¿En cuántas ocasiones has sentido que tus emociones interfieren en tus pensamientos y en tus acciones, no permitiéndote avanzar en el camino?
Gestionar nuestras emociones adecuadamente nos hará más libres de nuestras propias limitaciones.