¿Cómo hago crecer mi despacho?

Lidiar con la alta competencia y saberse adaptar a las nuevas tecnologías juegan un papel fundamental para que un abogado o asesor llegue a nuevos clientes y pueda ampliar su negocio

Esta será la pregunta del millón que muchos profesionales se hagan cada día. ¿Dónde está el secreto para ganar clientes? En unos años duros, en los que a la debilidad económica se le ha sumado una alta competencia y la revolución tecnológica que todo lo cambia, hacer que un negocio crezca es una tarea compleja. Pero no imposible.

No es ningún secreto que, entre tanta oferta de abogados y asesores, hay que saber destacar entre la competencia, hacerse no solo visible (que ya es complicado) sino también atractivo. Ofrecer ese valor añadido que haga al cliente decantarse por tu servicio y no por el del bufete de al lado. Pero, ¿cómo? Sigue leyendo.

Evidentemente la calidad decide. Ser un abogado que gana casos dentro de tu especialidad hará que tu nombre circule, que seas recomendado, y que más gente decida acudir a ti. Si formas parte de un bufete o estás pensando crear uno, es mejor contar con pocos profesionales que sean buenos, a tener muchos del montón. Capta el talento y sedúcelo, trabaja junto a compañeros brillantes, o vincula tu nombre al de profesionales con una reputación creciente. Esto hará que tú destaques entre la multitud, aunque tus honorarios sean superiores al de tus rivales. Porque no lo olvides, la calidad también se paga, y el cliente sabe en la mayoría de los casos que lo barato le saldrá caro.

Pero tus triunfos no deben ser a costa de todo. Cada vez más, los profesionales que respetan la ética y tienen unos valores arraigados e identificables (de nuevo, no vale con serlo, sino que también hay que parecerlo) son mejor valorados por los consumidores, y estos están dispuestos a pagar un poco más por ello.

Tu presencia en Internet es determinante. Innova.

El rápido mundo digital exige cambio. Las empresas que no han sabido adaptarse al cliente del siglo XXI son las que peor lo han pasado, e igual sucede en el ámbito del derecho. Si el mundo cambia, tienes que aprender a cambiar con él. Y no solo eso, no solo vale con adaptarse, sino aprovechar las ventajas que te ofrece Internet para sacar partido. ¿Cómo?

Lo primero que debes hacer es cuidar tu imagen corporativa. Actualmente un cliente, salvo los de mayor edad, busca en la web lo que necesita, cualquier cosa, y por supuesto también al que será su abogado o asesor. Si tu negocio no tiene siquiera página web, no está presente en las redes sociales, estás en desventaja. Actualmente las vías de feedback con los potenciales clientes son inmensas, por eso tienes que abrir una forma de que ellos se puedan comunicar contigo, de que vean qué es lo que ofreces.

Para ello puedes contratar a un experto en redes. O puedes estudiar qué es lo que hace la competencia y copiar su modelo, aunque de esta forma siempre irás detrás de ellos. Dedica tiempo a pensar qué es lo que a ti te gustaría encontrar si fueras cliente, y hazlo posible a través de tu web.

Internet cada vez copa más cuota de mercado, y si no sabes aprovecharlo no ganarás clientes. Existen en España plataformas digitales que han revolucionado el mundo del derecho a través de la innovación, y ahí también tienes tu opción. Un profesional de este ámbito debe conocer espacios como Easyoffer, donde los clientes encuentran fácilmente a sus abogados y asesores gracias a Internet. Explora esta posibilidad.

Pon al cliente en el centro

Esta es otra máxima que debes seguir. No olvides que es el cliente a quien te debes, por lo que debes hacer todo lo posible para que este se sienta a gusto, protegido, y que pueda confiar plenamente en ti.

Además de aportarle conocimiento, y de poner tu calidad a su servicio, debes esforzarte en comunicar bien a tu cliente qué es lo que haces, cómo va su caso, qué opciones tiene y cuáles son las más recomendables. Habrá personas que constantemente te estén llamando preocupadas, otras serán más independientes y apenas sabrán de ti. Pero tú, como profesional que quieres hacer crecer tu negocio, debes siempre estar pensando en el cliente.

Si es así, importará menos que ganes o que pierdas, porque el cliente se sentirá satisfecho con tu dedicación y con el trato que le has dado, y hablará bien de ti, incluso volverá a contratar tus servicios.

Y no olvides que ese trato personal requiere dedicación, esfuerzo, y también tiempo. Si asumes más casos de los que eres capaz de gestionar (otro aspecto clave, la organización) seguramente en el corto plazo ganes más dinero, pero si echas la vista un poco más adelante esos clientes acabarán insatisfechos y darán mala publicidad sobre tu trabajo.

No esperes en tu despacho, busca clientes

Otra de las consecuencias de la crisis actual es que, y no importa cuál sea tu oficio, tendrás que sacar al mejor vendedor que lleves dentro de ti. Convencer a alguien de que eres su mejor opción, cuando esa persona seguramente quiera ajustar su presupuesto y tenga a su disposición decenas de despachos, requerirá de tu mejor actitud.

Buscar clientes y captarlos es un arte, pero recuerda que eres capaz de ello. Y no, no hay que llamar a cada persona que salga retratada en el Boletín Oficial, sino que hay que saber estar presente en los lugares importantes y que así te puedas dar a conocer, acercándote al potencial cliente.

Una buena opción para ello es, por ejemplo, abrir en tu web un espacio de consultas. Son muchas, muchísimas, las personas que buscan a través de Internet la solución a sus problemas, y que teclean en los buscadores a la espera de encontrar respuestas a su situación legal. Si llegan a ti, y les das una respuesta convincente, tendrás buena parte del trabajo ganado y esa persona contratará tus servicios.

Y no solo en tu web. Existen foros de derecho, muchos medios de comunicación cuenta con abogados o asesores para realizar chats en los que los clientes pueden resolver dudas, y hay muchos congresos, físicos y virtuales, en los que un abogado o asesor puede dejar su marca y hacerse así visible. Traza una pequeña estrategia de marketing y aprovéchalo.
No existe una fórmula mágica para hacer que tu negocio prospere. Pero puedes seguir estos consejos, y crear los tuyos propios, para estar más cerca de aumentar tu cartera de clientes. Y recuerda que plataformas como Easyoffer te serán de gran ayuda para brillar entre tu competencia y llegar a personas que de otra forma sería imposible.

Angie Busato – www.easyoffer.es

Como emprendedora, ¿Cómo consigo financiación para mi futuro negocio?

Una situación que se repite con frecuencia por parte de emprendedoras y emprendedores es la de ponerse a buscar financiación para llevar a cabo sus proyectos empresariales.

Es algo normal , la mayoría de los que queremos emprender no tenemos el dinero que hace falta para hacerlo pues la creación de empresas suele implicar un gran desembolso económico.

Para hacer las cosas más fáciles a los futuros emprendedores en este articulo pretendo dar a conocer algunas de las fórmulas de financiación para los que queremos emprender.

Decir también que yo misma fui emprendedora en su día de ahí que escriba artículos como este en donde explico las opciones de financiación.

Encontrar financiación cuando lo que se pretende es crear un negocio no es fácil, hay que saber donde buscar y lo que es más difícil como hacer la tramitación.

Pedir un préstamo como emprendedor no es difícil, lo complicado es conseguir que la financiera o entidad correspondiente nos apruebe la operación.

Lo principal en mi opinión es no centrarse en una única opción para conseguir la financiación que necesitamos.

Existen decenas de opciones para poder financiar nuestro futuro negocio.

Cada una de estas opciones es mejor o peor según como se mire pero todas ellas serán igualmente validas.

No debemos de caer en lo simple y recomendar unas opciones por encima de otras pues estaríamos cometiendo un error.

Lo haríamos porque según la necesidad de cada emprendedor una opción puede ser mejor que otra.

Como aspecto positivo de nuestro mercado financiero diré que a pesar de la situación de crisis financiera seguimos teniendo alternativas a la banca.

Porque lo que no vamos a hacer aquí es hablar acerca de los préstamos bancarios para emprendedores al ser una opción poco realista.

Más todavía si no hay avales de por medio, en estos casos acudir al banco no es para nada una buena opción.

El problema de las entidades bancarias es que siguen centradas en ofrecer un mismo tipo de préstamo para emprendedores no saliéndose nunca de esta base.

Generalmente piden avales y por si fuera poco exigen ver la viabilidad del negocio.

Y seamos claros, no en todos los negocios se puede demostrar la viabilidad de la empresa con la documentación aportada.

Hay ciertos tipos de proyectos empresariales en donde poder cuantificar o hacer previsiones futuras resulta realmente complicado.

Por ejemplo, en negocios muy innovadores es imposible prever el resultado que podemos tener.

Lo es porque puede tener una aceptación muy buena por parte de los clientes y ser un éxito hasta directamente pasar desapercibido o no ser del agrado de los demás.

En ese sentido también habría que diferenciar dos tipos de emprendedoras, están las que crean negocios innovadores en donde es difícil por no decir imposible encontrar empresas similares y luego tenemos a aquellas que crean negocios «tradicionales».

Según el tipo de negocio que tengamos en mente se podría recomendar una opción u otra.

¿Tipos de empresas a las que acudir en caso de necesitar financiación para nuestro negocio?

❶Empresas de capital riesgo: Empezaré con esta opción pues la considero como una de las mejores que hay en el mercado actualmente.

La tengo muy bien considerada ya que se trata de una financiación sin coste, es decir, no devenga intereses como a cambio si pasa en los préstamos.

Con esta financiación lo que conseguimos es la entrada de inversores profesionales también llamados como «business angels» los cuales compran parte de nuestra empresa o idea.

Los inversores de capital riesgo pueden entrar en varias fases, en este caso hablamos del capital semilla pues es cuando entran sin que el negocio haya sido creado todavía.

Aquí de momento lo único que tiene el emprendedor/a es su idea empresarial, nada más.

Como te puedes imaginar desde el punto de vista de quien invierte es una inversión arriesgada.

Para el emprendedor es perfecto, aporta su trabajo a cambio del socio capitalista que necesita.

Es importante que seáis conscientes que con la entrada del capital riesgo podéis perder el control de vuestra empresa pues lo que hacen es comprar parte de vuestro negocio.

Lo habitual es que compren como mínimo el 50% del negocio, es raro verlos como socios minoritarios.

Su idea es ayudar al negocio a crecer aportando tanto dinero como experiencia, contactos… para al cabo de unos años vender las acciones del negocio a un mayor precio.

Cuando venden las acciones las suelen vender al otro socio, es decir, al emprendedor original.

Por tanto es una opción perfecta para hacer crecer nuestro negocio sin tener que realizar nosotros mismos el desembolso económico.

Si el negocio al final resulta en un fracaso económicamente no habremos perdido nada, solo tiempo.

❷Entidades publicas dedicadas a conceder dinero a emprendedores: Una alternativa a considerar la cual tiene similitudes con el capital riesgo.

Se podría decir que los préstamos participativos (siendo eso lo que hacen las financieras públicas) son una cosa intermedia entre un préstamo tradicional y el capital social que pone un inversor o socio.

Este tipo de financiación suele estar subvencionada en tipos de interés( es más barata) y ademas es mucho más flexible.

Se suele adaptar a la situación financiera de la empresa.

Si el negocio va mal la financiera o entidad publica no pide el pago de sus cuotas, si va bien por el contrario las cobra y ademas a un mayor porcentaje.

Esa es la gran ventaja de entidades como Enisa (financiera pública) siendo una opción ideal para emprendedores.

Como inconveniente tenemos que señalar que al igual que todo lo del sector publico el capital esta muy limitado.

Por tanto son muchos los que todos los años intentan acceder a esta financiación y son pocos los que lo consiguen.

❸ Crowfounding: Es una de las alternativas de financiación para emprendedores de las que más se esta hablando en los últimos años.

Su presencia todavía no es alta pero ya se empieza a notar.

Son plataformas de financiación formadas por cientos o miles de inversores particulares los cuales aportan pequeñas cantidades de dinero para con ello financiar la creación de empresas.

De las opciones vistas hasta ahora es la más complicada, primero por los pocos inversores que hay aquí dentro y en consecuencia por el poco capital del que disponen.

En el Crowfounding muchos de los inversores invierten con la idea de ayudar más que como negocio.
Por ejemplo, una emprendedora presenta una idea de negocio para crear una pastelería innovadora (vende pasteles temáticos, graciosos..en lugar de ser la típica pastelería)

Necesita 20 000€ y los consigue gracias a la inversión de 20 inversores invirtiendo 2000€ cada uno.

¿Crees que un inversor que invierte solo 2000€ tiene muchas expectativas en cuanto a rentabilidad?

Hemos puesto este ejemplo pero lo habitual es que intervengan mayor numero de inversores por inversión.

❹ Financieras particulares fuera del sistema bancario: Al igual que hay una banca tradicional también hay una banca particular.

Al igual que el sector bancario estas financieras lo que realizan son préstamos a emprendedores, empresas y demás.

Con una diferencia, estas financieras suelen ser más flexibles a la hora de conceder estos préstamos pero a cambio son créditos más caros.

Tenerlo en cuenta siempre, un préstamo particular siempre sera más caro que uno bancario.

No es una mala opción pues con esta vía los emprendedores/as pueden conseguir financiación aun cuando el resto les dice no (por supuesto no todas las operaciones son viables)

Para situaciones financieras complejas por ejemplo es de todas la mejor opción.

❺Subvenciones y ayudas: Los emprendedores tenemos ayudas para la creación de empresas pues hay un interés por parte del gobierno en crear los mismos.

Si ademas somos emprendedoras estas ayudas son mayores (discriminación positiva) con lo que es algo a tener muy en cuenta.

En caso de querer conocer estas subvenciones lo mejor que podéis hacer es estar al tanto del BOE (Boletín oficial) pues es ahí donde se publican.

Bueno, de momento creo que eso es todo.

Es verdad que hay otras opciones de financiación para emprendedores pero estas serian en mi opinión las principales y por tanto las más tramitadas.

Para otros artículos explicamos como hacer la tramitación así como la documentación que hace falta presentar.

Este articulo ha sido escrito por Carmen Fernandez Y Maxi Parreño, Marketing en Grupo Avanza www.prestamos-rapidos.es

¿Emprendedora o Esclava?

Hay un problema cuando nos volvemos emprendedoras: nos esclavizamos.
Y si creés que no hay algo peor que trabajar para un jefe explotador, es porque todavía no te conociste a vos misma auto empleándote.

En uno de mis últimos artículos toqué de costadito un tema que luego aclaré que profundizaría: que los emprendedores crean SISTEMAS no EMPLEOS.

Estamos todos de acuerdo con qué, si bien son varios los motivos por los que nacen y crecen los emprendedores, el mayor motivo es la búsqueda de libertad. El problema, es que en el enredado trayecto de emprender, esto se nos olvida, y cuando miramos al rededor, somos víctimas de nuestras 20 horas de trabajo diarias, de un equipo conformado por una misma (sola, muy sola), de pocas horas de sueño, infinitas preocupaciones, ni un día libre, y toda esa libertad que añorábamos, por la que peleamos para independizarnos, parece una broma.

Y allí empiezan las deserciones:

– «Trabajando para otro trabajo menos horas y gano más»
– «Trabajando como empleada de otro al menos tengo licencia programada para descansar»
– «Si vuelvo a ser empleada de otra empresa trabajo las horas que me corresponden y no traigo tantas preocupaciones a casa»

Y la lista de reflexiones de retirada es infinita. Y en cierta manera, tienen razón. Porque todo eso es casi cierto…

El asunto es comprender que como emprendedora, si bien vas a tener un período inicial de multi tareas, es en pos de crear un sistema que funcione a largo plazo sin necesitarte como persona física para alcanzar su máximo rendimiento.

Un sistema funciona solo. Estamos años para construirlo, para encastrar las piezas adecuadas, para que el equipo sepa como es y lo conozca, que lo lleve en la piel, para que sea al mismo tiempo aplicable y comprensible a cualquier equipo nuevo que venga, para que sea modelo a seguir de otros emprendimientos similares.

Un SISTEMA se vale por si mismo. Y si está bien diseñado, NADIE SERÁ IMPRESCINDIBLE. Ni siquiera su propio creador/a.

Los que me conocen saben que soy una fanática de mi trabajo, al punto de que no descanso y rozo en el límite con lo maniática. Pero ¿qué pasa si mañana se me da por volar a las Islas Fiji y no volver? O como pregunto a mis clientes de mentoría en criollo: «¿Qué pasa si mañana reviento como una chinche?» La respuesta es: NADA.

Absolutamente nada sucede. Algunos llorarán, otros se alegrarán, pero mis negocios van a seguir funcionando porque les di años de mi vida a crear un sistema que no me necesite. Trabajo porque quiero, no porque debo estar ahí. NADIE me necesita.

Desde el momento de la aparición de una nueva idea, hasta su puesta en marcha, pasando por su plan de promoción hasta que sube a un escenario, se pone en movimiento un sistema que funciona siempre de la misma manera y quien lo haya aprendido no me necesita para nada.

Un sistema que pasó por miles de pruebas de supervivencia, por ensayos y errores, hasta que quedó prontito, bañadito y limpito para salir a pasear.

Si me preguntás cuál es la clave de crear un sistema: DELEGAR.

Comprender que una sola no es nada más que una pieza de algo más grande, y que hay tantos mejores que vos que sería una estupidez creer que podés crecer sola. Porque tus horas del día tienen un límite. Tu cuerpo tiene un límite. Tu psiquis lo tendría también si aún pensaras en ser la «todóloga» de tus emprendimientos.

Para los todólogos, los genios del «hágalo usted mismo» existe el método que nunca falla: la auto esclavitud.

Al final, terminan creando un trabajo más, un cargo más para ocupar, y que solo lo pueden ocupar ellos mismos. Están limitados por tiempo y dinero. No pueden crecer porque tienen un techo, no pueden expandirse porque el cuerpo es uno solo. No hay sistema. Si el creador desaparece, desaparece el emprendimiento.

El SISTEMA es independiente, no te necesita. Genera puestos de trabajo, hace rodar la economía, no tiene limites de ningún tipo porque es intangible, crece hasta donde le permitas crecer, no tiene límites de dinero porque es una máquina para generarlo. No hay esclavitud, hay LIBERTAD. Si el creador desaparece, el sistema continúa.

¿Qué estás esperando? No caigas en la tentación y empezá a cranear TU SISTEMA.

Emprendedoras, cómo decidir si emprender y en qué

Ser mujeres emprendedoras es apasionante y gratificante. Averigua qué te apasiona, y cómo afrontar las adversidades y solucionar los temas de financiación.

Emprender es algo apasionante, yo ya lo he hecho dos veces y sin duda repetiría. Sentir que los beneficios por el esfuerzo de tu trabajo son para ti no tiene precio, y la satisfacción de haber montado tu negocio, también. Animo a todas aquellas mujeres que sientan inquietud, a que se conviertan en emprendedoras.

Ahora más de un tercio de las personas que deciden emprender, lo hacen por falta de oportunidades laborales. Un porcentaje parecido considera que la falta de financiación es el mayor obstáculo para los emprendedores, y para las mujeres emprendedoras es aún más difícil encontrar financiación, a pesar de que sus negocios sobreviven mucho más en el tiempo. Así que tenlo en cuenta antes de tomar tu decisión.

Qué preguntarnos antes de decidir si ser emprendedoras

Hay varias preguntas que debemos hacernos antes de tomar la decisión de ser emprendedoras:

▪ ¿Tienes un producto o servicio que la gente compraría?

▪ ¿Qué tiene tu producto o servicio que sea diferente de tu competencia?

▪ ¿Te apasiona tu idea de negocio?

▪ ¿Sabrás ser paciente y perseverante hasta que tu negocio arranque?
▪ ¿Cuál es tu grado de resiliencia (capacidad para superar los obstáculos)?

▪ ¿Cuántos meses podrías aguantar económicamente sin ingresos?

Cómo decidir en qué emprender

Muchas mujeres que me contratan para ser emprendedoras, lo primero que se plantean es ¿cuál sería el negocio que me proporcione más ingresos? Es una pregunta interesante, pero si ese negocio pertenece a un campo que desconoces, no es la mejor opción para ti.

Lo ideal para las emprendedoras sin experiencia es empezar averiguando qué es aquello que verdaderamente te apasiona. Será ahí donde tengas más oportunidades de tener éxito, ya que  tu pasión será tu motor frente a la impaciencia, los problemas que puedan surgir y las fuerzas que vas a necesitar para sacar adelante tu emprendimiento.

Ser mujeres emprendedoras es fantástico, sin duda. Ten en cuenta que tu negocio debe apasionarte para que te de la fuerza necesaria durante el inicio, y en los problemas que puedan surgir después. Si aquello en lo que quieres emprender requiere financiación, no te lances mientras ese tema no esté resuelto. Y si quieres averiguar cual es tu pasión y cómo poner en marcha tu emprendimiento, recuerda que como tu Mentora-Coach puedo acompañarte en este apasionante viaje.

“Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente”  Facundo Cabral

Autor Marta Morón Torres