuesto a hacer los cambios necesarios, tanto en tu mentalidad, como también en tu manera de trabajar.

Si necesitas ayuda para cambiar tu situación financiera, te van a encantar nuestros 10 datos acerca de cómo tener un negocio propio que una mamá le enseñó a su hijo y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!  Los podrás descargar gratuitamente en http://EducacionParaElExito.com

Por Bettina Langerfeldt

¿Cómo superar el “quiero emprender pero no tengo dinero”?

One of the rare non-Apple laptops seen in an otherwise cool park full of cool people
Ed Yourdon / Foter / CC BY-SA

Este es un tema extremadamente sensible entre todos los emprendedores y profesionales independientes. Hace poco tiempo hice una encuesta para conocer los obstáculos y necesidades más grandes que tenían mis seguidores y clientes al querer convertirse en profesionales independientes y emprender su negocio propio. Me sorprendí terriblemente de la cantidad de personas que han mencionado que su problema es de dinero. ¿Se trata de las terribles crisis mundiales que azotan a la mayoría de los países? ¿Es la consecuencia de la saturación del mercado?  Voy a ser honesta contigo, claro que no me he puesto a analizar caso por caso así que espero que comprendas que estoy segura que algunas personas realmente están imposibilitadas de hacerlo, pero si es tu caso, si te has dejado convencer por esa creencia de que no emprendes porque no tienes dinero, quiero darte una buena noticia: hay una alta probabilidad de que eso que crees sea justamente lo que te está limitando, y no el dinero que te falta.

¿De verdad tienes el sueño de emprender y ser un profesional independiente? Si es así, estas claves te ayudarán a detectar si el dinero aún es un problema para ti, o si simplemente te has quedado enganchado con esta creencia.

Primero, ¿sabes cuánto dinero necesitas para hacerlo?: Es muy común que pienses que se necesita un montón de dinero. ¿Cuánto es ese “montón de dinero”? Si no sabes exactamente lo que quieres hacer y exactamente cuánto te va a costar… ¿cómo sabes que no tienes el dinero para hacerlo? O ¿cómo lograrás juntar el dinero si no sabes a qué número debes llegar? Así que lo primero que debes hacer es entender de cuánto dinero debes disponer para arrancar. Si tienes un negocio de venta de bienes materiales, entiendo que tengas que pensar en algunos gastos e inversiones en activos, almacenamiento, distribución y demás. Pero si estás en el negocio de los servicios profesionales, en la mayoría de los casos lo más importante es lo que tú mismo puedas aportar: tu conocimiento, tu experiencia, tu talento y fortaleza. Y eso en general no te cuesta nada. Claro que tienes que pensar en tener ingresos para pagar el equivalente a un salario para mantener tu nivel de vida, tus gastos personales, pero no es lo mismo que tener que pagar adicional una renta por una oficina, el salario de otros colaboradores, maquinaria, etc.

Organízate financieramente: si te pregunto cuánto quieres ganar con tu negocio tal vez me digas un número que has estado pensando (y no siempre sucede… así que pregúntatelo!). Pero si te pregunto cuánto es el mínimo que debes ganar para poder sostener tu negocio y pagar tus gastos, puede ser que no tengas tan clara esa información. Y es imprescindible. Si recién estás comenzando y estás ofreciendo tus servicios profesionales, el número que tienes que tener a raya es el de tus gastos personales/familiares. Tal vez es hora de ajustar un poco el presupuesto hogareño y reducir gastos innecesarios o que pueden postergarse en pos de poder finalmente lograr el sueño de emprender tu empresa propia. Esto depende de ti, y del valor que le des a una u otra opción.

Haz economía de escala: esto es fundamental. Tenía una colega que quería abrir su estudio contable para trabajar con emprendedores y pequeñas empresas. Les hacía su balance y sus declaraciones fiscales, se encargaba de la parte impositiva y de la facturación. Y comenzó trabajando desde su casa. El 90% de su trabajo requería que tuviera una buena conexión a internet y que pudiera presentar los documentos y llevar los registros (lo que podía hacer tranquilamente en la computadora de su casa). Para lo restante iba a la oficina de su cliente, o bien lo invitaba a tomar un café a un bar. Cuando se aseguró unos ingresos fijos y suficientes cada mes, recién allí rentó un apartamento específico para montar su oficina y compró un mejor equipo informático. Y su siguiente paso sería abrir una oficina comercial con todo  el amueblamiento y equipamiento que eso implica.  Si estás pensando en cómo un cliente de prestigio te verá si lo atiendes en un bar, te recuerdo que si no tienes un negocio por no tener con qué pagar la renta de la oficina o si administras mal tu negocio, tampoco trabajarás con él…  Comienza pequeño y luego, a medida que vayas adquiriendo ingresos, mejoras tu situación y apuntas a otro tipo de clientes que requieran que tengas una oficina mejor plantada (si es lo que deseas).

Especialízate: esto no sólo funciona cuando no tienes mucho para invertir, sino que es una clave aún cuando no tengas ningún aprieto de dinero. Pensar que le venderás a todos, es el peor error que puedes cometer. Encuentra una necesidad en el mercado para satisfacer y define tu negocio en base a ella. Pero asegúrate de que sea lo más específica posible que te permita diferenciarte de la competencia. Si eres uno más, difícilmente puedas atraer clientes exclusivos que son los que te generarán mayores ganancias.

En el caso de la colega que mencioné antes, encontró un nicho de mercado (si no sabes qué es, se le llama así al grupo de personas con características específicas y necesidades particulares que conforman tu mercado objetivo, el tipo de clientes con quienes trabajarás) conformado por emprendedores jóvenes, la mayor parte de ellos informáticos, que tenían una pequeña empresa haciendo aplicaciones tecnológicas y que no tenían ni idea de la parte contable, y mucho menos ganas de ponerse a aprender algo de eso. Estos dueños de negocio necesitaban a alguien que supiera qué hacer con todas las facturas a fin de mes y que manejara sus impuestos y obligaciones fiscales. Luego, como sucede habitualmente en grupos pequeños, unos fueron pasando el dato a otros y pronto tuvo un grupo mayor de clientes referidos cuyo trabajo era similar en todos los casos (con lo cual estaba también haciendo economía de escala, porque replicaba el trabajo de unos para otros, sin una mayor inversión de tiempo)

No des un salto al vacío: ¿tienes un trabajo estable y muchas ganas de emprender? Comienza sin dejar tu trabajo. Estoy segura que esto representará para ti un esfuerzo adicional, pero, si realmente vale la pena, lo harás con gusto. Claro que no podrás sostener esta situación más que algunos meses, pero al menos tendrás una prueba de si esto que estás comenzando te agrada y si comienza a dar algunos pasos. Si es así, si tu negocio da algunos pasos aún cuando sólo puedes dedicarle unas cuantas horas cada semana, imagínate qué podrás lograr cuando tengas tu dedicación completa allí.

Hazte una reserva: si te es imposible manejar ambas cosas al mismo tiempo, por ejemplo porque tu emprendimiento requiere que te muevas de la ciudad o que viajes, tal vez no te quede otra que renunciar a tu trabajo. En ese caso, y antes de hacerlo, tendrás que asegurarte una reserva o un ahorro con el que puedas vivir durante un tiempo. Lo aconsejable es al menos contar con el dinero que te servirá para vivir un tanto restringido y sin lujos, durante 6 meses a un año. Con esto, estás asegurándote no esperar resultados positivos en tu negocio por un tiempo prudencial. Todo lo que ganes antes de ese tiempo, será “inesperado” y no sólo mejorará tu situación económica sino que fortalecerá la “autoestima de tu negocio”.

Consíguete un trabajo parcial que te permita solventar los gastos de tu negocio: si ya estás embarcado en tu negocio propio y no te está yendo bien, antes de quemar absolutamente todo lo que has hecho con tu negocio y volverte a emplear para pagar tus gastos, puedes considerar una opción intermedia. Para poder optar por esta alternativa debes tener tiempo de maniobra. Es decir, si ya estás en la última instancia, con el último respiro y gastándote el poco dinero que queda, tal vez sea demasiado tarde. Pero si aún tienes unos pocos meses de resguardo, es ideal para darte un poco de energía y combustible para tu negocio. Un trabajo parcial suele ser aquel que, además de como su nombre lo describe por no ser de dedicación completa y así permitirte continuar con tu negocio, complementa tus ingresos y hasta en algunos casos te da el beneficio de poder promocionar tu propio negocio!. Una amiga trabajó como camarera los fines de semana hasta que finalmente pudo vivir sólo de sus servicios como entrenadora deportiva.  Una clienta solventó los primeros gastos de su negocio siendo profesora en la universidad. Otra amiga trabajó como acompañante terapéutica hasta que su práctica privada de psicología empezó a crecer. Dar clases en la universidad, en la escuela o en un instituto privado, ofrecer servicios de cuidado de niños (especialmente si puedes aprovechar para cuidar al mismo tiempo a los tuyos, es un negocio rendondo!) y todo lo que se te pueda ocurrir que no te lleve mucho tiempo y que complemente tus ingresos, te dará aire para seguir trabajando en tu negocio propio.

Sé creativo: es cierto que el dinero facilita muchas cosas, pero si no cuentas con él y aún tienes una pasión golpeándote en el pecho queriendo salir, puedes utilizar la creatividad para conseguir lo que necesitas. Si tienes un servicio que puedes ofrecer, tienes algo con qué negociar. Busca posibles colegas con quienes puedas hacer intercambios de servicios. Por ejemplo, una amiga que es coach le ofreció a una colega diseñadora algunas sesiones de coaching a cambio del diseño web de su página. También puedes hacer una alianza estratégica con otros colegas para que promocionen tus servicios, a cambio de un porcentaje en las ventas que generes gracias a esa promoción. No tienes límite para utilizar tu creatividad. Todo cuanto imagines puedes intentar ponerlo en práctica para finalmente lograr el sueño de tener tu negocio propio.

Ahora tal vez estás mirando estas claves y te dices a ti mismo “claro, podría entonces comenzar con poco dinero, si tan solo tuviera tiempo para hacerlo…” Ahora tu obstáculo de pronto mutó de ser el dinero a ser el tiempo. ¿Te das cuenta? No será ésta otra de esas excusas de colección para no ponerte en marcha hacia tu sueño.

O tal vez te estés preguntando “A ver… a ver… entonces, si es así de sencillo… ¿por qué no todos quienes quieren emprender lo hacen?” Y tengo tres respuestas para darte.

La primera, porque no todos lo saben. Hoy eres un privilegiado al haber obtenido esta información. ¿Qué harás con ella?

La segunda, porque “la falta de dinero” es una de las excusas favoritas porque bueno… si no tienes dinero, qué le vamos a hacer. Parece como si fuera una “imposición externa”, algo fuera de tu control. Así que te quedas con esa información como un hecho dado y ya está. Piensas “cuando tenga dinero lograré mi sueño de emprender” y listo… te quitas la responsabilidad de encima.

La tercera, porque cuesta caro. A ver… ¿qué dije? ¿Cuesta caro emprender un negocio sin dinero? Y la verdad es que en muchos casos sí. Hay una estadística muy conocida que dice que el 80% de las empresas no superarán su tercer año de vida. Sin un modelo probado, que realmente sea efectivo y que se aplique a las bondades de tu negocio permitiéndote atraer sistemáticamente nuevos clientes, fortalecer tu posicionamiento en el mercado y generar ingresos, tienes fecha de vencimiento. Uy! ¿he sido muy dura? A ver… te lo digo de esta otra forma, tienes una solución. Pero depende de ti. ¿No tienes hoy dinero para invertir pero de verdad sí tienes todos los otros recursos que se necesitan (tiempo, voluntad, energía)? Comienza, lánzate, te llevará más tiempo y te darás la cabeza contra la pared unas cuantas veces, y en cuanto tengas los primeros ingresos, reinviértelos. Contrata un mentor, alguien que esté donde tú deseas estar y que te enseñe el camino, que te ahorre tiempo y dinero compartiendo contigo cuál es el modelo que utiliza para sostener su negocio en el tiempo y hacerlo crecer cada día. Búscate a alguien con quien te sientas identificado, que te inspire confianza, que sientas que pueden lograr buenas cosas trabajando juntos. Eso es fundamental. Claro, si quieres trabajar conmigo (y si de verdad eres una persona comprometida y orientada a la acción, que son los requisitos que necesitas para trabajar conmigo) estaré más que encantada de ayudarte en este desafío. Pero no te lo digo para que me elijas,  busca entre todas las opciones que tienes en el mercado a quien mejor vaya contigo. Pero hazlo.

Así que si en tus resoluciones de este nuevo año has puesto que quieres emprender tu negocio propio y convertirte en un profesional independiente, ya sabes, tienes aquí varias acciones que puedes hacer para llevar a la práctica y que tu objetivo no quede sólo en un papel. ¿Te animas a hacerlo?

La Lic. Gabriela Turiano es coach certificada, mentora de negocios y experta en liderazgo y desarrollo profesional. Se dedica a ayudar a profesionales independientes a poner en marcha su negocio propio, atraer más y mejores clientes y generar ingresos. Recibe semanalmente sus estrategias suscribiéndote gratis a su newsletter en www.GabrielaTuriano.com

Los 3 tipos de ingreso que un empresario del Internet debe generar

Los negocios en Internet están en pleno auge. Aparte de requerir una inversión inicial relativamente baja, ofrecen otras ventajas muy atractivas como la de poder trabajar desde cualquier lugar, flexibilidad horaria y poder alcanzar a un mercado globalizado.

Otra de las características más convenientes es que permite automatizar el sistema de ventas y cobranzas. De esa manera el empresario de la web puede literalmente ganar dinero mientras duerme.

Para poder llegar a ese nivel de libertad el empresario de la web debe generar estos 3 tipos de ingreso diferentes:

1. Dinero lineal que se gana activamente
2. Dinero que se gana por apalancamiento operativo
3. Dinero pasivo

1. Dinero lineal:

Requiere de trabajo para entregar valor a otros.  Es el tipo de ingreso que la mayoría de las personas reciben: trabajan entregando sus habilidades, experiencia y sapiencia a cambio de dinero.

Este tipo de ingreso es muy útil en un negocio en Internet, ya que permite generar ingresos bastante interesantes en forma de coaching o consultorías personales, un servicio por el cual las personas están dispuestas a pagar un precio elevado, siempre y cuando el experto sea de su confianza.

Otros ejemplos de ganar dinero lineal online son por medio de consultorías, exposiciones, entrenamientos, asesorías y diseños de página web.

La gran limitante de este tipo de ingreso es que tiene un techo natural: está limitado por la disponibilidad de tiempo del empresario de la web. Un negocio en Internet que solo genera este tipo de ingreso está limitado en su crecimiento y muy pronto lleva al agobio y el cansancio del dueño del negocio, incluso el fracaso del negocio.

Por eso es muy importante que el empresario del Internet arme su negocio de tal manera que pueda apalancar sus esfuerzos y ganar más dinero con el mismo trabajo e incluso llegar a trabajar una vez y luego ganar dinero vez tras vez.

2. Dinero que se gana por apalancamiento operativo:

El apalancamiento operativo, según Wikipedia, ocurre cuando el crecimiento de los costes totales es menor que el de los ingresos obtenidos por la venta de un volumen superior de productos, con lo que el beneficio aumenta de forma mucho mayor a como lo haría si no existiese el apalancamiento.

La gran ventaja de este tipo de ingreso es que también requiere trabajo para entregar valor, pero se hace a mayor escala. El empresario del Internet entrega el mismo valor, pero en un formato de grupo.

Así logra un retorno sobre su inversión muy alto.

Por ejemplo, un coach que entrega sus conocimientos a un cliente particular por una sesión de trabajo de 1.000 USD, podría usar el mismo tiempo–entregando los mismos conocimientos–a un grupo de 20 personas por 500 USD por persona y así multiplicar sus ganancias por más 6 veces.

Otras formas de ganar este tipo de ingreso en la web, aparte del coaching grupal: grupos mastermind, conferencias, sitios de membresía tradicionales, etc.

3. Ingreso pasivo:

Es un tipo de ingreso que, una vez establecido, no necesita más trabajo (o solamente un mínimo de supervisión) de parte de quien lo obtiene.

En otras palabras: solo requiere un mínimo de trabajo adicional para entregar valor.

Algunas de las fuentes de ingreso pasivos más conocidas en el mundo offline son:
Intereses generados en cuentas bancarias o depósitos.
Dividendos de acciones, bonos, o algún vehículo financiero similar.
Renta procedente de alquiler de bienes inertes.
Propiedad intelectual.

En el Internet, los ingresos pasivos se perciben cuando el empresario de la web “envasa” sus conocimientos y los vende automáticamente. El concepto fundamental es: trabajar una vez y ganar dinero vez tras vez, por meses e  incluso por años.

Lo interesante es que el Internet permite entregar el valor en forma automática, incluso a cambio de dinero recurrente.

Algunos ejemplos de productos que generan ingresos pasivos en Internet:

eBooks y cursos online
CD y DVD
Cursos de estudio en casa
Productos afiliados
Software para Internet
Licencias y Royalties
Sitios de membresía de bajo mantenimiento

Sin lugar a dudas, es este último el tipo de ingreso más interesante, ya que permite ganar cada vez más dinero con cada vez menos trabajo. Así el empresario del Internet tiene más libertad y se podrá dedicar al crecimiento de su empresa o la creación de nuevas fuentes de ingreso.

Si necesitas ayuda para cambiar tu situación financiera, te van a encantar nuestros 10 datos acerca de cómo tener un negocio propio que una mamá le enseñó a su hijo y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!  Los podrás descargar gratuitamente en http://EducacionParaElExito.com

Por Bettina Langerfeldt
<a href=”http://EducacionParaElExito.com”>Educacion Para El Exito</a>
educacionparaelexito@gmail.com