Mujer emprendedora: descubre la imperiosa necesidad de la incomodidad

¿Hay algunos aspectos de tu negocio que te incomodan tremendamente?

De ser así, hoy te quiero contar una historia inspiradora para ayudarte a cambiar tu forma de pensar acerca de los desafíos que estás enfrentando en tu negocio online y que te están impidiendo de alcanzar tu éxito. (Del libro“In a Pit With a Lion on a Snowy Day”, de Mark Batterson)

Esta historia fue clave en mi forma de enfrentar los desafíos de mi negocio y de mi diario vivir. Me ayudó a comprender la necesidad de incomodarme, abrazar las situaciones difíciles y superar los obstáculos de una vez por todas, en lugar de huir de ellos.

En la Biblia hay un relato poco conocido de un gran guerrero, llamado Benaía, que vivió en los tiempos del rey David, en Israel:

“Benaía…mató a dos leones de Moab; y él mismo descendió y mató a un león en medio de un foso cuando estaba nevando…Esto hizo Benaía hijo de Joiada, y ganó renombre con los tres valientes…Y lo puso David como jefe de su guardia personal”. (Historia completa en 2 Samuel, 20-23)

Benaía evidentemente no tenía problemas con los leones. Primero mató dos en Moab y luego hizo algo asombroso: ¡persiguió y mató a otro león que se metió en un foso mientras estaba nevando!

En mi opinión, encontrarse cara a cara con un león rugiente a pleno sol ya es lo suficientemente terrible. ¿Quién querría exponerse a un león vivo en medio de un foso? Y, si estaba nevando, ¿acaso no era un buen momento para olvidarse del león e irse a su casa, para capear el mal tiempo?

Pero Benaías conocía el secreto de abrazar los desafíos en vez de huir de ellos. Ni siquiera usó la excusa del mal tiempo para evadir al león. Deliberadamente lo siguió, se metió en el foso y lo mató de una vez. Vemos que su hazaña fue reconocida por el rey David y que lo nombró jefe de su guardia nacional.

A pesar de que es poco probable que tengas que luchar con un león real en tu vida, existen situaciones en tu negocio online que están rugiendo y ahuyentándote de realizar acciones que te podrían propulsar a un nivel totalmente nuevo para ti y para tu negocio. Como, por ejemplo:

• Subir tus precios.
• Contactar a nuevas alianzas estratégicas para expandir tu mercado.
• Hablar y vender en público.

Aquí tienes tres datos útiles para enfrentar a tus leones diariamente, si crees que estás evadiendo estas situaciones –o situaciones similares-, aunque sea en forma inconsciente:

1. Reconoce tus miedos.
Anota las acciones que ya sabes que debes tomar para aumentar tus ingresos, pero que nunca has hecho, por alguna razón (dato útil: ¡esas razones son excusas!).

2. Visualiza tu victoria.
Piensa qué pasaría si tus miedos no fueran verdaderos y si realmente pudieras vencer ese obstáculo y cerrar la venta, fascinar a tu público cuando hablas y crear fácilmente contactos nuevos para tu negocio.

3. Ataca.
Tal como lo hizo Benaías, ataca y derriba a tu obstáculo, sin excusas, aunque te parezca difícil de lograr.

No evadas ese desafío. Persíguelo y confróntate con él, para sacarlo rápidamente del camino.

Practica diariamente el hábito de colocarte en situaciones incómodas que te obligarán a estirarte y crecer. Muy pronto verás que serás “promovida”, al igual que nuestro héroe Benaías.

¡Tu valentía se reflejará directamente en tu número de clientes, en el monto de tus ingresos y en tu nivel de satisfacción personal!

¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.

Bettina Langerfeldt – www.bettinalangerfeldt.com

Mujer emprendedora: Descubre por qué necesitas darte el permiso de crecer y cómo hacerlo

Mientras más tiempo llevo enseñando a las mujeres emprendedoras a ser todo lo que Dios las ha llamado a ser, más me identifico con los problemas de raíz que les impide lograrlo.
Mi negocio online me ha permitido trabajar con mujeres emprendedoras alrededor de todo el mundo, desde Israel a Japón, China, Europa, además de todos los países de habla hispana, y me doy cuenta de que todas lidian con problemas muy parecidos.
Como yo misma he pasado por todo un profundo proceso transformador: de ser dueña de casa y mamá educadora en casa, a tener mi propia empresa exitosa online y offline, sé perfectamente lo que significa salir de tu cascarón seguro y clamar valientemente ese lugar que Dios puso en tu corazón y que, por un lado te emociona, pero, por otro lado te aterroriza.
Nosotras, las mujeres emprendedoras, somos soñadoras por esencia, porque Dios nos hizo así. Sin embargo, a la hora de llevar esos sueños a la realidad, muchas veces nos retraemos y nos acobardamos. Hasta el punto de posponerlos y simplemente seguir con la vida que ya conocemos, que no nos satisface, pero por lo menos nos funciona.
Desde mi propia experiencia, sé que la mujer emprendedora, a diferencia del hombre, tiene que darse una enorme cantidad de permiso para emprender.
El hombre es soldado y guerrero. Le dices el cómo y allá va.
La mujer es más emocional y, por su esencia maternal, naturalmente preocupada por los demás. A la hora de emprender, ella necesita saber que va a estar segura, que no va a afectar a sus seres queridos, que nadie la va a rechazar o condenar y que no perderá su esencia femenina en el proceso.
Quiere seguir siendo mamá, esposa, pareja, amiga, hermana, hija, etc. y defenderá su “nido” con uñas y dientes. Lamentablemente hasta el punto de no desarrollarse más para llegar a ser la gran mujer que Dios creó y que, paradójicamente, podría ayudar, nutrir y salvar a tantas personas más.
Déjame decirte hoy que no es necesario que sacrifiques una cosa para obtener otra. Si te atreves a emprender, solo vas a impactar a más vidas positivamente, vas a ganar más dinero para ayudar mucho más a otros y vas a poder vivir un estilo de vida que te haga sentirte como la reina que eres.
¿Qué tienes que hacer para darte ese permiso?
Tienes que agrandar tu visión sobre lo que significa ser una mujer emprendedora.
Culturalmente, el lugar que te han asignado es demasiado pequeño. A través de la historia la mujer siempre ha jugado un rol secundario y silencioso. A pesar de que eso ha cambiado mucho, aún quedan patrones mentales adquiridos de nuestras madres y abuelas que, subliminalmente, te dicen que no debes salirte de ese rol y que te va a ir mal si lo haces.
Ese nunca fue el plan de Dios para la mujer. Sus planes para ti son grandes. No te creó para apoyar silenciosamente a un mundo gobernado por hombres, sino que te dio una voz y un corazón solidario, para ser el complemento perfecto de ellos y así lograr cosas grandes en conjunto. Cosas que los hombres no pueden hacer por si solos.
Una clara señal de esto es que cada vez las empresas están aceptando más y más mujeres en sus directorios, porque saben que nosotras tenemos mucho que aportar.
Si te cabe alguna duda, lee lo que dice la Biblia sobre la mujer virtuosa en el libro de Proverbios, capítulo 31, escrito hace más de 2.500 años. Ella es madre, esposa, cuida a su equipo, trabaja arduamente por el bien de los demás, es emprendedora e invierte en bienes raíces y es grandemente bendecida.
Como ves, ella no tiene que elegir entre lo uno o lo otro, porque sabe que puede tenerlo todo, ¡porque Dios así lo ha dispuesto desde los comienzos de su Creación!
Ella es lo que Dios quiere para ti. Toma tu lugar valientemente, querida mujer emprendedora.
¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.

Tres pasos claves para volver a tomar el control de tu dinero

¿Sabías que tu relación con el dinero afecta a todas tus demás relaciones? Tu relación con Dios, contigo misma, con tu familia, e incluso tu relación con los bienes materiales.
La mayoría de las mujeres no saben que su manera particular de relacionarse con el dinero se reflejará en el trato que tendrán con todas estas otras áreas importantes de sus vidas. Por eso tienden a dejar al dinero en un compartimento aparte y no le dan la importancia que tiene.
Esto provoca conflictos internos con el dinero que resultan en angustia, baja auto estima, sentimientos de culpa y depresión.
En la práctica, puedes saber que necesitas sanar tu relación con el dinero si el dinero controla tu vida. Esto se puede manifestar de miles de maneras diferentes, como por ejemplo:
• Tienes bajos ingresos.
• Siempre te falta.
• Te endeudas fácilmente.
• Gastas en cosas innecesarias.
• Das más allá de tus posibilidades.
• Discutes frecuentemente sobre dinero.
• El dinero es la razón por la cual no te atreves a hacer lo que te apasiona.
• Etc.
¿Cómo puedes revertir esta situación y tomar el control sobre tu dinero?
1. Debes permitirte hacerlo
Tu historia del dinero comenzó a escribirse en tu infancia. Tu familia, tu cultura y tu entorno te impregnaron de mensajes que formaron patrones de pensamiento –o paradigmas—que rigen tu vida hoy.
Estos paradigmas son tremendamente limitantes y poco flexibles.
Lo bueno es que –a diferencia de lo que muchos creen– no son difíciles de cambiar.
Si tú no te has dado el permiso de estar en control de tu dinero hasta hoy, solo debes cambiar tus patrones mentales. Cambia el “no debo”, “no puedo”, “no sé cómo” por frases que te devuelven el poder sobre tu situación: “¡Debo, puedo y me prepararé para lograrlo!”
2. Busca cambiar desde adentro hacia afuera
Lo primero que muchas mujeres hacen cuando toman la decisión de tomar el control de su dinero, de una vez por todas, son cambios externos: intentan ahorrar, tratan de gastar menos, buscan nuevas fuentes de ingreso, etc.
Todo eso está bien, pero probablemente no tendrá un mayor impacto en tu situación financiera si no vas a la raíz del problema.
Tienes que conocer cómo tu personalidad particular se relaciona con el dinero y cuáles son tus debilidades personales con el dinero, aquellas que siempre te van a perjudicar cuando tomes decisiones financieras.
Por ejemplo, una mujer que tiene una personalidad más aventurera tenderá a ser demasiado arriesgada con su dinero. En cambio, una mujer más servicial gastará todo lo que tiene en las necesidades de los demás.
3. Fortalece tus áreas débiles.
Una vez que estés consciente de tus áreas débiles sabrás cuáles son los “puntos ciegos” en tus finanzas y podrás tomar las medidas necesarias para que tus debilidades no te saboteen. También podrás aprender cómo sacarle mucho más partido a tus fortalezas.
En resumen, a pesar de que te parezca un gran desafío volver a tomar el control sobre tu dinero, ¡no es difícil de lograr! Si eres consistente en aplicar estos tres puntos, podrás cambiar tu situación financiera actual y vivir con más holgura y más tranquilidad.
¿Quieres aprender cómo puedes alcanzar un nuevo nivel de ingresos con estrategias de negocio que te permitan generar más ingresos y alcanzar a más personas, en menos tiempo? Aplica a una sesión estratégica gratuita conmigo y veremos cómo te puedo ayudar a monetizar tu misión con éxito.