No hay que confundir la «guardia y custodia» con la «patria potestad».