Saltar al contenido principal

¿Quieres un buen liderazgo femenino? Encuéntralo a través de tu propia Sabiduría femenina

Culturalmente el liderazgo ha sido ‘cosa de hombres’. Eso ha hecho que para las mujeres sea más difícil encontrar su propia forma de liderazgo femenino. De lo que todavía no nos hemos dado cuenta es de que ya nacemos con ese liderazgo femenino, sólo necesitamos aprender a reconocerlo y sacarlo fuera para aplicarlo en nuestra vida a través de nuestra propia Sabiduría femenina.

Cada vez más intelectuales y líderes inspiracionales femeninas en el mundo están expresando la urgente necesidad de dar un enfoque más equilibrado del liderazgo en los medios de comunicación, en la justicia social y en casi todos los aspectos de la vida.

La Sabiduría femenina

Según la Coach australiana Sue Tsigaros, nuestro planeta Tierra, abandonado a sus propios recursos, es una joya brillante capaz de sostenernos a todos y cada uno de nosotros. ¡Y este mismo brillo lo tenemos los seres humanos por derecho de nacimiento! La Sabiduría femenina nos dice que todos podemos aportar para un cambio positivo, y en nuestros corazones – cuando nos escuchamos – sabemos en lo más profundo que es verdad.

Sin embargo, en medio de todos los retos, la complejidad y la riqueza emocional de la vida que surgen constantemente a nuestro alrededor, luchamos por encontrar nuestro propio sentido del equilibrio, mucho antes que para resolver los problemas del mundo.

El liderazgo femenino

¿Cómo escapar de esta situación sin salida, empezando a responder a la llamada interior que nos lleva a convertirnos en el brillo que somos realmente?

▪ Rompe el rígido y aburrido rol que parece que se ha pegado a ti, pero que en realidad te limita.
▪ Toma ‘ahora’ un papel de liderazgo mucho más fuerte en tu trabajo.
▪ Asegúrate la transición a tu propio negocio.
▪ Rejuvenece tu sentido de propósito, tu espíritu y tu alegría de vivir.
▪ Date permiso para ser quien realmente eres y mantén contigo y con el mundo el compromiso de vivir desde tu ‘brillo interior’ escuchando a tu Sabiduría femenina.
▪ Créete ‘de verdad’ que el brillo forma parte de ti desde tu nacimiento. Sólo tienes que ‘entrar’ a buscarlo, está en tu interior. Conecta con tu alma y tu liderazgo femenino vendrá. Y aquí viene la parte más difícil: permanece atenta a los mensajes del interior, son mucho más importantes que los que vienen de fuera.

Todos los seres humanos nacemos con el brillo interior necesario para ejercer el liderazgo de nuestra propia vida y el de las personas que nos reportan. Además, las mujeres nacemos con Sabiduría femenina, sólo necesitamos sacar fuera nuestro propio poder para ejercer el liderazgo femenino que nos lleve a estar en nuestro ‘centro’ para sacar fuera todas nuestras riquezas. No imitemos el liderazgo masculino, ejerzamos nuestro propio liderazgo femenino.

“La actuación de la mujer no implica una participación en el poder masculino, sino cuestionar el concepto de poder” Carla Lonzi

________________

Sobre la autora:

Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Hace más de diez años decidió dar un giro a su carrera de empresariales, basada en experiencias de Manager y Financial Controller en multinacionales como McKinsey y Linklaters, para ayudar a otras mujeres a organizar su Plan de Carrera o Emprender, y a transformar sus vidas.

¿Intentar sirve? Intentar vs. Tener un firme propósito: consigue tus objetivos

Para lograr que nuestro propósito se cumpla, necesitamos compromiso y una buena actitud. Sólo así conseguiremos los resultados esperados en la vida. En una conversación reciente alguien me decía “puedo intentar las cosas pero no siempre se consiguen”. Ahí me saltó la luz de alarma, porque para mí la palabra ‘intentar’ tiene implicaciones inconscientes muy peligrosas que pueden impedirnos lograr nuestros objetivos. Hoy te explico las razones.

Intentar

La palabra intentar tiene tres significados en el diccionario de la RAE:
1. Tener ánimo de hacer algo
2. Preparar, iniciar la ejecución de algo
3. Procurar o pretender

Sólo ‘iniciar la ejecución de algo’ es verdaderamente útil ya que implica un propósito claro y una acción. El resto de acepciones están cargadas de buenas intenciones que no necesariamente nos llevarán a obtener resultados. Desde mi punto de vista, la palabra intentar lleva implícita una falta de fe en el logro y también una falta de compromiso, aunque ambas cosas sean inconscientes. Esto nos termina llevando a sufrir grandes frustraciones.

Tener un firme propósito

Sin embargo, tener un firme propósito nos acerca a nuestros objetivos ya que lleva implícitos la actitud, el compromiso y la implementación necesarios para conseguir los resultados deseados:
1. Detectar la necesidad y marcar el objetivo
2. Elaborar un plan
3. Ponerse en acción ejecutando el plan elaborado
4. Persistir lo necesario sin abandonar antes de obtener los resultados deseados

La diferencia es clara, mientras al intentar sólo soñamos con un objetivo, al tener un firme propósito tendremos la actitud correcta, el compromiso suficiente, y haremos todo aquello que sea necesario (honrando nuestros valores) para lograr nuestro propósito. Claro está que nos referimos a objetivos realistas aunque sean ambiciosos, no sirve pensar en ser la primera española que pise Marte si ya andas por los cuarenta …

Luchar por lo que verdaderamente quieres

Ese es el primer paso, tener muy claro lo que verdaderamente quieres. Porque en muchas ocasiones andamos por la vida ‘como pollo sin cabeza’, dando tumbos por falta de claridad y enfoque y sin tener un propósito. Como ya te he comentado en artículos anteriores, dedicamos meses a planificar temas como nuestras vacaciones, analizamos cada zona, cada hotel, cada fecha… con la mayor minuciosidad pero no dedicamos tiempo a planificar nuestra propia vida, y eso nos lleva a dar muchos tumbos por falta de claridad.

Así que te invito a dedicar tiempo a saber lo que verdaderamente quieres en tu vida personal y profesional, para así poder elaborar un plan y poner rumbo a tus objetivos ejecutando lo planeado, teniendo un propósito y perseverando lo necesario. Porque sin acción no hay nada. Sólo poniéndonos en marcha convertimos las ideas en realidad. El resto es cero.

¿Crees que las cosas se pueden intentar pero no siempre se consiguen? La palabra intentar lleva implícita una falta de fe en el logro, y también una falta de compromiso inconsciente que lleva a grandes frustraciones en la vida. Sin embargo tener un firme propósito te da una verdadera posibilidad de alcanzar tus objetivos, porque supone un cambio de actitud, un compromiso y entrar en acción, lo que te ayuda a conseguir resultados.

“Intentar algo es fracasar. Hacer es triunfar” Autor desconocido

________________

Comparte tu opinión sobre el artículo más abajo donde dice “Deja un Comentario”, como siempre me encantará leerlo y contestarte.

No olvides suscribirte a mi Boletín gratuito para no perderte el próximo artículo, ni el acceso gratuito al video “Mejora tu Liderazgo potenciando tu Autoestima”, Pincha aquí para conseguirlo.

Y si te ha gustado, pincha “Me gusta” y compártelo en Facebook y Twitter.

________________

Sobre la Autora:

Marta Morón es Coach y Mentora de mujeres Directivas, Managers, Emprendedoras, Freelancers y con responsabilidades profesionales. Hace más de diez años decidió dar un giro a su carrera de empresariales, basada en experiencias de Manager y Financial Controller en multinacionales como McKinsey y Linklaters, para ayudar a otras mujeres a organizar su Plan de Carrera o Emprender, y a transformar sus vidas.

Los 3 hábitos que todo gran Coach cultivó

En investigaciones realizadas a varios grandes maestros de la humanidad, se evidenció que éstos siempre cultivaron durante su vida, tres aspectos o hábitos que, como consecuencia de su aplicación, dieron como resultado las grandes empresas que llevaron a efecto. Estos hábitos o mejor dijéramos, práctica, les proporcionó entre otras cosas, la iluminación, la sabiduría que proviene del Ser y éste a su vez les guió al éxito en sus emprendimientos. Estos 3 hábitos son:

1) Servicio a otros sin esperar nada a cambio
Los grandes maestros del mundo siempre ayudaron desinteresadamente a otros seres, hombres como Jesús, Mahoma, Lao Tse, Buda, Confucio, Moises, Ghandi, Madre Teresa de Calcuta y una larga lista de grandes triunfadores de la humanidad así lo evidencian. Ellos se basaron en la idea de que ayudar a otros significa ayudarse así mismo a trascender.

2) Descubrir sus sombras interiores, estudiarlas y erradicarlas (desintegración defectos)
Estos grandes entrenadores e instructores del mundo, diariamente se negaban a cumplir los dictámentes de su mente, sus deseos, sus hábitos caducos, en fin sus sombras y en vez de eso se empeñaron en estudiarlos constantemente a través de la meditación, la reflexión, la autoobservación y posteriormente erradicarlos definitivamente de su vida hasta el punto, de liberarse de esa pesada carga en el camino de su autorrealización. Justamente, éstas sombras interiores son lo que hoy en día los entendidos llaman ego otros le llaman simplemente las mentes (en plural porque no es una sino múltiple).

3) Cultivar las virtudes que nacen producto de la eliminación de alguna sombra interior.
Estos grandes Coach de la humanidad, producto de la desintegración de sus defectos y en conjunción con la transformación por la que pasaron durante su vida, lograron «nacer» nuevamente, es decir, transmutaron sus sombras en luz, sus defectos en virtudes. Todo es energía y bien se dice «la energía no se crea ni se destruye sólo se transforma», nuestras sombras son energía suscestible de ser transformada en energía más sútil, la cual los físicos cuánticos llaman fotones de luz interior o mejor dijéramos virtudes del alma. Un gran maestro una vez dijo: «Para autorrealizarte tienes que nacer otra vez».

Con éstos tres hábitos, éstos maestros lograron lo que muchos apetecían y no consiguieron por equivocar el sendero: El triunfo sobre sí mismos.

Por Carmen García Medina, MSc
@noticiascoach
Educadora, Motivadora, Conferencista, Coach motivacional, facilitadora de coaching Ontológico aprendiz de psicología positiva, danzarina