Saltar al contenido principal

Descubre cómo superar el miedo a no ser suficiente

¿Has oído hablar de la ‘atelofobia’? Se trata del miedo extremo a no ser suficientemente buenas/os, a ser imperfectas/os en lo que hacemos tanto en la vida laboral como en la vida personal. Este miedo que suele darse en personas muy inteligentes y que es más frecuente en las mujeres, te convierte en ‘tu mayor crítico’ ya que más allá de buscar la excelencia, te lleva a la obsesión, llegando a crear problemas incluso para las relaciones con los demás bajando tu autoestima. Si te reconoces en esta clase de perfeccionismo, lucha por salir de ahí hasta que consigas superar el miedo a no ser suficiente.

Cómo superar el miedo a no ser suficiente en tu vida laboral

¿Sabías que el mayor miedo de las mujeres, que es inconsciente, es a nuestro propio brillo? Sí querida amiga, como lo oyes. Estamos aterrorizadas ante la idea de llamar la atención, de sobresalir y que las miradas se fijen en nosotras. Nos asusta la idea de sentirnos juzgadas, y por ese motivo tratamos inconscientemente de pasar desapercibidas, lo que nos lleva a no invertir en nuestra Formación, en Mentoría… Naturalmente eso frena el éxito profesional y nos lleva al bloqueo.

Si a eso le sumamos el perfeccionismo extremo que impide a muchas mujeres tener una buena autoestima debido a la autocrítica feroz, se corre el riesgo de caer en el miedo permanente a no ser/hacer/tener suficiente. Trabaja tu autoestima saliendo del perfeccionismo y entendiendo que una vez que haces algo poniendo todo de tu parte, debes quedarte tranquila y entender que nadie es perfecto y que tú no tienes la obligación de serlo.

Cómo superar el miedo a no ser suficiente en tu vida personal

Una de las características habituales de las personas con problemas para superar el miedo a no ser suficiente es la negación de lo que están sufriendo. Actúan de cara a los demás como si todo fuera muy bien y ellas fueran felices. Pero no lo son, en realidad sufren un altísimo nivel de estrés producido por el miedo a no ser perfectas y el continuo auto-reproche que les lleva a estar siempre tensas.

Ten siempre presente que ni tu labor como madre, hija, hermana, amiga, compañera, ni tus tareas domésticas necesitan de tu perfección. Relájate, nunca te exijas más de lo que exigirías a otra persona, reconoce lo que haces bien y felicítate. Al igual que te decía en el apartado anterior respecto a tu vida laboral, trabaja tu autoestima también en tu vida personal. Incluso si no eras consciente de cómo tu autoreproche baja tu autoestima, esfuérzate en aceptarte tal como eres, necesitas superar el miedo a no ser suficiente para ser feliz.

Trabaja para superar el miedo a no ser suficiente que afecta a tantas mujeres inteligentes y muy aptas. Este miedo afecta tanto a la vida laboral como a la vida personal, produciendo un gran bloqueo que impide disfrutar de nuestros logros debido al alto grado de autoexigencia, bajando también nuestra autoestima. Recuerda que no necesitas ser la mejor en todo, ni compararte con nadie. Es mucho más sano y reconfortante compararte contigo misma e irte superando ‘a tu ritmo’.

“No hay que tener miedo de la pobreza ni del destierro, ni de la cárcel, ni de la muerte. De lo que hay que tener miedo es del propio miedo” Epicteto de Frigia

Marta Morón- http://www.mujerlider.es

Emprendedoras, cómo decidir si emprender y en qué

Emprender es algo apasionante, yo ya lo he hecho dos veces y sin duda repetiría. Sentir que los beneficios por el esfuerzo de tu trabajo son para ti no tiene precio, y la satisfacción de haber montado tu negocio, también. Animo a todas aquellas mujeres que sientan inquietud, a que se conviertan en emprendedoras.

Ahora más de un tercio de las personas que deciden emprender, lo hacen por falta de oportunidades laborales. Un porcentaje parecido considera que la falta de financiación es el mayor obstáculo para los emprendedores, y para las mujeres emprendedoras es aún más difícil encontrar financiación, a pesar de que sus negocios sobreviven mucho más en el tiempo. Así que tenlo en cuenta antes de tomar tu decisión.

Qué preguntarnos antes de decidir si ser emprendedoras

Hay varias preguntas que debemos hacernos antes de tomar la decisión de ser emprendedoras:

▪ ¿Tienes un producto o servicio que la gente compraría?

▪ ¿Qué tiene tu producto o servicio que sea diferente de tu competencia?

▪ ¿Te apasiona tu idea de negocio?

▪ ¿Sabrás ser paciente y perseverante hasta que tu negocio arranque?
▪ ¿Cuál es tu grado de resiliencia (capacidad para superar los obstáculos)?

▪ ¿Cuántos meses podrías aguantar económicamente sin ingresos?

Cómo decidir en qué emprender

Muchas mujeres que me contratan para ser emprendedoras, lo primero que se plantean es ¿cuál sería el negocio que me proporcione más ingresos? Es una pregunta interesante, pero si ese negocio pertenece a un campo que desconoces, no es la mejor opción para ti.

Lo ideal para las emprendedoras sin experiencia es empezar averiguando qué es aquello que verdaderamente te apasiona. Será ahí donde tengas más oportunidades de tener éxito, ya que  tu pasión será tu motor frente a la impaciencia, los problemas que puedan surgir y las fuerzas que vas a necesitar para sacar adelante tu emprendimiento.

Ser mujeres emprendedoras es fantástico, sin duda. Ten en cuenta que tu negocio debe apasionarte para que te de la fuerza necesaria durante el inicio, y en los problemas que puedan surgir después. Si aquello en lo que quieres emprender requiere financiación, no te lances mientras ese tema no esté resuelto. Y si quieres averiguar cual es tu pasión y cómo poner en marcha tu emprendimiento, recuerda que como tu Mentora-Coach puedo acompañarte en este apasionante viaje.

“Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente”  Facundo Cabral

Autor Marta Morón Torres

Cómo eliminar los comportamientos que alejan a las mujeres profesionales del exito

Woman and young girl in kitchen with laptop and paperwork smiling
GSCSNJ / Foter / CC BY-NC

Las mujeres profesionales aún luchamos por encontrar nuestro sitio dentro de la empresa, no es fácil tener un puesto de responsabilidad y conjugar lo que somos con lo que se espera de nosotras como líderes, ya que el sistema aún está adaptado en muchos casos al rol masculino, además de las tendencias culturales y sociales que nos alejan del exito profesional.

Este artículo está basado en el escrito por Peggi Drexler “8 Ways To Abolish The Behaviors That Held You Back In 2013”, publicado a primeros de 2014 en www.Forbes.com, y está dirigido a mis queridas ‘ mujeres con responsabilidades profesionales ’, colectivo al que me dirijo desde www.MujerLider.es. Ten en cuenta que la traducción es ‘libre’ por dos motivos: mi inglés no es perfecto, y tampoco es mi intención hacer una traducción literal del artículo de Peggi. Aquí van 8 formas de eliminar esos comportamientos que nos alejan del exito.

Pide lo que deseas

Según una encuesta a 1.000 mujeres profesionales llevada a cabo a principios de 2014 por Citi / LinkedIn, ‘no me pagan lo suficiente’ es una de las tres mayores frustraciones profesionales que enfrentan las mujeres. Y sin embargo, sólo una de cada cuatro mujeres pidieron un aumento de sueldo en 2013. Si quieres un cambio en 2014, ¡pídelo! Hay razones para pensar que funcionará: en el estudio Citi / LinkedIn también vieron que el 75% de las mujeres que pidieron un aumento de sueldo, lo consiguieron.

No tengas miedo de ser “la mala”

Ser mujer jefe es un círculo vicioso clásico. Para que las mujeres tengan exito, tienen que ser diferentes, extraordinarias, y -clave- no demasiado emocionales. Pero también deben ser agradables y ‘una más’. Para muchas será una situación en la que saldrán perdiendo, así que no lo intentes. En vez de eso, toma decisiones inteligentes, toma tus armas y haz el trabajo para el que fuiste contratada – sin disculparte.

Pero tampoco seas la agresora

A menudo hay ’matones’ en el trabajo que piensan que detener a los demás les asegura su puesto. Pero los estudios muestran que quienes juegan el papel de Mentor tienen más exito profesional que aquellos que no lo hacen. Un estudio de 2012 de la Universidad de Austin – Texas reveló que aquellos que ejercieron de mentores, ganaron una mejor comprensión de sus propias fortalezas y limitaciones, aseguraron la comprensión de ciertos conceptos relacionados con la carrera profesional, y además son más felices. La lección: trata de ser mejor jefe en 2014. Al fin y al cabo, sólo eres tan buena/o como tu peor empleado.

Haz públicos tus logros, no te avergüences de tener exito

Un estudio publicado este año en el Boletín ‘Personalidad y Psicología Social’ reveló que las mujeres son más propensas que los hombres a regalar el mérito en el trabajo.
Detente. Aprender a reconocer tus propios grandes esfuerzos ayuda a abrir puertas, da confianza a otras mujeres, y puede mejorar el estado de ánimo. Además, un estudio de Harvard reveló que hablar de uno mismo provoca la misma sensación de placer en el cerebro que la buena comida o que te paguen.

Para el contador

Ya se trate de algo pequeño como ofrecer tomar un café, o algo de mayor trascendencia como ir a hacer deporte con un/a colega, las mujeres tienden a llevar la cuenta de los favores dados y recibidos. Pero llevar la cuenta se basa en la manipulación y puede conducir a un ambiente hostil, desalentando la colaboración a favor de la división y el desprecio. Es también una gran pérdida de tiempo.

Deja de disculparte por tener exito

Más que los hombres, las mujeres tienen tendencia a temer la ambición y el exito, aunque por lo general inconscientemente. Se preocupan de que no son merecedoras del ascenso o el aumento, están tan preocupadas de que el exito les pueda distanciar de sus amigos y socios potenciales que no piden lo que quieren. Y sin embargo, si dejas de disculparte por perseguir tus metas – o el logro de ellas – tendrás una mayor probabilidad de exito continuo y felicidad personal.

Define ‘tenerlo todo’ en tus propios términos

Se ha hablado mucho en 2013 de si las mujeres pueden ‘tenerlo todo’. Pero, ¿y en 2014, dejamos de meter a todas las mujeres en el mismo saco? Las mujeres quieren cosas diferentes – por lo que ‘todo’ es totalmente relativo. Eso está bien. Ya sea o no para conseguir una carrera y cómo, es una decisión muy personal y totalmente individual. Aprende a decidir por tu cuenta.

Vete a casa a la hora de cenar

En serio, ve. Si no es por tu familia, entonces por tu carrera profesional: un estudio publicado en abril de 2013 en la revista Gender&Society descubrió que trabajar 50 horas a la semana o más no ayudó a las mujeres en cargos profesionales y directivos a salir adelante, de hecho todo lo contrario. Sigue el ejemplo de Sheryl Sandberg – Directora Operativa de Facebook, que se hizo famosa por dejar el trabajo a las 5:30 para poder cenar con sus hijos a las 6:00. Ten en cuenta que el exito de Sheryl no se debió a seguir la costumbre, sino al revés.

Las mujeres con responsabilidades profesionales tenemos aún grandes retos, no en vano nuestra incorporación a los puestos de liderazgo tiene apenas 50 años. Tenemos que aprender a pedir, a ejercer de líderes, a hablar de nuestros logros, a no disculparnos por tener exito, a definir lo que realmente queremos, y a cumplir horarios de trabajo razonables, un estudio tras otro lo demuestran.

“Nadie consigue un gran despacho sentándose a un lado, sino en la mesa de negociación. Y nadie consigue un ascenso, si no piensa que se merece el exito”.
Sheryl Sandberg – Directora Operativa de Facebook

__________________

Sobre la autora:

Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Vive en Madrid, aunque trabaja con mujeres de todo el mundo online, a través de Skype.
Hace más de diez años decidió dar un giro a su carrera de empresariales, basada en experiencias de Manager y Financial Controller en multinacionales como McKinsey y Linklaters, para ayudar a otras mujeres a organizar su Plan de Carrera y a transformar sus vidas.

Desde entonces, Marta ha ampliado su formación estudiando Coaching con PNL en el Instituto de Potencial Humano, acreditado por la ICF-International Coaching Federation, así como en otros centros pioneros del coaching y el desarrollo personal. También es dos veces emprendedora. Actualmente, además de tener su consultoría “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y su portal http://www.mujerlider.es, también es profesora de Desarrollo Personal y Profesional, Miembro Honorífico de Worldwide Branding Who is Who, y colabora con diferentes ONGs. Con su formación y conocimiento laboral, ha ayudado a numerosas mujeres a orientar su vida hacia los retos personales y profesionales que desean conseguir.

Suscríbete a su Boletín. Es tuyo GRATIS si te inscribes en www.martamoron.com. Sin spam y privacidad garantizada. Además, sólo por suscribirte tendrás de REGALO acceso al vídeo “Autoestima para tu Liderazgo”, y a solicitar tu “Sesión Estratégica Gratuita”, que te ayudará a conocer donde te encuentras profesionalmente, y cómo avanzar hacia donde quieres llegar. Todos los meses Marta regala sesiones entre sus suscriptoras(es).

Liderazgo de la mujer vs Síndrome de Maripili

Cuando las mujeres empezaron a ocupar puestos de alta responsabilidad a partir de los años 70, accedieron al poder imitando en su mayoría el liderazgo masculino. El mayor exponente lo tenemos en Margaret Thatcher, Primera Ministra del Reino Unido entre 1979 y 1990, que era conocida con el apodo “La Dama de Hierro”. En realidad, la reciente película protagonizada por Meryl Streep suaviza exageradamente el personaje, al que todo el mundo tenía miedo.  

 

Vivimos un momento en el que las mujeres llenan las universidades y obtienen las mejores calificaciones, y además están plenamente integradas en la vida laboral. Pero esto no es suficiente para que desaparezcan las diferencias salariales ni para evitar que la cuota de Directivas y no digamos ya de Consejeras siga siendo muy baja respecto al número de varones. Es hora de romper nuestro “Techo de cristal”.

 

¿Qué está impidiendo el Liderazgo de las mujeres?

Tras un proceso socio-cultural de miles de años en el que las mujeres estábamos llamadas a servir al hombre y a la familia, no es de extrañar que aún nos queden muchas creencias y barreras por superar, relacionadas con nuestras parcelas de poder.

 

Las mujeres siempre nos hemos valorado según el amor, es decir, quienes y cuanto nos quieren. De ahí que nuestro principal problema sea el miedo a no sentirnos queridas, que nos impulsa a tratar de agradar a los hombres. Esto nos deja “fuera de juego” en lo que se refiere a las relaciones sociales, tradicionalmente masculinas, que son en definitiva las relaciones de poder.

 

Qué es el síndrome de Maripili

En 2004, Carmen García Ribas acuñó el término “síndrome de Maripili” para definir los síntomas que sufrimos las mujeres debido a nuestra carga cultural y social:

1) Miedo a no complacer

2) Miedo a no ser queridas

3) Miedo a no cumplir los estereotipos

4) Miedo al éxito

5) Autosabotaje

Todo esto nos lleva al llamado “Techo de cristal”, que nos impide seguir progresando en nuestra carrera profesional a partir de determinado punto.

 

¿Cómo marcamos cada una nuestro “Techo de cristal”? Pues depende, algunas dejando la carrera para dedicarse a los hijos, otras auto-boicoteando su carrera para dedicarse a “algo menos estresante”, otras se las ingenian para dejar de ascender… Para cada una es diferente, pero nos ocurre a la mayoría, y lo más grave, de forma inconsciente. Aunque sí tenemos un denominador común: el Estrés crónico.

 

Cómo superar el síndrome de Maripili

Lo primero es ser conscientes de esa carga cultural que nos acompaña y el Estrés que añade al ya existente en el trabajo, la casa, la familia… En realidad no se trata de que tengamos menor resistencia al estrés que nuestros compañeros varones, el problema es que añadimos estrés extra a nuestra vida laboral.

▪ Entender que tiene solución. Tan pronto como tomamos consciencia de las cosas, tenemos la posibilidad de ponerles remedio. En este caso, entendiendo que “Ya soy querida por mucha gente”, no necesito esforzarme en que me quieran en el trabajo. Cuida también el miedo a no cumplir los estereotipos, tratando de “ser tú misma”.

En el mundo profesional los ascensos no están relacionados con que todo el mundo te quiera. Relájate en este sentido y tu nivel de Estrés se reducirá considerablemente y dejarás de tener miedo. Somos mujeres fuertes, perfectamente capaces de ejercer el Liderazgo femenino y de superar nuestro techo de cristal.

“La mujer tiene un solo camino para superar en méritos al hombre: ser cada día más mujer.”
Ángel Ganivet

Marta Morón ▪ MujerLider www.mujerlider.es

“Marta Morón, directora de “MujerLider” y www.mujerlider.es, te ayuda a través del Coaching para que te conviertas en una Mujer (u hombre) Líder de tu vida. Si quieres redefinir tu plan de carrera; fortalecer tu liderazgo y tu gestión de personal; incrementar tu productividad y tus resultados; mejorar tu gestión del tiempo y tu conciliación; buscar salidas a tu situación de tránsito profesional; reforzar tu toma de decisiones; y mejorar tu comunicación; VISITAAHORA www.martamoron.com para recibir más tips GRATIS.”

Medidas de protección y seguridad a las víctimas de violencia de género.

Cabe que destaquemos:

1- Mayor número de efectivos de policía nacional y guardia civil dedicados a la prevención y lucha contra la violencia de género.

2- Elaboración y puesta en funcionamiento de un Protocolo común de Valoración de Riesgo para Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y policías autonómicas.

3-Se establece una nueva base de datos común para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, para mejorar la eficacia en el seguimiento de las circunstancias que concurren en cada una de las mujeres con medidas de protección y alejamiento. El objetivo es tener constancia permanente de la situación en la que viven las mujeres víctimas de violencia de género, para evitar una nueva agresión.

4- Creación de Unidades de Violencia contra la Mujer en las Subdelegaciones del Gobierno para coordinar toda la información y recursos existentes destinados a proteger a las mujeres en situación de riesgo, y posibilitar un seguimiento individualizado.

5-Protocolos de coordinación entre la Administración General del Estado, Administración Autonómica y Administraciones Locales que impliquen a todas las administraciones con el objetivo de lograr una actuación global e integral.

6- Servicio de teleasistencia móvil a todas las mujeres víctimas de violencia de género con órdenes de alejamiento.

Medidas judiciales

1-Creación de nuevos Juzgados de Violencia sobre la Mujer exclusivos.

2-Ampliación de plantilla de fiscales dedicados a violencia sobre la mujer

3-Creación de nuevas Unidades Forenses de valoración integral.

4.-Especialización de Juzgados Penales

5.–Garantía del turno de oficio. Se garantiza a todas las mujeres víctimas de violencia de género que lo soliciten inmediata asistencia letrada de oficio especializada las 24 horas.


Medidas de prevención, sensibilización y atención

1.- Se pone en marcha un nuevo servicio telefónico de información y atención a mujeres víctimas de violencia de género, con asistencia especializada las 24 horas del día.

2.- Se pondrá en marcha el Protocolo de atención sanitaria en todos los centros públicos. Clarifica las condiciones en las que los médicos determinarán la sospecha de maltrato y la incluirán en la historia clínica de las pacientes.


Medidas de inhibición hacia los maltratadores

1.- Se pone en marcha en todo el Estado un modelo específico con criterios comunes y mínimos para los programas de intervención que la Ley Integral prevé cuando se sustituye o suspende la pena de prisión.

2.-Implantación nacional de los programas de rehabilitación a maltratadores en régimen abierto y extensión de los programas de rehabilitación de maltratadores en régimen cerrado.

3.Se pone en marcha un programa específico de seguimiento permanente a través de dispositivos electrónicos de los agresores penados por delitos de violencia de género.

4.-Programas de colaboración con empresas que posibiliten la contratación de mujeres víctimas de violencia de género.

5.Los funcionarios públicos condenados por violencia de género no podrán ser responsables directos ni ejercer su competencia en los servicios y unidades destinadas a la violencia de género.

¿Qué hacer en caso de sufrir malos tratos?

1. Denuncia los hechos inmediatamente. Tu denuncia afianza tu seguridad y previene futuras agresiones a ti misma o a otras mujeres. Si puedes llama a la policía o vete a la comisaría más próxima. Busca a familiares o algún vecino o vecina que pueda ayudarte.

Procura marcharte, lo primero es tu seguridad.

Acude a los servicios sociales de tu municipio donde te informarán sobre qué puedes hacer en tu situación y te darán apoyo adecuado para afrontarla.

2. No te laves ni laves tu ropa. No alteres el lugar de agresión. Son pruebas. Aporta la identidad o la descripción de tu agresor y cuantos datos consideres de interés para la investigación. Si tienes lesiones físicas o psicológicas acude a un Centro Sanitario y explica lo ocurrido, pide una copia del informe médico que te hagan.

3.- Formalizada tu denuncia, solicita justificante de la misma o copia de tu declaración. Te informarán sobre los derechos que te asisten como víctima y de las asociaciones y servicios sociales de tu zona, para acceder a posibles ayudas pensadas para ti.

4.- El personal encargado de la investigación policial que siga tu caso, te informará de la evolución del mismo y sobre cualquier suceso de importancia, siempre que no interfiera con las investigaciones.

5.Si tienes problemas, si te amenazan o te sientes insegura, avisa inmediatamente.

6.- Denuncia cada situación del maltrato o agresión sexual de la que seas víctima en cuanto se produzca. Si has denunciado este tipo de hechos en otras ocasiones, comunícalo.

7.-Mantente en contacto con la Policía y colabora con ella. No temas testificar y reconocer a tu agresor.

8.- Si te vas de casa… Llévate el DNI, libro de familia y toda la documentación importante (cartillas sanitaria y bancaria, escrituras o contratos vivienda; si tienes niños llévate su documentación personal y escolar o académica, y toda la que consideres que puede hacerte falta).

No te olvides del dinero que tengas, de las llaves y de tu agenda de teléfonos.

No des pistas o información que puedan ser conocidas por el agresor, evita que pueda localizarte.

 

Autora: Mª Dolores Ortiz Bermejo

www.masqueabogados.com

Violencia de Género

La violencia de género es un problema que nos implica a todos, estamos cansados de escuchar en los medios de comunicación el número de mujeres fallecidas, aunque sin olvidar que aunque en menores ocasiones existen hombres que también la sufren.

A pesar de que las cifras son más elevadas y la proporción de víctimas que sufren este tipo de violencia se inclina hacia el lado femenino y que no hay duda de que las mujeres son las más afectada tampoco hay que olvidar a los hombres que se encuentran en su misma situación, especialmente cuando parece un problema arraigado, que está lejos de desaparecer con los años: en 2002 murieron 16 varones por violencia de sus parejas, mientras que un año antes habían sido sólo 3.

Los poderes públicos no pueden obviar esta clase de violencia, que es uno de los ataques a los derechos fundamentales tales como la libertad, igualdad, a la vida, seguridad y no discriminación proclamados a lo largo de nuestra Constitución. Además y como consecuencia del art. 9.2 CE tienen la obligación de adoptar medidas de acción positiva para hacer reales y efectivos dichos derechos, removiendo los obstáculos que impiden o dificultan su plenitud.

En los últimos años se han producido en el derecho español avances legislativos en materia de lucha contra la violencia de género, tales como la Ley Orgánica 11/2003, de 29 de septiembre, de Medidas Concretas en Materia de Seguridad Ciudadana, Violencia Doméstica e Integración Social de los Extranjeros; la Ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre, por la que se modifica la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, o la Ley 27/2003, de 31 de julio, reguladora de la Orden de Protección de las Víctimas de la Violencia Doméstica; además de las leyes aprobadas por diversas Comunidades Autónomas, dentro de su ámbito competencial. Todas ellas han incidido en distintos ámbitos civiles, penales, sociales o educativos a través de sus respectivas normativas.

La Ley pretende atender a las recomendaciones de los organismos internacionales en el sentido de proporcionar una respuesta global a la violencia que se ejerce sobre las mujeres. Al respecto se puede citar la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación sobre la mujer de 1979; la Declaración de Naciones Unidas sobre la eliminación de la violencia sobre la Mujer, proclamada en diciembre de 1993 por la Asamblea General; las Resoluciones de la última Cumbre Internacional sobre la Mujer celebrada en Pekín en septiembre de 1995; la Resolución WHA49.25 de la Asamblea Mundial de la Salud declarando la violencia como problema prioritario de salud pública proclamada en 1996 por la OMS; el informe del Parlamento Europeo de julio de 1997; la Resolución de la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1997; y la Declaración de 1999 como Año Europeo de Lucha Contra la Violencia de Género, entre otros. Muy recientemente, la Decisión n.º 803/2004/CE del Parlamento Europeo, por la que se aprueba un programa de acción comunitario (2004-2008) para prevenir y combatir la violencia ejercida sobre la infancia, los jóvenes y las mujeres y proteger a las víctimas y grupos de riesgo (programa Daphne II), ha fijado la posición y estrategia de los representantes de la ciudadanía de la Unión al respecto.

La Ley establece una jurisdicción especial para la violencia de género y pretende lograr una estrecha coordinación de todos los agentes implicados en el proceso (fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, fiscales, forenses, psicólogos, magistrados, etc.), que deberán recibir una formación específica para que las víctimas sean atendidas en todo momento por especialistas.

Objeto de la ley. «Actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges, o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia». (Artículo 1.1.)

La formación en el respeto a la igualdad entre hombres y mujeres debe ser uno de los fines del sistema educativo español. La Administración tendrá que revisar los materiales y libros de texto para garantizar la ausencia de conceptos o referencias que puedan fomentar la desigualdad. Además, en el Consejo Escolar del Estado tendrán presencia las organizaciones de mujeres, el Instituto de la Mujer y expertos reconocidos en la lucha contra la violencia por razones de sexo.

Publicidad. Se considerará ilícito la asociación del cuerpo femenino con un producto concreto. Las asociaciones e instituciones que trabajan a favor de la igualdad podrán solicitar la retirada de un anuncio si lo consideran oportuno.

Apoyo a las víctimas. La nueva ley permitirá la creación de servicios de atención e información inmediata que garanticen un primer asesoramiento legal y psicológico, centros de emergencia para asistir a las mujeres y a sus hijos y centros de recuperación integral. Comunidades Autónomas y Ayuntamientos participarán en el desarrollo de todos estos servicios, en los que también se contempla la asistencia jurídica especializada y gratuita, así como ayudas económicas que faciliten a las víctimas empezar una nueva vida: formación para el empleo, acceso prioritario a viviendas de protección oficial, bonificación a las empresas que las contraten, un fondo de garantía de pago de alimentos, entre otras. Además, las víctimas tendrán derechos laborales específicos como adaptar o reducir su jornada de trabajo, movilidad geográfica o extinguir un contrato cobrando el subsidio de desempleo.

Medidas jurídicas y penales. Se crearán Juzgados de Igualdad y Asuntos Familiares en cada provincia y capital, en los que se centralizarán los asuntos civiles y penales de una misma unidad familiar. Estos jueces podrán adoptar distintas medidas de protección, según la gravedad de los casos: desde la salida del agresor del domicilio, el alejamiento y la suspensión de las comunicaciones, hasta la privación de la patria potestad y custodia de menores o la suspensión del régimen de visitas. También se reforzarán las penas contra los agresores: las amenazas leves se podrán sancionar con prisión de seis meses a un año y el juez podrá inhabilitar al progenitor para el ejercicio de la patria potestad o la tutela de los hijos hasta cinco años. En caso de lesiones, se agrava la pena de dos a cinco años cuando la víctima sea la esposa o compañera sentimental, aunque no haya habido convivencia. Además, se prevé que cada Fiscalía de los Tribunales Superiores de Justicia y de las Audiencias Provinciales tenga su propia Sección de Violencia Familiar y que se cree la figura del ‘Fiscal contra la violencia contra la mujer’.

Nuevos órganos administrativos. La ley contempla la creación de una Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género (bajo el Ministerio de Presidencia y con rango de Secretaría de Estado), un Consejo Consultivo y un Observatorio Nacional de Violencia sobre la Mujer en el Ministerio de Trabajo y asuntos sociales.

Otras medidas. Creación de unidades especializadas en prevención de la violencia; aplicación de programas específicos a maltratadores en prisión.

El ámbito de la Ley abarca tanto los aspectos preventivos, educativos, sociales, asistenciales y de atención posterior a las víctimas, como la normativa civil que incide en el ámbito familiar o de convivencia donde principalmente se producen las agresiones, así como el principio de subsidiariedad en las Administraciones Públicas. Igualmente se aborda con decisión la respuesta punitiva que deben recibir todas las manifestaciones de violencia que esta Ley regula.

Durante el tiempo que ha transcurrido desde la aprobación de la Ley Integral se han puesto en marcha todas las medidas institucionales previstas, entre las que destacan por su importancia la creación de la Delegación Especial del Gobierno contra la Violencia sobre la Mujer, el Observatorio Estatal de Violencia sobre la Mujer, la creación de los Juzgados exclusivos de Violencia sobre la Mujer y las fiscalías especiales. Junto a esto se han aumentado los recursos que el Estado dedica a combatir la violencia de género y se han puesto en marcha nuevos derechos sociales y económicos para las mujeres que garantizan asistencia social integral, empleo y recursos económicos en casos de necesidad.

Todo ello ha contribuido en este tiempo a generar un rechazo social hacia la violencia que se ejerce sobre las mujeres; ha fomentado una mayor sensibilización social sobre el problema, y ha hecho posible una mayor implicación profesional por parte de todos los profesionales que intervienen en el fenómeno de la violencia de género. También es destacable una mayor confianza social en el sistema, que se evidencia en el aumento de denuncias por malos tratos.

Autora: Mª Dolores Ortiz (Abogada)

www.masqueabogados.com