Saltar al contenido principal

Cómo mejorar la organización en tu negocio o área de responsabilidad

Organizarse no es tarea fácil. Pero tener una buena organización es la única posibilidad de dar consistencia a nuestro tiempo y a nuestro negocio o área de responsabilidad, llevándolo a un nivel superior. Sin una buena organización el tiempo se nos escapa entre los dedos, siendo imposible sacar provecho de nuestros recursos, tanto propios como del equipo. Hoy hablamos de tener un sistema de gestión y procesos que garanticen el óptimo funcionamiento de nuestro negocio o área de responsabilidad.

Organización de tu trabajo y de tu archivo

Como te decía en mi artículo “Cómo ganar eficiencia en la organización del trabajo”, seguir siempre la regla de una sola cosa a la vez aunque recogiendo la documentación del trabajo anterior despejando el área de trabajo para la nueva tarea; tener en cuenta que la eficiencia está basada en la flexibilidad con la que cambias de tema; y dedicar cada día 10 minutos al final de la jornada a planificar las tareas del día siguiente según importancia y urgencia, os ayudará a ti y a tu equipo en la organización del negocio.
Por otra parte, como te decía en mi artículo “Organización del trabajo y eficiencia mediante tu agenda”, llevar una agenda mejora nuestra eficiencia en la organización del trabajo y en nuestra gestión del tiempo. Nos libera de la preocupación de tratar de recordar qué tenemos que hacer en las próximas horas, pudiendo poner el foco en lo realmente importante en cada momento. Es imprescindible eso sí chequear la agenda con frecuencia para que el sistema funcione.

Sistema y Procesos

Los procesos funcionan dentro de un sistema. El sistema es la estructura organizativa, procedimientos, procesos y recursos necesarios para implantar una gestión determinada. Normalmente están basados en una norma de reconocimiento general que tiene como finalidad servir de herramienta de gestión para asegurar los procesos. Identifica qué sistema o sistemas existen o deberían existir en tu negocio o área.

También necesitamos identificar paso a paso los procesos que llevamos a cabo, de tal manera que no necesitemos esforzarnos en recordar qué tenemos que hacer para tareas que se repiten dentro del negocio o el área, asegurando también que otra persona pueda realizar dichos procesos si quien suele realizarlos no puede por alguna razón. Es imprescindible que tu negocio o área de responsabilidad no se paralice por la enfermedad de un miembro de tu equipo, y que tú puedas irte de vacaciones sabiendo que tu personal sabrá qué hacer con sólo mirar en una carpeta. Prepara con tu equipo ‘Check Lists’ o listas de chequeo, que garanticen el buen funcionamiento de los procesos de tu negocio o área de responsabilidad.

La organización es fundamental para el éxito de cualquier tipo de proyecto o negocio. Utiliza todos los medios a tu alcance empezando por la agenda y el orden, enfócate en una sola cosa a la vez, y más en profundidad revisa tu sistema o sistemas de gestión y establece cuales son los procesos habituales para después de mejorarlos, documentarlos.

“El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización” Jean Pierre Sergent

Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Vive en Madrid, aunque trabaja con mujeres de todo el mundo online, a través de Skype.  Actualmente, además de tener su consultoría “MujerLider – Coaching para Mujeres con Responsabilidades Profesionales” y su portal http://www.mujerlider.es, también es profesora de Desarrollo Personal y Profesional, Miembro Honorífico de Worldwide Branding Who is Who, y colabora con diferentes ONGs. Con su formación y conocimiento laboral, ha ayudado a numerosas mujeres a orientar su vida hacia los retos personales y profesionales que desean conseguir.

7 Puntos por los que tu negocio debería de tener un video animado

Con el paso del tiempo han existido diferentes formas con las que una empresa puede dar a conocer su marca, producto o servicio, con el tiempo algunas de estas formas publicitarías  han ido perdiendo el impacto que tenían sobre las personas, tal es el caso de los folletos o volantes publicitarios, todo esto debido a que van surgiendo nuevas alternativas y las personas se van inclinando por aquellas que les resultan más novedosas y por supuesto las empresas optan por aquellas que les generen mejores resultados.

Hoy hablaremos de una muy buena alternativa para promocionar tu marca, productos o servicios, o un simple mensaje que desees transmitir a tus clientes.

Por medio de la creación de videos animados tú puedes obtener grandes beneficios para tu empresa, esto al hacer uso de las nuevas tecnologías o herramientas que van surgiendo día a día que hacen más fácil que vayas por el mismo camino que tus clientes.

A continuación te menciono 7 aspectos por los que tu empresa debería tener un vídeo animado:

  1. Diversos usos.

Como te he mencionado antes por medio de un vídeo animado puedes hablar de diferentes cosas, por ejemplo, puedes enfocarte en dar a conocer tu marca, ofrecer tus servicios, promocionar algún producto, ilustrar las reglas de tu empresa para tus visitantes, usarlos para conferencias o expos en las cuales participe tu empresa, en si para transmitir cualquier mensaje que desees y lo quieras hacer de una forma creativa.

  1. Fáciles de recordar.

No podemos negar que desearíamos que las personas recordarán siempre nuestra marca al elegir entre alguno de nuestros productos o servicios pues de esta manera fidelizaríamos a un mayor número de clientes, por medio de un vídeo animado es fácil lograr este objetivo pues una de sus principales características es que son llamativos y fáciles de recordar para las personas.

  1. Diversas plataformas.

Al contar con un vídeo animado para tu empresa lo puedes compartir en diversas plataformas como lo es YouTube y Vimeo, sin olvidar tus redes sociales y WhatsApp, logrando con esto mayor difusión de tu mensaje y que las personas ya no solo te encuentren en Google pues ahora estarás disponible en nuevas plataformas y llegando a mucho más público, además de que puedes incluir estos vídeos animados en tu sitio web para retener por más tiempo a tus clientes dentro de tu página web.

  1. Cortos y precisos.

Con un vídeo animado puedes dar a conocer de forma precisa tu marca, productos, servicios o un simple mensaje en menos de 2 minutos, manteniendo a los espectadores atentos e interesados en lo que les estas transmitiendo, pues al ser videos tipo caricaturescos resultan más llamativos y novedosos para las personas.

  1. Fácil personalización.

Una de las grandes ventajas de un vídeo animado es que te permite personalizar todo lo que puedas imaginar, por ejemplo, si deseas que los personajes usen el uniforme de tu empresa o si quieres que aparezcan usando alguno de tus productos, todo esto es realmente fácil por medio de un vídeo animado.

  1. Te coloca por encima de tu competencia.

Como te mencione en un principio, actualmente un vídeo animado es una de las mejores alternativas para realizar publicidad, si tu empresa se distingue por hacer uso de vídeos animados en sus campañas publicitarias o para cualquier otra cosa, te colocarás por encima de tu competencia y te distinguirás entre las empresas de tu giro al ir un nivel más arriba que ellos y al estar transmitiendo información valiosa que no es fácil dejen de recordar tus clientes.

  1. Provoca interés.

A mi parecer esta es la principal ventaja de un vídeo animado, tienen un potencial tan grande si se sabe hacer uso de ellos que realmente generan un gran impacto en las personas despertando su interés por verlo de inicio a fin.

Esta es quizá una de las cosas por las cuales funcionan a la perfección para transmitir el mensaje que deseemos, pues es muy seguro que los espectadores mantengan el interés en todo momento y no se vayan a la mitad de tu mensaje.

En conclusión te puedo decir que yo misma he visto el resultado que el uso de un vídeo animado ha generado para mi pequeña empresa, pues al ser totalmente llamativos y únicos me han permitido estar en la mente de muchos de mis clientes y poder llevar mis servicios a cualquier parte sin tener que invertir en cientos de folletos, carteles, campañas muy costosas, etc., además que lo de hoy es la tecnología y la mayoría de nuestros clientes llegan gracias a que realizan una búsqueda en Internet y nos encuentran, que mejor que la primera impresión que tengan de nosotros les resulte completamente vanguardista.

Así que ya lo sabes si deseas ir un nivel más arriba que tu competencia y comenzar a usar nuevas herramientas para transmitir cualquier mensaje que requieras es hora de que comiences a usar algún vídeo animado para tu empresa.

Mi nombre es Denisse Estrada y soy Ingeniera en Sistemas Computacionales con pasión por la tecnología, desarrollo web, móvil y nuevas tendencias en Internet. Soy cofundadora de la empresa EasyCodigo en donde nos especializamos en soluciones en software, web y móvil.

Descubre las 2 estrategias para conocer a tus clientes mejor que ellos

Si tienes un negocio, pero no estás contento con los resultados que estás obteniendo, te aconsejo, como regla básica, conocer a tu cliente ideal mejor que él mismo.

Y no estoy hablando de conocer a tu cliente en general.

Estoy hablando de conocer y comprender a tus clientes en un nivel más profundo, emocional.

Si realmente quieres vender tus programas o servicios y generar altos ingresos en tu negocio, entonces es mejor estar preparado para conocer a tus clientes mejor que nadie.

Sin embargo, lo creas o no, no es tarea fácil. Sobre todo si haces lo que yo estoy a punto de mostrarte en el artículo de hoy. Y voy a explicarte en un minuto lo que quiero decir.

Pero antes, voy a contarte una historia…
Ana, un día, se despierta con un dolor muy fuerte en la pierna izquierda. No se preocupa y piensa que se le pasará. Pero, al día siguiente el dolor sigue; incluso se intensifica y se mueve al brazo izquierdo, hasta el cuello.
El tercer día, le duele todo el lado izquierdo y decide ir al médico.
Se queda sorprendida al descubrir que su médico no la puede ayudar, porque no averigua lo que le ocurre; así que acude a otro médico. Y nada, total misterio, no sabe lo que le pasa ni cuál es la causa de su dolor.
Su vida sigue, pero el dolor le sigue afectando día a día y le cuesta descansar por la noche.
Un día se encuentra en un bar con una desconocida. Ella se presenta y le dice que es médico, y Ana aprovecha el momento y le cuenta su problema de salud.
La médica empatiza con el dolor de Ana. Le dice que ya había tenido pacientes con el mismo problema y que entiende perfectamente por lo que está pasando.
La sorpresa de Ana es absoluta: por fin ha encontrado, por casualidad, a un experto que le puede solucionar su problema.
Y eso que, en realidad, la desconocida no le había dicho aún cuál era la solución; solo parecía entender el problema de Ana.

Y aquí tienes las 2 estrategias que yo utilizo para empatizar con mis clientes:

1.El poder de la comprensión de los problemas de tus clientes
Tienes que ser capaz de identificar y diagnosticar los problemas de tus clientes, y conectar con su dolor, con su problema, a un nivel profundo y personal.

Al describir los problemas de tus clientes, les transmites 3 aspectos clave:
1. Entiendo dónde estás.
2. Sé dónde quieres estar.
3. Voy a ayudarte a llegar allí.

Piensa en esto…
Si yo puedo describir detalladamente el dolor y la lucha por los que está pasando mi cliente, ¿no crees que yo sé cuál es la causa?, ¿no crees que yo entiendo su dolor?, ¿no crees que yo entiendo sus objetivos generales?

Eso implica que tengo la solución a ese problema y voy a ayudar a mi cliente a acabar con ese dolor. Además, voy a ayudar a mi cliente a llegar donde él quiere estar.

2.Acceso directo al conocimiento de tus clientes
Curiosamente, comprender los problemas de tus clientes no es tan difícil como parece.

La mayoría de la gente no pasa mucho tiempo pensando en sus problemas, ni en cómo un solo problema puede afectar a todas las áreas de su vida.

Ahora, como propietario de un negocio, te animo a que reflexiones seriamente sobre las siguientes preguntas:
• ¿Cuáles son los problemas de tus clientes ideales?
• ¿Cuáles son los síntomas de esos problemas?
• Teniendo en cuenta que están viviendo con esos problemas, ¿qué clase de vida llevan tus clientes?
• ¿Qué emociones se activan de forma regular debido a que experimentan ese problema?

Si te resulta muy complicado contestar a estas preguntas, el mejor punto de partida para comprender los problemas de tus clientes eres tú mismo: tu propia experiencia.

Piénsalo. Tú estás en un negocio por una razón, ¿verdad?
Y, seguramente, los inicios no fueron fáciles; tuviste que superar muchos obstáculos y enfrentarte a miedos y a creencias equivocadas.

Probablemente, has experimentado muchos de los mismos sentimientos y de las mismas emociones que tu cliente vive ahora, todos los días.
Yo sé, por experiencia, que es mucho más sencillo conectar con tus clientes a través de los miedos que tú has experimentado, a partir de tus esperanzas, de tus propias luchas y de tus propias frustraciones.

Por eso, te animo que descubras el mayor obstáculo que tiene tu cliente en este momento para luego ofrecerle la solución a su problema.

Si te ha gustado este artículo, ¡compártelo con tus seguidores!
Gracias por ayudarme a llegar a más personas a través de mis estrategias, recursos y herramientas gratuitas.

Antes de irte, déjame hacerte algunas preguntas:
1. ¿Te ha sido útil este post?
2. ¿Cómo puedo ayudarte en tu negocio?
3. ¿Alguna vez has utilizado tu historia personal para conectar con tu cliente y solucionar el problema que tenía?

Como siempre, te agradezco que respondas en los comentarios. Eso me ayudará a que el próximo artículo que escriba sea aún más útil para ti.

P.D Si te ha gustado este artículo, suscríbete a mi newsletter semanal y recibe cada semana en tu e-mail estrategias para hacer crecer tu negocio y herramientas para desarrollar tu potencial. De regalo mi guía gratuita “Transforma tu negocio” que te ayudará a atraer más clientes y generar más ingresos en tu negocio.

Sobre Melania Garbú
Soy emprendedora y consultora de desarrollo personal y profesional. Ayudo a emprendedores que venden servicios a desarrollar todo su potencial y a convertir sus conocimientos en programas y servicios de elevado valor y altos precios, para conseguir más clientes y más dinero en sus negocios. www.melaniagarbu.com

3 Reglas de oro para conseguir seguidores en tus redes

Las personas que manejamos un negocio online debemos estar siempre al tanto de las técnicas que se utilizan para atraer al cliente potencial. Más aún si acabas de emprender un negocio online, seguir estas tres reglas básicas y sencillas, puede ayudarte a comenzar el arranque de tu empresa.

1.- Haz un blog.
Independientemente de la web donde hayas instalado tu negocio, un blog es una herramienta muy potente para que tanto tu marca como los contenidos de tu negocio, tengan presencia en la red y suban puestos en los buscadores. Busca contenidos interesantes, trata de hacer títulos atractivos y publica con asiduidad…verás como crecen tus seguidores y por lo tanto, tus clientes. Hay muchos totorales y guía muy intuitivas para hacer tu propio blog, gratis y paso a paso.

2. Haz regalos a tus clientes, (cupones descuento, sorteos, descargas gratis..) a cambio de que dejen en un comentario su dirección de mail. En poco tiempo puedes tener una buena lista de clientes a los que enviar mails con tus productos, ofertas, y por supuesto, publicidad de tu negocio.

3. Utiliza vídeos para atraer. El humor y las noicias curiosas gustan mucho. Si non puedes generar tus propios vídeos, en youtube hay mucho material con el que puedas contar, siempre que no obvies la autoría y la fuente a la que pertenece el vídeo.
Estos tres sencillos pasos harán que aumenten tus seguidores y por lo tanto, el tráfico en tu web.

Espero que te hayan servido estos tres consejos. ¡Un saludo !

Aprende a captar tus primeros clientes

Empezar un negocio siempre resulta complicado. Cuestiones legales, comunicación, página web, proveedores… Y el mayor dolor de cabeza: ¿Cómo capto mis primeros clientes? Conseguir que comiencen a confiar en nosotros es fundamental, porque más allá de ingresos nos garantiza experiencia, prestigio y credibilidad. Si eres emprendedora y quieres arrancar tu proyecto, crea tu estrategia de captación a partir de estos consejos:

Busca en tus círculos más cercanos. No estás sola en tu aventura: familia y amigos estarán deseando ayudarte a comenzar tu negocio, tanto como clientes como ofreciéndote contactos que puedan estar interesados en ti. Analiza tu entorno de forma empresarial y encontrarás muchas oportunidades que hasta ahora han pasado inadvertidas.

Muestras, descuentos, puertas abiertas ¿Sabes cuál es el principal obstáculo entre un posible cliente y tú? El desconocimiento y las reticencias a probar algo nuevo. Para vencerlo date a conocer de una forma original, y aprovecha cada ocasión para ello. Desde el reparto de muestras gratuitas, hasta ofrecer descuentos en las primeras compras incentiva al consumidor a superar la barrera inicial, y aumenta las posibilidades de ventas. La calidad de lo que ofrezcas hará el resto.

Coworking, networking… Establece sinergias con empresas y colectivos que puedan ser potenciales clientes (a esto le dedicaremos un espacio en siguientes post). Participa en congresos, jornadas, charlas y ferias empresariales y aprovéchalas para presentarte y explicar por qué tu producto o servicio es necesario.

Comunica mucho, y comunica bien. Quizá no te hayas parado a pensarlo, pero cada acción que realice tu empresa es una noticia, sólo tienes que buscarle el lugar adecuado. Puedes contarlas por redes sociales, enviar notas de prensa a medios de comunicación, publicarlo en tu blog o explicarlo a través de newsletters y eventos. Utiliza todos los canales de los que dispongas; el resto es mero boca a oreja.

¡Siempre alerta! Mantente siempre informada de qué sucede a tu alrededor, en tu país, en el ámbito de tu empresa. De la noticia más simple, de la última tendencia, de un simple comentario puede surgir una nueva oportunidad que, bien aprovechada, te conduzca a otro cliente.

Y recuerda que a todo ello debes sumarle una dosis extra de paciencia. Hacerte con el hueco que mereces en el mercado no es sencillo, pero una vez conseguidos los primeros clientes el resto llegará con trabajo y empeño ¡Adelante!

Verónica Gómez Carrasco

Emprendedoras, cómo decidir si emprender y en qué

Emprender es algo apasionante, yo ya lo he hecho dos veces y sin duda repetiría. Sentir que los beneficios por el esfuerzo de tu trabajo son para ti no tiene precio, y la satisfacción de haber montado tu negocio, también. Animo a todas aquellas mujeres que sientan inquietud, a que se conviertan en emprendedoras.

Ahora más de un tercio de las personas que deciden emprender, lo hacen por falta de oportunidades laborales. Un porcentaje parecido considera que la falta de financiación es el mayor obstáculo para los emprendedores, y para las mujeres emprendedoras es aún más difícil encontrar financiación, a pesar de que sus negocios sobreviven mucho más en el tiempo. Así que tenlo en cuenta antes de tomar tu decisión.

Qué preguntarnos antes de decidir si ser emprendedoras

Hay varias preguntas que debemos hacernos antes de tomar la decisión de ser emprendedoras:

▪ ¿Tienes un producto o servicio que la gente compraría?

▪ ¿Qué tiene tu producto o servicio que sea diferente de tu competencia?

▪ ¿Te apasiona tu idea de negocio?

▪ ¿Sabrás ser paciente y perseverante hasta que tu negocio arranque?
▪ ¿Cuál es tu grado de resiliencia (capacidad para superar los obstáculos)?

▪ ¿Cuántos meses podrías aguantar económicamente sin ingresos?

Cómo decidir en qué emprender

Muchas mujeres que me contratan para ser emprendedoras, lo primero que se plantean es ¿cuál sería el negocio que me proporcione más ingresos? Es una pregunta interesante, pero si ese negocio pertenece a un campo que desconoces, no es la mejor opción para ti.

Lo ideal para las emprendedoras sin experiencia es empezar averiguando qué es aquello que verdaderamente te apasiona. Será ahí donde tengas más oportunidades de tener éxito, ya que  tu pasión será tu motor frente a la impaciencia, los problemas que puedan surgir y las fuerzas que vas a necesitar para sacar adelante tu emprendimiento.

Ser mujeres emprendedoras es fantástico, sin duda. Ten en cuenta que tu negocio debe apasionarte para que te de la fuerza necesaria durante el inicio, y en los problemas que puedan surgir después. Si aquello en lo que quieres emprender requiere financiación, no te lances mientras ese tema no esté resuelto. Y si quieres averiguar cual es tu pasión y cómo poner en marcha tu emprendimiento, recuerda que como tu Mentora-Coach puedo acompañarte en este apasionante viaje.

“Haz sólo lo que amas y serás feliz, y el que hace lo que ama, está benditamente condenado al éxito, que llegará cuando deba llegar, porque lo que debe ser será, y llegará naturalmente”  Facundo Cabral

Autor Marta Morón Torres

¿Es hora de reinventar tu negocio?

¿Cuándo es un buen momento para reinventarte? En realidad eso es algo que tienes que decidir tu pero aquí tienes tres situaciones a considerar:

1. Cuando lo que haces ya no te emociona

Si llevas un tiempo sintiendo que ya no te motiva tanto lo que haces, que te aburre o que ya no supone un gran desafío y sientes la necesidad de ir a por más, este podría ser un buen momento para hacer cambios. ¿Qué tipo de cambios? Los explicaré en el artículo de la próxima semana. Eso sí, hay que tener cuidado con esta situación. No confundas aburrirte con algún aspecto de tu negocio, o estar cansada o estresada, con que tu negocio ya no te aporte lo que quieres. Son cosas distintas.

En un momento así lo primero que puedes plantearte es si necesitas unas vacaciones, porque a lo mejor has estado trabajando muchísimo y solo necesitas un descanso para volver a cogerlo todo con ganas. Tampoco tienes que pensar, como he dicho ya en alguna ocasión, que en tu negocio todo va a ser un camino de rosas y que si no te apasiona absolutamente todo lo que haces es que algo va mal. Siempre habrá algo que te guste menos, que te cueste hacer o que directamente no te guste nada. Y ya sabes la solución: o lo delegas (si puedes) o te aguantas.

Esta situación también puede ser delicada para ti si eres de las personas que se aburren enseguida de todo, y puede ser una de las causas por las que no te comprometes con nada, porque en cuanto las cosas se ponen algo difíciles o cuando hay algo que no te gusta mucho abandonas sin más. Y esa tampoco es la solución. O cuando asumes que tu negocio tiene que darte toda la satisfacción y cumplir todas tus necesidades cuando eso no es así. Quizá lo que te haga falta es añadir algo más de diversión a tu vida en forma de una nueva afición por ejemplo.

Aquí estamos hablando de cuando ya no encuentras satisfacción en prácticamente nada de lo que haces, cuando te aburres de hacer siempre lo mismo porque ya no hay desafíos, cuando tienes la mente siempre en otras posibilidades. Entonces quizá sea momento de plantearte un cambio, no necesariamente radical eso sí.

2. Cuando has hecho de todo y no ves resultados

A veces te esfuerzas, haces todo lo que se supone que tienes que hacer, incluso trabajas con un experto pero no tienes los resultados que quieres. Entonces es momento de cambiar las cosas, centrarte en otro nicho, averiguar bien la demanda. Esto es algo que puede pasar incluso aunque empieces con una estrategia clara y sabiendo bien los pasos clave para que tu negocio empiece con buen pie. Por eso es importante ser flexible y estar abierta a los cambios, aunque sea frustrante, aunque te cueste y en el fondo no quieras, porque en realidad no tiene sentido seguir haciendo lo mismo si no ves ningún avance.

3. Cuando tus circunstancias personales cambian mucho y no puedes con todo

A veces, aunque a nivel profesional todo te vaya bien, hay cambios personales que hacen que las cosas no sean como antes y que te plantees hacer algo al respecto. Tener hijos, trasladarte a otro país o cuidar de algún familiar enfermo pueden hacer que tus prioridades cambien de un momento a otro y que te plantees reinventarte para poder acomodarte a la nueva situación.

Estos son tres ejemplos de situaciones en las que puedes plantearte un cambio (no solo en tu negocio sino también a nivel profesional). A veces esta reinvención te hace ilusión y a veces te da pereza y miedo pero en ambos casos estás en una situación donde sabes que así no puedes seguir mucho más. Si decides que es hora de reinventarte, ¿cómo hacerlo, qué cambios puedes hacer? Te lo cuento en el siguiente artículo.

Ahora te toca reflexionar sobre tu situación y tu siguiente paso, ¿cuál es?

La Dra. Aida Baida Gil, coach certificada y  fundadora de www.coachdelaprofesional.com se dedica a ayudar a las mujeres profesionales y emprendedoras que se sienten estancadas o insatisfechas y que están listas para avanzar profesionalmente, conseguir más clientes, más ingresos y más libertad. 

Averigua quien es tu cliente ideal y porqué necesitas saberlo

Uno de los problemas que tienen las personas que emprenden por primera vez es que suelen desconocer quién es su ‘ cliente ideal ‘ en su nuevo negocio. Generalmente lo desconocen porque no saben bien cuál es la utilidad de tener ese dato, interpretan que todo el mundo es su cliente potencial sin entender que así se convierten en ‘generalistas’ y, haciendo una metáfora, ‘nadie va al médico de familia para que le operen del corazón’.

Quien es tu cliente ideal

Tanto si estás empezando ahora como si ya llevas tiempo con tu emprendimiento, párate a pensar a quien va dirigido tu negocio. Haz un ejercicio de visualización: imagina tu negocio en sus óptimas condiciones y observa quien acude a ti y porqué. Escribe en un papel el perfil de tu cliente ideal: sexo, edad, nivel socio-económico necesario para que te compre, gustos, preocupaciones, pasiones, metas que tú puedes ayudarle a alcanzar… Eso te ayudará a prever qué necesita tu cliente y cómo lo quiere.

Claro que previamente fuiste Tú quien eligió a qué dedicarte, pero para no pasar desapercibida/o en el mercado es necesario que sepas quien es tu cliente ideal para así hacer llegar tu mensaje a los oídos adecuados. Si no, pasarás desapercibida/o entre tus competidores, porque somos muchos los emprendedores sea cual sea el tema al que te quieras dedicar. Piensa que son muchos los negocios que han fracasado por no tener esto en cuenta.

Utiliza la información acerca de tu cliente ideal

Cada vez vayas a crear un producto o servicio para tu negocio, piensa en tu cliente ideal. ¿Le ayudará a alcanzar una meta o a solucionar un problema que le preocupa? Te ayudará imaginar a un/a cliente concreto que compre con facilidad tus servicios pagando lo que pides sin protestar y quedando muy satisfecha/o al final. Puede ser una persona real o imaginaria.

También tendrás que pensar en tu cliente ideal cuando lances a la venta un producto o servicio, es necesario que tu cliente ideal esté en tu mente mientras redactas la carta de ventas, los emails a tus contactos, tu publicidad pagada, etc. Utiliza el vocabulario que suele utilizar tu cliente ideal, habla de las cosas que le preocupan, cuida los titulares de tus emails pensando en atraer a ese cliente en concreto.

Lejos de lo que pudiera parecer, pensar y dirigirte a tu cliente ideal en lugar de restarte posibilidades hace que la persona adecuada escuche tu mensaje y se sienta atraída hacia tu negocio, mientras aquellas personas que no son tu cliente ideal se alejarán ellas solas ahorrándote así tener que trabajar con gente que no valora tu trabajo lo suficiente, o no implementa lo que aprende, o duda de tus conocimientos, o se queja, o pone pegas a tus precios. A ese cliente simplemente déjale ir.

“No conozco cual es la clave del éxito. Pero si sé que la llave del fracaso es intentar complacer a todo el mundo” Bill Cosby

________________

Sobre la autora:

Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Hace más de diez años decidió dar un giro a su carrera de empresariales, basada en experiencias de Manager y Financial Controller en multinacionales como McKinsey y Linklaters, para ayudar a otras mujeres a organizar su Plan de Carrera o Emprender, y a transformar sus vidas.

Si no tienes los resultados esperados, es momento de cambio

Uno de los mayores peligros para progresar y crecer, tanto personal como  profesionalmente, es aferrarse a aquello que nos funcionó en el pasado. Debemos entender la necesidad de adaptación para saber cuando es el momento para un cambio, evitando así el bloqueo que produce ver que no obtienes resultados. Y esto aplica tanto a los negocios como a la vida personal.

Internet ha hecho que lo que antes servía para años, ahora caduque con muchísima rapidez. Esto afecta enormemente a los negocios, y también a la forma de relacionarnos. Hoy veremos cómo deshacernos del bloqueo, y cómo avanzar para volver a obtener buenos resultados, aceptando los cambios que nos toca vivir.

Leer más

‘Vivir sin Jefe’ evitando los errores más frecuentes

Hoy hablamos del fantástico libro ‘Vivir sin Jefe’del no menos fantástico Sergio Fernández. El libro analiza los errores que los emprendedores suelen cometer, que son la base del aprendizaje, para así ayudarles a generar negocios de éxito con buenos resultados. Está dividido en cinco Capítulos que hablan sobre los Errores comunes en la planificación del trabajo, en el trabajo del día a día, en las relaciones con otras personas, en la relación con uno mismo, y cuando dejamos el trabajo por cuenta ajena.

El libro ‘Vivir sin Jefe’ es el primero de los escritos por este joven Emprendedor. Sergio es Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, y un prestigioso Consultor, Coach, Formador y Escritor. Fue Director del programa de radio ‘Pensamiento Positivo’, del que puedes ver decenas de vídeos en YouTube sobre temas de Desarrollo Personal.

1.- Errores comunes en la planificación del trabajo

Dedicarse a algo por lo que no sentimos pasión – Pregúntate ¿A qué me dedicaría si me sobrara el dinero? Responde con sinceridad, y habrás encontrado tu pasión.

No dedicarse a su propio negocio – Céntrate en tu negocio y no te dediques a un montón de cosas más, para no distraerte y descuidar las actividades estratégicas de tu negocio. Delega todo lo demás.

No ofrecer ningún valor añadido – Es una de las tareas más estratégicas para un emprendedor. Necesitas tener algo diferente y comunicarlo de forma clara para no ser uno más del montón. Da siempre algo más de lo que esperan.

No poner los contadores a cero de vez en cuando – Haz una limpieza de cosas, tareas pendientes y creencias, de vez en cuando. Es una actividad energizante y necesaria: nos ayuda a sentirnos bien y a ser más eficaces en nuestro trabajo.

2.- Errores frecuentes en el trabajo del día a día

No darse cuenta de que lo que más valoran de nosotros cuando nos contratan es la confianza – Compórtate de una manera íntegra, y tus clientes te recomendarán convirtiéndose en tus comerciales. Ten en cuenta que no hay nada más difícil que recuperar una confianza perdida.

No saber vender – Las habilidades comerciales que necesitamos desarrollar son:
– La capacidad de saber explicar qué hacemos y qué podemos hacer.
– La capacidad de saber explicar bien el trabajo que vamos a desarrollar.

– La capacidad de dar un precio sin que nos tiemble la voz, dudar, o dar explicaciones.

– La capacidad de soportar el miedo al rechazo.
– La capacidad de entender lo que significa vender: hacer proyectos ‘personalizados’.

La capacidad de entender que la venta que realizan los emprendedores es normalmente un proceso.  Cada contacto tiene que llevar al siguiente de forma natural, para que ambos tengamos tiempo de valorar si queremos trabajar juntos.

Analizar demasiado – Demasiado análisis está reñido con la acción. Si analizamos demasiado, corremos el peligro de cambiar de objetivo.

Presupuestar pillándose los dedos o dar un precio demasiado alto y quedarse sin trabajo – Ya sea por miedo a perder el trabajo o bien por miedo a que su trabajo no se valore al pedir un precio excesivamente bajo. Calcula los costes, el valor percibido y otras variables como el precio de la competencia.

3.- Errores frecuentes en las relaciones con otras personas

No tener una marca personal – La clave es determinar una serie de atributos por los que queremos que se nos reconozca, trabajar por ellos y comunicarlos de la mejor y más memorable manera posible. Debe ser una marca reconocible y sencilla, que sepa evolucionar si tiene que hacerlo y que esté muy presente.

No emplear nuestra red de contactos (networking) – Networking es el arte por el que diferentes personas se ponen en contacto y estimulan sus relaciones para generar oportunidades. Hay que cuidar la red de contactos.

Pensar que el cliente siempre lleva la razón o no quitarse de encima algunos clientes – Nuestro objetivo como emprendedores debe ser potenciar la relación con el 20% de clientes que generan el 80% de las ventas; y ceder a la competencia a aquellos clientes que menos satisfacción nos proporcionan.

4.- Errores frecuentes en la relación con uno mismo

No eliminar los sumideros de energía – Algunas personas con las que nos relacionamos, los alimentos que tomamos o las actividades que desarrollamos, son verdaderos sumideros de energía. Uno de los mayores sumideros energéticos en lo laboral es postergar la toma de decisiones, es bueno tomarlas en el momento.

No dar la apariencia de estar siempre ocupado – Comportarnos como si ya hubiéramos conseguido lo que deseamos activa nuestra capacidad de atraer lo que queremos. Nos ayuda a visualizar cómo queremos vernos y nos permite aprender a comportarnos como se debe cuando nos vaya bien.

No dedicar tiempo a reciclarse – Hoy en día no gana el que trabaja más tiempo ni el que más sabe, sino el que tiene la información adecuada y además la utiliza. Esto significa que tenemos que actualizarnos todo el tiempo. Hay dos maneras básicas de conseguir información: a través de otras personas (networking) y dedicando un tiempo a actualizarnos.

No cultivar los valores clave para ser emprendedor – como emprendedores, nos vemos obligados a tomar decisiones cada día. La mejor manera de hacerlo es orientándonos por nuestros objetivos y, sobre todo, por nuestros valores. Los 5 principales son honestidad, integridad, trabajo constante, generosidad y atención al detalle.

5.- Errores frecuentes cuando dejamos el trabajo por cuenta ajena

No crear mentalmente lo que deseamos – Las zonas del cerebro que se estimulan son exactamente las mismas cuando hacemos algo que cuando pensamos en ello. Es importante que identifiquemos las frases que decimos, las cosas que pensamos y cómo nos vemos dentro de un tiempo, para visualizarnos en la situación en la que deseamos estar. Hazlo todos los días un rato con el máximo grado de detalle posible, y espera los resultados.

No devolver parte de lo que recibimos – Ser egoísta no es inteligente. Si a los demás no les va bien, a nosotros tampoco nos irá bien. Podemos seleccionar una idea o un proyecto para colaborar con nuestra pequeña aportación, para construir una sociedad mejor.

Olvidar que es un juego y que hacemos esto por divertirnos – A menudo se nos olvida que la mayoría de las veces no hay para tanto, que esto no es más que un juego y que a veces se gana y a veces se pierde. Se trata de hacer todo lo que esté en nuestras manos para conseguir nuestra meta, y después, olvidarse de los resultados. Aunque a veces no conseguimos los resultados deseados, no hay nada más poderoso que una persona que sabe que ha hecho lo correcto y que sabe adónde se dirige.

Ser emprendedor es una maravillosa aventura en la que pones tu trabajo al servicio de tu propio negocio. Hay muchos libros escritos para grandes empresarios, pero pocos para pequeños empresarios y emprendedores. ‘Vivir sin Jefe’ te ayuda a obtener buenos resultados, través de los errores más comunes de estos en la planificación del trabajo,  la relación con los demás y con uno mismo,  y lo que solemos hacer al dejar el trabajo.

Para más información sobre el libro completo ‘Vivir sin Jefe’, entra ‘AQUÍ

“Millones de personas desarrollan trabajos por los que no sienten ninguna pasión, y que dejarían de la noche a la mañana si económicamente pudieran permitírselo.”
Sergio Fernández

Autor Marta Morón