Saltar al contenido principal

Mi experiencia con el comercio online

Dejo la construcción

Un buen día, después de varios años trepidantes en los que no tenía ni un minuto de tiempo de reposo, decidí dejar el oficio que me estaba quitando la vida, la construcción. Yo soy aparejadora y llevaba años con una empresa que monté junto con mi pareja de toda la vida. Después de muchas alegrías y tristezas, la vida me deparó muchos cambios y entre ellos, tuvimos que cerrar debido a «la crisis».

Me considero una luchadora, una superviviente y, varios años después, decidí que no volvía a la construcción. Así que en un proceso de catarsis, empecé a pensar en posibles negocios. ¿Mis prioridades? Pues que fuese un trabajo que me divirtiera. ¿Sencillo, no? Pues no.

Estuve meses pensando que podía hacer. Por supuesto, entre medias tenía que vivir, así que continue ejerciendo mi profesión de aparejadora y un día, no se cómo, me propusieron montar un negocio online. No tenía ni idea de como se hacía. Pero salió mi vena emprendedora y me puse a ello. Cursos y más cursos para informarme, muchos de ellos sin mucho contenido u obsoletos, así que tocaba separar el grano de la paja. Al cabo de unos meses, empecé con la nueva aventura y ahí sigo hasta el día de hoy.

Leer más

Atrévete a vender por internet

Hace unos años vender por internet era lento, complicado y caro, porqué necesitabas un webmaster que te montara la web, la pasarela de pago, etc… y para la mayoría de pequeñas empresas y emprendedores, eso estaba fuera de nuestro alcance.

Hoy en día en cambio, tener una presencia en internet para darnos a conocer (quiénes somos, dónde estamos, qué hacemos) y para vender nuestros productos y/o servicios, es mucho más sencillo e incluso gratis al principio, si conocemos las herramientas adecuadas.

Veamos dos ejemplos …

GOSPACES

Lo primero que necesitas es tener una presencia en internet. Eso es importante, porqué como empresa o profesional, si no estás en internet no existes. Así que vas a Gospaces, te registras gratuitamente y en pocos clicks ya tienes una web en la que cuentas lo que tu quieras sobre tu empresa o emprendimiento. Muy importante, no olvides poner la forma de contacto (email o dirección postal) para que tus posibles clientes o prospectos puedan contactar contigo.

Puedes usarla también para vender directamente a través de tu web, ya que su sistema es muy fácil e intuitivo y ellos te ayudan en todo. Además, tienen un montón de herramientas que te serán muy útiles.

¿Dónde está el truco? No tendrás que pagar cuota por los primeros USD $50 que ganes cada mes. Pero si ganas más, entonces el coste es de $9 mensual + un 3% por cuota de transacción. Ahí está su negocio. Pero también el tuyo, porqué empezar no te costará dinero, y si la cosa te va bien, el coste es totalmente asumible.

SHOPIFY

Es otra opción, muy encarada a vender productos o servicios, es decir a montar tu tienda online. No es gratis, pero el coste es muy asequible. Tienen distintos planes a distintos precios. Lo bueno es que puedes empezar por una prueba gratis de 2 semanas. Si te convence contratas el plan más sencillo ($9 al mes) y luego ya si las cosas te van bien, vas mejorando el plan que tengas contratado.

Una cosa que me parece muy interesante de Shopify es que también te ayudan  a usar Facebook como canal adicional de ventas, es decir, a montar tu tienda en Facebook.

Yo te recomiendo que las pruebes las dos. Probar es gratis. Si alguna de las dos te convencen y es lo que tu necesitas en este momento, genial. Si no, no pasa nada. Lo borras y punto.

No habrás perdido dinero ni tiempo, porqué no te ha costado dinero y seguro que algo habrás aprendido.Y sólo por eso ya merece la pena probarlo, ¿verdad?

Mercè Castells
www.emprendedoras.com