Saltar al contenido principal

De las redes sociales a la televisión 2.0

La forma de consumir televisión ha cambiado. A los usuarios de Internet ya no les gusta sentarse frente a la caja tonta a ver una serie, un programa o una película con una actitud pasiva. Lo que quieren es poder participar e interaccionar con la información que le proporciona este medio.

Este cambio de mentalidad, originado por las plataformas sociales y el desarrollo tecnológico, ha propiciado un nuevo tipo de usuario que consume diversa información, la contrasta con varias fuentes, busca la opinión de otros iguales y quiere participar activamente en la generación y difusión de contenido. En definitiva, es la era de un nuevo espectador, del espectador trasmedia.

Un reciente estudio publicado en Alemania por la consultora Booz & Company, explica que el medio televisivo tendrá que hacer un esfuerzo por adaptarse al formato trassmedia, en otras palabras, a la difusión de contenidos a través de múltiples soportes. De acuerdo con la definición de la compañía, los formatos trassmedia son lasnuevas ofertas de entretenimiento que tienen lugar en los smartphones y tabletas apoyadas tanto por la televisión tradicional como por plataformas adicionales como Facebook”.

Ahora el espectador podrá acceder a una información más amplia y variada del producto gracias a herramientas como Facebook y Twitter que permite que el usuario consuma un contenido menos estático, limitado por el formato televisivo. Por eso, el usuario podrá participar o saber la opinión colectiva en tiempo real e influir en el desarrollo del contenido televisivo. Lo mismo sucede en otros soportes tradicionales como la radio ya que, ahora, el presentador le invita al usuario a que participe en sus perfiles de las plataformas sociales.

Y en medio de este cambio, los medios audiovisuales están intentando averiguar si las técnicas tradicionales de análisis de audiencia sirven o se han quedado obsoletas. Lógicamente, si la forma de consumir la televisión ha cambiado, también la forma de medir el impacto social. Imagino que el famoso audímetro aún mide el share – cantidad de espectadores que vieron en algún momento un programa- y el rating – espectadores que ven la televisión respecto al total del país -. Obsoleto o no, ya existen alternativas estupendas que miden la audiencia televisiva y ayudan a saber qué tendencias hay y qué programas funcionan. Es el caso de Tuitele_Analytics, un panel de métricas y análisis que sirve para medir el impacto televisivo de un programa y cuál funciona mejor.

Esta herramienta procesa más de 4,5 millones de comentarios sobre programas de televisión al mes. Una gran cifra y no es la única, pues cada día son más de 75.000 los espectadores que comentan programas de televisión en directo. Según, MarketingDirecto, “La Voz” es el programa con el récord de comentarios durante su emisión con 275.000 el pasado 17 de octubre y 115.000 espectadores comentaron el estreno de “Gandia Shore” es decir, e 12% de la audiencia comentó el programa en directo.

No nos queda otra que asumir este cambio con una actitud positiva pues, el 34% de los usuarios entre 14 y 19 años consumen de forma simultánea varias medios. Según la compañía Booz & Company “Para que los jóvenes espectadores no abandonen definitivamente la televisión en beneficio de internet, las cadenas televisivas deben desarrollar iniciativas para volver a conquistar su atención”.

<a href="http://Marketalia.com/#"> Portal de Marketing Online</a>

 

Nuevas estrategias SEO, conseguir clientes

El SEO de hace unos años se basaba en seleccionar unas pocas palabras clave y conseguir que el web apareciese en la primeras páginas de Google por esas palabras, llegando incluso a modelos de pago en función de la posición de esas palabras. Este SEO efectivamente asegura visibilidad por unas palabras clave, pero éstas no tienen porqué generar suficiente negocio.

SEO basado en palabras clave

Muchas veces cuando se seleccionan las palabras clave se tiende a buscar palabras clave muy genéricas que lo más probable es que generen volumen de visitas, pero no lo que podríamos denominar conversiones, entendiendo por conversiones lo que sea nuestro modelo de negocio web: ventas, peticiones de información, descargas de catálogos, visualización de X páginas por usuarios, etc. Las posibilidades son infinitas y se pueden mezclar.

Personalmente no entiendo un SEO básico basado en palabras clave sin disponer de una configuración avanzada en Analytics con la que podamos saber en qué porcentaje se convierten en clientes el tráfico que recibimos de cada palabra clave por la que nos posicionamos. Si realizamos este análisis, veremos qué palabras clave de dos o tres términos son mucho más rentables y que además es más sencillo posicionarnos por ellas.

El resto del SEO

Esta visión del SEO está muy limitada y centrada sólo en sólo las palabras clave, pero el buen SEO debe fijarse en todas las fuentes de tráfico y medir los clientes que nos traen. ¿Por qué no pedir al SEO lo mismo que se pide a las campañas de pago por clic en buscadores (SEM)?

Aunque el tráfico por palabras clave puede ser el mayoritario inicialmente, sobre todo si conseguimos una buena posición por genéricos de nuestro sector, el tráfico de enlaces y redes sociales puede superarlo con creces y pone las bases para que nuestro SEO se mantenga en el futuro. Es cierto que muchas veces el SEO se consigue con una estrategia de compra de enlaces, pero una vez retirados esos enlaces se cae en picado todo el trabajo del año, por lo que debemos huir de esa estrategia como base de un buen SEO.

Google y todos los buscadores van actualizando sus algoritmos de ordenación de resultados por lo que si no realizamos un SEO general, que incluya redes sociales, publicación de contenidos y generación de enlaces de calidad permanentes, a cada cambio de Google podemos tener una fuerte caída en los resultados.

Si medimos todo el SEO descubriremos fuentes de mucha calidad específicas para cada web y podremos optimizar esfuerzos ¿Es mejor publicar artículos y difundirlos de forma gratuita? ¿Es mejor apoyar con un patrocinio un web independiente? ¿Merece la pena obsesionarse con una palabra clave determinada o es mejor usar otras más rentables? ¿Es rentable el trabajo en redes sociales a corto y medio plazo?

En resumen, midamos el SEO y pidámosle clientes. Un buen Seo debe generar cada mes más contactos finales de clientes, da lo mismo si es por una palabra clave o por un enlace, o por publicaciones y participaciones en redes sociales, lo importante es que el SEO sea rentable y no presumir por una posición. Es necesario ver el SEO como una estrategia Global y modificar nuestras acciones y horas de trabajo en base a los resultados.

Enrique Maldonado

Director Técnico de Marketalia Marketing Online

Artículo publicado en el Portal de Marketing Online Marketalia

 

Claves del Linkbuilding

El SEO es una estrategia del Marketing Online que ayuda a mejorar la visibilidad de una web en los principales motores de búsqueda. Se entiende que si aumenta la visibilidad y conocimiento de una empresa consecuentemente aumentará los clientes y el volumen de ventas.

La importancia de situarse en una buena posición en los buscadores es cada vez más importante y no es para menos, ya que la mayoría de los clicks se producen tan sólo en los cinco primeros resultados de búsqueda.

Nuestro objetivo más básico, y no por ello menos importante, es conseguir enlaces de otras webs. Cuantos más enlaces entrantes obtengamos nuestro Pagerank aumentará y por ende, fomentaremos que nuestra posición en el buscador sea mejor. No nos olvidemos que esto no es una ciencia exacta y puede ocurrir que una web con un Pagerank más bajo esté mejor posicionado que una que tiene más puntuación.

¿Por qué hacer Linkbuilding?

Aunque pueda pasar por inadvertido y ni siquiera a veces se le de la importancia que se merece, la técnica del Linkbuiling es imprescindible para obtener una buena posición en el principal motor de búsqueda. Un trabajo que a pesar de que puede llegar a ser pesado, se obtienen resultados a largo plazo más que satisfactorios.

La técnica es fácil y funciona, siempre y cuando nos ciñamos a conseguir enlaces naturales, es decir que nos indexen entre otras cosas, porque nuestro contenido sea de calidad.

Contamos con varios recursos que son vitales: los directorios, notas de prensa y artículos y redes sociales.

Darse de alta en directorios temáticos y de relevancia se contabiliza como algo positivo. Pero cuidado, aquí que llega el problema. ¿con enlace recíproco o sin recíproco? ¿de pago o gratis?

Google lleva tiempo advirtiendo que el intercambio de enlaces no es “justo” y se penaliza. Conseguir enlaces de esta forma es sencilla; yo te enlazo si tu me enlazas y los dos conseguimos así, una calificación mayor.

Lo mismo ocurriría con los enlaces de pago. La compra- venta de enlaces tiene los días contados. Lo más efectivo y más difícil es conseguir un enlace natural, ya sea por el contenido de valor añadido que tiene un blog o por el artículo que se ha difundido mediante las redes sociales y que ha tenido un gran éxito…

Tanto los artículos y las notas de prensa tienen también cierto peso. Difundir contenido por la red que enlaza a nuestro site, ayuda, sin lugar a dudas, a favorecer nuestro posicionamiento. Y más, cuando se trata de portales donde se puede incluir nuestro artículo en una temática determinada.

Las redes sociales por último, son de gran valor para el buscador. ¿Por qué? En realidad, porque cumplen con el principal objetivo que persigue Google. Conseguir enlacen entrantes de manera honesta. Los usuarios recomiendan contenido que han visto porque les ha gustado o les ha parecido interesante. Así, se convierten en grandes difusores de contenido consiguiendo así, enlaces a nuestra web.

El linkbuiling es imprescindible para cualquier estrategia online siempre que se quiera conseguir mayor visibilidad y posicionamiento en buscadores. Una técnica que lleva su tiempo, que no se consigue de un día para otro pero al final, si se hace bien y ciñéndose a las reglas marcadas por google se obtienen los resultados esperados.

www.marketalia.com

Cómo vender con éxito

Muchos emprendedores que se inician en un negocio en Internet elaboran sus páginas web con un gran entusiasmo, estudian maneras de atraer visitas hacia ellas y luego esperan ansiosamente aquel gran día en el cual harán su primera venta.

 

Lamentablemente ese día llega mucho más tarde de lo esperado.

 

No es por falta de clientes o porque el producto es malo, es porque el emprendedor del Internet no sabe vender.

 

¿Por qué las personas no saben vender?

 

No saben, porque nunca les han enseñado. Las habilidades que son necesarias para vender con éxito no se enseñan en las escuelas. Tampoco figuran en los currículos de la gran mayoría de las universidades.

 

La mayoría de las personas han aprendido a desarrollarse profesionalmente en muchas áreas, pero, a la hora de vender esos conocimientos, habilidades y experiencias, no saben cómo proceder correctamente.

 

Y tampoco es porque algunos nacen sabiendo cómo vender y otros no. Es cierto que algunas personas tienen una personalidad que les ayuda a la hora de vender, pero, en esencia, cualquier persona puede aprender a vender con éxito. Si no sabe vender solo es porque le ha faltado la información correcta para hacerlo.

 

En realidad, vender no es una opción. En un sentido más amplio, todos deberíamos saber cómo vender. Toda persona tiene un conjunto de habilidades y de talentos que son su aporte a la humanidad. La única forma de transferir ese aporte es persuadiendo a los demás que usted es la persona que puede suplir sus necesidades.

 

Y ahí viene el primer problema: la palabra «persuadir.»

 

Persuadir simplemente significa convencer a alguien para que haga o deje de hacer algo.

 

El cortocircuito mental que le inhibe vender

 

Muchas personas hacen un cortocircuito mental al escuchar estas palabras, sin saber que es justamente ésta mentalidad la que les impide vender con éxito en su negocio.

 

 

Sienten que están explotando a las personas al tratar de venderles sus productos y servicios y se preguntan: «¿Con qué derecho voy a convencer a los demás de algo que me beneficia a mí?»

 

La respuesta es muy simple: ¡Porque ellos también se benefician!

 

Si usted tiene en sus manos la respuesta a los problemas de sus clientes, no solo tiene el derecho, sino el DEBER de informarles acerca de ésta solución.

 

En «Common Sense Economics», un excelente manual que enseña los principios básicos que rigen la economía, sus autores plantean que normalmente se asume que individuos con altos ingresos están explotando a otros.

 

Sin embargo, personas que ganan altos ingresos en el mercado generalmente lo hacen al mejorar el bienestar de muchas personas. Empresarios millonarios como Bill Gates y Sam Walton ganaron mucho dinero porque les ayudaron a muchas personas.

 

El primero lo hizo porque supo manejar grandes inventarios efectivamente y así vender sus productos a un menor precio. Bill Gates benefició a miles de personas al desarrollar una serie de productos que mejoraron significativamente la eficiencia de los computadores personales.

(James Gwartney, Richard L. Stroup, Dwight R. Leehoff, R.T.: “Common Sense Economics”. St. Martin’s Press, USA, 2005. p.20.)

Vender no es explotar, es ayudar

Comience a mirar lo que usted ofrece con otros ojos.

 

A lo mejor usted ha pasado por un tiempo muy difícil, como una terrible enfermedad o un divorcio muy doloroso y ahora desea compartir su experiencia con otros, para ayudarles a sobreponerse a una situación similar. Si usted no les ofrece sus productos y servicios, estas personas jamás van a recibir la ayuda que tanto necesitan.

 

También puede ser que usted tenga una gran facilidad para un área determinada y ha acumulado mucha experiencia y sapiencia en ella. ¿No sería injusto retener esta información de todas las personas que viven en la ignorancia al respecto y están buscando una solución?

 

Visto desde éste punto de vista, el marketing de sus productos y/o servicios se hace mucho más fácil.

 

Usted dirá: «Si claro, ¡pero también puedo regalar para ayudar!»

¿Por qué no regalar para ayudar?

 

Está bien regalar información y siempre debe haber un espacio para ser generoso con sus seguidores en el Internet.

 

Sin embargo, usted les debe a sus clientes el poder cobrarles por sus servicios. Si no lo hace, pronto tendrá que buscarse otro trabajo para pagar sus cuentas y ya no se podrá dedicar a ayudarles.

 

Simple, ¿verdad?

 

Al mirar las ventas desde este punto de vista, se dará cuenta que ya no le costará ofrecer sus productos y servicios. Lo hará con confianza y osadía, sabiendo que lo esta haciendo en el mejor interés de sus clientes en el Internet.

 

 

Y si quiere aprender como implementar un negocio en Internet junto a toda su familia, lo invito a http://EducacionParaElExito.com, donde podrá descargar un ebook gratis con 10 datos acerca de cómo enseñar a sus hijos a tener sus propios negocios.

De Bettina Langerfeldt, cuya pasión es enseñar a personas de todas las edades como adquirir una visión para su vida, como ponerse metas y después perseguir la educación específica para que puedan lograrlas.

Por Bettina Langerfeldt

<a href=»http://EducacionParaElExito.com»>Educacion Para El Exito</a>

educacionparaelexito@gmail.com