Una metáfora en la que se compara Facebook con un bar, para entender cuál debe ser el comportamiento para lograr que tu presencia en esta red social sea positiva. Es muy fácil caer en las malas prácticas que pueden reportarte resultados a corto plazo pero pueden ser nefastas con el tiempo.