Saltar al contenido principal

Educar para Emprender: Guía didáctica de educación emprendedora en Primaria

Grandes dosis de ilusión y una extraordinaria labor investigadora y educativa es lo que impregna cada página de la Guía que tienes ahora mismo en tus manos. Una gran herramienta didáctica que a buen seguro va a servir para implantar la iniciativa emprendedora entre los alumnos en las edades más tempranas.

Desde la Cámara de Comercio e Industria de La Rioja, como representantes genuinos de los intereses generales de las empresas y de la economía de la región, siempre hemos apostado por el fomento de la cultura emprendedora en la sociedad. Las empresas son las verdaderas generadoras de empleo y riqueza en un país y de ahí que se convierta en una tarea fundamental el apoyo a cualquier proyecto emprendedor, sea de la naturaleza que sea.

No en vano, fuimos pioneros en crear una Cátedra de Emprendedores en una universidad española. La Universidad de La Rioja fue sensible a la importancia de esta iniciativa y ya en el año 2003 se puso en marcha esta Cátedra en el campus riojano, que posteriormente ha sido imitada en otros puntos del país.

Una Cátedra que pretende contribuir al estudio, investigación y la enseñanza de las principales cuestiones de interés sobre quienes emprenden una idea de negocio.

Detalles del libro
Autor: varios
Año:    2014
Editor:    Universidad de La Rioja
Páginas:    94 páginas
Idioma:    español
Tamaño:    2.79 MB
Leer o descargar el libro desde aquí

Las finanzas según la etapa de nuestra vida

Así como todos los seres humanos tenemos un ciclo de vida, también nos caracterizamos por atravesar ciertos ciclos financieros. Con algunas que otras variables, la mayoría de las personas transitamos estas etapas que enumeramos a continuación:

Primeros trabajos, primer acceso al dinero propio: una etapa de nuevas oportunidades, pero también de mayores responsabilidades. Cuanto antes tomes el control de tus variables, más posibilidades tendrá de alcanzar sus objetivos financieros en el mediano y el corto plazo.
• Primeras adquisiciones: comprar un coche, hacer ese viaje… la vida te empieza a enseñar que toda elección trae sus responsabilidades (seguros, reparaciones, mantenimiento, etc.). Conocer y evaluar las alternativas en cada caso, te permitirá planificar mejor tu forma de administrar los egresos y minimizar el impacto en tu presupuesto.
• Finanzas en pareja: cuando las finanzas personales se convierten en finanzas «en pareja», pueden ser necesarios algunos ajustes. Para evitar que el dinero se convierta en un problema, es fundamental identificar los objetivos comunes y buscar la mejor vía para alcanzarlos.
• El sueño de la “primera vivienda”: la vivienda es uno de los símbolos de la independencia económica. En la elección de la vivienda influyen diversos factores: las disponibilidades financieras, las preferencias personales, pero sobre todo, tus planes a futuro. Como siempre, un nuevo paso en las finanzas implica un análisis de situaciones actuales y hacia adelante. De la mano de un asesor seguramente encontrarás las mejores alternativa.
• La familia crece: ¿hay que ajustar el presupuesto? Quizás simplemente se trate de revisar necesidades y reasignar prioridades, por lo que conviene informarse de todas las opciones de ayuda disponibles.
• Vislumbrando el retiro: planificar la jubilación, sea cual sea tu edad o situación familiar, debe ser un objetivo prioritario. Todos debemos poder, al menos, imaginar cómo y dónde quisiéramos estar en las próximas décadas, para poder empezar a crear ese futuro que soñamos.
• Jubilación: si no has llevado un buen orden financiero, a la hora de quedarte sin trabajo puede que necesites cierta asistencia financiera para las actividades cotidianas. Para esto, necesitarás contar con ciertos conocimientos que te permitan articular a tu favor las posibilidades que el mercado te ofrece y encontrar la mejor alternativa.
Si te sentís identificado o querés saber más sobre alguno de estos puntos, porque te encontrás atravesando uno de ellos, ¡quedate tranquilo! Durante las próximas semanas iremos ampliando cada uno de ellos.
¡Que tengas buenas finanzas!

¿Querés aprender más sobre las mejores herramientas financieras que potencian tu capital y protegen tu futuro? Ingresá a: http://www.finanzasintegrales.info

¿Cómo entregar una educación que fomenta las habilidades emprendedoras en sus hijos si usted no es un emprendedor?

 Muchos padres me preguntan cómo entregar una educación emprendedora a sus hijos si ellos mismos no tienen la formación de un emprendedor.

El argumento es: «¿Cómo puedo dar lo que no tengo?»

La respuesta es muy simple: ¡Aprendan juntos!

Debido al estilo de vida que la mayoría de las familias viven hoy en día, los padres desestiman su rol como mentor principal en la vida de sus hijos. Les parece natural delegar la educación de sus hijos a otros.

  • La educación académica es delegada a las escuelas

  • La educación espiritual a la iglesia

  • Y suponemos que aprenderán sus habilidades de sociabilidad con sus pares

El padre taxista

En fin, la lista sigue. Pareciera que el rol preponderante de los padres hoy en día es la de organizar la educación impartida por otros, pagarla y luego ser el taxista que realiza la logística de llevar a los niños donde los expertos.

Lamentablemente, bajo estas circunstancias, los padres se pierden la gran oportunidad que Dios les otorgó al darles aquellos hijos: la de establecer una estrecha relación de discipulado con ellos que afectará poderosamente su vida y los preparará bien para el futuro.

La razón por la cual los padres no consideran ésta opción es porque han llegado a creer que ellos, por su propia cuenta, no son capaces de entregarles a sus hijos una preparación idónea para la vida.

Sin embargo, esto no es así. Durante toda la historia de la humanidad, han sido los padres los que han educado a sus hijos, no las instituciones.

Si usted lee esto y no puede imaginarse estar más involucrado en la educación de sus hijos, no se engañe. No es suficiente soltarlos con el resto del rebaño, sentarse en la cerca y ser un mero observador de la educación de sus hijos. ¡Los rebaños comúnmente terminan donde el carnicero!

Posiblemente su argumento sea: «¡Todos lo hacen así!» Sin embargo, esta comprobado que, históricamente, la mayoría normalmente esta equivocada.

El experimento de la rana

En el área de la educación ha pasado lo que le pasa a la rana en un famoso experimento en el cual una rana, que es un animal de sangre fría, se coloca en agua caliente. Bajo estas circunstancias, la rana percibe el repentino cambio de temperatura, pega un salto y se salva. Pero, si se coloca en agua fría y se calienta el agua de a poco, la rana no se da cuenta del cambio de temperatura y termina cocinándose.

Es así como, desde la Revolución Industrial, época en la cual se instauró por primera vez una educación gubernamental masiva, la educación de las futuras generaciones ha sido transferida gradualmente de las manos de los padres a las manos de las instituciones gubernamentales.

Hoy en día estamos todos en la olla cocinándonos, sin entender por qué la educación esta en crisis en todo el mundo.

¿Cuál es la solución?

La solución es fácil de implementar, ya que implica recurrir a una metodología de enseñanza que es muy poderosa y completamente natural para el ser humano: el discipulado.

El discipulado se diferencia de una educación tradicional en que el maestro invita a su discípulo a vivir su vida con él mientras le enseña todo lo que sabe. Es la metodología que usó Jesús para enseñar a sus seguidores.

Pero no tiene una connotación netamente religiosa. El discipulado se efectúa en una forma muy natural dentro de una familia, en la cual los hijos viven con sus padres y aprenden de su ejemplo.

Quizás nunca ha estado consciente de ésta gran oportunidad que usted tiene de influenciar la vida de sus hijos. Ha estado dependiendo de la educación que reciben fuera del hogar y esta frustrado, porque no sabe cómo comunicarles lo que usted estima que es importante para su educación.

Déjeme decirle que el método del discipulado que esta a su alcance es mucho más efectivo que el método que usan los profesores en la escuela.

A la hora de querer educar a sus hijos en cualquier área que no se enseña en las escuelas, inclusive la educación emprendedora, lo único que tiene que hacer es tomar la iniciativa, educarse usted y luego traspasar lo que ha aprendido a sus hijos.

No tiene que ser un experto en el área. La clave está en hacerlo juntos. El padre asume el rol del líder que incentiva a sus hijos a formarse, junto con él, en un área determinada. Solo tiene que saber un poco más que sus discípulos, sus hijos, y luego tomarse el tiempo de impartirlo y de implementarlo en la vida familiar junto con ellos.

Si usted necesita ayuda con la preparación de sus hijos para que puedan enfrentar los desafíos del siglo XXI con éxito, lo invito a http://EducaciónParaElExito.com donde recibirá un libro virtual gratuito que le enseñará 10 datos que una mama le enseñó a sus hijos acerca de cómo prepararse bien para el futuro y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Los más grandes obstáculos que los padres de hoy enfrentan para fomentar el espíritu emprendedor de sus hijos

Es preciso que los padres tomen en cuenta que hay muchos factores en su actual estilo de vida que se opondrán directamente a los esfuerzos de educar a sus hijos como emprendedores.

A continuación le nombro los 7 obstáculos más comunes:

1. Los medios de comunicación:

Estamos en la Era de la Informática. Como todas las cosas, esto tiene una connotación positiva y negativa. El lado positivo es obvio: las posibilidades de comunicarse y de informarse han puesto al mundo literalmente al alcance de nuestros dedos.

Sin embargo, desde el punto de vista de una educación emprendedora, lo peor de las horas frente a las pantallas es lo que nuestros hijos dejan de hacer por estar ahí.

En vez de estar creativamente absortos en un proyecto que los apasiona y les exige usar sus habilidades, estos aparatos se transforman en detractores demasiado atractivos que inducen al niño a adoptar una actitud cómoda e indulgente consigo mismo. Esto fácilmente se puede transformar en un hábito que es diametralmente opuesto a los hábitos propios de un emprendedor.

Por eso recomiendo restringir las horas de televisión y del computador si usted desea fomentar las habilidades emprendedoras de sus hijos.

2. La indulgencia con uno mismo lleva a la falta de moderación

Una de las razones por las cuales muchos niños están tan aburridos no es porque les hace falta algo, sino porque tienen demasiado. Aunque a primera vista no parezca lógico, el exceso de juguetes, ropas y dulces tiene un efecto negativo sobre los niños. Se comienzan a aburrir y quieren tener cada vez más. Dejan de valorar lo que tienen y son infelices.

En la adolescencia la indulgencia puede tener un efecto mucho peor. Si los padres les compran todo lo que desean, los dejan hacer lo que quieren y les dan dinero para pagar todos sus gastos, les hacen un pobre favor. Un adolescente criado de esta manera no se desarrolla, más bien se atrofia dedicándose a sus propios placeres en vez de tomar la responsabilidad por su vida, como lo debería hacer.

Yo recomiendo que los padres sean generosos con sus hijos, pero dentro de ciertos límites. Tiene que haber un «rayado de cancha» y se le debe exigir al adolescente cumplir con ciertas responsabilidades por su cuenta. Lo esencial es la actitud de el/la joven. Malas actitudes no deben ser ignoradas, sino confrontadas y resueltas.

3. El mundo que nos rodea:

Si tomamos en cuenta que casi todas las personas que nos rodean fueron educadas sin desarrollar su mentalidad emprendedora, es lógico pensar que hay un «efecto dominó» en todas las áreas restantes de la vida.

Esto significa que otros mentores de nuestros hijos, como un profesor de deportes, otros miembros de la familia y la comunidad en general, no van a tener una mentalidad emprendedora.

Si usted quiere entregarles a sus hijos una educación emprendedora, va a tener que estar dispuesto a nadar contra la corriente y va a tener que enseñarles a sus hijos a hacerlo también.

4. Poca dedicación del tiempo de los padres a sus hijos

Es alarmante el poco tiempo que los padres pasan hoy en día con sus hijos. Creo que no ha habido en la historia de toda la humanidad un período en el cual los padres han estado tan poco involucrados en la vida de sus hijos, como es en la actualidad. Casi da miedo pensarlo, por las consecuencias que esto tiene para las generaciones futuras.

Si usted es un padre demasiado ocupado, le pido que medite estas palabras:

«En cien años más no va importar…

Cómo era mi cuenta bancaria

En que casa viví

Cuál fue el auto que conduje

Pero el mundo puede ser diferente, porque fui importante en la vida de un niño.»

(Marilyn Howshall)

5. La falta de comunicación:

La consecuencia obvia de la falta de tiempo de calidad, es que no existe una comunicación permanente y efectiva entre padres e hijos. Cada uno vive por su lado y tiene su grupo de amigos lejos del hogar.

Lamentablemente hay muchas familias que viven bajo estas condiciones y hay padres que luchan con sentimientos de culpa en esta área.

¡Pero no tiene que ser así!

Si su familia es como la que acabo de describir, yo prendería las luces de urgencia y tomaría medidas drásticas. Nuestra familia es lo más preciado que tenemos en la tierra y tenemos que luchar con uñas y garras para mantenerla unida y así evitar que los miembros se vayan distanciando.

6. Falta de motivación:

Muchos padres se quejan por la falta de motivación de sus hijos.

Aunque el tema es complejo y amerita escribir todo un libro solo para ayudarles a los padres a motivar a sus hijos, yo estoy segura que mi guía «Cómo criar hijos emprendedores»

Realmente es mucho más simple de lo que usted se imagina. Piense un poco:

Cuando nació su primer bebé usted no tenía este problema. Un niño que nace sano parece tener un motor interno que le ayuda a aprender a sobrevivir en el mundo nuevo que lo rodea.

Más tarde el niño es cada vez más curioso. El aburrimiento no forma parte de su existencia. ¡Hay tantas cosas que deben ser exploradas!

Según A. Einstein, nunca deberíamos perder esta curiosidad por la vida y por el mundo que nos rodea.

7. No saber como hacerlo

Uno de los obstáculos más grandes que los padres enfrentan al querer fomentar las habilidades emprendedoras en sus hijos es que: ¡Ellos no las poseen!

Por mi propia experiencia he visto que padres e hijos pueden aprender a emprender en conjunto. Además es necesario que así sea. A pesar de que los padres no lo lleven a la práctica de inmediato, es preciso que capten el concepto de una educación emprendedora y reconozcan su importancia.

Si usted necesita ayuda con la preparación de sus hijos para que puedan enfrentar los desafíos del siglo XXI con éxito, lo invito a http://EducaciónParaElExito.com donde recibirá un libro virtual gratuito que le enseñará 10 datos que una mama le enseñó a sus hijos acerca de cómo prepararse bien para el futuro y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

 

¿Sus hijos tienen una mentalidad emprendedora? Aprenda 7 datos útiles para fomentar la mentalidad emprendedora en sus hijos

¿Alguna vez se ha cuestionado si sus hijos están obteniendo una educación que los preparará bien para poder enfrentar los desafíos de su generación con éxito?

Si usted regresa solo un poco a los tiempos que vivieron sus abuelos y sus padres, y los compara con la actualidad, notará que han sucedido muchos cambios. El siglo pasado fue el siglo que sufrió los mayores cambios en toda la historia de la humanidad.

Ahora, proyéctese hacia el futuro. ¿Qué cambios sucederán de aquí hasta que sus hijos sean adultos?

Más importante aún: ¿Están preparados para dichos cambios?

No son preguntas fáciles de responder, pero una cosa es segura:

Los cambios vendrán y vendrán mucho más rápido de lo que jamás han ocurrido.

Basta con mirar alrededor suyo. Estamos en la Era de la Informática. Lo que hoy día es euforia y novedad, en muy poco tiempo se descartará por viejo y obsoleto.

¿Cómo educar a un niño para que pueda triunfar en un tiempo tan imprevisible?

La única forma de preparar a una persona para que constantemente se adapte a nuevas condiciones es enseñándole a reinventar su aporte a la humanidad a medida que sea necesario hacerlo.

Es lo que plantea el fundador de LinkedIn, Reid Garrett Hoffman, uno de los grandes emprendedores de Silicon Valley, en su nuevo libro «El Lanzamiento de Ti» («The Start-Up of You», publicación 14 de febrero, 2012).

Según Hoffman, los profesionales de hoy en día necesitan una mentalidad y un conjunto de habilidades totalmente nuevos para ser competentes.

«El paradigma antiguo de una carrera profesional estable esta muerto y pertenece al pasado. Ninguna carrera es segura. Las mismas condiciones inciertas que los emprendedores tradicionalmente han enfrentado son las que TODOS tendrán que enfrentar.»

De esto podemos deducir que:

  • aquellas personas que están entrenadas para cumplir con una labor estable no sabrán adaptarse y sufrirán

  • El futuro se ve promisorio para toda persona que tiene una mentalidad emprendedora y sabe reconocer y suplir las necesidades que surgen a su alrededor.

¿Cómo lograr que sus hijos formen parte del segundo grupo?

Lamentablemente la educación tradicional no suplirá esta necesidad. Salvo pocas excepciones, la metodología que se usa en las salas de clases hoy en día esta obsoleta.

Produce el empleado perfecto para el mercado laboral del siglo pasado y no fomenta la mentalidad emprendedora en sus alumnos. Todo lo contrario, la apacigua.

¿Qué pueden hacer los padres para suplir este vacío en la educación actual?

No es una pregunta fácil de contestar. El sistema de educación esta en crisis alrededor de todo el mundo. Parece ser como un gran «Titanic» que navega por las aguas con una inercia que impide cambiar su rumbo a corto plazo, a pesar de los millones de dólares que los gobiernos inyectan en el sistema año tras año.

¡Menos mal que existen los botes salvavidas, –y ésta vez hay suficientes!

Los padres pueden complementar la educación tradicional que sus hijos reciben en la escuela y fomentar las habilidades emprendedoras de sus hijos. También pueden tomar una decisión más drástica y educar a sus hijos en casa, como lo hicimos mi marido y yo hace 10 años atrás.

Independientemente de la decisión que tome y de las circunstancias en que esté viviendo, usted puede avivar el espíritu emprendedor de sus hijos aplicando estos 7 conceptos de educación en su familia:

Siete datos útiles para fomentar la mentalidad emprendedora en sus hijos:

  1. Respetar su individualidad

  2. Ayudarles a sus hijos a fomentar sus talentos, no sus debilidades

  3. Crear un contexto en el cual podrá aprender sobre cómo hacer negocios, por ejemplo, permitirles armar un pequeño negocio casero.

  4. Inspirarlos a educarse solos y permitirles adquirir habilidades de vanguardia que no aprenderán en el colegio.

  5. Entregar una sólida educación financiera para que pueda manejar el dinero y multiplicarlo sabiamente

  6. Rodearlos con mentores idóneos. Idealmente estos deben ser emprendedores exitosos que les enseñarán a pensar como un empresario.

  7. Educarse usted como emprendedor y aprender junto con su hijo

Al comienzo estos puntos le parecerán poco factibles, porque, a lo mejor, son áreas que son totalmente desconocidas para usted y no sabrá cómo aplicar estos conceptos a su vida o a la de sus hijos.

Lo animo a buscar ayuda, a educarse. Lea libros escritos por emprendedores, busque la compañía de emprendedores y luego enséñeles a sus hijos lo que usted esta aprendiendo.

Verá que, con el tiempo y con persistencia, su forma de pensar va a cambiar y eso automáticamente va a fomentar una mentalidad emprendedora en sus hijos también.

Si usted necesita ayuda con la preparación de sus hijos para que puedan enfrentar los desafíos del siglo XXI con éxito, lo invito a http://EducaciónParaElExito.com donde recibirá un libro virtual gratuito que le enseñará 10 datos que una mama le enseñó a sus hijos acerca de cómo prepararse bien para el futuro y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Cómo aprender a hacer negocios: 3 áreas claves en la educación de un emprendedor exitoso

¿Quiere aprender cómo hacer un negocio y no sabe cómo ni dónde comenzar?

Muchas personas están llanas a aprender y a educarse como empresarios. Tienen en su corazón el deseo de independizarse económicamente, se apasionan por una idea que es factible de comercializar o simplemente desean generar una fuente de ingreso con un negocio propio.

La pregunta es, ¿cómo hacerlo? Para una persona que nunca ha tenido un negocio propio, es difícil comprender cuáles son las decisiones que debe tomar para evolucionar desde un principiante en el mundo de los negocios a un empresario fornido.

Las escuelas y la gran mayoría de las universidades no preparan a emprendedores. La educación tradicional, si bien ofrece una formación en el área de la administración de empresas, esta primordialmente enfocada a educar a ejecutivos de empresas y no dueños de empresas.

Una buena opción es transformarse en un estudiante independiente y elaborar su propio plan de estudios. Hoy en día, gracias al Internet, es posible de lograr.

El estudio independiente es altamente efectivo, ya que se trabaja con pasión y motivación propia. Además permite enfocarse en la materia específica que se necesita aprender, sin tener que cumplir con una amplia malla curricular que es diseñada por terceros.

Lo único que hay que hacer es seleccionar varios recursos de educación, tomar buenos mentores y ¡lanzarse a la aventura!

Sin embargo, independientemente del camino que se escoja, quiero proponer tres áreas claves en las cuales el emprendedor incipiente debe desarrollarse constantemente si quiere tener éxito.

1. Una de ellas es nuestra formación interior:

Se compone de nuestra mentalidad, emociones y creencias más íntimas.

Es el lugar en el cual debemos descubrir bloqueos en nuestro subconsciente que no nos permiten avanzar. También es donde debemos confrontarnos con nuestras ideas preconcebidas que se oponen al desarrollo de nuestra mentalidad emprendedora.

A pesar de que nuestra área interior muchas veces es ignorada a la hora de prepararse para un negocio, es en éste lugar donde se lidian las batallas más grandes y se ganan todas las victorias.

Aquí es donde lo racional debe dar lugar a lo espiritual.

Un emprendedor exitoso necesita desarrollarse en las áreas de la fe para poder triunfar. Esto va a ser el fundamento de su gestión. Sin éste ingrediente, no va a tener las agallas, ni la perseverancia, ni la dirección que necesitará para salir adelante en los momentos difíciles.

2. En segundo lugar esta nuestra formación exterior:

Es la adquisición de los conocimientos y las habilidades específicas que se necesitan para efectuar el emprendimiento. Es el área de educación más evidente al querer formarse como emprendedor.

Estos recursos son más fáciles de encontrar. Basta con buscar por Internet y encontrará un sinnúmero de recursos y de mentores disponibles que le pueden ayudar a educarse como emprendedor en un área dada.

Busque personas que le inspiran confianza y con las cuales siente una afinidad especial.

3. Y por último esta la «educación de la calle» o «Streetsmart»:

Hay un dicho famoso que dice: «En la cancha se ven los gallos.» Cuando se implementa lo que uno ha aprendido en los dos puntos anteriores, es el momento en el cual sucede el mayor aprendizaje.

La mejor manera de aprender algo es meter las manos en la masa y experimentarlo por su propia cuenta. ¡Aquí es donde comienza la emocionante aventura de emprender!

En el momento en que usted toma acción, sucede algo mágico: No solo afianzará los conocimientos y las habilidades que ya adquirió, sino que se le abrirá un mundo de posibilidades que jamás hubiese conocido si se hubiese quedado estudiando y esperando el momento perfecto para comenzar.

Nunca olvide: ¡El momento perfecto no existe y lo errores son los peldaños al éxito!

¡Manos a la obra, a emprender se ha dicho!

¿Quiere descubrir las opciones que ofrece el Internet? ¡Aprenda junto con toda su familia! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñarles a sus hijos (y a Ud.) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para poder usar ésta herramienta revolucionaria—su computador—con éxito.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

Aunque usted no lo crea: no requiere de mucho dinero

Aunque le parezca una afirmación sorprendente:

Una buena educación emprendedora no requiere de mucho dinero.

Sé que es una afirmación polémica, porque se asume automáticamente que estoy hablando de una educación institucional.

Sin duda una buena educación académica es necesaria para triunfar en la vida y lamentablemente, esta educación cuesta dinero. Mucho dinero.

Por eso es uno de los mayores impedimentos que los padres nombraron en mi última encuesta de Educación Para El Éxito, en la cual pregunté cual era el mayor obstáculo que ellos tenían para entregarles una buena educación a sus hijos.

Y es verdad, muchos padres hacen enormes sacrificios para entregar una educación costosa a sus hijos.

No quiero restarle la importancia a una buena educación académica, pero no se enfoque únicamente en esa opción. Puede entregar una formación académica y, paralelamente fomentar otras habilidades en sus hijos que serán tan–o más–importantes que un diploma en la pared cuando sean adultos.

Por ejemplo, una buena educación emprendedora.

La educación que tanto los padres como los gobiernos desean impartir es una educación que les permite a las futuras generaciones a insertarse en el mercado laboral con éxito.

Sin embargo, la educación para lograr tal objetivo es muy diferente a la educación que se requiere para fomentar las habilidades emprendedoras en las personas.

Por eso sigo sosteniendo que una buena educación EMPRENDEDORA no requiere de mucho dinero.

¿Por qué?

La razón es muy simple: una educación emprendedora fomenta el espíritu emprendedor que es innato en cada persona. Permite que afloren las habilidades emprendedoras que ya forman parte de la naturaleza intrínseca de cada ser humano.

John Taylor Gato comprobó esto en un ensayo que hizo con niños de 13 años en una escuela pública en Harlem, uno de los peores barrios de Nueva York. Logró formar estudiantes de pensamiento independiente y de espíritu emprendedor, cuando lo normal para esa escuela era un rendimiento muy por debajo del promedio nacional.

Debido a sus logros sobresalientes con sus alumnos, fue nombrado como profesor del año del Estado de Nueva York en 1991. Sin embargo, fue tildado de subversivo y rebelde al explicar los métodos que usó para obtener dichos logros.

(Puede leer más acerca de J.T. Gatto en este enlace.)

¿Qué puede hacer todo padre para fomentar el espíritu emprendedor de sus hijos, sin gastar mucho dinero?

Entre muchas otras cosas están estos 5 sencillos pasos claves que puede implementar hoy y que harán una gran diferencia inmediata en la actitud emprendedora de sus hijos:

1. Organizar bloques de tiempo en los cuales los hijos pueden hacer proyectos sin interrupciones. Para eso deben dejar un estilo de vida ajetreado para quedarse tranquilamente en casa. Muchos padres involucran a sus hijos en actividades extra curriculares que no siempre son estrictamente necesarias. Implican un gasto adicional e impiden que el niño aprenda a ocuparse con sus propios proyectos.

2. Apagar la tele y restringir el tiempo en el computador Si sus hijos pasan mucho tiempo frente a las pantallas de cualquier índole, crean una actitud pasiva hacia la vida que va en contra de un espíritu emprendedor.

3. Crear un contexto en el cual se desarrolla la creatividad de los niños: rincones del arte, de costura, materiales de construcción, suficiente espacio para crear y desordenar, disfraces, Legos, etc.

En el caso de hijos mayores, idealmente deben estar expuestos a posibilidades de negocios caseros, proyectos para generar ingresos en el computador, recursos educativos para generar ingresos pasivos, talleres, etc.

4. Leer buenos libros con ellos, preferentemente de la literatura clásica. Converse y analice los libros con sus hijos. Disfrute la experiencia y enséñeles a amar la experiencia de aprender por su cuenta.

5. Busque buenos mentores para ellos. Un buen mentor no tiene por qué ser un profesor. Puede ser cualquier persona que tenga habilidades o experiencias que sean de utilidad para sus hijos y que tengan la visión de compartirlos con otros.

Por ejemplo, en el caso de un niño que tiene facilidades para la mecánica, podría pasar una pasantía con un maestro del rubro, trabajando en el taller a cambio de la enseñanza recibida.

Si usted necesita ayuda con la preparación de sus hijos para que puedan enfrentar los desafíos del siglo XXI con éxito, lo invito a http://EducaciónParaElExito.com donde recibirá un libro virtual gratuito que le enseñará 10 datos que una mama le enseñó a sus hijos acerca de cómo prepararse bien para el futuro y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

¿Cómo se origina el temor al fracaso en usted y en sus hijos?

¿Alguna vez se ha sentido preso del temor? Sabía que tenía la oportunidad de actuar, pero no lo hizo, porque, justo en ese momento de querer dar el paso, sus rodillas comenzaron a temblar y se detuvo.

Y la oportunidad pasó y nunca más la volvió a ver.

Sucede todos los días. El temor nos mantiene recluidos en nuestra zona de confort y no nos permite actuar cuando sabemos que debemos hacerlo.

Hay muchos temores:

  • Temor a la muerte

  • Temor de perder un ser querido

  • Temor a la soledad

  • Temor para hablar en público

  • Temor al rechazo

  • Temor al sufrimiento

  • Temor a la incertidumbre

  • Temor a la escasez.

Sin embargo, el temor más grande a la hora de emprender, es el temor al fracaso.

Muchas personas parecen estar condicionadas para tener miedo. Les resulta difícil dar un paso de fe para desarrollar y lanzar un producto nuevo, ofrecer un servicio a un precio mayor o iniciar un negocio nuevo.

¿Quién nos infunde el temor al fracaso?

Para que usted y sus hijos puedan vencer el temor al fracaso, es importante entender como se gesta a lo largo de sus vidas.

Sin saberlo, la sociedad que nos rodea, la mayoría de los padres y muchos establecimientos educacionales nutren el temor al fracaso en sus hijos en vez de aminorarlo.

¿Cuál es el origen del temor al fracaso?

Nuestra sociedad comúnmente sanciona el fracaso. Los métodos de educación tradicionales generalmente se basan en algún sistema de evaluación que mide los logros de sus alumnos con una escala de puntajes o notas.

Como no todos los alumnos pueden ser sobresalientes en todas las disciplinas, tarde o temprano se tendrán que enfrentar con la triste realidad que su rendimiento en algún área es promedio o insuficiente.

Es triste porque los resultados son interpretados de esa forma. El mensaje subliminal de una mala nota es que el alumno no cumplió con las expectativas del profesor. Se empeora aún más cuando si, en respuesta al rendimiento insuficiente, se le exige al alumno estudiar el ramo con mayor profundidad para que se nivele con su curso.

(Lo que es utópico, ya que todos poseemos fortalezas y debilidades diferentes.)

El problema con éste enfoque es la frustración que provoca en el alumno. Dependiendo de la situación particular de cada niño, la experiencia de no rendir en forma satisfactoria generalmente es interpretada como un fracaso que pudo haberse evitado, tanto por los padres como por los profesores.

La respuesta natural del niño es el miedo al fracaso y, después de un tiempo, la desmotivación y la pasividad hacia su aprendizaje.

No tiene por qué ser así.

¿Cómo vencer el temor al fracaso en nuestra vida y en la de nuestros hijos?

Es simple. No hay que ver un fracaso como algo negativo.

Winston Churchill dijo: «El éxito es ir de un fracaso en otro sin perder el entusiasmo.»

En el caso del niño que descubre su debilidad en algún área de su educación, la actitud correcta debería ser que los padres le ayuden al niño a identificarse con sus fortalezas. Es bueno descubrir nuestras debilidades, ya que eso nos permite no perder más tiempo en un área en el cual nunca vamos a sobresalir.

Como dice el refrán: «No trates de ser pera si eres manzana.»

Dios nos dio a todos talentos y habilidades que debemos desarrollar y pulir, como si fueran diamantes en bruto. Y es nuestra responsabilidad como padres la de descubrir y nutrir estos talentos en nuestros hijos, ya que esa habilidad será su aporte a la sociedad. El niño debe identificarse con lo que es, no con lo que no es.

Así tendrá experiencias de éxito en vez de vivir un intento fracasado tras otro y no tendrá miedo al enfrentar una decisión importante en su vida en el día de mañana.

Los adultos temerosos también pueden anular el poder del temor en sus vidas al cambiar la percepción de si mismos.

Enfóquese en sus fortalezas. No mire a la izquierda ni a la derecha, tratando de copiar lo que los demás hacen. Enfóquese en lo que esta delante de sus ojos. Es el plan de Dios, exclusivo y único, para SU vida.

Desarrolle los talentos y las habilidades que su Creador le ha dado para dejar su granito de arena en éste mundo y deje de enfocarse en lo que no puede hacer, lo que no puede tener y en lo que no es.

Cuando usted comprende quien es y lo aprende a valorar, no tendrá temor al fracaso a la hora de emprender. Sabrá perfectamente cual es su lugar y tendrá la osadía de reclamarlo como suyo bajo cualquier circunstancia adversa.

¿Cansado? ¿Abrumado? ¿Frustrado? ¡Afile su hacha con nosotros! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a usted) como armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para poder usar ésta herramienta revolucionaria—su computador—con éxito.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com

 

Dos factores claves para preparar a sus hijos para el siglo XXI

¿Se ha cuestionado alguna vez cómo se podría mejorar la educación de sus hijos, nietos, sobrinos, etc.? A lo mejor ha meditado sobre su propia educación y cómo le ha afectado a usted y las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida.

Sin duda nuestra educación es fundamental para alcanzar el éxito en la vida. Por eso debemos preguntarnos, ¿estamos entregando a nuestros hijos una educación que los preparará bien para desenvolverse con éxito en el siglo XXI?

La educación tradicional esta pasando por una crisis a nivel mundial. Organismos estatales alrededor de todo el mundo están quebrándose la cabeza acerca de cómo diseñar una educación idónea. Anualmente se inyectan millones de dólares en programas educacionales sin obtener los frutos esperados.

La gran incógnita sigue siendo, ¿cómo se ve una educación ideal?

¿Cómo educar para el éxito?

La mejor manera de buscar una opción efectiva es volver a lo primordial y deshacerse de todos los paradigmas sobre la educación que hemos adoptado.

Preguntemos pues, ¿cuales son los objetivos básicos que queremos lograr con una educación acabada para las futuras generaciones?

Para eso nos tenemos que olvidar del alumno perfecto que es el prototipo de la educación tradicional: ordenado, diligente, excelentes notas, obediente y muy hábil en el área lingüística y matemática.

Si bien estas características son deseables, solo reflejan una conducta exterior que no necesariamente llevará al éxito en la vida.

Una educación para el éxito busca más adentro. Ve a cada persona como un individuo que tiene fortalezas y habilidades distintivas que podrá desarrollar y explotar para su propio bien y para el bien de los demás.

Aquellas fortalezas nos han sido entregadas por Dios para un propósito específico. A partir de éste postulado se puede decir que:

Una educación para el éxito ayudará al alumno a descubrir sus fortalezas

Los dones y habilidades particulares de cada niño yacen en su interior como diamantes en bruto que los padres y profesores de los niños deben descubrir y desarrollar en él.

Lamentablemente, muchas veces el enfoque primordial de la educación tradicional está en las debilidades de los alumnos, con el fin de cumplir con una exigencia externa que no aportará valor a la vida del niño. Todo lo contrario, el mensaje subliminal de una educación que se enfoca demasiado en las áreas débiles de un estudiante es: «No eres tan capaz como los demás.»

El triste resultado final es que el niño aprende a odiar el aprendizaje en vez de abrazarlo como una herramienta que lo propulsará hacia delante.

Una educación para el éxito infundirá el amor al aprendizaje

El aprendizaje no debería terminar cuando se acaban los estudios primarios o secundarios. Idealmente toda persona debería ser un estudiante de por vida.

Para lograr esto, una educación de éxito se enfoca más en el proceso de aprendizaje que en los resultados del mismo. Más allá de las notas o una tarea bien terminada, es importante fijarse en el corazón del alumno.

Nuevamente, hay que olvidarse de palabras como «currículo», «ramos» o «contenidos». El niño no es un contenedor que debe ser llenado con «x» cantidad de conocimiento. Debe ser inspirado para que aprenda por su propia cuenta.

El verdadero aprendizaje es cuando se prende un fuego en el interior del alumno que lo motiva a buscar la información por sí solo. Se llama curiosidad. Cualquier otro tipo de educación es una pérdida de tiempo.

¿Cómo se logra?

Hay que diferenciar entre la enseñanza de habilidades básicas como leer, escribir y la matemática y el resto del vasto universo del conocimiento, que jamás se podrá cubrir en su totalidad en 12 años de colegio.

Las habilidades matemáticas, de leer y escribir se adquieren con disciplina y mucha práctica. El conocimiento, en cambio, debe adquirirse con motivación propia de acuerdo a los intereses puntuales de cada niño.

Para no extinguir este amor al aprendizaje, es importante desarrollar las habilidades para que el niño, por su cuenta, pueda aprender el resto, sin imposiciones externas.

Es el niño el que debe descubrir, a lo largo de toda su vida, con pasión y en forma totalmente individual, el entendimiento de las áreas del conocimiento como la historia, ciencias naturales y sociales, geografía, química, física, etc.

¿Aprendizaje lineal o cíclico?

De esta forma el aprendizaje será lineal, no cíclico. Una persona que aprende con motivación propia interiorizará el conocimiento de una forma mucho más eficiente. Su aprendizaje será lineal y no requerirá de repeticiones.

En cambio, una persona que aprende de acuerdo a la materia escogida por otros, aprende de forma cíclica. En los currículos tradicionales, la materia se repite año tras año para que el alumno capte al menos algo de la información. Éste método de educación, además de ser extremadamente ineficiente, es muy dañino, ya que produce una actitud pasiva hacia el aprendizaje.

Nuevamente, es importante no insistir en nuestro paradigma de «una educación acabada» en la cual el alumno debe dominar todas las áreas del conocimiento. Debemos preguntarnos honestamente: «¿Qué es más importante?»

  • Que sepa un poco de todo y que pierda su amor por el aprendizaje

  • Que sepa enseñarse a sí mismo y se transforme en un estudiante de por vida

Si se ha cuidado el amor al aprendizaje como una tierna flor que esta brotando desde la niñez, ésta florecerá durante el resto de la vida del alumno y le brindará una educación que le abrirá las puertas al éxito en todas las áreas de su vida.

Si usted necesita ayuda con la preparación de sus hijos para la vida real, lo invito a http://EducaciónParaElExito.com donde recibirá un libro virtual gratuito que le enseñará 10 datos que una mama le enseñó a sus hijos acerca de cómo prepararse bien para el futuro y a raíz de los cuales ¡él llegó a ser un millonario a los 21 años!

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

Por Bettina Langerfeldt

http://EducacionParaElExito.com  educacionparaelexito@gmail.com

El fenómeno Bonsái en la educación y cómo ha perjudicado nuestro espíritu emprendedor

Todos conocemos la historia: Aparece un don nadie, se ve enfrentado a una situación imposible y decide luchar contra viento y marea para defender la causa. Casi es derrotado por las circunstancias adversas, y, al final, vence milagrosamente todos los obstáculos y se transforma en un héroe. Fin de la historia.

Es el tema central de la gran mayoría de las películas taquilleras de hoy en día.

El mensaje es tan atractivo para el público, porque es el deseo ardiente de cada ser humano para su propia vida. Queremos ser extraordinarios en un mundo común y corriente.

Sin embargo, pocos lo logran.

¿Por qué?

El aplacamiento de nuestro espíritu emprendedor es una de las causas principales.

El ser humano es emprendedor por esencia. Basta con mirar alrededor de nosotros para observar cómo el hombre ha cambiado la faz de la tierra. Todo gracias a esa incansable curiosidad que es propia del ser humano.

Algunos le llaman creatividad, otros prefieren el término «explorador» o «innovador». Sea cual sea el nombre que le queramos poner, es la fuerza interna más asombrosa que el ser humano posee.

El espíritu emprendedor es intrínseco al ser humano

El espíritu emprendedor es tan innato en el ser humano que habría que encadenarlo para coartarlo.

Es cosa de observar el comportamiento de un bebé. En cuanto posee las facultades para desplazarse en forma independiente, ya sea gateando o caminando, comienza la importante misión de explorar sus alrededores.

Más tarde viene la fastidiosa «edad del por qué», en la cual quieren saberlo todo. Durante toda su niñez, los niños demuestran una extraordinaria naturaleza inquisitiva que jamás deberían perder.

Sin embargo, muchos de ellos no la desarrollan a su máximo potencial. A medida que avanzan en su paso por la educación tradicional, su espíritu emprendedor se apacigua hasta incluso apagarse durante la adolescencia, etapa en la cual cada joven debería estar rebosando con ideas y planes para su futuro.

Después de años de fomentar un espíritu emprendedor en nuestros hijos y de paralelamente observar éste fenómeno limitante en muchos jóvenes, no puedo evitar de pensar en un Bonsái.

Según Wikipedia, el Bonsái consiste en el arte de cultivar árboles y plantas, reduciendo su tamaño mediante técnicas, como la poda, el alambrado, el pinzado, etc., y modelando su forma para crear un estilo que nos recuerde una escena de la naturaleza.

Básicamente consiste en complicadas técnicas de mutilación tanto de raíces como del resto de un arbolito nuevo con el objetivo de producir un hermoso árbol de miniatura con fines decorativos.

En el caso de los arbolitos, el resultado es hermoso. Permite tener un viejo roble como centro de mesa.

Sin embargo, en nuestros hijos el fenómeno Bonsái es nefasto.

Debido a la metodología que se emplea en la gran mayoría de los establecimientos de educación tradicional, el espíritu emprendedor innato de los niños es lentamente aplacado hasta el punto de desaparecer totalmente en algunos de ellos.

Los tres ingredientes claves de una educación emprendedora

El problema radica en la metodología. Todo método de educación que tiene como objetivo fomentar un espíritu emprendedor en los niños, tiene que operar con estos tres ingredientes claves como base:

  • Debe respetar la individualidad de cada niño

  • Debe fomentar el amor al aprendizaje

  • Debe ser guiado por buenos mentores que enseñan en forma personalizada

En las aulas del colegio estos tres ingredientes brillan por su ausencia.

Es difícil que un profesor, por muy bueno que sea, pueda respetar la individualidad de cada niño en forma significativa si está a cargo de un curso de 30 o más alumnos.

Lo mismo vale para la enseñanza personalizada. En un contexto de sala de clases, es mucho más fácil para el profesor tratar a sus alumnos como un todo que debe adquirir ciertas habilidades y conocimientos dictados por el ministerio de educación.

El amor al aprendizaje corre una suerte parecida. Para que un niño disfrute de la enseñanza, debe ser inspirado y no presionado.

La metodología de la educación formal raras veces inspira a sus alumnos. Más bien ejerce presión para obligarlos a aprender. El profesor dicta la materia y los alumnos aprenden a seguir sus instrucciones.

Según Oliver Van de Mille, autor de «A Thomas Jefferson Education», el resultado de años y años bajo éste sistema denominado como «frontal», son las siguientes actitudes en los alumnos:

  • Si hago lo mínimo requerido, voy a estar bien.

  • Aprender significa hacer lo que la figura de autoridad exige

  • El aprendizaje es aburrido y poco atractivo

  • La entretención es cuando no tienes que aprender

  • Para ser un buen estudiante tengo que estudiar los intereses de otra persona

  • Si no estoy obligado a aprender, prefiero entretenerme

  • Mis intereses no son importantes, los tengo que perseguir en mi tiempo libre.

(Van de Mille, Oliver: «A Thomas Jefferson Education». George Wyeth College Press, EEUU, 2006. p. 42-43)

Por algo Albert Einstein dijo:»Jamás permito a mi educación interferir con mi aprendizaje.»

Los padres pueden contrapesar estos efectos negativos de la educación tradicional sobre la actitud de sus hijos

La responsabilidad de forjar el carácter de un emprendedor en sus hijos cae sobre los padres. Ellos pueden complementar la educación académica de sus hijos con los elementos necesarios para desarrollar sus habilidades emprendedoras.

Algunas cosas que los padres pueden hacer para fomentar una mentalidad emprendedora en sus hijos:

  • Respete la individualidad de sus hijos

  • Inspírelos a amar el aprendizaje

  • Preocúpese de que tengan mentores reales en sus vidas

  • Permítales que tengan su propio tiempo para disponer de él.

  • Entrégueles dinero y enséñeles a manejarlo sabiamente

  • Permítales cometer errores.

  • Crea un contexto real en el cual puedan explotar sus talentos

  • Déles responsabilidades

  • Cuénteles sus problemas y admita sus errores

  • Ayúdeles a acercarse a Dios

  • Crea una conciencia de responsabilidad civil

  • Juegue con ellos juegos financieros didácticos

  • Lea biografías de grandes emprendedores juntos para inspirarlos

  • Enséñeles a ser generosos

  • Ayúdeles a descubrir y a fomentar sus fortalezas, no sus debilidades

¿Ha perdido su espíritu emprendedor? ¡Reavívelo hoy!

Incluso una persona adulta que ha perdido su espíritu emprendedor, puede volver a «prender el fuego» en su interior. Si usted alberga un sueño en su corazón–un negocio, una obra social o una misión que usted desea completar en su vida–lo animo a reavivar las brasas para que su espíritu emprendedor recobre las fuerzas que jamás debió haber perdido.

  • Lea libros que fomenten una mentalidad emprendedora

  • Estudie biografías de grandes emprendedores

  • Adquiera una visión para su vida

  • Haga un plan de mediano y de corto plazo para alcanzar su visón.

  • Busque un buen mentor que le podrá ayudar en el camino

  • También es importante rodearse de personas que tengan una mentalidad emprendedora.

  • Comience hoy mismo y recobre su espíritu emprendedor

¡Prepare a su hijo bien para el futuro! Visite http://EducacionParaElExito.com y obtendrá inmediatamente un e-book inspirador gratuito con valiosos datos acerca de cómo enseñar a sus hijos (y a Ud.) a pensar diferente para poder armar un negocio propio. También obtendrá el apoyo, la inspiración y las herramientas necesarias para que usted y sus hijos obtengan una visión para su vida y aprendan a alcanzar sus metas exitosamente.

Por Bettina Langerfeldt

Educacion Para El Exito

educacionparaelexito@gmail.com