La jurisprudencia argentina resolvió que los mails eróticos son infidelidad virtual pero no adulterio. Cada vez son más los divorcios que se inician en base a pruebas de mails o sms