Cuando una mujer divorciada y con hijos vuelve a formar pareja, es necesario contemplar si la convivencia beneficia o no a sus hijos.
No siempre es fácil que vivan «los míos y los tuyos»