Ya nadie duda de las ventajas de un CRM.  Pero empecemos por lo esencial, ¿qué significan las siglas CRM?

«Customer Relationship Management», lo que se podría traducir libremente como «Administración de la relación con el cliente». Esto no aclara del todo nuestras dudas, pero si especificamos que es un software o aplicación que ayuda a todo tipo de empresas -pequeñas, medianas y grandes- a mejorar la relación con sus clientes y a gestionarla de una manera productiva y eficaz, ya habremos dado con las claves esenciales de lo que significa.

Son muchos los motivos para contar con un CRM en la empresa. Aquí vamos a señalarte las que consideramos más importantes. Por un lado, tenemos la venta cruzada o cross selling. Con este software se obtiene un conocimiento profundo y analítico de las preferencias y la manera de comprar de cada uno de los clientes, y también de lotes o grupos de los mismos. De esta manera, el área comercial de la empresa cuenta con la oportunidad de ofrecer los productos adaptándose a los perfiles de compra específicos de cada uno de ellos, dándoles un servicio realmente personalizado.

El software CRM de Sage permite a las empresas tener completamente actualizados al momento y unificados en un único fichero todos los datos relevantes de los clientes: información demográfica, preferencias, contacto, historial y mucho más. De esta forma, se obtiene una comunicación individual y mucho más clara que los canales habituales.

Con un CRM adecuado, se replantea la estrategia empresarial, que se vuelve mucho más eficaz. Se obtiene un control muy sencillo de las ventas, disponiendo de información detallada y pudiendo aprovechar las oportunidades de venta en las que no se han reparado con anterioridad. Se trata de un software muy fácil de usar, con una interfaz y un proceso de navegación muy intuitivos. Además, está disponible en varios dispositivos: PC de sobremesa, tablet, teléfono inteligente… de manera que se puede consultar y utilizar en la oficina, en casa o cuando se está visitando a un cliente.

El CRM se adapta a las necesidades e idiosincrasia de cada empresa, y sobre todo, reduce los costes de ventas. Gracias a él, se optimiza el stock, y los momentos de compra y venta de cada artículo. Otra característica interesante es la de poder gestionar las incidencias que se produzcan de forma centralizada, llevando un registro de las mismas con todos los aspectos que influyen en que se produzcan. Esto conseguirá que no se vuelvan a producir.

El CRM está dirigido a cualquier tipo de empresa, no importa el sector productivo en el que se englobe. Gracias a él, los empleados están más motivados y dan un mejor servicio, pudiendo tomar decisiones fundadas en datos.