Mujer emprendedora: descubre la imperiosa necesidad de la incomodidad

¿Hay algunos aspectos de tu negocio que te incomodan tremendamente?

De ser así, hoy te quiero contar una historia inspiradora para ayudarte a cambiar tu forma de pensar acerca de los desafíos que estás enfrentando en tu negocio online y que te están impidiendo de alcanzar tu éxito. (Del libro“In a Pit With a Lion on a Snowy Day”, de Mark Batterson)

Esta historia fue clave en mi forma de enfrentar los desafíos de mi negocio y de mi diario vivir. Me ayudó a comprender la necesidad de incomodarme, abrazar las situaciones difíciles y superar los obstáculos de una vez por todas, en lugar de huir de ellos.

En la Biblia hay un relato poco conocido de un gran guerrero, llamado Benaía, que vivió en los tiempos del rey David, en Israel:

“Benaía…mató a dos leones de Moab; y él mismo descendió y mató a un león en medio de un foso cuando estaba nevando…Esto hizo Benaía hijo de Joiada, y ganó renombre con los tres valientes…Y lo puso David como jefe de su guardia personal”. (Historia completa en 2 Samuel, 20-23)

Benaía evidentemente no tenía problemas con los leones. Primero mató dos en Moab y luego hizo algo asombroso: ¡persiguió y mató a otro león que se metió en un foso mientras estaba nevando!

En mi opinión, encontrarse cara a cara con un león rugiente a pleno sol ya es lo suficientemente terrible. ¿Quién querría exponerse a un león vivo en medio de un foso? Y, si estaba nevando, ¿acaso no era un buen momento para olvidarse del león e irse a su casa, para capear el mal tiempo?

Pero Benaías conocía el secreto de abrazar los desafíos en vez de huir de ellos. Ni siquiera usó la excusa del mal tiempo para evadir al león. Deliberadamente lo siguió, se metió en el foso y lo mató de una vez. Vemos que su hazaña fue reconocida por el rey David y que lo nombró jefe de su guardia nacional.

A pesar de que es poco probable que tengas que luchar con un león real en tu vida, existen situaciones en tu negocio online que están rugiendo y ahuyentándote de realizar acciones que te podrían propulsar a un nivel totalmente nuevo para ti y para tu negocio. Como, por ejemplo:

• Subir tus precios.
• Contactar a nuevas alianzas estratégicas para expandir tu mercado.
• Hablar y vender en público.

Aquí tienes tres datos útiles para enfrentar a tus leones diariamente, si crees que estás evadiendo estas situaciones –o situaciones similares-, aunque sea en forma inconsciente:

1. Reconoce tus miedos.
Anota las acciones que ya sabes que debes tomar para aumentar tus ingresos, pero que nunca has hecho, por alguna razón (dato útil: ¡esas razones son excusas!).

2. Visualiza tu victoria.
Piensa qué pasaría si tus miedos no fueran verdaderos y si realmente pudieras vencer ese obstáculo y cerrar la venta, fascinar a tu público cuando hablas y crear fácilmente contactos nuevos para tu negocio.

3. Ataca.
Tal como lo hizo Benaías, ataca y derriba a tu obstáculo, sin excusas, aunque te parezca difícil de lograr.

No evadas ese desafío. Persíguelo y confróntate con él, para sacarlo rápidamente del camino.

Practica diariamente el hábito de colocarte en situaciones incómodas que te obligarán a estirarte y crecer. Muy pronto verás que serás “promovida”, al igual que nuestro héroe Benaías.

¡Tu valentía se reflejará directamente en tu número de clientes, en el monto de tus ingresos y en tu nivel de satisfacción personal!

¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.

Bettina Langerfeldt – www.bettinalangerfeldt.com

¿Y sigues cobrando por hora?

Una de las trampas más grandes en la que caen mujeres emprendedoras que prestan servicios, tales como coaches, terapeutas, profesionales o consultoras independientes, es el cambiar sus horas por dólares.

Parece ser lo más lógico, desde el punto de vista laboral, pero no lo es si quieres transformar el servicio que te apasiona en un negocio sólido que te ingresa dinero por múltiples vías, sin convertirte en una esclava de él.

He visto que la gran mayoría de las mujeres que comienzan sus propios negocios como coaches y consultoras transan sus servicios en base horaria, porque simplemente no conocen otras opciones.

Es lo más parecido a la fuente de ingreso para la cual todas hemos sido educadas: el de trabajar como una empleada para el negocio de otros.

Por eso es natural asumir que:

• Cuando vendo mis servicios, vendo mi tiempo.
• Cuando mis clientes me pagan, compran un segmento de mi tiempo.
• Para ganar más, sólo debo vender más tiempo (¡trabajar más horas!).

Estos preceptos parecen funcionar muy bien cuando un negocio recién está comenzando y tienes tiempo de sobra. Sin embargo, la problemática de cobrar por hora se hace evidente una vez que te acercas al supuesto “limbo” de una empresa de servicios: una consulta llena, ¡y te das cuenta que llegaste al techo de tus capacidades!

Ahí es cuando el sistema comienza a flaquear y aparecen el agobio, el cansancio y los sentimientos de estancamiento.

Lo bueno es que ¡todo esto puede cambiar! Sólo tienes que renovar tu mentalidad acerca de cómo entregas tus servicios y reemplazar los tres supuestos anteriores por estos:

• Cuando vendes tus servicios, no vendes tu tiempo, sino la solución a un problema, el apaciguamiento de un dolor o la satisfacción de una necesidad.
• Tus clientes no te compran tu tiempo, sino un resultado o una transformación.
• Puedes ganar más, SIN tener que trabajar más.

EL secreto está en vender paquetes de servicios que ofrecen una serie de beneficios atractivos para tus clientes que les darán los resultados que buscan, no sólo un número de horas de tus servicios.

Además puedes apalancar tu tiempo atendiendo a grupos pequeños en vez de trabajar uno a uno, ya sea con programas de alto nivel, de tipo Platino, o con membresías en las cuales entregas tus conocimientos y experiencias a un gran grupo de personas a cambio de una cuota mensual.

Si ya estás cansada de cambiar tus horas por dólares, quieres generar más ingresos y, al mismo tiempo, tener más libertad, debes rediseñar el modelo de negocio que estás usando.
¿Quieres aprender cómo conducir todas tus conversaciones sobre dinero con éxito? Descarga gratuitamente mi guía práctica “Cómo Hablar Sobre Dinero Con Confianza y Seguridad” en este enlace: www.ProsperidadConProposito.com

Bettina Langerfeldt

Tres fuentes de ingreso que son claves para mantener un flujo de caja estable en tu negocio online

Muchas mujeres emprendedoras no saben cómo generar ingresos estables para sus negocios online y trabajan en exceso, gastando tiempo innecesario en actividades que no les retribuyen ingresos. Para que tengas más claridad a la hora de crear tus fuentes de ingresos, te enseño tres maneras simples de mantener un flujo de caja estable en tu negocio online

Como mujer emprendedora, la prioridad número uno es la de mantener un flujo estable de ingresos entrando a tu negocio en todo momento.

Sin embargo, he visto que muchas mujeres emprendedoras que trabajan online se distraen fácilmente con miles de otras actividades antes de enfocarse regularmente en crear fuentes de ingreso para su negocio.

Por eso les recomiendo a mi alumnas a dedicar las primeras horas de su día—mínimo media hora diaria—exclusivamente a la generación de nuevas fuentes de ingreso.

¿Cómo se hace?

En primer lugar, tienes que dejar de creer que solo existe una manera de ingresar dinero a tu negocio online.

Existen varias maneras diferentes de generar ingresos para un negocio online y deberías planificar tu negocio de tal manera que las tengas todas implementadas para estabilizar tus ingresos y dejar de lado la montaña rusa del constante altibajo del dinero que causa tanto drama en los negocios de mujeres emprendedoras que desean ayudar a muchos, pero no saben cómo monetizar su misión con éxito.

Básicamente, existen 3 fuentes diferentes de ingresos que puedes ir implementando a medida que avanzas con tu negocio online:

1. Ingresos acelerados:
Son ingresos que generas al trabajar en forma directa con tus clientes. La ventaja que tienen es que los puedes implementar rápidamente, incluso sin tener lista ni página web.
La desventaja es que requieren de tu intervención directa, es decir, cambias tus horas por dólares. Esto limitará el crecimiento en tu negocio y arriesgas caer en el cansancio y el agobio si solo trabajas con este tipo de ingresos.

2. Ingresos estabilizadores:
Son ingresos recurrentes y pasivos que fluyen hacia tu negocio en forma continua.
Ya no trabajas “uno a uno” con tus clientes, sino adoptas modalidades de servicio grupal, lo que te permite apalancar tu tiempo y ganar mucho más dinero con el mismo esfuerzo.
Este tipo de ingresos tienen la gran ventaja de estabilizar tu negocio y darte la libertad que necesitas para seguir creciendo en él.
Su desventaja es que necesitas tener una lista de suscriptores y cierto posicionamiento para poder tener éxito con estas fuentes de ingreso.

3. Ingresos magnificadores:
Son fuentes de ingreso que no necesariamente contribuyan en forma sustancial a tu ingreso anual, pero si te generan un flujo constante de prospectos nuevos a tu negocio.
Las fuentes de ingresos magnificadores te ayudan a llenar los dos programas anteriores y te permiten tener un flujo continuo de clientes nuevos hacia tu negocio.

Cambia tu mentalidad

Lo más importante que debes hacer para poder crear estas 3 diferentes formas de ingresar dinero a tu negocio, es cambiar tu mentalidad.

Debes dejar de lado la trampa en la cual tantas mujeres emprendedoras caen, –la de pensar en que debes trabajar duro para ganar dinero.

Recuerda que lo más importante que siempre debes tener en mente es que debes enfocarte primordialmente en generar fuentes de ingreso  para tu negocio, antes de derrochar tus energías en abrir tu mail o meterte en Facebook.

Independientemente de adónde te encuentres en tu negocio, ¡tú flujo de caja es lo más decisivo!

Cuando expandas tu mente y te enfoques en incluir las 3 maneras diferentes de generar ingresos para tu negocio, vas a subir dramáticamente tus ingresos, y disminuirás significativamente el estrés que estás viviendo en el día a día de tu negocio online.

Lo mejor de todo es que te transformarás en la empresaria online que siempre soñaste ser.
¡Marcarás una diferencia al afectar muchas vidas, mientras vas prosperando en tu negocio con seguridad y confianza, manifestando tu poder femenino en todo su esplendor!

Si deseas obtener más orientación sobre cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con un negocio online sólido, que te permite ganar el dinero que vales mientras ayudas a miles de personas, ¡aplica para una sesión estratégica conmigo y conversemos!

Bettina Langerfeldt – www.tusitiodemembresia.com

¿Es este el diálogo interno que te está saboteando?

Muchas coaches, consultoras y profesionales independientes tienen problemas a la hora de subir sus honorarios.
¿Crees que tienes que lograr mucho más antes de poder llegar al mismo nivel de ingresos que ves en tus pares?
¿Crees que tienes que cambiar externamente: ser más, prepararte mejor, aprender más y tener mucha más experiencia, etc.
Quiero que sepas que el verdadero problema no está fuera, ¡está en tu mente!
Estás escuchando diálogos internos que te trasmiten mensajes que simplemente no son ciertos.
Si quieres generar más ingresos con lo que haces, pero se te hace difícil subir tus honorarios, probablemente te esté asaltando alguno de los siguientes pensamientos:
• “Me preocupa que, si subo mis precios, varios de mis clientes ya no me podrán contratar.”
• “No debe ser tan valioso lo que me apasiona hacer, porque es innato y me nace naturalmente.”
• “¡No conozco a mujeres en mis círculos que cobren tanto!”
• “Voy a tener más clientes si mantengo mis honorarios bajos.”
• “Si cobro más, voy a tener que entregar más, y no tengo el tiempo y/o los conocimientos para poder hacerlo.”
Te hago una pregunta: ¿Qué pasaría si ninguno de estos diálogos internos fueran verdad?
Porque NO lo son. Son suposiciones que vienen de un lugar de miedo, dudas e inseguridades que no tienes por qué tolerar.
Lo sé, porque yo también los tuve, hasta que un día decidí ya no aceptarlos, porque estaban boicoteando mi éxito como empresaria.
¿Cómo lo hice? ¡Es fácil, tú también lo puedes hacer, hoy mismo!
Me paré y rayé una línea imaginaria al frente mío. Me imaginé que, a un lado estaba mi diálogo interno del pasado, que me había llevado al nivel de ingresos que tenía en ese momento (que no me gustaba).
Al otro lado vislumbraba otro diálogo. Era Dios hablándome y revelándome su perfecto plan para mí. Veía Sus deseos de darme el poder de crear riquezas (Deuteronomio 8:18) y lo mucho que se deleitaba en mi prosperidad (Salmos 35:27).
Tomé un paso y crucé esa línea, con la firme determinación de no volver jamás a ese lugar de diálogos internos mentirosos.
¡Tú también lo puedes hacer!
No esperes más. La perfección no existe, solo te detiene. Tú estás lista para ser generosamente recompensada por lo que amas hacer.
Eres brillante en lo que haces y hay muchas personas esperando poder recibir lo que solo tú les podrás entregar.
Para comenzar, aquí tienes un diálogo interno que sí es verdad: mientras más dinero ganes, ¡a más personas podrás ayudar!
¡Cruza la línea, querida mujer emprendedora!
¿Quieres aprender cómo puedes descubrir tu esencia específica para alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio y de marketing que te permitan alcanzar a mucho más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a tener más clientes y generar más ingresos con lo que amas hacer!

Bettina Langerfeldt – www.bettinalangerfeldt.com